Descargo de responsabilidad: Actualmente, se están realizando importantes actualizaciones al sitio en español sobre COVID-19 que podrían generar demoras en la traducción del contenido. Le pedimos disculpas por los inconvenientes.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Guía interina para personas sin hogar y sin acceso a refugios

Guía interina para personas sin hogar y sin acceso a refugios

Guía provisional

Actualizado el 10 de feb. del 2022

Los CDC están revisando esta página para modificarla en función de las guías actualizadas.

Los CDC están revisando estas recomendaciones para determinar cómo hacer para que concuerden las precauciones actuales con las nuevas recomendaciones de los CDC sobre los niveles de COVID-19 en las comunidades. Las actualizaciones se publicarán aquí cuando estén disponibles.

Esta guía interina se basa en lo que actualmente se sabe sobre la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizarán estas directrices provisionales según sea necesario y a medida que haya más información disponible.

Resumen de los cambios recientes

  • Se actualizó la guía de cuarentena y aislamiento para personas desprotegidas sin hogar.
  • Se incorporan recomendaciones para personas que cuentan con su esquema de vacunación contra el COVID-19 al día.

Ver actualizaciones anteriores

Las personas sin hogar que no tienen acceso a refugios (es decir, las personas que duermen a la intemperie o en lugares que no están destinados a habitantes humanos) pueden correr riesgo de infecciones cuando hay transmisión de COVID-19 en la comunidad. El propósito de esta guía interina es apoyar la respuesta al COVID-19 por parte de los departamentos de salud estatales y locales, sistemas de servicio para personas sin hogar, autoridades del área de vivienda, planificadores de emergencia, establecimientos de atención médica y servicios de asistencia social para personas sin hogar. Los refugios para personas sin hogar y otros centros deben consultar las  Directrices provisionales para refugios para personas sin hogar.

El COVID-19 es causado por un coronavirus. La vacunación es la principal medida preventiva para evitar que los clientes, el personal de asistencia social y los voluntarios contraigan COVID-19. Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivas and are disponibles sin costo para todas las personas de 5 años de edad o más que viven en los Estados Unidos, tengan o no seguro y sean o no inmigrantes. Obtenga más información sobre Beneficios de vacunarse contra el COVID-19. Vea la Guía interina para departamentos de salud: implementación de la vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar si desea obtener más información.

No tener vivienda contribuye a sufrir consecuencias perjudiciales para la salud física y mental, y es prioritario seguir propiciando el acceso a viviendas permanentes para las personas sin hogar, al tiempo que se abordan los riesgos asociados a la pandemia de COVID-19. En el contexto de la propagación y transmisión del COVID-19, los riesgos asociados a dormir a la intemperie o en un campamento son diferentes a los que corren las personas que duermen en un entorno cerrado donde acuden varias personas, como un refugio de emergencia u otro tipo de establecimiento que ofrezca vivienda. Los entornos al aire libre pueden permitir que las personas incrementen la distancia que las separa de otras. Sin embargo, dormir a la intemperie impide la protección del entorno, el acceso adecuado a espacios de higiene y desinfección, y el acceso a los servicios y la atención médica. Se debe analizar el equilibrio de riesgos de cada persona sin techo que no tiene acceso a un refugio.

Prevención y respuesta al COVID-19 a través de coaliciones comunitarias

La planificación y respuesta a la transmisión del COVID-19 entre personas sin hogar exige adoptar un enfoque de "comunidad como un todo", lo que significa involucrar a sus socios en la elaboración del plan de respuesta, y que todos los roles y responsabilidades estén claras. La tabla 1 describe algunas de las actividades y socios clave a tener en cuenta en el enfoque de comunidad como un todo.

Tabla 1: Uso del enfoque de la comunidad como un todo para prepararse para el COVID-19 entre personas sin hogar

tabla 1
Conéctese para alinearse con las iniciativas de planificación en toda la comunidad
Conéctese con socios clave para garantizar que todos puedan comunicarse fácilmente unos con otros al prepararse y responder a los casos. Una coalición comunitaria centrada en la planificación y respuesta al COVID-19 debería incluir a:
  • Departamentos de salud estatales y locales
  • Equipos de asistencia social y proveedores de salud en las calles
  • Proveedores de servicios para personas sin hogar y los directivos de programas de continuidad asistencial
  • Agencias de manejo de emergencias
  • Seguridad pública
  • Proveedores de atención médica
  • Autoridades de vivienda
  • Líderes de los gobiernos locales
  • Otros servicios de apoyo como manejo de casos, programas de suministro de alimentos de emergencia, programas de servicio de jeringas y apoyo de salud conductual
  • Personas con experiencias anteriores de falta de hogar

Las personas que ya han experimentado la falta de hogar en el pasado pueden ayudar con la planificación y los preparativos de respuesta. Estas personas pueden servir como promotores comunitarios para fortalecer las iniciativas de participación y divulgación. Cree una junta asesora con la representación de personas que atraviesan o hayan atravesado la falta de hogar para garantizar que los planes comunitarios sean eficaces.

