Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Guía interina de planificación y respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) para proveedores de servicios a personas sin hogar

Guía interina de planificación y respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) para proveedores de servicios a personas sin hogar
Actualizado el 10 de feb. del 2022

Los CDC están revisando estas recomendaciones para determinar cómo hacer para que concuerden las precauciones actuales con las nuevas recomendaciones de los CDC sobre los niveles de COVID-19 en las comunidades. Las actualizaciones se publicarán aquí cuando estén disponibles.

Esta guía interina se basa en lo que actualmente se sabe sobre la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizarán estas directrices provisionales según sea necesario y a medida que haya más información disponible.

Resumen de los cambios recientes

  • Se actualizaron las guías de cuarentena y aislamiento para clientes y personal de centros de servicios para personas sin hogar.
  • Se modificaron las recomendaciones para las personas que están "al día" con sus vacunas contra el COVID-19.

Ver actualizaciones anteriores

Puntos clave

  • Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivas, y están ampliamente disponibles en los Estados Unidos.
  • ​​​​​​​Se recomienda que todas las personas de 5 años de edad o más se vacunen contra el COVID-19 lo antes posible para evitar contraer y propagar el COVID-19.
  • Esta guía está dirigida a proveedores de servicios para personas sin hogar. Esta guía describe las estrategias que los proveedores de servicios pueden utilizar para mantener el funcionamiento y los entornos saludables, reducir el riesgo de propagación del COVID-19 en sus programas, prepararse para cuando alguien tenga COVID-19, y brindar apoyo para sobrellevar la situación y desarrollar resiliencia.
  • La adopción estratificada y consistente de estrategias de prevención puede ayudar a reducir la propagación del COVID-19 entre los clientes, el personal y sus familias.
  • El objetivo de esta guía de los CDC es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma o regulación federal, estatal, local, territorial o tribal de salud y seguridad que los refugios para personas sin hogar deben acatar.

Las personas sin hogar corren riesgo de infectarse durante la propagación del COVID-19 en la comunidad. El objetivo de esta guía interina es brindar apoyo a la planificación de la respuesta por parte de funcionarios de manejo de emergencias, autoridades de salud pública y proveedores de servicios para personas sin hogar, incluidos los refugios para pasar la noche, refugios de día y proveedores de servicios de comidas.

El COVID-19 es causado por un coronavirus. La transmisión del COVID-19 en su comunidad podría enfermar a las personas sin hogar, provocar un aumento en el uso de los refugios de emergencia y/o desencadenar un aumento de casos y mayor ausentismo entre el personal de proveedores de servicios para personas sin hogar.

La vacunación es la principal medida preventiva para preservar la salud de los clientes, el personal y los voluntarios y ayudar a que su organización continúe funcionando normalmente. Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivasLas vacunas contra el COVID-19 son seguras y  y son gratuitas para las personas que viven en los Estados Unidos. Aprenda más acerca de los beneficios de la vacuna contra el COVID-19. Vea la Guía interina para Departamentos de Salud: implementación de la vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar para obtener más información.

Por el momento, las personas deberían seguir tomando medidas de prevención en refugios para personas sin hogar, como mantener la distancia física y usar mascarillas o mascarillas de respiración bien ajustadas, incluso si tienen el esquema de vacunación al día. La siguiente guía alcanza a personas en refugios, más allá de que tengan el esquema de vacunación completo y hayan recibido o no una dosis de refuerzo.

Prevención y respuesta al COVID-19 en la comunidad

La planificación y respuesta a la transmisión del COVID-19 entre personas sin hogar exige adoptar un enfoque de "comunidad como un todo", lo que significa involucrar a sus socios en la elaboración del plan de respuesta, y que todos los roles y responsabilidades estén claras. La tabla 1 describe algunas de las actividades y socios clave a tener en cuenta en el enfoque de comunidad como un todo.

