Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar: preguntas frecuentes

Vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar: preguntas frecuentes
Actualizado el 22 de mar. del 2021

Las siguientes son preguntas frecuentes acerca de la vacunación contra el COVID-19 entre personas sin hogar. Si desea obtener información general acerca de la vacuna contra el COVID-19, vea la página de información sobre la vacuna contra el COVID-19 de los CDC. Para obtener información sobre la implementación de la vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar, vea la Guía interina de los CDC para los Departamentos de Salud.

La información de las vacunas contra el COVID-19 va cambiando rápidamente. Vuelva a consultar la página regularmente para ver la información más actualizada.

Resumen de los cambios recientes

Actualizaciones al 22 de marzo del 2021

  • Información actualizada sobre tipos de vacunas contra el COVID-19 recomendadas para personas sin hogar
  • Información actualizada sobre cómo garantizar el seguimiento al aplicar vacunas que requieren dos dosis

Ver actualizaciones anteriores

El objetivo es que todos, incluidas las personas sin hogar, puedan acceder fácilmente a la vacuna contra el COVID-19 lo antes posible. El Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés) recomienda que, cuando los suministros de la vacuna contra el COVID-19 sean limitados, la vacunación debería realizarse a través de un enfoque por etapas. Los miembros del personal de refugios para personas sin hogar son considerados trabajadores esenciales y deberían recibir la vacuna en la Fase 1c. El ACIP también reconoce que se ha observado un aumento en las tasas de transmisión en los establecimientos de alojamiento compartido, incluidos los refugios para personas sin hogar. De acuerdo con las consideraciones epidemiológicas y de implementación locales, estatales o territoriales, las jurisdicciones pueden optar por vacunar a las personas que residen en establecimientos de alojamiento compartido al mismo tiempo que al personal de primera línea dado que ambos tienen mayor riesgo de enfermarse. Las personas sin hogar pueden tener otras características, como la edad avanzada y empleos en determinadas áreas, que también incidirán en cuándo tendrán acceso a la vacuna. En última instancia, los departamentos de salud estatales y locales determinan las prioridades. Los profesionales de la salud pública están trabajando para encontrar la forma de distribuir las vacunas contra el COVID-19 de manera justa, ética y transparente, incluidas las consideraciones de distribución para las personas sin hogar.

No. No hay ninguna vacuna que sea más conveniente utilizar en personas sin hogar. Actualmente, hay tres vacunas diferentes contra el COVID-19 que han sido autorizadas y recomendadas en los Estados Unidos. Las vacunas disponibles difieren en la forma en que fueron desarrolladas, los ingredientes que contienen y su facilidad de administración. Encuentre más información acerca de cada una de las vacunas aquí. Es difícil comparar las tres vacunas debido a las diferencias en cómo se realizaron los estudios iniciales de las vacunas (por ejemplo, diferentes ubicaciones geográficas, variantes en circulación del virus que causa el COVID-19, niveles de transmisión en la comunidad, mediciones de la efectividad de las vacunas y sus efectos secundarios). Obtendremos más información acerca de las vacunas a medida que se realicen más estudios al respecto.

Aunque los suministros de vacunas contra el COVID-19 son limitados, muchas personas que son elegibles solo tendrán una opción de vacuna disponible para ellas. Afortunadamente, todas las vacunas contra el COVID-19 autorizadas actualmente son seguras y efectivas para prevenir el COVID-19. Para estar protegido contra el COVID-19 cuanto antes, la mejor vacuna es la primera que esté disponible.

Las personas sin hogar pueden tener dificultad para acceder a servicios médicos en entornos tradicionales, como una clínica o una farmacia. Por consiguiente, los planes de distribución de las vacunas deberían incluir estrategias  para que las vacunas lleguen a personas sin hogar, por ejemplo, en sitios de servicios para personas sin hogar como refugios, programas de día y centros de asistencia alimentaria. Los planes de implementación de los programas de vacunación contra el COVID-19 también deberían incluir estrategias para ofrecer vacunas en las áreas frecuentadas por personas sin hogar y que no asisten a refugios. Estas áreas podrían incluir asentamientos u otros lugares conocidos donde las personas sin hogar pasan su tiempo.