Identifique otros sitios y recursos
La continuidad de los servicios para personas sin hogar durante la propagación del COVID-19 en la comunidad es crítica. Elabore planes para mantener los servicios en funcionamiento para todas las personas sin hogar ni acceso a refugios. Además, los clientes con COVID-19 confirmado o que han estado expuestos a alguien con COVID-19 necesitan tener acceso a los servicios y a un lugar seguro para quedarse, separados de otras personas no infectadas. Para facilitar la continuidad de los servicios, las coaliciones comunitarias deben identificar los recursos necesarios para brindar apoyo a las personas que duermen a la intemperie además de alojamiento temporal adicional, incluidos sitios con habitaciones individuales que puedan suministrar los servicios, suministros y personal adecuados. Los sitios de alojamiento temporal deben incluir:
  • Lugares en caso de exceso de concurrencia que permitan descomprimir los espacios en los refugios y responder al aumento de demanda en los refugios
  • Lugares de aislamiento para personas con COVID-19 confirmado por una prueba de laboratorio
  • Lugares de cuarentena para personas que esperan realizarse una prueba de detección, que esperan los resultados de una prueba de detección o que estuvieron expuestas al COVID-19
  • Lugares de alojamiento para proteger a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Según la disponibilidad de recursos y personal, se deben considerar opciones de alojamiento que tengan habitaciones individuales (como hoteles/moteles) y baños separados como espacios de vivienda para evitar grandes grupos, de cuarentena y de protección. Además se debe planificar la forma de poner a los clientes en contacto con oportunidades de vivienda una vez que haya terminado su estadía en estos sitios temporales.

Comunicación

Los trabajadores de asistencia social y otros socios comunitarios, como los programas de distribución de alimentos de emergencia o la seguridad pública, pueden ayudar a garantizar que las personas que duermen a la intemperie tengan acceso a información actualizada acerca del COVID-19 y puedan acceder a los servicios.

  • Manténgase actualizado acerca del nivel de transmisión local del COVID-19.
  • Mejore las asociaciones ya existentes con promotores comunitarios quienes pueden ayudar a comunicarse con otras personas.
  • Mantenga actualizada la información de contacto y las áreas frecuentadas por cada cliente.
  • Comuníquese claramente con las personas que duermen a la intemperie.
    • Use mensajes y materiales sobre salud elaborados por fuentes confiables de salud pública, como sus departamentos de salud pública estatales y locales o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
    • Coloque carteles en lugares estratégicos (p.ej., cerca de los puestos de lavado de manos) con información sobre vacunación, distanciamiento físico, lavado de manos y el protocolo para el manejo de la tos [322 KB, 1 página].
    • Ofrezca materiales informativos acerca del COVID-19 para todos, incluidas las personas con escaso dominio del inglés, las personas con discapacidades intelectuales o del desarrollo, y las personas con impedimentos auditivos o de la visión.
    • Garantice la comunicación con los clientes acerca de los cambios a las políticas de servicio para personas sin hogar y/o los cambios de ubicación de servicios de comidas, agua, los puestos de lavado de manos, atención médica regular y recursos de salud conductual.
  • Identifique y aborde las posibles barreras idiomáticas, culturales y de discapacidad cuando deba comunicar información acerca del COVID-19 a trabajadores, voluntarios y a quienes brinda servicio. Obtenga más información acerca de cómo llegar a personas de diferentes lenguas y culturas.