Tabla 1: Enfoque de comunidad como un todo para prepararse para el COVID-19 entre personas sin hogar

tabla 1
Conéctese con la planificación comunitaria
Conéctese con socios clave para garantizar que todos puedan comunicarse fácilmente unos con otros al prepararse y responder a los casos. Una coalición comunitaria centrada en la planificación y respuesta al COVID-19 debería incluir a:
  • Departamentos de salud estatales y locales
  • Proveedores de servicios para personas sin hogar y los directivos de programas de continuidad asistencial
  • Agencias de manejo de emergencias
  • Seguridad pública
  • Proveedores de atención médica
  • Autoridades de vivienda
  • Líderes de los gobiernos locales
  • Otros servicios de apoyo como personal de asistencia social, de manejo de casos y de salud conductual
Identifique otros sitios y recursos
La continuidad de los servicios para personas sin hogar durante la propagación del COVID-19 en la comunidad es crítica, y los refugios para personas sin hogar no deben cerrar ni excluir a personas con síntomas o con resultados positivos de la prueba para detectar el COVID-19 sin un plan para que estos clientes puedan acceder a servicios y alojarse de manera segura.
Las decisiones acerca de si los clientes con enfermedad leve por COVID-19 presunto o confirmado deben permanecer en un refugio o ser derivados a lugares alternativos de alojamiento se deben tomar en coordinación con las autoridades de salud locales. Las coaliciones comunitarias deben identificar viviendas y refugios temporales adicionales que puedan ofrecer los servicios, los suministros y el personal adecuados necesarios. Lo ideal es que estos lugares adicionales incluyan:
  • Lugares en caso de exceso de concurrencia que permita descomprimir los espacios en los refugios (o reducir las grandes cantidades de personas) y responder al aumento de demanda en los refugios
  • Lugares de aislamiento para personas con COVID-19 confirmado o que tienen síntomas de la enfermedad
  • Sitios de cuarentena para personas que esperan por su prueba de detección o que saben que estuvieron expuestas al COVID-19
  • Viviendas de protección para personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Según la disponibilidad de recursos y personal, se deben considerar opciones de alojamiento no grupales (como hoteles/moteles) con habitaciones individuales como espacios de vivienda para evitar grandes grupos, de cuarentena y de protección para el aislamiento. Además se debe planificar la forma de poner a los clientes en contacto con oportunidades de vivienda una vez que haya terminado su estadía en estos sitios temporales.

Comunicación

  • Manténgase actualizado acerca de la transmisión del COVID-19 a nivel local  a través de sus departamentos de salud estatales y locales.
  • Averigüe dónde hay vacunas contra el COVID-19 disponibles para los clientes y el personal.
  • Comunique claramente cualquier novedad al personal y los clientes.
    • Promueva la vacunación contra el COVID-19 entre los clientes y el personal.
    • Use mensajes y materiales sobre salud elaborados por fuentes confiables de salud pública, como sus departamentos de salud pública estatales y locales o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
    • Coloque carteles en entradas y lugares estratégicos con instrucciones sobre el lavado de manos, manejo de la tos, uso de mascarillas y distanciamiento físico.
    • Proporcione materiales informativos acerca del COVID-19 para personas que no hablan inglés o personas con dificultades de audición, según sea necesario.
    • Mantenga al personal y a los clientes al día sobre los cambios en los procedimientos del establecimiento.
    • Garantice la comunicación con clientes y socios clave acerca de cambios en las políticas del programa y/o cambios en la ubicación física.
  • Identifique plataformas que propicien la comunicación, como líneas directas, mensajes de texto automatizados o un sitio web que ayude a divulgar información a las personas dentro y fuera de su organización. Aprenda más sobre comunicarse con los trabajadores durante una crisis.
  • Identifique y aborde las posibles barreras idiomáticas, culturales y de discapacidad cuando deba comunicar información acerca del COVID-19 a trabajadores, voluntarios y clientes. Obtenga más información acerca de cómo llegar a personas de diferentes lenguas y culturas.

