Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Lo que podemos hacer

Lo que podemos hacer

Las organizaciones comunitarias y de fe, los empleadores, los sistemas y proveedores de atención médica, las agencias de salud pública, los encargados de políticas públicas y otros grupos pueden hacer su parte para ayudar a promover el acceso igualitario a la salud. Para prevenir la propagación del COVID-19, debemos trabajar juntos para garantizar que las personas tengan los recursos que necesitan para cuidar y mantener su salud física y mental, lo que incluye acceso fácil a información, pruebas de detección asequibles y atención médica. Necesitamos programas y prácticas a la medida de las comunidades donde las personas viven, aprenden, trabajan, se divierten y oran.

Trabajando juntos

La pandemia del COVID-19 puede modificar algunas formas de conectarnos y brindarnos apoyo mutuo. A medida que las personas y las comunidades responden a las recomendaciones y circunstancias relacionadas con el COVID-19 (como cierres de escuelas y lugares de trabajo, medidas de distanciamiento social), también aparecen dificultades relacionadas con aspectos importantes para el bienestar emocional, como la conexión y el apoyo social. La fe compartida, la familia y las instituciones culturales son fuentes comunes de apoyo social. Encontrar formas de mantener la conexión y el apoyo, incluso estando separados físicamente, puede aportar herramientas y alentar a las personas y comunidades a protegerse, cuidar a las personas enfermas, mantener sanos a los niños y sobrellevar mejor el estrés.

Lo que pueden hacer las organizaciones comunitarias y de fe

  • Revisar y aplicar las guías de los CDC. Esto incluye fomentar las medidas de prevención como el distanciamiento social, el uso de mascarillas, el lavado de manos frecuente y quedarse en casa cuando está indicado.
  • Compartir información sobre la prevención del COVID-19 con la comunidad por las vías que saben que resultan eficaces para conectarse con los miembros de la comunidad.
  • Trabajar con medios locales reconocidos (como periódicos, estaciones de radio y canales de televisión locales o comunitarios) para compartir información en formatos e idiomas que lleguen a los diversos públicos.
  • Conectar a las personas con proveedores y recursos de atención médica para que puedan acceder a los tratamientos y medicamentos que puedan necesitar.
  • Contratar a personas de la comunidad para compartir mensajes de prevención del COVID-19 y poner a las personas en contacto con recursos y servicios gratuitos o de bajo costo, incluidas pruebas de detección.
  • Contactarse con el departamento de salud pública local para ofrecerse como centro comunitario para pruebas de detección, ofrecer una plataforma para compartir información o compartir las perspectivas de la comunidad.
  • Trabajar junto a otros para dar acceso a las personas a bienes (por ejemplo, alimentos saludables y vivienda temporal) y servicios que cubran sus necesidades físicas, espirituales y de salud mental.

Lo que pueden hacer los empleadores

  • Revisar y aplicar las guías de los CDC para empresas y empleadores, y recordar a los directivos que deben garantizar que se sigan las mejores prácticas.
  • Implementar políticas flexibles de licencia. Esto significa autorizar a los empleados enfermos o que tienen que cuidar a otras personas que se queden en sus casas sin temor a que los despidan o tomen otras medidas disciplinarias en su contra. Otras medidas de flexibilidad pueden incluir adelantar días de licencia por enfermedad y autorizar a los empleados a donarse días de licencia entre sí.
  • Autorizar a los empleados a usar su licencia por enfermedad y reincorporarse al trabajo sin necesidad de presentar un certificado médico ni una prueba negativa de COVID-19.
  • Hacer llegar a los empleados mensajes y ofrecer capacitaciones sobre la prevención del COVID-19 adaptadas según el idioma, el nivel de alfabetización y la cultura del personal.
  • Proporcionar mascarillas, desinfectantes de manos, estaciones de lavado de manos y equipo de protección personal según corresponda.
  • Crear políticas y prácticas justas para que todos los empleados puedan mantener la distancia física entre ellos y con respecto a los clientes, según resulte posible.
  • Capacitar a los empleados de todos los niveles de la organización para que puedan identificar e impedir cualquier tipo de discriminación; capacitarlos acerca de lo que significa el sesgo implícitoícono de sitio externo.

Lo que pueden hacer los sistemas de prestación de servicios de salud

  • Garantizar el acceso y la disponibilidad de servicios para el manejo de las enfermedades crónicas y para la prevención de enfermedades. Implementar medidas de apoyo a pacientes (como recordatorios, programas de autocuidado).
  • Mejorar la disponibilidad y accesibilidad de pruebas de detección de COVID-19 para poblaciones de minorías raciales y étnicas y otras poblaciones afectadas de maneras desproporcionadas.
  • Coordinar con los trabajadores/promotores de salud comunitariosícono de sitio externo, los proveedores de atención médica y los coordinadores de atención de pacientes para poner a disposición de los miembros de la comunidadícono de sitio externo recursos de salud.
  • Aumentar el trabajo colaborativo con organizaciones e instituciones comunitarias y de fe reconocidas que tienen relación con las comunidades locales.
  • Ofrecer opciones de telesalud a la medida de las necesidades de los pacientes
  • Garantizar que los proveedores conozcan y respetenícono de sitio externo la diversidad culturalícono de sitio externo al prestar servicios de pruebas de detección y atención médica en relación con el COVID-19.
  • Capacitar a los empleados de todos los niveles de la organización para que puedan identificar e impedir cualquier tipo de discriminación; capacitarlosícono de sitio externo acerca de lo que significa el sesgo implícitoícono de sitio externo.
  • Aumentar el acceso en varios idiomas y ayudar a adaptar las guías de salud pública a las circunstancias locales, para que la información y las recomendaciones de salud lleguen a las personas más necesitadas.