Consideraciones para voluntarios y personal de asistencia social

Capacitación y políticas para el personal y los voluntarios

Medidas preventivas para el personal y los voluntarios

  • Recomiende al personal y a los voluntarios que se vacunen y reciban la dosis de refuerzo lo antes posible, para tener sus vacunas al día.
  • Recomiende al personal que no está al día con las vacunas contra el COVID-19 que mantenga una distancia de 6 pies al interactuar con clientes, empleados y voluntarios, siempre que sea posible.
  • Exija que el personal de asistencia social use mascarillas o mascarillas de respiración bien ajustadas al trabajar en entornos públicos o interactuar con los clientes. Aún deben mantener una distancia de 6 pies entre sí y con los clientes, incluso mientras utilizan mascarillas.
  • Aliente al personal de asistencia social, independientemente de su estado de vacunación, a mantener una buena higiene de manos al lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos o usar desinfectante de manos (con al menos un 60 % de alcohol) de manera regular, antes y después de interactuar con cada cliente.
  • Indique al personal de asistencia social, independientemente de su estado de vacunación, que evite manipular las pertenencias de los clientes. Si el personal manipula las pertenencias de los clientes, debe usar guantes desechables si están disponibles. Asegúrese de capacitar a todo su personal sobre cómo utilizar los guantes para garantizar el uso correcto y que se laven las manos antes y después de usarlos. Si no hay guantes disponibles, el personal debe lavarse las manos inmediatamente después de manipular las pertenencias de un cliente.
  • El personal de asistencia social a cargo de tomar la temperatura de los clientes debe tener un sistema que genere una barrera física entre el cliente y la persona que realiza la evaluación.
    • Donde sea posible, las personas que realizan las evaluaciones deben permanecer detrás de una barrera física, como una ventanilla o mampara de vidrio o plástico (p. ej., la ventanilla de un auto), que pueda proteger la cara del miembro del personal de las gotitas respiratorias que podrían producirse si el cliente estornuda, tose o habla.
    • Si no es posible implementar el distanciamiento físico o los controles de barrera/mampara durante la evaluación, se puede usar un equipo de protección personal o EPP (p. ej., mascarilla, protección para los ojos [gafas protectoras o protector facial desechable que cubra completamente el frente y los costados de la cara] y un par de guantes desechables) al estar a menos de 6 pies del cliente.
  • Los profesionales de atención médica o medicina callejera, independientemente de su estado de vacunación, que atiendan a clientes con COVID-19 presunto o confirmado deben seguir las Recomendaciones de prevención y control de infecciones para el personal de atención médica durante la pandemia de COVID-19.
  • El personal de asistencia social, independientemente de su estado de vacunación, que no tiene interacciones cercanas (p. ej., a menos de 6 pies) con clientes enfermos y que no limpia los entornos utilizados por los clientes no necesita usar EPP.
  • Los miembros del personal de asistencia social, independientemente de su estado de vacunación, deben lavar sus uniformes de trabajo o la ropa que usaron con la configuración de temperatura del agua más alta posible para dichas prendas, y secarlas completamente.
  • Mientras no se trate de prestar servicios en centros de servicios para personas sin hogar colectivos, el personal de asistencia social puede seguir la guía para la población en general para saber cuándo suspender el aislamiento o la cuarentena.

Proceso del personal de asistencia social

  • Al brindar asistencia social, el personal debería:
    • Reciba a los clientes a una distancia de 6 pies y explíqueles que está tomando precauciones adicionales para protegerse y protegerlo del COVID-19.
    • Use una mascarilla o mascarilla de respiración bien ajustada.
    • Entregue al cliente una mascarilla o mascarilla de respiración bien ajustada.
    • Evaluar a los clientes para detectar síntomas al preguntarles si tienen fiebre, tos u otros síntomas que concuerden con los del COVID-19.
      • Los niños tienen síntomas similares a los de los adultos y, por lo general, la enfermedad es leve.
      • Los adultos mayores y las personas con afecciones subyacentes pueden presentar fiebre y síntomas respiratorios de forma tardía.
      • Si necesita atención médica, siga los protocolos de asistencia social habituales para facilitar el acceso a la atención médica.
    • Mantenga las conversaciones y ofrezca información sin dejar de mantener la distancia de 6 pies.
    • Si en algún momento siente que no está en condiciones de protegerse o proteger a su cliente de la transmisión de COVID-19, suspenda la interacción y notifique a su supervisor.