Suministros

Tenga suministros a mano para el personal, los voluntarios y las personas a las que prestan servicios, como:

  • Jabón
  • Desinfectantes de manos que contengan al menos un 60 % de alcohol
  • Pañuelos desechables
  • Cestos de basura
  • Mascarillas o mascarillas de respiración
  • Artículos de limpieza
  • Equipo de protección personal (EPP), según sea necesario para el personal (ver abajo)

Consideraciones para el personal y los voluntarios 

  • Recomiende al personal y a los voluntarios que se vacunen, incluida la dosis de refuerzo, tan pronto como puedan, y que mantengan su esquema de vacunación contra el COVID-19 al día.
  • Si el personal y los voluntarios no tienen su esquema de vacunación contra el COVID-19 al día, reduzca al mínimo el tiempo que pasan en interacciones presenciales con los clientes.
  • Capacite y proporcione materiales informativos relacionados con el COVID-19 al personal y los voluntarios.
  • Elabore e implemente planes de contingencia en caso de interrupciones laborales por ausentismo por casos de enfermedad de empleados o de los familiares de los empleados o posibles efectos secundarios posteriores a la vacunación. Estos planes pueden incluir extender el horario de atención, capacitar a los empleados actuales en otras tareas o contratar a empleados temporales.
  • Independientemente de su estado de vacunación, el personal y los voluntarios con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 no deben ser los cuidadores designados de los clientes enfermos que se alojan en el refugio. Identifique tareas flexibles para los miembros del personal y voluntarios con mayor riesgo, para que puedan seguir trabajando y al mismo tiempo minimizar el contacto directo con los clientes.
  • Implemente planes para mantener el distanciamiento físico (mantener una distancia de al menos 6 pies) entre todos los clientes y los miembros del personal/voluntarios y al mismo tiempo prestar los servicios necesarios.
  • Todos los empleados y voluntarios deben usar una mascarilla o mascarilla de respiración bien ajustada independientemente del estado de vacunación. Vea a continuación la información sobre cómo lavar las mascarillas.
  • El personal y los voluntarios que no tienen interacciones cercanas (es decir, dentro de los 6 pies) con clientes enfermos y no limpian los entornos utilizados por los clientes no necesitan usar equipo de protección personal (EPP).
  • El personal y los voluntarios deben evitar manipular las pertenencias de los clientes, independientemente del estado de vacunación. Si el personal o los voluntarios tienen que manipular las pertenencias de los clientes, deben usar guantes desechables, si están disponibles. Asegúrese de capacitar a todo el personal y los voluntarios sobre cómo utilizar los guantes para garantizar el uso adecuado y que se laven las manos antes y después de usarlos. Si no hay guantes disponibles, el personal debe lavarse las manos inmediatamente después de manipular las pertenencias de un cliente.
  • El personal o los voluntarios que se encargan de controlarles la temperatura a los clientes deben tener un sistema que genere una barrera física entre el cliente y la persona que realiza la evaluación.
    • Las personas a cargo de la evaluación de salud deben ubicarse detrás de una barrera física, como una ventana o divisor de plástico o vidrio que proteja el rostro del empleado de las gotitas respiratorias que se puedan producir si el cliente estornuda, tose o habla.
    • Si no es posible implementar el distanciamiento social o los controles de barrera/mampara durante la evaluación, se puede usar un EPP (por ejemplo, mascarilla de respiración, protección para los ojos [gafas protectoras o protector facial desechable que cubra completamente el frente y los costados de la cara] y un par de guantes desechables) al estar a menos de 6 pies del cliente. Sin embargo, debido a los requisitos de capacitación para el uso de EPP y que el EPP solo es menos efectivo que si se lo usa con una barrera, hay que intentar usar una barrera siempre que sea posible.
