Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones para dueños y operadores de viviendas multifamiliares que incluyen poblaciones con mayor riesgo de presentar complicaciones por el COVID-19

Consideraciones para dueños y operadores de viviendas multifamiliares que incluyen poblaciones con mayor riesgo de presentar complicaciones por el COVID-19

Las viviendas multifamiliares (p. ej., apartamentos, condominios, casas adosadas, dúplex y cuádruplex) suponen un reto durante la pandemia del COVID-19 debido a la posibilidad de un mayor riesgo de exposición para los residentes y el personal. La siguiente guía está destinada a ayudar a los dueños, administradores y operadores de viviendas multifamiliares  a implementarla junto con la colaboración de los residentes, el personal y los funcionarios de salud pública a fin de crear un entorno de vida seguro y prevenir la propagación del COVID-19. Las medidas de salud pública necesarias para reducir la propagación del COVID-19, como el distanciamiento social, pueden generar una sensación de aislamiento y soledad o aumentar los niveles de estrés y ansiedad. Esta página ofrece una guía para evaluar y reducir los riesgos de exposición y recursos para sobrellevar el estrés de manera saludable.

Estas consideraciones son especialmente importantes para las viviendas multifamiliares para adultos mayores, residentes que viven en entornos con servicios de apoyo y atención integral (p. ej., viviendas multifamiliares que atienden a adultos mayores, familias de bajos ingresos, personas con discapacidades, etc.) y otras poblaciones con mayor riesgo de infectarse por COVID-19 y tener complicaciones. Otros ejemplos incluyen a individuos y familias que reciben los servicios a través de programas de Vivienda Pública del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. como viviendas de apoyo para personas mayores Sección 202,  viviendas de apoyo para personas con discapacidades Sección 811ícono de sitio externo, y asistencia para la renta basada en proyectosícono de sitio externo, el programa de asistencia para la renta de viviendas multifamiliaresícono de sitio externodel Departamento de Agricultura de los Estados Unidos o propiedades financiadas a través del programa de crédito fiscal para viviendas de bajos ingresosícono de sitio externo .

Principios guía

Los adultos mayores y grupos que sufren los impactos desproporcionados del COVID-19 corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

  • Que una persona se enferme gravemente a causa del COVID-19 significa que podría requerir hospitalización, cuidados intensivos o un respirador para poder respirar, o incluso podría morir.
  • Otros factores pueden aumentar el riesgo de que una persona se enferme gravemente, como las afecciones subyacentes.
  • Aunque los adultos mayores y las personas con afecciones subyacentes enfrentan riesgos particulares, todos deberían tomar medidas para protegerse  de la exposición al virus que provoca el COVID-19.

Los espacios comunes, las actividades comunitarias y la convivencia en espacios reducidos en viviendas multifamiliares aumentan el riesgo de infección y propagación del virus

El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias que liberan las personas al toser, estornudar o hablar. Si bien es menos frecuente, una persona también puede infectarse por COVID-19 al tocar una superficie u objeto contaminados por el virus y luego tocarse la nariz, la boca o los ojos. Las personas sin síntomas pueden propagar el COVID-19. Por consiguiente, las prácticas de prevención personales como el distanciamiento social, el uso de mascarillas, el lavado de manos frecuente con agua y jabón o el uso de desinfectante de manos cuando no es posible lavarse las manos con agua y jabón, el protocolo para el manejo de la tos y quedarse en casa si están enfermos, son importantes para reducir el COVID-19. También son importantes otras prácticas de prevención ambiental, como la limpieza y desinfección ambiental. Los administradores pueden tomar medidas bien definidas para ayudar a reducir el riesgo de exposición al COVID-19 y propagación en sus comunidades y en sus establecimientos.

Cree un plan

Durante el brote de una enfermedad infecciosa, como el brote actual del COVID-19, los dueños de las propiedades, los administradores y los operadores deben prepararse para identificar a los residentes con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, colaborar con los departamentos de salud locales y proteger la salud y seguridad de sus empleados.

