Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Lo que deben saber los prestadores de servicios sociales a domicilio y sus clientes acerca del COVID-19

Lo que deben saber los prestadores de servicios sociales a domicilio y sus clientes acerca del COVID-19

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) es una enfermedad respiratoria causada por el virus SARS-CoV-2.

Entre los adultos, el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, por lo que los adultos mayores corren mayor riesgo. Las personas de cualquier edad con ciertas afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Los prestadores de servicios a domicilio incluyen, entre otros, cuidadores o asistentes, maestros o tutores, trabajadores sociales y personal de agencias de reubicación que visitan las casas de sus clientes. Prestan una amplia variedad de servicios a domicilio y en la comunidad, como servicios de cuidado personal, asistencia con actividades de la vida cotidiana y más.

Esta guía no alcanza a los proveedores de servicios de atención médica. Los proveedores de servicios de atención médica, incluidos los terapeutas físicos, ocupacionales y del habla, que coordinan servicios de atención a domicilio y el aislamiento de personas con infección confirmada o presunta por COVID-19 pueden consultar la Guía interina para la atención a domicilio de personas con enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) que no necesitan hospitalización.

Los prestadores de servicios, incluidos los asistentes de cuidado personal, profesionales de asistencia directa, paraprofesionales y terapeutas que brindan atención a personas con discapacidades pueden consultar la Guía para proveedores de servicios directos.

Para acceder a consejos para protegerse al programar servicios o reparaciones, como la instalación y reparación de sistemas de plomería, electricidad, calefacción y aire acondicionado, tareas de pintura o servicio de limpieza dentro de su hogar, consulte Contratación de servicios o reparaciones a domicilio.

Cómo se propaga el COVID-19

El COVID-19 es una enfermedad nueva y aún estamos aprendiendo acerca de cómo se propaga. Esta es la información que se conoce hasta el momento:

  • Se propaga principalmente de persona a persona.
    • Entre las personas que están en contacto cercano (a menos de 6 pies).
    • A través de las gotitas respiratorias que produce una persona con COVID-19 al toser, estornudar o hablar.
  • Puede ser infectado por el virus de personas infectadas que no parecen enfermas o que no manifiestan síntomas.
  • Podría contraer el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tiene el virus (SARS-CoV-2) y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.
  • Cuanto más cercana y prolongada sea la interacción con otras personas, más alto es el riesgo de propagación del COVID-19.
  • El virus que causa el COVID-19 puede propagarse de personas a animales si tienen contacto cercano. El riesgo de propagación del COVID-19 de animales a personas se considera bajo.  Obtenga más información sobre el COVID-19 y las mascotas y otros animales.

Como prestador de servicios a domicilio, podría exponerse al virus en el trabajo al:

  • Estar en contacto cercano (menos de 6 pies) con clientes infectados y otras personas que viven con ellos.
  • Tocar o manipular superficies o artículos contaminados y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

Como cliente que recibe servicios a domicilio, podría exponerse al virus en su casa al:

  • Estar en contacto cercano (menos de 6 pies) con su prestador de servicios si está infectado.
  • Tocar o manipular artículos que no pertenecen a su hogar y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

Cómo puede protegerse y proteger a otras personas para desacelerar la propagación