  • En las situaciones en las que el personal ofrece atención médica a clientes con COVID-19 presunto o confirmado y no es posible evitar el contacto cercano (dentro de los 6 pies), el personal debe usar como mínimo protección para los ojos (gafas o un protector facial) y una mascarilla de respiración N95 o de mayor nivel (o una mascarilla de respiración KN95 o quirúrgica si no hay mascarillas de respiración N95 disponibles), una bata desechable y guantes desechables. Las mascarillas de tela no son EPP y no se deben usar si la indicación son las mascarillas de respiración. Si el personal entra en contacto directo con el cliente, también debe usar guantes. Las directrices de control de infecciones para proveedores de atención médica se describen aquí.
  • El personal debe lavar sus uniformes de trabajo o la ropa que usaron con la configuración de temperatura del agua lo más alta posible para dichas prendas, y secarlas completamente.
  • Después del contacto cercano con una persona con COVID-19, el personal de los refugios para personas sin hogar debe hacer cuarentena fuera del lugar de trabajo por 10 días a partir de la fecha de su último contacto cercano conocido, más allá de que estén o no completamente vacunados y hayan recibido la dosis de refuerzo. Los empleados que tuvieron contacto cercano con una persona con COVID-19 deben hacerse una prueba de detección al menos 5 días después de su último contacto cercano conocido, más allá de que estén o no completamente vacunados y hayan recibido la dosis de refuerzo.
  • Todos los empleados del refugio para personas sin hogar que tengan síntomas del COVID-19 o una prueba positiva para SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, deben aislarse fuera del trabajo por 10 días a partir de la fecha en que comenzaron los síntomas o del resultado positivo en la prueba si no tienen síntomas, más allá de que estén completamente vacunados o no y hayan recibido la dosis de refuerzo.
  • El personal puede seguir la guía para la población en general para suspender el aislamiento o la cuarentena en otros entornos comunitarios. Por ejemplo, pueden seguir las guías para la población general para actividades que no sean reincorporarse al trabajo, como ir de compras.
  • En situaciones de crisis (es decir, cuando hay escasez de personal que pone en riesgo la continuidad de los servicios esenciales), los proveedores de servicios para personas sin hogar deben consultar a su departamento de salud estatal, tribal, local o territorial para considerar opciones que permitan reducir la duración de la cuarentena o el aislamiento del personal.
    • Puede recomendarse reducir los tiempos de cuarentena o aislamiento para los grupos de menos riesgo de infección en primer lugar (por ejemplo, las personas que tienen sus vacunas contra el COVID-19 al día).
  • Tener la cantidad apropiada de personal en los refugios para personas sin hogar es esencial para propiciar un entorno laboral seguro para el personal y los clientes. A medida que avanza la pandemia de COVID-19, puede haber escasez de personal debido a las exposiciones, las personas que se enferman o la necesidad de cuidar de familiares en casa. Los refugios para personas sin hogar deben estar preparados para la posibilidad de escasez de personal y tener planes y procesos para mitigar esta escasez.
  • Proporcione al personal recursos para sobrellevar el estrés. Obtenga más información sobre salud mental y cómo sobrellevar la situación durante el COVID-19.