Consideraciones para ayudar a personas sin techo y sin acceso a refugios

Ayude a los clientes a reducir su riesgo de enfermarse de COVID-19

  • Recomiende especialmente a los clientes que se apliquen una vacuna contra el COVID-19 y una dosis de refuerzo. Esté preparado para responder las preguntas frecuentes acerca de la vacunación contra el COVID-19 y proporcionar información acerca de cómo acceder a la vacuna.
  • Quienes se encuentran sin hogar ni acceso a refugios enfrentan numerosos riesgos para su salud y seguridad. Tenga en cuenta todos estos riesgos al abordar opciones para disminuir la propagación del COVID-19.
  • Mantenga la vinculación con los servicios para personas sin hogar, alojamiento, servicios médicos, salud mental, servicios de jeringas y tratamiento para el uso de sustancias, incluido el suministro de medicamentos para el trastorno por uso de opioides (p. ej., buprenorfina, mantenimiento con metadona, etc.). Use la telemedicina cuando sea posible.
  • Algunas personas sin techo que no tienen acceso a refugios pueden correr mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 por ser mayores o por tener ciertas afecciones subyacentes como enfermedad pulmonar crónica o afecciones cardiacas graves.
    • Comuníquese con estos clientes de manera regular para asegurarse de que puedan acceder a la atención médica si lo necesitan.
    • Cuando estén disponibles, priorice la asignación de habitaciones individuales a estos clientes.
  • Recomiende a todos los clientes que usen mascarillas o mascarillas de respiración bien ajustadas en cualquier situación en la que estén con otras personas. Las mascarillas no son aptas para niños menores de 2 años, para personas que tienen dificultad para respirar, que están inconscientes o incapacitadas, ni para quienes no pueden quitarse la mascarilla sin asistencia por algún otro motivo.
  • Cuando estén disponibles, proporcione insumos de higiene a los clientes.
  • Evite que los clientes que no están al día con las vacunas contra el COVID-19 (o cuyo esquema de vacunación desconoce) pasen tiempo en lugares muy concurridos o se reúnan en grupos grandes, incluidos los espacios donde se distribuyen alimentos, agua y suministros de higiene.
  • Los clientes que tienen contacto cercano con una persona con COVID-19 deben cumplir una cuarentena alejados de espacios concurridos o colectivos, por 10 días en la medida de lo posible, y hacerse una prueba de detección al menos 5 días después de su último contacto cercano conocido, más allá de que estén vacunados o no y hayan recibido la dosis de refuerzo o no, excepto que los funcionarios de salud locales o estatales indiquen lo contrario.
  • Los clientes pueden seguir la guía para la población en general para saber cuándo suspender la cuarentena en otros espacios de la comunidad. Por ejemplo, si un cliente trabaja en un entorno que no representa un riesgo más alto de transmisión, puede volver al trabajo de conformidad con la guía para la población general.
  • En situaciones de crisis (es decir, cuando hay escasez de espacio o de personal que pone en riesgo la continuidad de los servicios esenciales), los proveedores de servicios para personas sin hogar deben consultar a su departamento de salud estatal, local, territorial o tribal para considerar opciones para acortar la duración de la cuarentena o el aislamiento de los clientes. Puede recomendarse reducir los tiempos de cuarentena o aislamiento para los grupos de menos riesgo de infección en primer lugar (por ejemplo, las personas que tienen sus vacunas contra el COVID-19 al día).