Vea la guía de los CDC para preparar a su empresa y a sus empleados para los efectos del COVID-19.

Tenga en cuenta las necesidades específicas de sus residentes, como discapacidades, deterioro cognitivo o falta de acceso a la tecnología. Esta guía no aborda la prevención y el control de infecciones en entornos de atención médica. Si su establecimiento ofrece servicios de salud, consulte las recomendaciones interinas de los CDC para la prevención y el control de infecciones en pacientes con la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) presunta o confirmada en entornos de atención médica.

Los departamentos de salud pública estatales, territoriales, locales y tribales pueden brindar información específica sobre la transmisión del COVID-19 y las políticas implementadas en su comunidad, lo que podría ayudarle a decidir cuándo extremar o flexibilizar determinadas medidas preventivas, si fuese necesario.

Promueva comportamientos que reduzcan la propagación 

Aliente a los residentes y al personal a poner en práctica hábitos que reduzcan la propagación del COVID-19. Podría ser necesario implementar un enfoque individualizado para el COVID-19 para personas con discapacidades físicas o intelectuales o que tengan dificultad para acceder a la información. Algunos residentes necesitan tener contacto cercano con proveedores de servicios directos (p. ej., enfermeros que brindan cuidados en el hogar, terapeutas, asistentes sociales, etc.), tienen problemas para comprender información, tienen dificultades al sufrir cambios en sus rutinas o manifiestan otras preocupaciones relacionadas con su discapacidad.

Aíslese voluntariamente o respete la cuarentena cuando corresponda

  • Enseñe a los residentes acerca de cuándo deben quedarse en casa o aislarse voluntariamente en sus residencias (p. ej., mientras rige la orden obligatoria de refugiarse en el lugar, después de una posible exposición al COVID-19 o si presentan síntomas del COVID-19).
    • Aliente de forma activa a los que tienen síntomas del COVID-19 o que están enfermos a quedarse en casa o en sus residencias a menos que necesiten buscar atención médica.
    • Aliente la adhesión a las recomendaciones para el manejo de los animales, incluidas las mascotas o los animales de servicio que habitan con la familia o en el establecimiento.
    • Considere las circunstancias en las que el distanciamiento social y el autoaislamiento pueden resultar difíciles para muchas personas con discapacidades.
  • Todas las personas que han tenido contacto cercano con una persona infectada por COVID-19 deberían quedarse en casa y monitorear los síntomas durante 14 días.

Aliente el uso de mascarillas

  • Aliente el uso de mascarillas recomendadas por los CDC en público y en áreas comunes por parte de los residentes, trabajadores y visitantes.
  • Aconseje a los residentes que eviten estar con personas que no usan mascarillas o que les pidan a quienes lo rodean que usen mascarillas.
  • Es posible que algunos residentes no puedan usar mascarillas o les hayan recomendado que no las usen:
    • El uso de mascarillas puede ser difícil para personas con dificultades sensoriales, cognitivas o conductuales.
    • Las mascarillas no deben ser usadas por niños menores de 2 años de edad ni por personas que tengan dificultad para respirar, o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.
  • Las adaptaciones y alternativas deberían considerarse cuando sea posible a los fines de aumentar la viabilidad del uso de mascarillas o reducir el riesgo de propagar el COVID-19 si no es posible usar una.

Aliente el distanciamiento social

  • En general, la interacción con más personas, especialmente de cerca y por un tiempo prolongado, aumenta el riesgo de infectarse y propagar el COVID-19.
  • Evite los encuentros de 10 personas o más.
  • Aliente el distanciamiento social pidiéndoles a los trabajadores y residentes que no son miembros del mismo hogar y a los visitantes que mantengan una distancia de al menos 6 pies (2 metros) siempre que sea posible.
    • Mantener el distanciamiento social puede resultarles difícil a muchas personas con discapacidades.
  •  Evite tener contacto directo con los visitantes.  Por ejemplo, no se estrechen las manos, ni se saluden con los codos ni se abracen. En vez de esto, salude con palabras y haga un gesto con la mano.