Para prestadores de servicios

  • Quédese en casa si tiene síntomas que concuerdan con los del COVID-19.
  • Adopte las precauciones recomendadas por los CDC e informe a su supervisor que estuvo expuesto a una persona con COVID-19 incluso si se siente bien.
    • No trabaje con clientes en forma presencial hasta que hayan transcurrido al menos 14 días desde su última exposición posible al virus.
  • Tómese la temperatura antes del inicio de cada turno de trabajo. Quédese en casa si tiene fiebre de 100.4 oF o más y tome las medidas que se sugieren más arriba.
  • Evalúe por teléfono a todos los clientes para detectar síntomas que concuerden con los del COVID-19 o saber si una persona pudo haber estado expuesta al COVID-19 antes de cada visita. Pregunte lo siguiente al cliente:
    • "En las últimas dos semanas, ¿usted o algún integrante de su hogar tuvieron contacto con una persona con diagnóstico de COVID-19?"
    • "¿Tiene fiebre o se ha sentido afiebrado en los últimos dos días?"
    • "¿Pudo tomarse la temperatura con un termómetro?"
      • Si la respuesta es sí, pregunte: "¿Qué temperatura tenía?" y "¿Cuándo se la tomó?"
        Importante: Con el COVID-19, la fiebre puede ir y venir, e incluso algunas personas pueden no tener fiebre. La fiebre es menos frecuente en personas con algunas afecciones subyacentes, los adultos mayores y las personas que toman ciertos medicamentos antifebriles como acetaminofeno y antiinflamatorios no esteroides (AINE) como ibuprofeno y aspirina.
      • Si la respuesta es no, pregunte: "¿Tiene temblores, escalofríos o sudoración? ¿Se siente caliente al tacto?"
    • "¿Tiene tos que apareció hoy o que empeoró hoy?"
    • "¿Tiene alguno de estos otros síntomas?
      • Dificultad para respirar (sentir que le falta el aire)
      • Fatiga
      • Dolores musculares y corporales
      • Dolor de cabeza
      • Pérdida reciente del olfato o el gusto
      • Dolor de garganta
      • Congestión o moqueo
      • Náuseas o vómitos
      • Diarrea"
    • Si su cliente estuvo expuesto, tiene síntomas o tiene un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19:
  • Antes de llegar a la casa de cada cliente, haga una autoevaluación para detectar síntomas.
  • Mantenga una distancia de al menos 6 pies de los clientes y otras personas y mascotas del hogar de los clientes, siempre que sea posible.
    • Recuerde que existe la posibilidad de que las personas propaguen el SARS-CoV-2 incluso si no manifiestan síntomas. Considere todas las interacciones cercanas (a menos de 6 pies) como una posible fuente de exposición.
  • Use un mascarilla según corresponda.
    • Es posible que las mascarillas no protejan al usuario, pero pueden evitar que el usuario propague el virus a otras personas.
    • Use una mascarilla cuando es difícil mantener una distancia de al menos 6 pies de los clientes. Al programar citas con los clientes por teléfono o en línea, pídales que usen una mascarilla cuando el prestador de servicios esté en su casa.
      • El uso de mascarillas puede ser difícil para personas con dificultades sensoriales, cognitivas o conductuales. No se recomienda el uso de mascarillas en niños menores de 2 años de edad o personas con dificultad para respirar o que estén inconscientes, incapacitadas o que no sean capaces de quitarse la mascarilla sin ayuda por algún otro motivo.
    • Conozca cómo colocarse y quitarse una mascarilla
    • Cámbiese la mascarilla después de cada visita a domicilio
      • Si tiene más de una cita a domicilio prevista, se recomienda que use una mascarilla para cada visita.
    • Lave las mascarillas de tela después de cada uso.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos. No es necesario que use guantes si se lava las manos con frecuencia (excepto que sea una exigencia de su trabajo o para alguna tarea específica de su trabajo).
    • Use un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
    • Lávese las manos, o use desinfectante de manos si no hay agua y jabón disponibles, en estos momentos clave:
      • Al ingresar a la casa de un cliente
      • Antes, durante y después de preparar las comidas
      • Antes de comer
      • Antes y después del contacto físico con un cliente
      • Antes de colocarse y después de tocar o quitarse las mascarillas
      • Después de ir al baño
      • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
      • Después de tocar a animales o mascotas, su alimento u objetos
      • Después de cambiar pañales
      • Después de cuidar a una persona enferma
      • Después del contacto con superficies que tocan con frecuencia diferentes personas
      • Después de limpiar superficies que tocan con frecuencia diferentes personas
      • Al irse de la casa de un cliente
      • Luego de salir de lugares públicos
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Cúbrase la boca al toser y estornudar cuando no tiene puesta una mascarilla.
    • No se quite la mascarilla para toser o estornudar.
    • Si no tiene puesta una mascarilla, use pañuelos desechables para cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar.
    • Bote los pañuelos desechables usados a la basura y lávese las manos o use un desinfectante de manos si no hay agua y jabón disponibles.
  • Si en algún momento mientras está en la casa de un cliente, o después de retirarse, tiene fiebre de 100.4 oF o más o cualquier otro síntoma que concuerde con los del COVID-19, no se quite la mascarilla, informe al cliente y retírese. Recuerde informar a su supervisor para coordinar la evaluación médica y la prueba de detección. Informe al cliente cómo debe limpiar y desinfectar en su casa.
  • Si recibe un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19, usted o su empleador deberán notificar a los clientes que haya visitado desde dos días antes de la aparición de sus síntomas (o dos días antes de su prueba, si es asintomático) hasta que reúna los criterios para suspender el aislamiento.

