Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

SI ESTÁ COMPLETAMENTE VACUNADO
Los CDC actualizaron esta guía para las personas que tienen la vacunación completa. Vea Recomendaciones para las personas totalmente vacunadas.
ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE PARA LAS ESCUELAS
Los CDC recomiendan que las escuelas sigan adoptando las estrategias actuales de prevención del COVID-19 para el año escolar 2020-2021. Conozca más
Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
La vacunación previene enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes. Las personas que aún no se han vacunado deberían vacunarse y seguir usando mascarillas hasta que estén totalmente vacunadas. Con la circulación de la variante Delta, la necesidad de vacunarse es más urgente. Los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas con base en la nueva evidencia sobre la variante Delta.
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.

Estrategia de equidad en la salud durante la respuesta al COVID-19 de los CDC: acelerar el proceso para reducir las disparidades por el COVID-19 y lograr la equidad en la salud

Estrategia de equidad en la salud durante la respuesta al COVID-19 de los CDC: acelerar el proceso para reducir las disparidades por el COVID-19 y lograr la equidad en la salud
Actualizado el 21 de ago. del 2020

Principios orientadores

Reducir las disparidades en la salud. Usar enfoques basados en datos. Promover el compromiso significativo con las instituciones y los diferentes líderes de la comunidad. Dirigir actividades de asistencia social que se adecuen culturalmente. Reducir el estigma, incluso el estigma asociado a las razas y etnias.

Visión

Todas las personas tienen la oportunidad de acceder al mejor nivel de servicios de salud posible.

Responsabilidad

  • Reducir la carga desproporcionada del COVID-19 entre las poblaciones con mayor riesgo de infectarse, enfermarse gravemente y morir.
  • Abordar en líneas generales las disparidades en la salud relacionadas con el COVID-19 con un enfoque holístico basado en todas las respuestas.
  • Crear un plan estratégico que nos ayude a concretar estos objetivos.

Visión general

Para lograr la equidad en la salud es necesario valorar a todos por igual con esfuerzos focalizados y en curso para abordar las inequidades que pueden evitarse, las injusticias históricas y contemporáneas y la eliminación de las disparidades en la salud y en los servicios de salud. El impacto del COVID-19 en la salud de la población ha dejado expuestas las inequidades de larga data que sistemáticamente han ido deteriorando la salud física, social, económica y emocional de las poblaciones de minorías étnicas y raciales y otros grupos que están soportando una carga desproporcionada del COVID-19.

Las constantes disparidades en la salud junto con los patrones de viviendas, las circunstancias laborales y otros factores históricos han hecho que los miembros de algunas minorías raciales y étnicas tengan mayor riesgo de infectarse por COVID-19, enfermarse gravemente y morir. Mientras seguimos aprendiendo más acerca del impacto del COVID-19 en la salud de diferentes poblaciones, es fundamental tomar medidas inmediatas para reducir las crecientes disparidades por el COVID-19 entre las poblaciones que se sabe que corren un riesgo desproporcionado.

La estrategia de equidad en la salud durante la respuesta al COVID-19 de los CDC busca en líneas generales mejorar los resultados en materia de salud de las poblaciones afectadas de manera desproporcionada enfocándose en cuatro prioridades:

  1. Ampliar la base de evidencias.
  2. Ampliar los programas y las prácticas de pruebas de detección, rastreo de contactos, opciones de aislamiento, servicios de salud y recuperación del impacto de las consecuencias negativas no intencionales de las estrategias de mitigación para poder llegar a poblaciones de mayor riesgo. Los ejemplos de posibles consecuencias negativas no intencionales incluyen la pérdida del seguro de salud, la inseguridad alimentaria, habitacional y económica, los problemas de salud mental, el abuso de sustancias y la violencia por factores como aislamiento social, problemas financieros y ansiedad.
  3. Ampliar el programa y las actividades prácticas para brindar apoyo a los trabajadores esenciales y de primera línea para prevenir la transmisión del COVID-19. Los ejemplos de trabajadores esenciales y de primera línea incluyen a los
    trabajadores de atención médica, de la industria de alimentos y de los centros correccionales.
  4. Ampliar una fuerza de trabajo inclusiva preparada para evaluar y abordar las necesidades de una población estadounidense cada vez más diversa.

Las poblaciones y el enfoque basado en el lugar

  • Poblaciones de grupos de minorías raciales y étnicas
  • Personas que viven en áreas rurales o fronterizas
  • Personas sin hogar
  • Trabajadores esenciales y en la primera línea 
  • Personas con discapacidades
  • Personas con trastornos por abuso de sustancias
  • Personas intervenidas por la justicia (personas encarceladas)
  • Personas nacidas fuera de los EE. UU. 