Garantice el abastecimiento de suministros en las áreas de uso común

  • Promueva los hábitos de higiene saludables proporcionando los suministros necesarios como jabón, desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol, un método para secarse las manos, pañuelos desechables, toallitas desinfectantes, mascarillas (si es posible) y cestos de basura que no requieran contacto con las manos/con pedal.

Coloque carteles y mensajes relevantes

  • Coloque carteles en lugares bien visibles (p. ej., en las entradas de edificios, escaleras, elevadores) que promuevan las medidas de protección cotidianas y describan cómo detener la propagación de gérmenes (como el distanciamiento social, el correcto lavado de manos, el protocolo adecuado para el manejo de la tos y el uso adecuado de mascarillas).
  • Incluya mensajes (por ejemplo, videos, afiches) que promuevan comportamientos que ayuden a prevenir la propagación del COVID-19 cuando se comunica con los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes (como en sitios web, correos electrónicos, boletines informativos del establecimiento y en cuentas de medios sociales).
    • Encuentre recursos digitales y para imprimir de los CDC en la página principal de recursos de comunicación de los CDC.
    • Identifique y aborde posibles barreras idiomáticas, culturales y ambientales asociadas a la comunicación de la información sobre el COVID-19. Evalúe crear materiales de comunicación en formatos alternativos (como letra grande, Braille, lenguaje de señas estadounidense) para las personas con problemas de la vista o ciegas o las personas sordas o con dificultades auditivas.
    • Evalúe crear materiales de comunicación para las personas que no están completamente alfabetizadas y usar un lenguaje simple o fácil de entender.
    • Es posible que las comunicaciones deban adaptarse o encuadrarse dentro del contexto para que sean culturalmente apropiadas para su público y fáciles de entender. Los CDC tienen recursos de comunicación disponibles en varios idiomas.

Mantenga ambientes saludables en áreas comunes

Los complejos de viviendas multifamiliares pueden considerar varias estrategias para propiciar entornos saludables.

Garantice una ventilación adecuada

Considere actualizar el sistema de ventilación o tomar otras medidas para aumentar la circulación de aire puro y reducir posibles contaminantes en el edificio. Consulte con profesionales expertos en sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado cuando considere cambiar los sistemas y equipos. Algunas de las siguientes recomendaciones se basan en la Guía de operaciones en edificios durante la pandemia del COVID-19ícono de sitio externo de la American Society of Heating, Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE). Revise las directrices de la ASHRAE para edificios multifamiliaresícono de sitio externo para obtener más información sobre recomendaciones de ventilación para diferentes tipos de edificios y la preparación de los edificios para su ocupación. No todas las medidas son aptas para todos los escenarios.

Las medidas de mejoras pueden incluir las siguientes actividades o algunas de ellas:

  • Aumentar la ventilación al exterior, con cautela en zonas de alta contaminación.
    • Si las condiciones climáticas lo permiten, abra las puertas y ventanas para aumentar la circulación de aire del exterior. No abra las puertas y ventanas si hacerlo representa un riesgo de salud o seguridad (p. ej., riesgo de caer, riesgo de provocar síntomas de asma) para las personas que usan el establecimiento.
    • Use ventiladores para potenciar la efectividad de las ventanas abiertas. Coloque los ventiladores con cuidado y bien sujetos en las ventanas o cerca de ellas, para evitar que el aire posiblemente contaminado fluya directamente desde una persona por encima de otra. La colocación estratégica de los ventiladores en modo de extractor puede ayudar a hacer ingresar aire puro a una habitación a través de las ventanas y puertas abiertas, sin generar grandes corrientes de aire en las habitaciones.
    • Reduzca la ocupación en las áreas comunes en las que no se puede aumentar la ventilación exterior.
  • Garantizar que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y propicien una calidad de aire aceptable en el interior de acuerdo al nivel de ocupación de cada espacio.
  • Siempre que sea posible, aumentar el flujo de aire en los espacios ocupados.
  • Deshabilitar los controles de ventilación a demanda (DCV, por sus siglas en inglés) que reducen el suministro de aire con base en la ocupación o temperatura durante los horarios de ocupación.
  • Abrir los reguladores de aire mínimo para reducir o eliminar la recirculación de aire de los sistemas HVAC. Si el clima es templado, esto no afectará el confort térmico ni la humedad; sin embargo, puede ser difícil implementar esto con clima frío, caluroso o húmedo.
  • Mejorar la filtración central del aire:
    • Aumente el modo de filtración de aireícono de sitio externo a la configuración más alta posible sin reducir el diseño de circulación de aire.
    • Inspeccione la carcasa y los portafiltros para garantizar un ajuste adecuado del filtro y haga los controles necesarios para reducir las fugas.
    • Revise los filtros para garantizar que se encuentren dentro de su período de vida útil y estén correctamente instalados.
  • Considerar configurar los sistemas de HVAC en máximo con la función de circulación de aire externo por 2 horas antes y después de la ocupación del lugar.
  • Garantizar que los extractores de aire de los baños funcionen con capacidad total cuando el lugar está ocupado.
  • Inspeccionar y mantener la ventilación con extractor en áreas como baños, cocinas y áreas de preparación de comidas, u otras áreas con altos niveles de ocupación.
  • Usar sistemas de ventilación/filtración de partículas de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés) portátiles para ayudar a mejorar la circulación del aire, especialmente en áreas de mayor riesgo, como los espacios comunes.
  • Generar movimiento de aire limpio a menos limpio reevaluando la ubicación de los difusores de suministro y extracción de aire y/o los reguladores, especialmente en áreas de mayor riesgo, como los espacios comunes.
  • Considerar el uso de irradiación germicida ultravioletaícono de pdfícono de sitio externo (UVGI, por sus siglas en inglés) como complemento para ayudar a inactivar el SARS-CoV-2, especialmente si las opciones para aumentar la ventilación ambiental son limitadas.

*Importante: Las consideraciones de intervención en sistemas de ventilación que se describen más arriba suponen costos iniciales y costos operativos. También hay que considerar parámetros de la evaluación de riesgo, como las tasas de incidencia en la comunidad, el cumplimiento en el uso de mascarillas y la densidad en las áreas comunes. Estos factores podrían afectar las consideraciones en cuanto a qué intervenciones implementar.

Garantice sistemas de agua seguros

Promueva la limpieza y desinfección

  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia (p. ej., manijas de puertas, interruptores de acceso a puertas para personas con discapacidad, llaves de lavabos, barras de agarre, pasamanos) dentro de las áreas comunes de los establecimientos al menos diariamente o antes de cada uso tanto como sea posible.
    • Aconseje a quienes tienen problemas sensoriales o respiratorios que eviten circular por estas áreas mientras se realizan las tareas de limpieza e inmediatamente después.
  • Limite el uso de objetos compartidos en áreas comunes (p. ej., computadoras, controles remotos, materiales para imprimir) siempre que sea posible, y limpie y desinfecte los objetos de uso compartido entre cada uso.
  • Elabore un cronograma para aumentar las tareas de limpieza y desinfección de rutina.
  • Capacite al personal sobre el uso seguro y correcto y el debido almacenamiento de productos de limpieza y desinfección.
  • Use productos que cumplen con los criterios de desinfección de la lista N de la EPAícono de sitio externo. Use los productos siguiendo las instrucciones del fabricante que figuran en la etiqueta.
  • Aliente a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes a mantener limpios sus artículos personales (p. ej., teléfonos celulares, otros artículos electrónicos) y espacios personales de trabajo y vivienda.
    • Ofrezca asistencia con las tareas de limpieza y desinfección a los residentes con discapacidades que puedan necesitar supervisión
  • Aliente a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes a usar toallitas desinfectantes para limpiar los objetos y superficies antes y después de cada uso.

