Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía para viviendas grupales para personas con discapacidades

Las viviendas grupales (GH, por sus siglas en inglés) para personas con discapacidadesícono de sitio externo pueden variar en tamaño, desde entornos pequeños hasta lugares más grandes con mayor concentración de personas. En los entornos de alojamiento compartido son varios los factores que pueden facilitar la introducción y propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Algunos de estos factores incluyen a residentes que trabajan fuera del lugar, residentes que requieren un contacto cercano con el personal o con proveedores de servicios directos, residentes que tienen dificultades para comprender información o practicar las medidas de prevención, y residentes en espacios de alojamiento compartido. Además, los residentes de GH que tienen  afecciones subyacentes pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

¿Qué necesitan saber los administradores y el personal de viviendas grupales acerca del COVID-19?

Los CDC tienen una guía para establecimientos de cuidados a largo plazo y hogares de ancianos, establecimientos de vida asistida, comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente, y alojamiento o viviendas compartidas. Muchas de las recomendaciones para el COVID-19 descritas en estos documentos también se aplican a las GH. Los administradores de GH pueden considerar implementar diversas estrategias para alentar comportamientos que reduzcan la propagación del COVID-19.

  • Comuníquese con el personal y los residentes.
    • La información relacionada con el COVID-19 y los cambios relacionados con las políticas y procedimientos de las GH deben proporcionarse en un formato accesible y fácil de entender, y en el idioma y nivel de conocimiento adecuados para todos los empleados y miembros del personal. Algunos ejemplos incluyen hojas informativas y afiches y videos en lenguaje de señas estadounidense.
    • Las organizaciones que brindan apoyo a personas con discapacidades han desarrollado herramientas de comunicación y recursos acerca del COVID-19. Más abajo encontrará recursos adicionales.
  • Planifique las instalaciones, modificaciones y asistencia para los residentes de la GH.
    • Podría ser necesario implementar un enfoque individualizado para el COVID-19 para personas con discapacidades físicas e intelectuales que tengan movilidad reducida y dificultad para acceder a la información, requieran contacto cercano con proveedores de servicios directos, tengan problemas para comprender información, tengan dificultades al sufrir cambios en sus rutinas, o manifiesten otras preocupaciones relacionadas con su discapacidad. Este enfoque debe tener en cuenta lo siguiente:
      • Practicar el aislamiento y el distanciamiento social dentro de una GH podría ser difícil para muchas personas con discapacidades.
      • Usar cubiertas de tela para la cara podría ser difícil para personas con problemas sensoriales, cognitivos o conductuales. No se recomienda el uso de cubiertas de tela para la cara en niños menores de 2 años de edad o personas con dificultad para respirar o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitarse la cubierta sin ayuda.
      • Los residentes podrían requerir asistencia o recordatorios visuales y verbales sobre la necesidad de cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable, botarlo en el cesto de basura y luego lavarse las manos.
      • Limpiar y desinfectar podría afectar a quienes tienen problemas sensoriales o respiratorios.
      • El lavado de manos o el uso de un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol podría requerir asistencia o supervisión.
      • La limpieza y la desinfección podrían requerir asistencia o supervisión.
    • Las técnicas conductuales que ya se utilizan en la GH pueden ayudar a los residentes a adaptarse a los cambios en su rutina y practicar las medidas de prevención. Estas técnicas incluyen el modelado y refuerzo de las conductas deseadas, horarios con imágenes, temporizadores y ayudas visuales. Las organizaciones que brindan apoyo a personas con discapacidades tienen información y recursos sobre técnicas conductuales. Los terapeutas conductuales o los departamentos locales de salud conductual y discapacidades del desarrollo podrían brindar asesoramiento sobre inquietudes específicas.
    • Tenga a mano cantidades adicionales de alimentos, medicamentos y otros suministros esenciales.
  • Siga la guía para proveedores de servicios directos (DSP, por sus siglas en inglés).