Ayude a vincular a los clientes con la atención médica

  • Evalúe a los clientes de manera regular para detectar síntomas.
    • Entregue una mascarilla a cualquier persona que tenga síntomas.
    • Los clientes con síntomas pueden o no tener COVID-19. Asegúrese de que tengan un lugar donde aislarse de manera segura en coordinación con las autoridades de salud locales.
    • Si está disponible, el personal de enfermería u otro personal médico puede colaborar con las evaluaciones clínicas. Este personal clínico debe seguir las medidas de protección personal.
    • Facilite el acceso a servicios de atención médica no urgentes según sea necesario.
    • Utilice los procedimientos habituales de asistencia social para determinar si un cliente necesita atención médica de inmediato. Los signos de emergencia incluyen, entre otros:
      • Dificultad para respirar
      • Dolor o presión persistente en el pecho
      • Confusión o dificultad para estar alerta que no haya tenido antes
      • Piel, labios o lechos de uñas pálidos, grises o azulados, según el tono de la piel
    • Remita a los clientes para que reciban atención médica si tienen algún otro síntoma grave o que le preocupe.
    • Notifique al establecimiento médico y al personal de transporte designados que los clientes podrían tener COVID-19.
  • Si un cliente tiene COVID-19 confirmado:
    • Utilice los procedimientos habituales de asistencia social para determinar si un cliente necesita atención médica de inmediato.
    • Si no es necesario que reciba atención médica de inmediato, facilite el traslado a un lugar de aislamiento.
    • Notifique al establecimiento médico y al personal de transporte designados que los clientes podrían tener COVID-19.
    • Si no es necesario que reciba atención médica y no hay otras opciones de aislamiento disponibles, explíquele a la persona cómo permanecer en aislamiento mientras llega la ayuda adicional.
    • Coordine con el departamento de salud local y proporcione información de ubicación para la investigación de casos y el rastreo de contactos.
    • Todos los clientes con síntomas del COVID-19 o un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19, así estén vacunados o no, tengan una dosis de refuerzo o no y tengan síntomas o no, deben aislarse, alejados de áreas concurridas o entornos de vivienda colectiva, en lo posible por 10 días a partir de la fecha de aparición de los síntomas o la fecha de la prueba positiva si no presentan síntomas, excepto que los funcionarios de salud locales o estatales indiquen lo contrario.
    • Los clientes pueden seguir la guía para la población en general para saber cuándo suspender el aislamiento en otros entornos comunitarios. Por ejemplo, si un cliente trabaja en un entorno que no supone un riesgo alto de transmisión, puede reincorporarse al trabajo de conformidad con la guía para la población general.
    • Durante el aislamiento, garantice la continuidad del apoyo de salud conductual para las personas con trastornos por abuso de sustancias o de salud mental.
    • En ciertas situaciones, por ejemplo en casos de una enfermedad mental grave sin tratamiento, es posible que una persona no pueda seguir las recomendaciones de aislamiento. En estos casos, los líderes comunitarios deben consultar a las autoridades de salud pública locales para encontrar opciones alternativas.
    • Asegúrese de que el cliente tenga un lugar seguro donde recuperarse (p. ej., cuidados paliativos) luego de cumplir con los requisitos de aislamiento, y realice un seguimiento para garantizar que se satisfagan sus necesidades médicas de medio y largo plazo.

Consideraciones para campamentos

  • Si las opciones de alojamiento individual no están disponibles, permita que las personas que están viviendo en la calle o en campamentos permanezcan donde están.
    • Desarmar estos espacios puede ocasionar que las personas se dispersen en la comunidad y rompan sus lazos con los proveedores de servicios. Esto aumenta la probabilidad de transmisión de enfermedades infecciosas.
  • Aliente a las personas que viven en campamentos a armar sus tiendas/espacios para dormir con al menos 12 x 12 pies de espacio por persona.
    • Si un asentamiento no tiene espacio suficiente para alojar a todas las personas con cierta distancia, permita que las personas permanezcan donde se encuentran pero además ayude a descomprimir el asentamiento dando acceso a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a habitaciones individuales o un refugio seguro.
  • Trabaje junto a otras oficinas y organizaciones comunitarias para mejorar la higiene en los campamentos.
  • Garantice que haya baños cercanos con grifos de agua que funcionen y materiales de higiene de manos disponibles (jabón, materiales para secarse) y paños de baño, y que permanezcan abiertos para las personas sin techo las 24 horas del día.
  • Si no hay baños o instalaciones para lavarse las manos cerca, ayude a brindar acceso a letrinas portátiles con instalaciones para lavarse las manos en campamentos de más de 10 personas. Estas instalaciones deberían contar con desinfectante de manos (que contenga al menos un 60 % de alcohol).

Consideraciones para una estrategia para la prevención de infecciones a largo plazo para personas sin hogar y sin acceso a refugios

Cuando camban los niveles de transmisión del COVID-19 en la comunidad, algunas comunidades podrían considerar cuándo modificar las medidas preventivas del COVID-19 mencionadas anteriormente. A continuación se mencionan varios factores que deben tenerse en cuenta antes de modificar los enfoques de prevención del COVID-19 a nivel comunitario para las personas sin hogar, como por ejemplo, cambiar los procedimientos de los equipos de asistencia social o los enfoques para la prevención del COVID-19 en los campamentos. Estos factores debería evaluarse en conjunto; ningún factor individual debería utilizarse de forma aislada para tomar decisiones con respecto a los cambios de enfoque.

Estos factores deberían analizarse con los socios locales de salud pública, los proveedores de servicios para personas sin hogar de la comunidad y las personas que han vivido la experiencia de no tener hogar. Cualquier modificación de las medidas preventivas del COVID-19 debe realizarse a través de un enfoque flexible y por fases, con un monitoreo minucioso de los casos de COVID-19 en la comunidad. Hacer que las personas sin hogar logren vivir en una vivienda estable debe seguir siendo una prioridad.

Niveles de transmisión en la comunidad: ¿Cuál es la incidencia de casos de COVID-19 en la comunidad?

