Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Preguntas frecuentes para agencias y personal de seguridad pública

Preguntas frecuentes para agencias y personal de seguridad pública
¿Qué información busca?
×

Si el personal de mantenimiento del orden público entra en contacto con una persona con COVID-19 presunto o confirmado, deben usar de inmediato un desinfectante de alcohol con al menos un 60 % de alcohol, o lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos. También deben evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. Se debe infectar o limpiar lo antes posible cualquier artículo del uniforme (u otras superficies) que pudiera haber estado expuesto. Por ejemplo, el cinturón policial y otros artículos no porosos se pueden desinfectar con productos que estén aprobados por la EPA para combatir el virusícono de sitio externo. Los artículos porosos, como el uniforme, se deben reemplazar lo antes posible y se deben lavar de conformidad con las recomendaciones de los fabricantes. Esto es particularmente importante si durante un encuentro hubo circulación de algún fluido corporal (también se deben habilitar los protocolos para microbios patógenos de la sangre si corresponde). Se deben usar guantes al tocar artículos que podrían estar contaminados, o aplicar desinfectantes, y es importante lavarse las manos al quitarse los guantes u otro EPP.

El personal de mantenimiento del orden público que haya estado expuesto debe ser evaluado por su programa de salud ocupacional y quizá pueda terminar su turno de trabajo antes de iniciar el aislamiento en su casa.

Si hay personal y recursos disponibles, la mejor forma de proteger al personal de seguridad pública es que se quede en su casa por hasta 14 días después de la exposición a una persona con COVID-19 presunto o confirmado, si la exposición fue prolongada (10 minutos o más) o si fue una exposición riesgosa (por ejemplo, la persona tosió a la cara del oficial de mantenimiento del orden público). Esta sería la mejor forma de proteger la salud del trabajador expuesto, sus compañeros y el público en general.

Sin embargo, si no hay personal y recursos disponibles, se puede autorizar al personal de mantenimiento del orden público (que se consideran trabajadores de infraestructuras críticas) que trabaje después de la exposición, para garantizar la continuidad de las operaciones. Para seguir trabajando, el trabajador expuesto no debe tener síntomas, y el empleador debe adoptar las siguientes estrategias de prevención para el trabajador expuesto:

  • Evaluar al trabajador para detectar síntomas de COVID-19 (fiebre, tos o dificultad para respirar) antes de cada turno de trabajo
  • Monitorear los síntomas del trabajador de manera regular, bajo la supervisión de un programa de salud ocupacional
  • Garantizar que el trabajador mantenga el distanciamiento social (es decir, una distancia de 6 pies de otras personas)
  • Garantizar que el trabajador use una mascarilla (o una cubierta de tela para la cara si no hay mascarillas disponibles) para proteger a otras personas

Si un trabajador expuesto presenta síntomas del COVID-19 (fiebre, tos o dificultada para respirar) y sigue trabajando, el empleador debe:

Si desea obtener más información, consulte la siguiente guía actualizada de los CDC: Implementar prácticas de seguridad para trabajadores de infraestructuras críticas que pueden haber estado expuestos a una persona con COVID-19 presunto o confirmado.

En este momento, el personal de respuesta a emergencias con síntomas es parte del grupo de alta prioridad para las pruebas de detección del COVID-19, de conformidad con los Criterios de guía de evaluación y pruebas de laboratorio para detectar el COVID-19 de los CDC.

Las agencias de mantenimiento del orden público deben fomentar que todo el personal monitoree sus propios síntomas antes de ir a trabajar. Los trabajadores que tienen síntomas (fiebre, tos o dificultad para respirar) deben notificar a su supervisor y quedarse en casa. También pueden ingresar sus síntomas en el autoverificador de los CDC para determinar si es necesario buscar atención médica. Las agencias de mantenimiento del orden público deben garantizar políticas de licencia por enfermedad flexibles y que concuerden con la guía de salud pública, y que los empleados conozcan y entiendan estas políticas.

Los CDC están al tanto de la escasez de EPP en todo el país. Los directivos de agencias de mantenimiento del orden público deben contactar a sus departamentos de salud pública localesícono de sitio externo y estatales y a sus socios de preparación para emergencias para conversar acerca de las opciones. Los CDC han elaborado estrategias para optimizar los suministros de EPP, como mascarillas de respiración N95, batas, protección para los ojos y mascarillas.

Al ingresar a una estructura (hogar o negocio) en el que falleció una persona y la causa presunta de muerte o un factor que contribuyó a la muerte es el COVID-19, el personal de seguridad pública debe tener previsto que podría haber otras personas en el edificio que están infectadas. Si no se conoce la causa de muerte, lo más seguro es asumir que se trató de una muerte relacionada con COVID-19. El personal de seguridad pública debe limitar la cantidad de personas que ingresan al edificio, siempre que esto sea factible. Si no se evacuó el edificio, el personal de seguridad pública debe usar el siguiente EPP:

  • Un solo par de guantes desechables para exámenes médicos
  • Bata de aislamiento desechable o mameluco desechable
  • Mascarilla de respiración N95 ajustada según las normas de NIOSH o un nivel más alto de protección (o una mascarilla, si no hay mascarillas de respiración disponibles)
  • Protección para los ojos (gafas o una máscara facial desechable).