Garantice la seguridad en los espacios de congregación

Modificación de las disposiciones

  • Mantener el distanciamiento social puede resultarles difícil a muchas personas con discapacidades.
  • Modifique los horarios para reducir los encuentros grupales y el contacto cercano, como escalonar los horarios de las actividades y formar grupos reducidos que habitualmente participan en los mismos horarios y no mezclarlos con los miembros de otros grupos.
  • Organice la disposición de sillas y mesas para que se mantenga a una distancia de al menos 6 pies durante los eventos.
  • Reduzca el tránsito en espacios muy estrechos como salas de correspondencia, ascensores y escaleras.
  • Considere limitar la cantidad de personas dentro del ascensor y designar el uso en sentido único de las escaleras y pasillos, si es posible.
  • Asegúrese de que pueda mantenerse el distanciamiento social en los espacios comunes.

Guías y barreras físicas

  • Instale barreras físicas, como protectores o divisores, especialmente en áreas donde es difícil para las personas mantener una distancia de al menos 6 pies (p. ej., en las áreas de recepción).
  • Coloque señales físicas, como cinta en los pisos o aceras y carteles en las paredes, para garantizar que las personas permanezcan al menos a 6 pies de distancia. Use formatos accesibles para todos los residentes, incluidos los que tienen deficiencias visuales.

Espacios comunes seguros

  • Mantener el distanciamiento social puede resultarles difícil a muchas personas con discapacidades.
  • Cierre los espacios de uso compartido en interiores, como salas de juego, salas de computación, gimnasios y salas de estar si es necesario para garantizar la seguridad de los residentes.
  • De lo contrario, escalone el uso y restrinja la cantidad de personas autorizadas al mismo tiempo, para garantizar que todos puedan mantener una distancia de al menos 6 pies y  limpie y desinfecte cada vez que se usa.
  • Siempre que sea posible, priorice las actividades al aire libre.
  • Limite la presencia en áreas compartidas de voluntarios y visitantes que no sean estrictamente necesarios, siempre que sea posible.
  • Limpie y desinfecte regularmente los baños de las áreas comunes (p. ej., por la mañana y por la noche o después de un período de uso intensivo) con los desinfectantes incluidos en la lista N de la EPAícono de sitio externo siguiendo las instrucciones del fabricante que figuran en la etiqueta.
  • Mantenga el acceso a la lavandería, y garantice los suministros necesarios. Restrinja la cantidad de personas que ingresan por vez a las lavanderías para garantizar que todos puedan mantener una distancia de al menos 6 pies.
  • Considere cerrar el gimnasio. O, como alternativa, escalone su uso, mejore la circulación de aire abriendo ventanas cuando sea posible y limpie y desinfecte cada vez que se usa.
  • Considere inhabilitar las piscinas y bañeras de hidromasajes o limitar el ingreso solo para actividades esenciales, como hidroterapia. Considere actividades de prevención adicionales para piscinas públicas, bañeras de hidromasaje o áreas de juegos acuáticos durante el COVID-19 si permanecen abiertos.

Realice visitas de inspección y control de mantenimiento

En la medida que lo permita la ley o regulación, considere:

  • Aplazar el mantenimiento del interior de las unidades si no es estrictamente necesario ni hay problemas que ponen en riesgo la vida.
  • Aplazar las inspecciones de rutina en el interior de la unidad, especialmente en las unidades de vida asistida que pueden tener inspecciones regulares obligatorias. Los dueños y operadores de las unidades de vida asistida deberían saber que las autoridades emitieron excepciones temporarias o guías sobre las inspecciones durante la pandemia.

Mantenga un funcionamiento saludable

Los complejos de viviendas multifamiliares pueden considerar varias estrategias para mantener un funcionamiento saludable.