Elaborar un plan de comunicación para llegar a las personas sin hogar será fundamental para que la distribución de la vacuna en esta población sea un éxito. Use varias estrategias de comunicación, como:

  • folletos en los campamentos, refugios y transporte público; 
  • anuncios en los programas de servicios de salud y otros servicios; o
  • mensajes por correo electrónico, mensajes de texto, medios sociales, televisión y radio.

Promocione con anticipación los eventos de vacunación para personas sin hogar. Póngase en contacto con comunicadores confiables, como personas que han vivido la experiencia de no tener hogar, que puedan brindarles educación e información sobre la vacunación a las personas que no tienen hogar. Involucre a estas personas en la planificación y la implementación de los eventos de vacunación. Para obtener recursos para elaborar un plan de comunicación, vea los kits de herramientas de comunicación sobre la vacunación contra el COVID-19 para diferentes audiencias.

Los servicios para personas sin hogar son fundamentales y han continuado durante la pandemia. El personal de servicio para personas sin hogar y los equipos de asistencia comunitaria tienen contacto cercano frecuente con colegas y clientes, lo que los pone en riesgo de contraer y propagar el virus que causa el COVID-19. Por consiguiente, los CDC recomiendan a todas las personas, incluidos los miembros del personal de los servicios para personas sin hogar, que se vacunen cuando las vacunas estén a su disposición. Más aun, como los empleados de refugios para personas sin hogar se consideran trabajadores esenciales ícono de pdf[810 KB, 19 páginas]ícono de sitio externo, es posible que tengan la oportunidad de vacunarse antes que la población general.

Programar las citas de vacunación con antelación puede ser útil para mejorar la eficacia de la clínica de vacunación, planificar la cantidad adecuada de dosis de vacunas y reducir las aglomeraciones en el sitio del proveedor de vacunación. Sin embargo, es probable que no sea posible obtener una lista con los nombres de los clientes antes de un evento de vacunación en un sitio de servicios para personas sin hogar (p. ej., durante un evento de servicio de comidas). Los coordinadores deben planificar cómo proporcionarles la vacuna a las personas que no tienen citas en estos eventos y también implementar planes de contingencia para utilizar las dosis de vacunas restantes. Una opción para utilizar las dosis de vacunas restantes consiste en coordinar con organizaciones comunitarias cercanas u otras poblaciones prioritarias.

Registrar si las personas sin hogar recibieron la vacuna contra el COVID-19 será importante por dos motivos. Primero, será necesario que la persona vacunada tenga un registro de su vacunación para saber cuándo debe aplicarse la segunda dosis. Segundo, es importante que los programas de vacunación registren si la persona que se vacuna tiene vivienda o no, para poder estimar la cobertura entre personas sin hogar. Todos los proveedores de servicios de vacunación contra el COVID-19 tienen la obligación de notificar los datos de administración de vacunas en el sistema de información sobre vacunaciones (IIS, por sus siglas en inglés) u otro programa de sus jurisdicciones. El campo de dirección se puede usar para informar que se trata de una persona sin hogar. Los proveedores de servicios de vacunacion también deben entregar a quienes reciben la vacuna una tarjeta de registro. También podría ser posible incluir la vacunación contra el COVID-19 en los Sistemas de información de gestión de servicios para personas sin hogarícono de sitio externo. Por último, los datos de cobertura de las campañas de vacunación también se pueden ingresar en el panel de control de los CDC y el Consejo Nacional de Atención Médica para Personas Sin Hogarícono de sitio externo para que se incluyan en el panel de control de datos acumulados.

Los proveedores de vacunación que participan en el Programa de vacunación contra el COVID-19 deben notificar información específica sobre la administración de la vacuna en forma oportuna. La información requerida sobre los receptores de la vacuna incluye el nombre de la persona, la fecha de nacimiento, el sexo y la dirección. El campo de dirección se puede usar para informar que se trata de una persona sin hogar. La raza y el origen étnico también son datos de notificación obligatoria. Estos datos nos permiten comprender mejor el impacto del COVID-19 en las poblaciones de minorías raciales y étnicas.