Consideraciones sobre la disposición del establecimiento

  • Use barreras físicas para proteger al personal que deberá interactuar con clientes cuyo estado infeccioso desconozca (p. ej., personal de recepción). Por ejemplo, instale un protector plástico en el mostrador de recepción o coloque una mesa adicional entre el personal y los clientes para que la distancia que los separa sea de al menos 6 pies.
  • En las áreas de comedor, ubique los asientos a al menos 6 pies de distancia y/o permita que se les lleve la comida a la habitación de los clientes o que los clientes retiren su comida. Si comen en cualquier sector del establecimiento (como por ejemplo, en sus catres), los clientes deben mantener una distancia de 6 pies del resto.
    • Los miembros de una misma familia, o los padres con hijos, pueden sentarse a menos de 6 pies de distancia cuando comen en espacios compartidos, pero deben permanecer a 6 pies de distancia de los demás clientes.
  • En las áreas de uso general para dormir (para quienes no tienen síntomas respiratorios), intente procurar que los rostros de los clientes queden a al menos 6 pies de distancia.
    • Organice los colchones/camas para que los clientes duerman con las cabezas apuntando a los pies de sus vecinos.
  • En el caso de clientes con síntomas respiratorios leves que concuerdan con los del COVID-19:
    • Priorice a estos clientes en la asignación de habitaciones individuales.
    • Si no hay habitaciones individuales disponibles, evalúe usar una sala grande, bien ventilada.
    • Organice las colchonetas/camas a una distancia de al menos 6 pies de distancia unas de otras.
    • Use barreras temporales entre las colchonetas/camas, como cortinas.
    • Organice los colchones/camas para que los clientes duerman con las cabezas apuntando a los pies de sus vecinos.
    • De ser posible, asigne un baño separado para estos clientes.
    • Si no hay áreas disponibles para alojar a estos clientes en el establecimiento, facilite el traslado a un lugar de cuarentena.
  • En el caso de los clientes con COVID-19 confirmado, más allá de los síntomas:
    • Priorice a estos clientes en la asignación de habitaciones individuales.
    • Si hay más de una persona con resultado positivo en la prueba de detección, estos clientes pueden ser alojados en la misma área.
    • Asigne un baño separado a estos clientes.
    • Siga las recomendaciones de los CDC sobre cómo evitar la propagación del virus en su establecimiento.
    • Si no hay áreas disponibles para alojar a estos clientes en el establecimiento, colabore con el traslado a un lugar de aislamiento.
    • Los clientes se deben aislar por 10 días a partir de la fecha de aparición de los síntomas o de la fecha de la prueba de detección positiva en caso de que no tengan síntomas, más allá de que estén o no completamente vacunados y hayan recibido la dosis de refuerzo.
    • En algunas circunstancias, como por ejemplo una enorme limitación de espacio para aislamiento, podría ser necesario reducir la duración del aislamiento.
    • La decisión de reducir los tiempos de aislamiento se debe tomar en coordinación con el departamento de salud estatal, local, territorial o tribal. Los clientes pueden seguir la guía para la población en general para suspender el aislamiento o la cuarentena en otros entornos comunitarios. Por ejemplo, si un cliente trabaja en un entorno que no es el establecimiento de servicios para personas sin hogar (y no es un entorno colectivo de alto riesgo que aumenta el riesgo de transmisión), puede reincorporarse al trabajo de conformidad con la guía para la población general.

Consideraciones sobre la ventilación del establecimiento

  • Garantizar que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y propicien una calidad de aire aceptable en el interior de acuerdo al nivel de ocupación de cada espacio.
  • Aumente el ingreso de aire del exterior a los espacios interiores tanto como sea posible. No abra las puertas y ventanas si hacerlo representa un riesgo para la salud o seguridad (como riesgo de caer, riesgo de provocar síntomas de asma) para los clientes, el personal, los voluntarios o los visitantes que usan el establecimiento.
  • Garantice que los extractores en cocinas e instalaciones sanitarias funcionen correctamente y a plena capacidad cuando el edificio esté ocupado. Evalúe hacer funcionar los extractores varias horas antes y después de los horarios de ocupación, cuando sea posible.
    • Considere usar sistemas de filtración/ventilación con filtros de aire de alta eficiencia para partículas (HEPA) para mejorar la circulación de aire limpio (especialmente en áreas con riesgo más alto de transmisión, como la enfermería o las salas de examen). Genere circulación de aire desde las áreas limpias a las áreas menos limpias al controlar y reposicionar los extractores. Si es posible, aumente el flujo de aire en los espacios ocupados.
    • Desactive los controles de ventilación controlada por demanda (DCV) que reducen el suministro de aire según la temperatura u ocupación.
    • Considere usar ventilación natural (es decir, abrir ventanas, si es posible y seguro hacerlo) para aumentar la circulación de aire exterior y la dilución de aire interior cuando las condiciones ambientales y los requisitos del edificio lo permitan. Si la temperatura exterior impide dejar abiertas varias ventanas, evalúe colocar ventiladores de ventana o ventiladores cuadrados de manera segura (sellando el perímetro alrededor del ventilador) para que expulsen el aire hacia fuera en ciertas ventanas. El aire de reposición resultante ingresará al edificio a través de múltiples puntos de fuga y se mezclará con el aire interior en lugar de que haya una sola corriente entrante de aire no acondicionado.
    • Mejorar la filtración central del aire:
      • Aumente el modo de filtración de aire a la configuración más alta posible sin reducir el diseño de circulación de aire.
      • Inspeccione la carcasa y los portafiltros para garantizar un ajuste adecuado del filtro y haga los controles necesarios para reducir las fugas.
    • Considerar hacer funcionar el sistema HVAC con el máximo flujo de aire exterior por 2 horas antes y después de los horarios de ocupación.
  • Los sistemas HEPA no solo capturan y eliminan las partículas potencialmente infecciosas presentes en el aire sino que, además, su descarga de aire limpio es igual de beneficiosa que el aire fresco del exterior para diluir los contaminantes.
  • Considere el uso de irradiación germicida ultravioleta (UVGI, por sus siglas en inglés) como técnica complementaria para neutralizar posibles virus que se transmiten por el aire que circula en la parte alta de espacios de uso común. Consulte a un fabricante de UVGI de confianza o a un diseñador de sistemas UVGI con experiencia antes de instalar y utilizar sistemas UVGI.
  • Colabore con el departamento de salud u otros socios comunitarios para identificar recursos que permitan mejorar la ventilación y calidad del aire. Algunos recursos potenciales incluyen: Programa de Subvenciones para Soluciones de EmergenciaPrograma de Subvenciones para Soluciones de Emergencia para el COVID-19Programa de Subvención Global para el Desarrollo Comunitario para el COVID-19 y Fondo de Ayuda para el Coronavirus.