Resultados esperados 

  • Menos disparidades en la salud por el COVID-19.
  • Mayor capacidad de pruebas de detección, rastreo de contactos, opciones de aislamiento, cuidados preventivos y manejo de la enfermedades en poblaciones con mayor riesgo de infectarse por COVID-19.
  • Equidad garantizada en la distribución y administración de las futuras vacunas contra el COVID-19 a nivel nacional.
  • Implementación de políticas, sistemas y estrategias ambientales basadas en evidencias para mitigar las inequidades sociales y sanitarias relacionadas con el COVID-19.
  • Menos estigma y sesgos implícitos asociados al COVID-19.
  • Mayor capacidad de respuesta a las necesidades culturales e implementación de los principios de equidad en la salud entre una fuerza de trabajo cada vez más diversa que responde al COVID-19.

Periodo de la estrategia

La estrategia de equidad en la salud está enfocada en las acciones inmediatas que pueden tomarse para responder ante la pandemia del COVID-19 y hacer un seguimiento de los resultados esperados.

Estrategia prioritaria 1

Ampliar la base de evidencias.

Actividades

  • Mejorar los planes para recopilar y notificar de manera oportuna datos completos, representativos y relevantes sobre pruebas, incidencia, vacunación y resultados graves por categorías detalladas de grupos raciales y étnicos teniendo en cuenta las diferentes edades y sexos de los grupos.
  • Mejorar los planes para recopilar y notificar de manera oportuna datos completos y representativos sobre pruebas, incidencia, vacunación y resultados graves entre otros grupos de enfoque.
  • Crear un plan para análisis y revisiones de bibliografía usando los datos disponibles de los CDC y/o de otras fuentes para evaluar los impactos desproporcionados del COVID-19.
  • Crear e implementar un plan para estudios especiales relacionados con los determinantes sociales de la salud para ampliar la base de datos, contextualizar las disparidades en la salud y mitigar el estigma y el sesgo.
  • Crear e implementar un plan para difundir datos y materiales relacionados con la equidad en la salud adaptados para que se adecuan a los niveles culturales y lingüísticos de diversas audiencias.
  • Crear principios y recursos clave para recopilar, analizar, notificar y difundir los datos relacionados con la equidad en la salud para informar medidas durante
    una emergencia de salud pública.

Resultados intermedios (de 3 a 12 meses)

  • Datos completos y representativos están disponibles de manera oportuna para el público y otros grupos interesados e informan acerca de la manera en que los CDC abordan las disparidades raciales y étnicas relacionadas con el
    COVID-19.
  • Análisis realizados, notificados e incluidos en las guías de los CDC y otras publicaciones que informan estrategias para futuros programas y prácticas.
  • Se difunden productos que se adecuan a los niveles culturales y lingüísticos para llegar a diversas audiencias.
  • Se crean y adoptan guías sobre principios clave y recursos asociados.
Estrategia prioritaria 2

Ampliar los programas y las prácticas de pruebas de detección, rastreo de contactos, opciones de aislamiento, servicios de salud y recuperación del impacto de las consecuencias negativas no intencionales de las estrategias de mitigación para poder llegar a poblaciones de mayor riesgo.

Actividades

  • Crear un análisis de fortalezas, debilidades, oportunidades, amenazas (FODA) sobre el programa de los CDC y poner en práctica planes de inversión centrados en reducir las disparidades en la salud y abordar las consecuencias negativas de las estrategias de mitigación.
  • Desarrollar capacidad comunitaria para llegar a las poblaciones afectadas de manera desproporcionada con programas efectivos que estén adecuados a los niveles culturales y lingüísticos y prácticas para estrategias de pruebas de detección, rastreo de contactos, opciones de aislamiento, vacunación y servicios de salud a través de las poblaciones de mayor riesgo y entornos basados en el lugar.
  • Crear una estrategia de comunicaciones de salud con mensajeros y materiales que se adecuan a los niveles culturales y lingüísticos, para difundir información precisa en un lenguaje sencillo, disminuyendo los efectos adversos de las estrategias de mitigación y haciendo hincapié en la importancia de los chequeos médicos y los cuidados preventivos.
  • Identificar y establecer colaboraciones con socios fundamentales en consonancia con los entornos basados en el lugar que sirven y brindan apoyo a las poblaciones con mayor riesgo de COVID-19.
  • Identificar y establecer colaboraciones con socios fundamentales afiliados con poblaciones raciales y étnicas que corren mayor riesgo de infectarse por COVID-19 para difundir información precisa en términos científicos que se adecue a los niveles culturales y lingüísticos y facilitar el acceso a los servicios relacionados con la salud.
  • Identificar y establecer colaboraciones con socios fundamentales afiliados con otras poblaciones de enfoque que tienen mayor riesgo de infectarse por COVID-19.
  • Crear estrategias para prevenir los efectos adversos de las estrategias de mitigación en futuros brotes de enfermedades infecciosas y otras emergencias.
  • Apoyar el desarrollo de capacidades para la distribución y administración de la vacuna contra el COVID-19 estableciendo asociaciones con organizaciones, incluidas las agencias
    federales, estatales, locales, tribales y territoriales, organizaciones nacionales no gubernamentales, socios del sector privado y organizaciones comunitarias.
  • Identificar y establecer asociaciones con organizaciones  políticas estatales y locales afiliadas con otras poblaciones de enfoque para crear estrategias basadas en la evidencia para prevenir el COVID-19 entre las poblaciones de más alto riesgo.
  • Brindar apoyo por el COVID-19 adecuado culturalmente para las organizaciones tribales de indígenas de los EE. UU./nativos de Alaska.

