Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar: preguntas frecuentes

Vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar: preguntas frecuentes
Actualizado el 18 de dic. del 2020

Las siguientes son preguntas frecuentes acerca de la vacunación contra el COVID-19 entre personas sin hogar. Si desea obtener información general acerca de la vacuna contra el COVID-19 vea la página de Información sobre la vacuna contra el COVID-19 de los CDC.

La información de las vacunas contra el COVID-19 va cambiando rápidamente. Vuelva a consultar la página regularmente para ver la información más actualizada.

El objetivo es que todos, incluidas las personas sin hogar, puedan acceder fácilmente a la vacuna contra el COVID-19 lo antes posible. Sin embargo, como se anticipa que los suministros de la vacuna serán limitados en principio, en diciembre del 2020 los CDC adoptaron la recomendación del Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) de vacunar contra el COVID-19 primero al personal de atención médica y a los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo. Se eligieron estos grupos porque los entornos de servicios de salud en general, y los establecimientos de cuidados a largo plazo en particular, pueden ser lugares de alto riesgo de contraer el virus que causa el COVID-19. El personal de atención médica y los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo probablemente reciban la vacuna a fines del 2020 y principios del 2021. Los profesionales de salud pública de los departamentos de salud locales y estatales están trabajando para delinear cómo se seguirán distribuyendo las vacunas contra el COVID-19 de manera justa, ética y transparente a otros grupos, incluidas consideraciones para personas sin hogar. Las personas sin hogar tienen muchas otras características, como su edad y empleos en determinadas áreas, que también incidirán en cuándo tendrán acceso a la vacuna.

Las personas sin hogar pueden tener dificultad para acceder a servicios médicos en entornos tradicionales, como una clínica o una farmacia. Por consiguiente, los planes de distribución de las vacunas deberían incluir estrategias para que las vacunas lleguen a personas sin hogar, por ejemplo, en sitios para personas sin hogar como refugios, programas de día y centros de asistencia alimentaria. Los planes de implementación de los programas de vacunación contra el COVID-19 también deberían incluir estrategias para ofrecer vacunas en las áreas frecuentadas por personas sin hogar y que no asisten a refugios. Estas áreas podrían incluir asentamientos u otros lugares conocidos donde las personas sin hogar pasan su tiempo.

Los servicios para personas sin hogar son fundamentales y han continuado durante la pandemia. El personal de servicio para personas sin hogar y los equipos de asistencia comunitaria tienen contacto cercano frecuente con colegas y clientes, lo que los pone en riesgo de contraer y propagar el virus que causa el COVID-19. Por consiguiente, se recomienda especialmente que el personal de centros de servicios para personas sin hogar considere vacunarse una vez que la vacuna esté disponible para ellos. Más aun, como los empleados de refugios para personas sin hogar se consideran trabajadores esencialesícono de pdfícono de sitio externo, posiblemente tengan la oportunidad de vacunarse antes que la población general.

Registrar si las personas sin hogar recibieron la vacuna contra el COVID-19 será importante por dos motivos. Primero, será necesario que la persona vacunada tenga un registro de su vacunación para saber cuándo debe aplicarse la segunda dosis. Segundo, es importante que los programas de vacunación registren si la persona que se vacuna tiene vivienda o no, para poder estimar la cobertura entre personas sin hogar. Todos los proveedores de servicios de vacunación contra el COVID-19 tienen la obligación de notificar los datos de administración de vacunas en el sistema de información sobre vacunaciones (IIS, por sus siglas en inglés) u otro programa de sus jurisdicciones. El campo de dirección se puede usar para informar que se trata de una persona sin hogar. Los proveedores de servicios de vacunacion también deben entregar a quienes reciben la vacuna una tarjeta de registro. También podría ser posible incluir la vacunación contra el COVID-19 en los Sistemas de información de gestión de servicios para personas sin hogarícono de sitio externo. Por último, los datos de cobertura de las campañas de vacunación también se pueden ingresar en el panel de control de los CDC y el Consejo Nacional de Atención Médica para Personas Sin Hogarícono de sitio externo para que se incluyan en el panel de control de datos acumulados.

Es posible que a las personas sin hogar se les dificulte el seguimiento para recibir la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19. Esto puede suponer un reto particular, porque se puede usar el mismo producto de vacuna para ambas dosis. Los trabajadores de salud pública, los trabajadores de atención médica y el personal de servicios para personas sin hogar deben trabajar de manera coordinada para fomentar el seguimiento al registrar la información de contacto actualizada, garantizar que la información de dosis esté disponible para los proveedores de servicios de vacunación en todos los centros y áreas geográficas, ofrecer varias oportunidades de fácil acceso a la vacuna contra el COVID-19, incorporar recordatorios a las interacciones de rutina y llevar a cabo iniciativas comunitarias para estar en contacto con personas que de otra forma no estarían contempladas en el seguimiento.

Las organizaciones o proveedores de atención médica que acordaron participar del programa de vacunación contra el COVID-19 y firmaron el Acuerdo de vacunación contra el COVID-19 para proveedores de atención médica recibirán vacunas contra el COVID-19 para sus regiones. Por consiguiente, podría ser posible que el personal médico de los centros de servicios para personas sin hogar administre la vacuna contra el COVID-19 a través de este programa. El personal no médico, como los trabajadores de salud comunitaria y el personal de los refugios, puede ayudar a través de servicios de apoyo durante los eventos de vacunación. Los administradores de servicios para personas sin hogar deben trabajar de manera coordinada y estrecha con sus departamentos de salud localesícono de sitio externo y estatales para vacunar a sus clientes y personal.

La vacunación es una herramienta importante para controlar la pandemia del COVID-19. Sin embargo, como los servicios para personas sin hogar son fundamentales para su supervivencia y bienestar, los prestadores de servicios deben tomar todas las medidas posibles para garantizar que la vacunación no suponga una barrera de acceso a los centros de servicios para personas sin hogar. Forjar relaciones sólidas y ofrecer información consistente y de manera transparente es importante para garantizar que los clientes se sientan cómodos con la idea de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Las personas sin hogar pueden tener un historial traumático y experiencias negativas con los servicios médicos. Para mejorar la confianza en la vacuna, se debe coordinar con el personal y los representantes comunitarios de contacto directo que tienen relaciones de confianza con los clientes a los que prestan servicio. Además, se debe procurar que los proveedores de servicios de vacunación organicen varias instancias de vacunación para darles tiempo a los clientes para pensar si quieren recibir la vacuna. Es importante proporcionar información clara, consistente y transparente sobre la vacuna al personal, a los organizadores comunitarios y a las personas sin hogar.

La vacunación es solo una de las herramientas para controlar la pandemia del COVID-19. Los proveedores de servicios para personas sin hogar deben seguir adoptando todas las precauciones posibles, incluidas el uso de mascarilla, el distanciamiento social y la higiene de manos, para evitar que el personal, los voluntarios y los clientes propaguen el virus que causa el COVID-19. Siga adoptando las recomendaciones de prevención para proveedores de servicios para personas sin hogar y las relacionadas con personas sin hogar y desprotegidas.