    Los proveedores de servicios directos (asistentes de atención personalizada, profesionales de apoyo directo, paraprofesionales y terapeutas, entre otros) brindan una amplia variedad de servicios relacionados con la salud en el hogar y la comunidad a las personas con discapacidades. Los servicios prestados pueden incluir atención personalizada, actividades de la vida diaria y acceso a servicios de salud, entre otros. Los DSP son esenciales para la salud y el bienestar de las personas a las que brindan servicio. Proporcionan servicios esenciales a las personas con discapacidades que viven en GH.

    • Pregúnteles a los DSP, antes de que entren a la GH, si están experimentando algún síntoma del COVID-19 o si han estado en contacto con alguien con COVID-19. Si los DSP brindan servicios en otras viviendas grupales, pregúnteles específicamente si alguna de las otras GH ha tenido casos positivos.
    • Los CDC han desarrollado una guía para DSP. Las personas a cargo de GH deben consultar la guía para DSP y garantizar que los DSP que necesiten ingresar a la GH conozcan las medidas preventivas.
  • Evalúe y aconseje a los residentes, miembros del personal y voluntarios esenciales.
    • Los administradores de GH deberían considerar evaluar a los residentes, trabajadores y voluntarios esenciales para detectar signos y síntomas del COVID-19.
    • La evaluación incluye tomar activamente la temperatura de cada persona con un termómetro sin contacto, y preguntarle si experimenta síntomas o no, como dificultad para respirar o tos.
    • Se les debe indicar a los miembros del personal y voluntarios esenciales que si tienen fiebre o síntomas de infección respiratoria mientras están en su puesto laboral, deben colocarse una mascarilla de inmediato, informar a su supervisor y abandonar el lugar de trabajo.
    • Los residentes con síntomas del COVID-19, sus compañeros de habitación y sus contactos cercanos deben autoaislarse y limitar su uso de los espacios compartidos tanto como sea posible.
  • Planifique las salidas esenciales.
  • Continúe brindando atención médica para las afecciones subyacentes.
    • Los adultos con discapacidades son tres veces[1] más propensos que los adultos sin discapacidades a tener afecciones subyacentes graves. Las personas con discapacidades tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 si son adultos mayores o tienen ciertas afecciones crónicas subyacentes.
    • La planificación para el COVID-19 en las GH debe incluir la identificación de los residentes con afecciones subyacentes graves y la revisión de sus planes de atención.
      • Los planes de atención suelen incluir información importante acerca de las afecciones de una persona; cómo manejar dichas afecciones; cómo contactarse con sus proveedores de atención médica, terapeutas y farmacia; información sobre alergias y medicamentos (nombres, dosis e indicaciones de administración); preferencias (comidas y demás) o necesidades especiales; rutinas y actividades diarias, amigos y detalles sobre las rutinas que sean importantes para favorecer la salud emocional y conductual.
    • Identifique herramientas que su GH pueda usar para prepararse para emergencias, y obtenga los medicamentos y suministros médicos adecuados para continuar con el tratamiento de las afecciones subyacentes de los residentes.
    • Los residentes deben seguir recibiendo atención médica para atender sus afecciones subyacentes y evaluar nuevos síntomas o enfermedades.
      • Determine si los proveedores de atención médica de sus residentes, incluidos los médicos y terapeutas, utilizan medios alternativos para ser contactados o nuevas maneras de concertar citas.
        • Si ofrecen servicios de telesalud,ícono de sitio externo consulte cómo acceder a ellos y cualquier otra información que necesite. Los residentes podrían necesitar ayuda para acceder o entender cómo recibir atención médica a través de la telemedicina.
      • A causa del COVID-19, los establecimientos de atención médica están limitando el acceso de visitantes. Si los residentes de la GH necesitan realizarse análisis o evaluaciones, o internarse en un establecimiento de atención médica, se debe permitir que un miembro del personal, DSP o miembro de la familia los acompañen como necesidad esencial.
  • Evalúe limitar la cantidad de visitantes no esenciales.
    • Es posible que la GH quiera limitar las visitas (p. ej., un máximo de un visitante por residente por día, restringir la presencia de visitantes que hayan viajado recientemente o aquellos que tengan síntomas del COVID-19), especialmente en las áreas comunes, y permitir el ingreso solo de trabajadores, voluntarios y visitantes que sean esenciales para preservar la salud mental y física, el bienestar y la seguridad de los residentes.
    • Indique a los visitantes que mantener el distanciamiento social (al menos 6 pies) y usar una cubierta de tela para la cara pueden ayudar a reducir la transmisión del coronavirus.
    • Cuando sea posible, los administradores deberían considerar evaluar a los visitantes para detectar signos y síntomas del COVID-19. Esto incluye tomar activamente la temperatura de cada persona con un termómetro sin contacto, y preguntarle si experimenta o no dificultad para respirar o tos. Los visitantes con síntomas de COVID-19 o fiebre no deben ingresar a la GH.
  • Maneje el estrés y la ansiedad.