Protecciones para los residentes y trabajadores que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 

  • Ofrezca opciones a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente  (como adultos mayores y personas de cualquier edad con ciertas afecciones subyacentes) que limiten su exposición al riesgo (por ejemplo, alternativas de teletrabajo, la modificación de sus responsabilidades laborales, la participación en eventos comunitarios en forma virtual).
  • De conformidad con las leyes correspondientes, implemente políticas para proteger la privacidad de las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente en relación con sus afecciones subyacentes.

Conocer las disposiciones

  • Esté al tanto de las políticas de las agencias de regulación locales o estatales relacionadas con las viviendas multifamiliares para determinar si se pueden realizar eventos o actividades.

Identifique las estrategias para mantener las operaciones y un ambiente laboral y entorno de vida saludables

  • Consulte la guía de los CDC para empresas y empleadores.
  • Nombre a un coordinador en el lugar que será responsable de las cuestiones relacionadas con el COVID-19 y su impacto en el lugar de trabajo.
  • Cree políticas flexibles de licencia por enfermedad para el personal. Solicite a los empleados que se queden en casa si están enfermos, incluso si no tienen un certificado de sus médicos. Siempre que sea posible, implemente políticas flexibles que permitan al personal quedarse en casa para cuidar a un familiar o miembro del hogar enfermo o a sus niños en caso de suspensión de clases en la escuela. Asegúrese de que los empleados conozcan y entiendan estas políticas.
  • Elabore planes para proteger al personal y a los residentes de la propagación del COVID-19 y ayúdelos a implementar medidas preventivas personales.
  • Limpie y desinfecte las áreas compartidas (como gimnasio, sector de lavandería, baños compartidos y ascensores ) y las superficies que se tocan con frecuencia con desinfectantes incluidos en la lista N de la EPAícono de sitio externo más de una vez al día, si es posible.
  • Identifique servicios y actividades (como programas de comida, servicios religiosos presenciales, gimnasios y programas) que quizá deban limitarse o suspenderse temporalmente. Considere soluciones alternativas (p. ej., servicios virtuales) que permitirán llevar adelante los programas sin poner en riesgo a los residentes.
  • Cree políticas y prácticas de distanciamiento social.
  • Identifique un listado de establecimientos de atención médica y salud mental y sitios de atención alternativa donde los residentes con COVID-19 puedan recibir la atención adecuada, si fuese necesario.

Sistemas de comunicación

Identifique plataformas como correo electrónico, sitios web, líneas directas, mensajes de textos automatizados, boletines informativos y folletos para brindar información sobre:

  • Guía y directivas de funcionarios locales y estatales y departamentos de salud estatales y localesícono de sitio externo .
  • Qué está haciendo su establecimiento para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19.
  • Cómo compartirá más información y adónde se pueden dirigir las preguntas.
  • Cómo mantenerse sano, incluidos videos, hojas informativas y afiches con información sobre los síntomas del COVID-19 y cómo detener la propagación de gérmenes, cómo lavarse las manos y qué hacer si se enferma.
  • Cómo los residentes pueden recibir servicios, como el servicio de entrega de comidas, si corren mayor riesgo de enfermarse gravemente.
  • Cómo el personal y los residentes pueden sobrellevar y manejar el estrés y evitar que los demás sean víctima del estigma y la discriminación.
  • Identifique y aborde las posibles barreras idiomáticas, culturales y de discapacidad cuando deba comunicar información acerca del COVID-19. Es posible que las comunicaciones deban adaptarse o encuadrarse dentro del contexto para que sean culturalmente apropiadas para su público y fáciles de entender. Los CDC tienen recursos de comunicación disponibles en varios idiomas.

Visitantes, proveedores de servicios y posibles inquilinos

La soledad y el aislamiento en los adultos mayores son factores de riesgo graves de la salud. Sin embargo, las interacciones sociales en persona están asociadas a un mayor riesgo de infección. Se recomienda a los dueños y operadores de comunidades de viviendas multifamiliares que promuevan actividades sociales seguras entre los residentes de la comunidad y las redes de apoyo.