Es importante reconocer que algunas personas sin hogar pueden tener dificultades para proporcionar cierta documentación y es posible que les preocupe la privacidad de los datos. Asegúrese de que la presentación de la documentación no sea un obstáculo para la vacunación de las personas sin hogar y que los campos de datos obligatorios que deben completar para la vacunación sean mínimos. Comuníquese de manera abierta y transparente para explicar qué datos se recopilan, cómo se utilizan, con quiénes se comparten y cómo se protegen.

Es posible que algunas personas sin hogar tengan dificultades para volver luego del intervalo recomendado para recibir su segunda dosis de las vacunas de 2 dosis contra el COVID-19. Las vacunas que requieren una sola dosis son una de las opciones para las personas sin hogar. No obstante, gracias a las asociaciones y la coordinación estrecha, las vacunas contra el COVID-19 que requieren varias dosis pueden ser una opción factible.

Al aplicar una vacuna contra el COVID-19 que requiere varias dosis, los trabajadores de salud pública, los trabajadores de atención médica y el personal que presta servicios a personas sin hogar deberían trabajar en conjunto y considerar las siguientes estrategias para posibilitar las tareas de seguimiento:

  • Registrar información de contacto actualizada, lo que incluye información adicional de contacto o un contacto alternativo (con autorización).
  • Garantizar que la documentación de la vacuna (producto, dosis, ubicación, fecha) esté disponible para los proveedores de vacunas en todos los sitios y áreas geográficas.
  • Ofrecer múltiples oportunidades de fácil acceso para recibir la vacuna contra el COVID-19.
  • Incorporar recordatorios a las interacciones de rutina.
  • Llevar a cabo iniciativas comunitarias para estar en contacto con personas que de otra forma no estarían contempladas en el seguimiento.

Para ofrecer recordatorios de la segunda dosis, evalúe utilizar estrategias innovadoras como tarjetas telefónicas prepagadas, recordatorios programados por mensaje de texto, billeteras impermeables para resguardar las tarjetas de vacunación o incentivos para la segunda dosis (como comidas, kits de higiene o tarjetas de regalo).

El uso de diversos sistemas de registro (p. ej., tarjetas de registro de vacunación, sistema de información sobre vacunaciones, registros médicos electrónicos, sistemas de información de gestión de servicios para personas sin hogarícono de sitio externo) permitirá garantizar que las vacunas se registren de manera precisa y que las personas que reciben vacunas que requieren varias dosis reciban la vacuna correcta en el momento correcto. Si una persona llega al lugar para recibir la siguiente dosis de la vacuna contra el COVID-19 y no tiene su tarjeta de registro de vacunación, revise el sistema de información sobre vacunaciones y otros sistemas de registros para obtener la documentación. Se supone que las vacunas contra el COVID-19 no son intercambiables. Se debe hacer todo lo posible para determinar qué vacuna recibió como primera dosis para garantizar que se complete la serie de vacunación de manera satisfactoria.

En situaciones excepcionales en las que no pueda determinarse cuál fue la vacuna administrada en la primera dosis o si ya no estuviese disponible, podrá administrarse cualquier vacuna de ARNm contra el COVID-19 disponible con un intervalo mínimo de 28 días entre las dosis para completar la serie de vacunación de la vacuna de ARNm contra el COVID-19. Para obtener más información acerca de la posibilidad de intercambiar las vacunas, vea las Consideraciones clínicas provisionales para el uso de las vacunas de ARNm contra el COVID-19 autorizadas actualmente en los Estados Unidos.

Las organizaciones o proveedores de atención médica que acordaron participar del programa de vacunación contra el COVID-19 y firmaron el Acuerdo de vacunación contra el COVID-19 para proveedores de atención médica recibirán vacunas contra el COVID-19 para sus regiones. Por consiguiente, podría ser posible que el personal médico de los centros de servicios para personas sin hogar administre la vacuna contra el COVID-19 a través de este programa. El personal no médico, como los trabajadores de salud comunitaria y el personal de los refugios, puede ayudar a través de servicios de apoyo durante los eventos de vacunación. Los administradores de servicios para personas sin hogar deben trabajar de manera coordinada y estrecha con sus departamentos de salud localesícono de sitio externo y estatales para vacunar a sus clientes y personal.