Lo que pueden hacer las agencias de salud pública

  • Trabajar junto a tribus, investigadores científicos, organizaciones profesionales, organizaciones de servicios para minorías raciales y étnicas, organizaciones comunitarias y miembros de la comunidad para compartir información y abordar la prevención del COVID-19 en las comunidades de manera colaborativa.
  • Proporcionar información a través de canales y en formatos e idiomas que permitan llegar a públicos diversos, incluidas personas con discapacidades, personas que tienen un dominio limitado del inglés, personas con niveles bajos de alfabetización y personas que enfrentan otros retos de acceso a la información.
  • Ayudar a las personas a entender qué es el rastreo de contactos, por qué los trabajadores de salud pública necesitan encontrar a las personas que tuvieron contacto con alguien que tiene COVID-19 y qué es necesario para lograr que el rastreo de contactos dé buenos resultados.
  • Abordar los malos entendidos con respecto a por qué se hacen preguntas personales y por qué esta información es importante para detener la propagación del COVID-19 entre familiares, amigos y en las comunidades.
  • Trabajar con socios que promuevan el acceso equitativo a la salud, e invertir en ellos. Las siguientes son algunas formas de hacerlo:
    • Garantizar que se tenga en cuenta la diversidad de la comunidad en las iniciativas de rastreo de contactos
    • Crear centros accesibles para la realización de pruebas de detección del COVID-19
    • Ayudar a los miembros de la comunidad a acceder a lo que necesiten para poder aislarse si están enfermos o estuvieron expuestos al virus que causa el COVID-19
    • Ayudar a los miembros de la comunidad a acceder a información y recursos para protegerse y proteger a sus seres queridos
  • Saber qué medidas se están tomando en otras comunidades.

Lo que pueden hacer los gobiernos estatales, tribales, locales y territoriales

  • Ofrecer acceso a lugares como hoteles para cumplir con la cuarentena y el aislamiento, teniendo en cuenta los factores culturales al momento de buscar y ofrecer lugares.
  • Analizar opciones para poder ofrecer acceso a Internet de banda anchaícono de sitio externo gratis o de bajo costo para que las personas puedan usar los servicios de telesalud y acceder a información sobre el COVID-19 y servicios sociales.
  • Analizar opciones para proteger a los arrendatarios de los desalojos.
  • Trabajar para ampliar las opciones de servicio de programas de cuidados infantiles.
  • Ampliar los servicios de transporte público (por ejemplo, aumentar la frecuencia de los autobuses o trenes para reducir las grandes aglomeraciones, dar acceso sin cargo a los programas de uso de bicicletas de las ciudades).

Lo que están haciendo los CDC

  • Asistir a las agencias de salud pública y a otras organizaciones para ampliar las capacidades de pruebas de detección, rastreo de contactos, opciones de aislamiento y atención médica para poder llegar a los grupos de mayor riesgo de contraer el COVID-19 y enfermarse gravemente.
  • Facilitar el trabajo conjunto entre agencias de salud pública, tribus, investigadores científicos, organizaciones profesionales, organizaciones comunitarias y miembros de las comunidades para que puedan compartir información y adoptar medidas de prevención del COVID-19 con un enfoque colaborativo en las comunidades con poblaciones de minorías raciales y étnicas.
  • Ofrecer asistencia técnica a las comunidades locales con brotes de COVID-19 en áreas que sufrieron un impacto desproporcionado en los lugares de trabajo que emplean a trabajadores con salarios bajos (como plantas de procesamiento de carnes, agricultura, hogares de ancianos).
  • Brindar apoyo a los trabajadores esenciales y en la primera línea de respuesta para prevenir la propagación del COVID-19 en lugares de trabajo de infraestructuras críticas y para conocer más acerca de sus inquietudes y retos y así ofrecerles soluciones para abordar estas dificultades.
  • Elaborar guías para implementar programas y prácticas en diferentes idiomas y con competencia cultural para llegar a poblaciones diversas.
  • Seguir creando una fuerza de trabajo de salud pública inclusiva y preparada para comprender y abordar las necesidades singulares de una población cada vez más diversa.
  • Seguir reuniendo datos para evaluar y hacer un seguimiento de las desigualdades en relación con el COVID-19, trabajar para mejorar la integridad de los datos y crear formas nuevas de comunicarlos al público y a otros grupos interesados.

Aprenda más sobre el trabajo de los CDC para fomentar el acceso igualitario a la salud en la respuesta al COVID-19.

Última actualización: 24 de jul. del 2020