Para clientes

  • Si es posible, evalúe alternativas a los servicios presenciales, como en línea o por teléfono. Por ejemplo, considere las tutorías por Internet o los servicios de telesalud
  • Si bien algunos niños y bebés tuvieron COVID-19, la mayoría de los casos fueron entre adultos. Algunos informes sugieren que los bebés menores de 1 año y aquellos con afecciones subyacentes podrían tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 que otros niños. Si va a coordinar el cuidado de un niño, hable con el proveedor de atención médica del niño para conversar sobre cualquier pregunta y/o inquietud.
  • Antes de que llegue el prestador de servicios, hágase una autoevaluación y evalúe a otros miembros de su hogar para detectar síntomas que concuerdan con los del COVID-19.
  • Informe al prestador de servicios si usted o un miembro de su hogar estuvieron expuestos a una persona con COVID-19.
    • Prepare una lista de todas las personas que visitaron su hogar y cuándo.
    • No deje ingresar a su casa al prestador de servicios hasta que hayan transcurrido al menos 14 días después de su última posible exposición al virus, o la de un miembro de su hogar.
  • Mantenga una distancia de al menos 6 pies del prestador de servicios siempre que sea posible.
    • Recuerde que es posible que las personas propaguen el virus que causa el COVID-19 incluso si no tiene síntomas. Considere todas las interacciones cercanas (a menos de 6 pies) como una posible fuente de exposición.
  • Use un mascarilla según corresponda.
    • Es posible que las mascarillas no protejan al usuario, pero pueden evitar que el usuario propague el virus a otras personas.
    • Use una mascarilla cuando es difícil mantener una distancia de al menos 6 pies del prestador de servicios.
    • Al programar citas con prestadores de servicios por teléfono o Internet, pídales que usen mascarilla cuando visiten su casa.
    • Conozca cómo colocarse y quitarse una mascarilla
    • Lave las mascarillas de tela después de cada uso.
    • El uso de mascarillas puede ser difícil para personas con dificultades sensoriales, cognitivas o conductuales. No se recomienda el uso de mascarillas en niños menores de 2 años de edad o personas con dificultad para respirar o que estén inconscientes, incapacitadas o que no sean capaces de quitarse la mascarilla sin ayuda por algún otro motivo.
  • Limpie y luego desinfecte las superficies que tocan con frecuencia diversas personas y los objetos compartidos de su hogar antes de la llegada del prestador de servicios y después de que se retira.
    • Las siguientes superficies que tocan con frecuencia diversas personas se deben limpiar de manera rutinaria:
      • Mesas, manijas de las puertas, interruptores de luz, mesones, manijas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos, lavabos, etc.
    • Use desinfectantes que cumplan con los criterios de la EPA para usar contra el SARS-CoV-2ícono de sitio externo.
    • Lávese las manos con agua y jabón después de limpiar y desinfectar.
  • Si le informan que el prestador de servicios que visitó su casa recibió un resultado positivo de la prueba de detección del COVID-19, siga los pasos recomendados para limpiar y desinfectar su casa.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos.
    • Use un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol si no dispone de agua y jabón.
    • Lávese las manos, o use desinfectante de manos si no hay agua y jabón disponibles, en estos momentos clave:
      • Antes del ingreso del prestador de servicios a su casa
      • Antes, durante y después de preparar las comidas
      • Antes de comer
      • Antes y después del contacto físico con un prestador de servicios
      • Antes de colocarse y después de tocar o quitarse las mascarillas
      • Después de ir al baño
      • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
      • Después de tocar animales o mascotas
      • Después de cambiar pañales
      • Después de cuidar a una persona enferma
      • Después del contacto con superficies que tocan con frecuencia diferentes personas
      • Después de limpiar superficies que tocan con frecuencia diferentes personas
      • Después de que el prestador de servicios se retira de su casa
      • Al regresar a su casa después de haber estado en un lugar público
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Cúbrase la boca al toser y estornudar cuando no tiene puesta una mascarilla.
    • No se quite la mascarilla para toser o estornudar.
    • Si no tiene puesta una mascarilla, use pañuelos desechables para cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar.
    • Bote los pañuelos desechables usados a la basura y lávese las manos o use un desinfectante de manos si no hay agua y jabón disponibles.
  • Si en algún momento durante la permanencia de su prestador de servicios en su hogar, o después de que se retira, usted o algún miembro de su hogar tienen fiebre de 100.4 oF o más o algún otro síntoma de COVID-19, no deben quitarse la mascarilla, deben informar al prestador de servicios y seguir las recomendaciones de los CDC en la sección Qué hacer si está enfermo.
    • Con el COVID-19, la fiebre puede ir y venir, e incluso algunas personas pueden no tener fiebre. Las personas con algunas afecciones subyacentes, los adultos mayores y las personas que toman ciertos medicamentos antifebriles, como acetaminofeno, y antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o aspirina, pueden no tener fiebre.
  • Si recibe un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19, deberá notificar a los prestadores de servicios que hayan visitado su hogar hasta dos días antes de la aparición de sus síntomas (o dos días antes de la prueba de detección si es asintomático) hasta que reúna los criterios para suspender el aislamiento.
Última actualización: 12 de nov. del 2020