  • Los residentes deberían permitir la visita solo de personas esenciales para preservar su salud, bienestar y seguridad.
  • Los visitantes deben evitar ingresar al edificio o comunidad, incluidas las áreas comunes y las residencias privadas a menos que su presencia sea esencial para preservar la salud, incluida la salud mental, el bienestar y la seguridad de los residentes. Esto incluye a una gran variedad de proveedores de servicios o incluso redes de apoyo familiar o de la comunidad de los residentes adultos mayores.
  • Los visitantes, proveedores de servicios y posibles inquilinos deben seguir las medidas de protección personales y las recomendaciones establecidas por el establecimiento que visitan, así como las directivas de salud locales y estatales.
  • Los visitantes deben mantener una distancia de al menos seis pies (2 metros) de los residentes para ayudar a reducir la transmisión.
  • Los visitantes, proveedores de servicios y posibles inquilinos no deberían visitar el lugar si recientemente han estado en contacto con alguien que tenía síntomas del COVID-19.
  • Los visitantes deberían usar una mascarilla mientras se encuentran en el edificio y evitar ingresar a la habitación del residente u a otras áreas designadas por el establecimiento. Se debe recomendar a todas las personas lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol cuando no es posible lavarse las manos con agua y jabón.

Recambio de unidades y mudanzas

  • Siga la guía de los CDC sobre cómo limpiar y desinfectar su casa.
  • Limpie las unidades de manera segura y colabore con el recambio de unidades y las mudanzas (entradas/salidas) y aprenda cómo protegerse y proteger a los demás.
  • Los nuevas unidades (especialmente las superficies de contacto frecuente) deben limpiarse y desinfectarse utilizando un producto de desinfección de la lista de desinfectantes incluidos en la lista N de la EPAícono de sitio externo. Siga las instrucciones del fabricante que figuran en la etiqueta.
  • Espere al menos 24 horas desde que se fue el inquilino anterior antes de limpiar y desinfectar para preparar el lugar para la llegada de una nueva persona/familia. Si no es posible esperar 24 horas, espere tanto como sea posible.
  • Algunas sugerencias adicionales incluyen 
    • Realice tareas de limpieza y desinfección de las superficies de contacto frecuente, como manijas de las puertas, interruptores de luz y grifos, durante le proceso de mudanza;
    • Limite la cantidad de miembros de la familia que están presentes durante el proceso de mudanza (entrada/salida);
    • Respete el distanciamiento social entre los miembros del hogar y las personas que se mudan y otros residentes;
    • Exija el uso adecuado de mascarillas;
    • Proporcione materiales para el lavado de manos - lo ideal sería agua y jabón y un método para secarse las manos o desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol, si no hay agua disponible. Promueva la higiene de manos de manera frecuente;
    • Si es posible, mantenga las puertas y ventanas abiertas para aumentar la circulación de aire

Prepárese en caso de que alguien se enferme

Si un residente en su unidad de viviendas multifamiliares tiene COVID-19 (presunto o confirmado)