Resultados intermedios (de 3 a 12 meses)

  • Un plan implementado cuyo progreso es evaluado regularmente.
  • Una mayor capacidad para llegar a las poblaciones que tienen mayor riesgo de infectarse por el COVID-19 y garantizar que se implementen protecciones éticas.
  • Un mayor alcance de la red de socios para difundir materiales que mitiguen la desconfianza hacia los servicios médicos.
  • Mayor acceso a las pruebas, opciones de aislamiento y servicios de salud en jurisdicciones estatales, tribales, locales y territoriales para poblaciones que corren mayor riesgo de infectarse por COVID-19.
  • Mayor capacidad a nivel nacional para implementar de manera efectiva estrategias de mitigación entre las poblaciones de enfoque.
  • Una estrategia de vacunación establecida con otras actividades de vacunación centradas en garantizar el acceso en las poblaciones con más alto riesgo de morbilidad y mortalidad.
  • Más educación para los legisladores estatales y locales sobre estrategias basadas en la evidencia para prevenir el COVID-19 entre las poblaciones de más alto riesgo.
Estrategia prioritaria 3

Ampliar el programa y las actividades prácticas para brindar apoyo a los trabajadores esenciales y de primera línea para prevenir la transmisión del COVID-19.

Actividades

  • Crear un análisis FODA sobre el programa de los CDC y poner en práctica planes de inversión centrados en reducir las disparidades en la salud relacionadas con el COVID-19 entre los trabajadores esenciales y de primera línea.
  • Desarrollar capacidad para llegar a los trabajadores esenciales y de primera línea con programas efectivos adecuados a los niveles culturales y lingüísticos y prácticas para estrategias de pruebas de detección, rastreo de contactos, opciones de aislamiento y servicios de salud.
  • Crear una estrategia de comunicaciones de salud con mensajeros y materiales que se adecuan a los niveles culturales y lingüísticos difundiendo información precisa en términos científicos sobre la prevención del COVID-19 y promoviendo la importancia de los chequeos médicos adecuados para los trabajadores esenciales y de primera línea.
  • Establecer asociaciones con organizaciones que prestan sus servicios y brindan apoyo para garantizar la seguridad de los trabajadores esenciales y de primera línea (p. ej., asociaciones de trabajadores de la salud, industria de alimentos, tiendas de comestibles,
    tiendas minoristas, restaurantes).
  • Apoyar el desarrollo de capacidades para la distribución y administración de la vacuna a los trabajadores esenciales y de primera línea estableciendo asociaciones con organizaciones, incluidas agencias federales, estatales, locales, tribales y territoriales, organizaciones nacionales no gubernamentales, socios del sector privado y organizaciones comunitarias.
  • Identificar y establecer asociaciones con organizaciones políticas estatales y locales afiliadas con otras poblaciones de enfoque para crear estrategias basadas en la evidencia para reducir la exposición de los trabajadores esenciales y de primera línea al virus que causa el COVID-19.

Resultados intermedios (de 3 a 12 meses)

  • Un plan implementado para reducir las disparidades en la salud, cuyo progreso es evaluado regularmente.
  • Una mayor capacidad para llegar a las redes de trabajadores esenciales y de primera línea con pruebas de detección del COVID-19, rastreo de contactos, opciones de aislamiento y servicios de salud.
  • Mayor alcance de la información adecuada para los trabajadores esenciales y de primera línea.
  • Más educación para los legisladores estatales y locales sobre estrategias basadas en la evidencia para reducir la exposición de los trabajadores esenciales y de primera línea al virus que causa el COVID-19.
Estrategia prioritaria 4

Ampliar una fuerza de trabajo inclusiva preparada para evaluar y abordar las necesidades de una población estadounidense cada vez más diversa.

Actividades

  • Crear recursos y capacitaciones en respuesta al COVID-19 que se adecuan a los niveles culturales y lingüísticos.
  • Crear una fuerza de trabajo de respuesta que sea diversa (por ejemplo, fuerza de trabajo con antecedentes raciales, étnicos y sociales, multidisciplinaria, multilingüe y multigeneracional).
  • Brindar apoyo al personal de respuesta de los CDC que pueden estar enfrentando pérdidas o retos debido a la pandemia del COVID-19.
  • Implementar prácticas inclusivas para actividades de equipo para evaluar y abordar las necesidades de una población estadounidense cada vez más diversa.

Resultados intermedios (de 3 a 12 meses)

  • Más del 50 % del personal de respuesta de salud pública realizó las capacitaciones dentro del plazo de 1 mes de la misión.
  • Mayor participación en forma sostenida de diversos trabajadores en el área de respuesta de todos los niveles.