Si desea obtener más información sobre consideraciones de ventilación para sus edificios, vea Ventilación de edificios en el marco del COVID-19.

Consideraciones sobre los procedimientos en el establecimiento

  • Tenga un plan para mantener sus operaciones regulares en la medida de lo posible.
  • Limite los visitantes que no son clientes, personal o voluntarios.
  • No exija una prueba viral negativa del COVID-19 ni una constancia de vacunación contra el COVID-19 para ingresar a sitios de servicios para personas sin hogar a menos que las autoridades de salud locales o estatales indiquen lo contrario.
  • Gestione la continuidad y la posibilidad de un aumento en la necesidad de apoyo de salud mental, servicios de tratamiento por abuso de sustancias y atención médica en general.
  • Identifique un establecimiento médico designado para remitir a los clientes que podrían tener COVID-19 para que reciban atención médica.
  • Tenga en cuenta que puede haber clientes y personal infectados pero sin síntomas.
    • Busque la forma de facilitar el distanciamiento físico entre clientes y personal, como escalonar los servicios de comidas o marcar límites de ocupación máximos para las salas comunes y los baños.
    • Todos los clientes deben usar mascarillas o mascarillas de respiración bien ajustadas sobre su nariz y boca en todo momento cuando no están en su habitación o en la cama/colchoneta (en espacios para dormir compartidos), más allá de que estén vacunados o no. Las mascarillas o mascarillas de respiración no son aptas para niños menores de 2 años, ni para personas de cualquier edad que tienen dificultad para respirar, están inconscientes, incapacitadas o no pueden por algún otro motivo quitarse la mascarilla o mascarilla de respiración sin asistencia.
  • Evalúe de manera regular a los clientes y al personal para detectar síntomas, independientemente del estado de vacunación.
    • Los clientes con síntomas pueden o no tener COVID-19. Procure tener un lugar donde se puedan alojar de manera segura dentro del refugio o en un lugar alternativo, en coordinación con las autoridades de salud locales hasta que se les pueda realizar la prueba de detección del COVID-19.
    • El personal de enfermería u otro personal médico del lugar pueden colaborar con las evaluaciones clínicas y la realización de pruebas.
    • Entregue a todos los clientes y personal una mascarilla o mascarilla de respiración bien ajustada, más allá de que tengan o no síntomas y así estén vacunados o no.
    • Facilite el acceso a las pruebas y a los servicios de atención médica no urgentes, según sea necesario.
    • Siga los procedimientos estándar del establecimiento para determinar si un cliente necesita atención médica inmediata. Las señales de emergencia incluyen:
      • Dificultad para respirar
      • Dolor o presión persistente en el pecho
      • Confusión o dificultad para estar alerta que no haya tenido antes
      • Piel, labios o lechos de uñas pálidos, grises o azulados, según el tono de la piel
    • Notifique al establecimiento médico y al personal designados para trasladar a los clientes que el cliente podría tener COVID-19.
  • Prepare al personal de la clínica de atención médica para la atención de pacientes con COVID-19, si su establecimiento presta servicios de atención médica, y asegúrese de que el establecimiento tenga suficiente suministro de equipos de protección personal.
  • Ofrezca contactos de cuidado de descanso (temporal) para los clientes hospitalizados con COVID-19 que fueron dados de alta.
    • Algunos de estos clientes igual necesitarán ser aislados para prevenir la transmisión.
    • Algunos de estos clientes ya no necesitarán permanecer en aislamiento y podrán usar los recursos habituales del establecimiento.
  • Procure que los baños y otros lavabos tengan un suministro constante de jabón y materiales de secado para cuando se lavan las manos. Ofrezca desinfectantes de manos con al menos un 60 % de alcohol en lugares clave dentro del establecimiento, como la recepción, las entradas/salidas y las áreas de comidas.
  • Las mascarillas lavables utilizadas por los clientes y miembros del personal deberían lavarse con regularidad. Las mascarillas desechables no deben lavarse. El personal encargado del lavado de mascarillas debería hacer lo siguiente:
    • Las mascarillas se deben recolectar en un recipiente con cierre hermético (como una bolsa para residuos).
    • El personal debe usar guantes desechables y una mascarilla. Si está disponible, también se recomienda el uso de una bata desechable.
    • Los guantes deben quitarse adecuadamente y desecharse una vez que se haya finalizado el lavado de las mascarillas; hay que lavarse las manos inmediatamente después de quitarse los guantes con agua y jabón por al menos 20 segundos o usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol, si no hay agua y jabón disponibles.