  • Pida a los residentes que contacten a un proveedor de atención médica para determinar si es necesario realizar un chequeo médico.
  • Los residentes no están obligados a notificarles a los administradores si tienen COVID-19 confirmado o presunto.
  • En caso de enterarse de que alguien en su unidad de alojamiento tiene COVID-19, debería consultar con el departamento de salud local para notificar a las personas de la unidad que pudieron haber estado expuestas (tuvieron contacto cercano con la persona enferma), respetando la confidencialidad de la persona enferma conforme con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y, si corresponde, con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA, por sus siglas en inglés).
  • Brinde a la persona enferma información acerca de cómo cuidarse y cuándo buscar atención médica.
  • Ayude a abordar los malos entendidos respecto de por qué se hacen preguntas personales y por qué esta información es importante para detener la propagación del COVID-19 entre familiares, amigos y en las comunidades.
  • Aliente a los residentes con síntomas del COVID-19 a permanecer aislados de manera voluntaria y que sus compañeros de habitación y contactos cercanos hagan la cuarentena. Esto incluye limitar el contacto de los residentes que tienen los síntomas del COVID-19 con cualquier mascota o animal de servicio en el hogar o en el establecimiento para protegerlos de una posible infección.
  • Las personas que tienen síntomas del COVID-19 y sus contactos cercanos deberían evitar usar los espacios compartidos tanto como sea posible.
    • Consulte la guía para saber cuándo suspender el aislamiento y cuándo finalizar la cuarentena.
  • Reduzca al mínimo la cantidad de personal que interactúa cara a cara con los residentes con COVID-19 presunto o confirmado.
  • Aliente al personal, demás residentes, cuidadores como trabajadores de asistencia social y otros que visitan a personas con síntomas del COVID-19 a seguir las medidas de precaución recomendadas para prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19.
  • En la medida de lo posible, el personal con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 no debería tener contacto cercano con los residentes que tienen COVID-19 presunto o confirmado.
  • Aquellos que tuvieron contacto cercano (menos de 6 pies o 2 metros) por 15 minutos en total o más con un residente con COVID-19 presunto o confirmado deberían monitorear su estado de salud y llamar a su proveedor de atención médica si presentan síntomas que podrían indicar una infección por COVID-19.
  • Esté preparado para brindar un servicio de transporte accesible para personas con COVID-19 presunto o confirmado para realizarse una prueba de detección o recibir servicios de atención médica no urgentes.
  • Evite usar transporte público, vehículos compartidos o taxis para trasladar a personas con COVID-19 presunto o confirmado, a menos que sean las únicas opciones disponibles. Siga las directrices para la limpieza y desinfección de los vehículos de transporte.
  • Si hay varios casos presuntos, contacte al departamento de salud pública local para notificar los casos y ofrecer un centro comunitario para pruebas de detección fácil de acceder, ofrecer una plataforma para compartir información o compartir las perspectivas de la comunidad.

Limpie y desinfecte

  • Cierre las áreas utilizadas por personas con COVID-19 presunto o confirmado y no use estas áreas hasta que las tareas de limpieza y desinfección hayan finalizado.
  • Espere al menos 24 horas antes de limpiar y desinfectar.
  • Si no puede dejar pasar 24 horas, espere tanto como sea posible.
  • Capacite al personal sobre el uso seguro y correcto de los productos de limpieza y desinfección, incluido el almacenamiento adecuado fuera del alcance de los niños y las mascotas.

Esté atento a los síntomas entre los residentes y los miembros de sus familias

Las personas con COVID-19 han presentado una amplia variedad de síntomas, desde síntomas leves hasta enfermedad grave. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición al virus. Las personas con estos síntomas podrían tener COVID-19:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Dificultad para respirar (sentir que le falta el aire)
  • Fatiga
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
  • Dolor de garganta
  • Congestión o moqueo
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Los CDC seguirán actualizando esta lista a medida que aprendamos más acerca del COVID-19.
En algunos casos, los adultos mayores y las personas de cualquier edad con afecciones subyacentes pueden tener síntomas que no se suelen observar en otras personas, o puede llevar más tiempo la aparición de fiebre u otros síntomas.

Cuándo buscar atención médica de emergencia

Esté atento a la aparición de signos de advertencia de emergencia* del COVID-19. Si un residente presenta alguno de estos signos, busque servicios médicos de emergencia de inmediato:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor o presión persistente en el pecho
  • Confusión
  • Incapacidad de despertarse o permanecer despierto
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 

* Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Llame a su proveedor de servicios médicos por cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

Llame al 911 o llame antes a su centro de emergencias local. Notifique al operador que busca atención para una persona que tiene o podría tener COVID-19.

Más recursos de los CDC para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19 en viviendas multifamiliares

Hay una guía más detallada disponible para tipos específicos de establecimientos. Alguna información que figura en este documento guía se aplica a un tipo específico de vivienda y otra información se aplicaría a otros establecimientos de viviendas compartidas.

Última actualización: 3 de sept. del 2020