La incidencia de casos de COVID-19 en la comunidad influirá en el riesgo de infección de las personas sin hogar que no tienen acceso a un refugio. El Rastreador de datos del COVID de los CDC tiene una función que muestra el nivel actual de transmisión en la comunidad a nivel de condado. El aumento de la cobertura de vacunación contra el COVID-19 en la comunidad circundante es importante para ayudar a reducir la transmisión en la comunidad, pero la cobertura de vacunación en la comunidad no deberían usarse de forma aislada para decidir modificar los enfoques para la prevención entre las personas sin hogar que no tienen acceso a refugios.

Niveles de vacunación: ¿qué proporción de personas sin hogar desprotegidas en la comunidad tienen sus vacunas contra el COVID-19 al día?

La vacunación reduce de manera sustancial la probabilidad de enfermarse gravemente a causa del virus que causa el COVID-19. Las personas sin hogar desprotegidas que están al día con las vacunas contra el COVID-19 no necesitan usar mascarillas, excepto que accedan a servicios en un establecimiento de servicios para personas sin hogar o en espacios públicos cerrados en áreas con transmisión sustancial o alta. Aunque sabemos que las vacunas ayudan a proteger a las personas, aún no hay suficiente información para determinar el nivel de cobertura de vacunación necesario para modificar las medidas preventivas del COVID-19 a nivel comunitario. Nota: El estado de vacunación no debería ser un obstáculo para acceder a los servicios para personas sin hogar. La vacunación contra el COVID-19 no debería ser obligatoria para las personas sin hogar como requisito para que puedan acceder a estos servicios, a menos que lo exijan las autoridades de salud estatales o locales.

Disponibilidad de viviendas: ¿Cuál es la disponibilidad de viviendas en la comunidad?            

Cualquier modificación de los enfoques para los campamentos o las personas sin hogar que no tienen acceso a refugios debe realizarse teniendo en cuenta la disponibilidad de viviendas y la capacidad de los servicios para personas sin hogar. El cierre de los campamentos puede hacer que las personas se dispersen y que haya una mayor aglomeración en otros campamentos o en los refugios, lo que puede generar un mayor riesgo de propagación de enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19. El desalojo de campamentos debe realizarse solo como parte de un plan para reubicar a las personas que viven en campamentos, en coordinación con los proveedores de servicios locales para personas sin hogar y los socios de salud pública.

Incluso si la comunidad decide modificar algunas medidas de prevención de infecciones para las personas sin hogar y sin acceso a refugios, hay que seguir manteniendo los siguientes componentes clave de un enfoque sostenible para la prevención y respuesta a la enfermedad.

  1. Monitoree la transmisión del COVID-19 en la comunidad y en el área. Para obtener las últimas actualizaciones sobre la transmisión del virus que causa el COVID-19, use este Rastreador de datos del COVID de los CDC.
  2. Cree lugares flexibles para el aislamiento y la cuarentena que puedan adaptarse según la magnitud en caso de que aumente la cantidad de casos de COVID-19 en la comunidad.
  3. Cuente con una cantidad mínima de procedimientos de prevención y control de salud pública en todo momento, que incluya lo siguiente:
    1. Trabajar en conjunto con organizaciones comunitarias para mejorar las prácticas sanitarias en los campamentos.
    2. Garantizar el acceso a instalaciones y suministros para el lavado de manos.
    3. Realizar regularmente evaluaciones de salud en el lugar y establecer contactos con los servicios de atención médica, incluido el acceso a la vacunación contra el COVID-19, las vacunas de rutina y los servicios de salud conductual.

Actualizaciones anteriores

Desde el 4 de noviembre del 2021

  • Se actualizó la guía para incluir la autorización de las vacunas contra el COVID-19 para niños de 5 a 11 años.

Hasta el 7 de julio del 2021

  • Se añadió información sobre vacunación para personas sin techo y sin acceso a refugios
  • Se actualizaron las consideraciones con base en el estado de vacunación

Hasta el 7 de junio de 2021

  • Se agregaron consideraciones para elaborar una estrategia a largo plazo relacionada con la prevención del COVID-19 entre las personas sin hogar que no tienen acceso a refugios

A partir del 10 de mayo del 2020

  • Modificaciones en la organización del documento para aportar claridad
  • Descripción del enfoque "comunidad como un todo"
  • Aclaración de la guía para el personal de asistencia social
  • Aclaración de la guía para campamentos