La vacunación es una herramienta importante para controlar la pandemia del COVID-19. Sin embargo, como los servicios para personas sin hogar son fundamentales para su supervivencia y bienestar, los prestadores de servicios deben tomar todas las medidas posibles para garantizar que la vacunación no suponga una barrera de acceso a los centros de servicios para personas sin hogar. Forjar relaciones sólidas y ofrecer información consistente y de manera transparente es importante para garantizar que los clientes se sientan cómodos con la idea de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Las personas sin hogar pueden tener antecedentes de experiencias traumáticas o negativas con los servicios médicos. Para mejorar la confianza en la vacuna, se debe coordinar con el personal y los representantes comunitarios de contacto directo que tienen relaciones de confianza con los clientes a los que prestan servicio. El hecho de organizar sesiones informativas antes de los eventos de vacunación podría servir para responder a las preguntas de los clientes y del personal sobre la vacunación. Además, se debe procurar que los proveedores de servicios de vacunación organicen varias instancias de vacunación para darles tiempo a los clientes para pensar si quieren recibir la vacuna. Brinde al personal, los organizadores de la comunidad y a las personas sin hogar información clara, consistente y transparente sobre las vacunas, incluidos los protocolos de vacunación. Ofrezca oportunidades para que el personal y las personas sin hogar compartan sus experiencias de vacunación y así poder permitir un intercambio de información confiable dentro de su red de apoyo social.

Remítase a los Consideraciones clínicas provisionales para el uso de las vacunas de ARNm contra el COVID-19 autorizadas actualmente en los Estados Unidos para obtener la última información sobre la administración simultánea de las vacunas contra el COVID-19 junto con otras vacunas.

Los proveedores de servicios para personas sin hogar deben seguir adoptando todas las precauciones posibles, que incluyen usar mascarillas que se ajustan correctamente al rostro y cubren la nariz y la boca al estar rodeado de otras personas, mantener una distancia de al menos 6 pies de los demás, evitar multitudes y espacios con poca ventilación y lavarse las manos con frecuencia. Siga acatando las recomendaciones de prevención para los proveedores de servicios para personas sin hogar, incluida la disposición de lugares en caso de exceso de concurrencia para permitir la descompresión, y las recomendaciones relacionadas con personas sin hogar y desprotegidas. Asimismo, al evitar las condiciones de hacinamiento se puede reducir el riesgo de otras enfermedades respiratorias y afecciones en la piel. Para colaborar con las estrategias a largo plazo para descomprimir los espacios, las jurisdicciones de salud pública y los prestadores de servicios para personas sin hogar deben coordinar con sus socios locales para continuar poniendo a las personas sin hogar en contacto con alternativas de vivienda permanente.

No hay suficiente información disponible por el momento para saber si los CDC dejarán de recomendar que las personas usen mascarillas y eviten tener contacto cercano con los demás para ayudar a prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19. Además, tampoco sabemos si vacunarse contra el COVID-19 evitará que transmita el virus a otras personas, incluso si usted no se enferma. Los expertos están trabajando para determinar si las nuevas variantes del virus que causa el COVID-19 modifican la efectividad de las vacunas contra el COVID-19. Mientras los expertos obtienen más información acerca de cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales, es importante que todos sigamos usando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener esta pandemia.

Actualizaciones anteriores

Hasta el 17 de febrero de 2021

  • Información actualizada acerca de cuándo estará disponible la vacuna contra el COVID-19 para las personas sin hogar
  • Información actualizada acerca del uso continuo de las medidas de protección contra el COVID-19
  • Preguntas adicionales acerca de las estrategias de comunicación, citas de vacunación, datos y documentación y administración simultánea de la vacuna contra la hepatitis A