    El personal y los residentes podrían experimentar mayores niveles de estrés, ansiedad, depresión, frustración o conductas preocupantes debido a la alteración de las rutinas. Durante esta pandemia, es fundamental que los miembros del personal reconozcan los síntomas del estrés, tomen medidas para aumentar su resiliencia y lidiar con el estrés, y sepan a dónde acudir si necesitan ayuda. Además, los administradores y miembros del personal de la GH pueden:

    • Proporcionar información a los residentes y miembros del personal acerca del autocuidado, el estrés y cómo sobrellevar la situación.
    • Estar atentos a los cambios en los patrones de sueño, alimentación y estado de ánimo como indicadores de que las personas que trabajan y viven en GH podrían necesitar ayuda adicional para adaptarse a los cambios, procesar las emociones o implementar estrategias de bienestar.
    • Buscar formas de que los residentes mantengan las conexiones sociales con amigos y familiares durante el periodo de distanciamiento social.
    • Mantener una rutina tanto como sea posible.
    • Incorporar actividades de bienestar para ayudar a contrarrestar las restricciones de actividades fuera de la GH.
    • Si las actividades de bienestar son grupales:
      • Incluya la práctica del distanciamiento social.
      • Evite tocar los mismos equipos (como pelotas u otros equipos recreativos) a menos que se desinfecten entre un usuario y el siguiente.
      • Cuando corresponda, indique a las personas que usen cubiertas de tela para la cara.
  • Prepárese para la escasez de personal
    • Capacite al personal sobre cómo prevenir la propagación del COVID-19 y elabore planes de continuidad para el ausentismo.
    • Implemente políticas de licencia por enfermedad que sean flexibles y no punitivas.
    • Monitoree al personal para detectar el incremento en los niveles de estrés, ansiedad, fatiga y depresión.
    • Mantenga un nivel seguro de dotación de personal, y evite transferir a los residentes con discapacidades a entornos alternativos, siempre que sea posible, como solución a los problemas de personal.
      • Las personas con discapacidades tienen derecho a recibir servicios dentro de la comunidad.
      • Es importante mantener las rutinas y la continuidad de la atención tanto como sea posible.
      • Evite transferencias innecesarias que podrían provocar que los residentes pierdan su empleo, servicios de apoyo y alojamiento adecuado.

Qué hacer si un residente de la GH ha estado expuesto al COVID-19, tiene síntomas de COVID-19 o da positivo para el COVID-19

La planificación para identificar y controlar la propagación del COVID-19 dentro de una GH deberá adaptarse de manera individual a cada GH y sus residentes. Vea la guía para establecimientos de cuidados a largo plazo y hogares de ancianos, establecimientos de vida asistida, comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente, y alojamiento o viviendas compartidas. Otras consideraciones en relación al COVID-19 en entornos de GH incluyen:

  • Notifique los casos de COVID-19 positivos o presuntos entre los miembros del personal o los residentes al departamento de salud localícono de sitio externo respetando la confidencialidad de la persona según lo exigido por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y, si corresponde, por la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA, por sus siglas en inglés). Mantener notificados a los departamentos de salud locales los ayuda a responder al COVID-19 y trabajar con la GH para establecer una serie de estrategias adecuadas para la situación de su comunidad.
  • Elabore un planícono de pdfícono de sitio externo para realizarles la prueba de detección del SARS-CoV-2 a los residentes y miembros del personal de la GH de conformidad con los requisitos estatales y federales. Obtenga más información acerca de las pruebas de detección del COVID-19.
  • Aliente a los residentes de la GH que tengan síntomas del COVID-19y a sus compañeros de habitación y contactos cercanos a autoaislarse y limitar su uso de los espacios compartidos.
  • De ser posible, designe un baño separado para los residentes enfermos con síntomas de COVID-19.
    • Considere reducir la frecuencia de limpieza en dormitorios y baños de uso exclusivo para personas con síntomas de COVID-19 según sea necesario (p. ej., elementos y superficies sucias) para evitar el contacto innecesario con personas enfermas.
  • Siga la guía sobre cuándo suspender el aislamiento.
  • Reduzca al mínimo la cantidad de personal que interactúa cara a cara con los residentes con COVID-19 presunto o confirmado.
  • Aliente al personal, demás residentes y cuidadores como asistentes sociales, entre otros, que visitan a personas con síntomas de COVID-19 a cumplir con las medidas de precaución recomendadas para prevenir la propagación del virus.
  • Si es posible, evite que el personal con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 tenga contacto cercano con los residentes con COVID-19 confirmado o presunto.
  • Monitoree la salud de las personas que hayan estado en contacto cercano (es decir, a menos de 6 pies) con un residente con COVID-19 confirmado o presunto. Llame al/los proveedor(es) de atención médica del residente si presenta síntomas compatibles con el COVID-19.
  • Prepárese para trasladar a personas con COVID-19 confirmado o presunto para realizarse una prueba de detección o recibir atención médica no urgente. Sugiera evitar el transporte público, los vehículos compartidos y los taxis. Los residentes de la GH que necesiten ser trasladados para realizarse pruebas de detección o recibir atención médica no urgente deben ser acompañados por un miembro del personal, DSP o familiar como necesidad esencial.
  • Revise con regularidad el sitio web sobre el COVID-19 de la Administración para la Vida en Comunidadícono de sitio externo para obtener información, y comuníquese con la Administración de Discapacidades del Desarrollo y el Consejo de Discapacidad para obtener información local, como disponibilidad de recursos y asistencia para acceder a ellos.

 

[1] Carroll D, Courtney-Long E, Stevens A, Sloan M, Lullo C, Visser S, Fox M, Armour B, Campbell V, Brown D, and Dorn, J. Disability and Physical Activity - United States, 2009-2012. Morbidity and Mortality Weekly Report. 2014.

Recursos adicionales relacionados con las discapacidades y el COVID-19
  1. Recursos sobre el COVID-19 para personas con discapacidades del desarrolloícono de sitio externo¸ una recopilación de recursos para personas, familias y cuidadores elaborada por el Consejo de Discapacidades del Desarrollo de Ohio.
  2. El Consejo Nacional de Vida Independienteícono de sitio externo ofrece recursos para los Centros de Vida Independiente, entre ellos información y recursos específicos sobre el COVID-19.
  3. Información de la Administración para la Vida en Comunidadícono de sitio externo sobre recursos federales, redes de discapacidadícono de sitio externo, recursos de organizaciones de discapacidad y más.
  4. Recursos acerca del COVID-19 de The ARC of the United Statesícono de sitio externo que incluyen materiales en lenguaje sencillo.
  5. Recursos y Módulos de Intervención Enfocados en el Autismo (AFIRM, por sus siglas en inglés) ha elaborado recursos gratuitos y un kit de herramientasícono de sitio externo para brindar apoyo a personas (adultos y jóvenes) durante tiempos de incertidumbre, los cuales están disponibles en varios idiomas
  6. El Consejo Nacional de Vida Independienteícono de sitio externoícono de sitio externo ofrece recursos para los Centros de Vida Independiente, entre ellos información y recursos específicos sobre el COVID-19.
Esta página fue revisada el 30 de mayo del 2020