Cuándo limpiar

Limpiar las superficies de alto contacto y los objetos de uso compartido de manera regular (por ejemplo, una vez al día) suele ser suficiente para eliminar los virus que pueden alojarse en las superficies, excepto que haya habido una persona con COVID-19 confirmado o presunto en su establecimiento.

Limpiar con productos que contienen jabón o detergente reduce la presencia de gérmenes en las superficies y objetos, ya que elimina los contaminantes, y también podría debilitar o dañar algunas de las partículas de virus, lo que reduce el riesgo de infección por contacto con las superficies.

Si una persona enferma o una persona con COVID-19 estuvo en su establecimiento en las últimas 24 horas, debe limpiar y desinfectar los espacios que ocupó.

Para obtener más información sobre cómo limpiar su establecimiento regularmente y cómo limpiar su establecimiento cuando alguien está enfermo, vea Cómo limpiar y desinfectar su establecimiento.

Consideraciones para crear una estrategia a largo plazo en entornos de servicios para personas sin hogar

A medida que los niveles de transmisión en la comunidad se reducen, algunos proveedores de servicios para personas sin hogar podrían comenzar a evaluar cuándo modificar las medidas preventivas del COVID-19 a nivel institucional descritas arriba, como la descompresión (reducción de las aglomeraciones) o las modificaciones a la disposición y a los procedimientos del establecimiento. Debido al mayor riesgo de transmisión en los refugios para personas sin hogar, es importante que se sigan implementando las protecciones correspondientes, siempre y cuando sea posible. A continuación se detalla una lista de los factores que se deben tener en cuenta si los proveedores de servicios para personas sin hogar están considerando modificar las medidas preventivas a nivel institucional. Cada uno de los factores indicados a continuación debería evaluarse en conjunto; ningún factor individual debería utilizarse de forma aislada para tomar decisiones con respecto a la modificación de las medidas preventivas institucionales. Discuta estos factores con sus socios locales de salud pública. Toda modificación a los procedimientos debería llevarse a cabo paso a paso con el cuidadoso monitoreo de los casos de COVID-19 en la comunidad y en el establecimiento.