Además, el personal de seguridad pública debe intentar mantener el distanciamiento social (al menos 6 pies de distancia) con respecto a otras personas en todo momento, especialmente mientras está dentro de la estructura.

Si se evacuó el edificio, quizá no sea necesario usar protección respiratoria y para los ojos, excepto que existan otros riesgos que indican su uso, en función de una evaluación de riesgo/peligro en el lugar.

El personal de mantenimiento del orden público debe tener cuidado de no tocar superficies posiblemente contaminadas y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca. Sin embargo, no se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus.

Los encargados de seguridad pública deben evitar el contacto directo con una persona que haya muerto a causa de COVID-19 presunto o confirmado:

  • Todas las jurisdicciones son diferentes, pero en términos generales el personal de seguridad pública no debe mover ni trasladar cuerpos.
  • Consulte a la oficina de medicina forense para determinar cuáles son las medidas y estrategias de protección que debe adaptar en su jurisdicción. La oficina de medicina forense puede decidir quién trasladará a la persona fallecida.

Una vez terminada la investigación, el personal de seguridad pública debe tomar las siguientes medidas:

  • Quitarse los guantes y otro EPP con todos los recaudos de seguridad y desecharlos de manera correcta, de conformidad con las políticas y procedimientos vigentes. El personal de seguridad pública debe estar capacitado acerca del procedimiento correcto de colocación y remoción de EPPícono de pdf.
  • Lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos o, si no hay agua y jabón disponibles, usar desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol.
  • Si algún otro artículo reutilizable (como el cinturón policial o algún equipo) entró en contacto con personas con COVID-19 presunto o confirmado, se deben desinfectar esos artículos siguiendo las instrucciones de los fabricantes. La mayoría de los desinfectantes comunes para el hogar registrados en la EPA deberían ser efectivos para la desinfección. Hay un listado de productos aprobados por la EPA para combatir el virus que causa el COVID-19 disponible aquíícono de sitio externo.

Se debe entregar una mascarilla o cubierta de tela para la cara a todas las personas detenidas, que deberán usar como parte del control universal de fuentes de infección. Si estas personas están infectadas con el virus que causa el COVID-19, una mascarilla o cubierta de tela para la cara puede ayudar a proteger a otras personas que se encuentren cerca.

Si una persona detenida manifiesta signos y síntomas del COVID-19 (tos, fiebre o dificultad para respirar), se debe evaluar si la persona debe ser trasladada a un establecimiento de atención médica para que la sigan evaluando y la traten. Es posible que sea necesaria una evaluación médica durante el procesamiento de detención, especialmente si se sospecha COVID-19. Si en algún momento se determina que la persona detenida necesita atención médica, se debe coordinar el traslado con un proveedor de servicios de emergencias médicas y un establecimiento de atención médica.

Si una persona detenida no presenta síntomas del COVID-19, igual se la debe aislar tanto como sea factible durante el proceso de detención.

Los CDC publicaron otra guía para centros correccionales y de detención que puede resultar útil.

Los CDC recomiendan que el personal de seguridad pública adopte medidas cotidianas para proteger a los miembros de su hogar de enfermarse. Estas medidas incluyen:

  • la higiene de manos
  • cubrirse al toser y estornudar
  • desinfectar todos los días las superficies que se tocan con frecuencia

Hay mucho personal de seguridad pública que se cambia el uniforme en la estación y usa ropa y calzado de calle para ir a su casa de manera rutinaria. Posiblemente las agencias de seguridad pública puedan prestar servicios de lavado de ropa para los uniformes. Continuar con esta práctica puede ayudar a minimizar la posibilidad de transmitir el virus que causa el COVID-19 y otras exposiciones al llegar a casa. El personal de seguridad pública debe lavarse las manos después de sacarse el uniforme.

También debe tener un plan para los miembros del hogar que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente  a causa del COVID-19.

Todavía seguimos aprendiendo acerca del virus, pero todo parece indicar que las personas pueden transmitirlo a los animales en algunas situaciones. Por consiguiente, los CDC recomiendan que las personas con COVID-19 restrinjan el contacto con animales hasta que haya más información disponible acerca del virus.

  • Si un perro de la policía que estuvo expuesto a una persona o entorno con COVID-19 presenta síntomas de la enfermedad, contacte a su clínica veterinaria para informarle que un perro de servicio con exposición al COVID-19 manifestó síntomas de una enfermedad.
  • Su veterinario podrá evaluar a su mascota y determinar las siguientes medidas para su tratamiento y atención. Si desea obtener más información, consulte la guía Si tiene animales de los CDC.
  • No use productos que no están aprobados para usar con animales para intentar limpiar el pelo o las patas de un perro policial.

Última actualización: 27 de abr. del 2020