Niveles de transmisión en la comunidad

  • ¿Cuál es la incidencia de casos de COVID-19 en la comunidad circundante?

La incidencia de casos de COVID-19 en la comunidad influirá en la probabilidad de que se introduzca el COVID-19 al refugio. El Rastreador de datos del COVID de los CDC tiene una funcionalidad que muestra el nivel actual de transmisión en la comunidad a nivel de condado. El aumento de la cobertura de vacunación contra el COVID-19 en la comunidad circundante es importante para ayudar a reducir la transmisión en la comunidad, pero los niveles de vacunación en la comunidad no deberían usarse de forma aislada para decidir modificar las medidas preventivas a nivel institucional.

Niveles de vacunación a nivel institucional

  • ¿Qué proporción de los clientes y empleados actuales tienen su esquema de vacunación contra el COVID-19 al día?

Por el momento, no disponemos de información suficiente para determinar el nivel de cobertura de vacunación necesario dentro de un establecimiento para modificar las medidas preventivas a nivel institucional. Sin embargo, la vacunación reduce notablemente la probabilidad de enfermedad grave y hospitalización.  Puede encontrar la guía para las personas que tienen el esquema de vacunación al día aquí.

Nota: El estado de vacunación no debería ser un obstáculo para acceder a los servicios para personas sin hogar. Estar vacunado no deberían ser un requisito obligatorio para ingresar a un centro de servicios para personas sin hogar, excepto que las autoridades de salud estatales o locales así lo indiquen.

Características del establecimiento y sus clientes

  • ¿Qué proporción de las personas que se alojan en su refugio son nuevas cada semana?

El nivel de rotación del refugio afectará la capacidad de calcular la cobertura de vacunación y podría aumentar la probabilidad de incorporar personas infectadas por el virus que causa el COVID-19 al establecimiento.

  • ¿Cuál es la disposición de su establecimiento?

La cantidad de tiempo que los clientes están en contacto cercano con otros clientes y miembros del personal (por ejemplo, al dormir o comer en una misma sala de gran tamaño en lugar de hacerlo en habitaciones separadas) puede influir en la probabilidad de transmisión. La calidad de los sistemas de ventilación de su establecimiento también puede influir en la transmisión.

Los establecimientos con proporciones altas de clientes que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deben mantener medidas de prevención en todo el establecimiento, incluso a medida que las cifras bajan.

Incluso si su establecimiento, en colaboración con el departamento de salud, decide modificar algunas de las medidas preventivas, continúe implementando los siguientes componentes clave de un enfoque sostenible para la prevención y respuesta de enfermedades infecciosas:

  1. Monitoree la actividad del COVID-19 en su área. Para conocer las últimas actualizaciones sobre la transmisión local del virus que causa el COVID-19, use esta funcionalidad del Rastreador de datos del COVID de los CDC que muestra el nivel actual de transmisión comunitaria a nivel de condado.
  2. Cree lugares flexibles para el aislamiento y la cuarentena que puedan adaptarse según la magnitud en caso de que aumente la cantidad de casos de COVID-19 en el establecimiento o la comunidad.
  3. Implemente un plan para reducir la cantidad de personas que permanecen en el refugio e implemente rápidamente procedimientos de control de infecciones (limpieza, desinfección, uso de mascarillas o mascarillas de respiración) en respuesta a un caso identificado en el establecimiento o aumento de la transmisión en la comunidad.
  4. Para disminuir el riesgo de que surjan otras afecciones respiratorias y de la piel, reduzca las condiciones de hacinamiento y siga vinculando a las personas sin hogar con opciones de vivienda permanente.
  5. Cuente con una cantidad mínima de procedimientos de prevención y control de infecciones en todo momento, que incluya:
    • Protocolos de referencia para la limpieza y desinfección de rutina
    • Acceso a estaciones y suministros para el lavado de mano
    • Evaluaciones de salud regulares y derivaciones a atención médica, incluida la vacunación de rutina