Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones para comunidades de fe

Los CDC ofrecen las siguientes consideraciones generales para ayudar a las comunidades de fe a discernir cómo profesar su fe preservando la seguridad de su personal y las congregaciones.  Millones de estadounidenses adhieren a sus creencias como parte esencial de la vida.  Para muchas tradiciones de fe, el hecho de reunirse para la práctica de culto constituye el núcleo esencial de lo que significa ser parte de una comunidad religiosa. Pero las congregaciones representan un riesgo de mayor propagación del COVID-19 durante esta emergencia de salud pública, como ya lo saben los estadounidenses. Los CDC ofrecen estas sugerencias para que las consideren las comunidades de fe y las acepten, rechacen o modifiquen, de acuerdo con sus tradiciones religiosas, en el curso de la preparación para retomar las congregaciones presenciales mientras se sigue trabajando para prevenir la propagación del COVID-19.

Esta guía no pretende violar los derechos protegidos por la Enmienda Primera a la Constitución de los Estados Unidos ni por otras leyes federales, incluida la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa (RFRA) de 1993. Es probable que el gobierno federal no establezca estándares para interacciones de comunidades de fe en casas de culto y, en conformidad con la Enmienda Primera, no se le pedirá a ninguna comunidad de fe que implemente estrategias de mitigación más rigurosas que las estrategias de mitigación de otras actividades o entidades similares.

Además, hemos notado que así como muchos tipos de congregaciones son importantes para el bienestar económico y cívico, el culto religioso tiene especialmente un significado profundo para las comunidades y las personas, incluso como un derecho amparado por la Enmienda Primera. Se recuerda a las autoridades locales y estatales que tengan en cuenta este derecho fundamental cuando establezcan sus planes de reapertura.

Ampliación de las operaciones

  • Establezca y mantenga comunicaciones con las autoridades locales y estatales para determinar los niveles actuales de mitigación en su comunidad.
  • Brinde protección para el personal y los congregantes que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente  a causa del COVID-19. Ofrezca opciones para el personal con mayor riesgo de enfermarse gravemente  (incluidos los adultos mayores y las personas de todas las edades con ciertas afecciones subyacentes) que limiten su riesgo de exposición. Ofrezca opciones para los congregantes con mayor riesgo de enfermarse gravemente que limiten el riesgo de exposición (p. ej., participación en forma remota del oficio religioso).
  • En concordancia con las leyes y regulaciones federales y estatales vigentes, implemente políticas que protejan la privacidad y la confidencialidad de las personas que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente  por afecciones subyacentes.
  • Aliente a las organizaciones que comparten el establecimiento a seguir estas consideraciones, según corresponda.
  • Si su comunidad presta servicios sociales en el establecimiento como parte de su misión, consulte la información de los CDC para escuelas y empresas y lugares de trabajo, según corresponda, para obtener información útil.

Medidas de seguridad

Promueva prácticas de higiene saludables

  • Aliente al personal y a los congregantes a mantener una buena higiene de manos al lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Tenga suministros adecuados para propiciar hábitos de higiene saludables, como jabón, desinfectante de manos con al menos 60 por ciento de alcohol (para los que pueden usar desinfectante de manos de manera segura), pañuelos desechables y cestos de basura que no requieran contacto con las manos.
  • Aliente a los miembros del personal y congregantes a cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser y estornudar o con la parte interna del codo. Los pañuelos desechables usados se deben botar en la basura y hay que lavarse las manos de inmediato .
  • Si no hay agua y jabón disponibles, puede usarse un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol.
  • Considere colocar carteles con información sobre cómo detener la propagaciónícono de pdf del COVID-19 y cómo promover medidas de protección cotidianasícono de pdf, como lavarse las manos, cubrirse al toser y estornudar, y usar de manera adecuada la cubierta para la caraícono de imagen.

Cubiertas de tela para la cara

  • Aliente el uso de cubiertas de tela para la cara entre el personal y los congregantes. Las cubiertas para la cara son aún más esenciales en los momentos cuando es difícil mantener el distanciamiento social. Importante: Las cubiertas de tela para la cara no se deberían usar en niños menores de 2 años ni en personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda. Las cubiertas de tela para la cara sirven para proteger a las otras personas en caso de que quien la use esté infectado sin saberlo pero no tenga síntomas.

Refuerce las tareas de limpieza, desinfección y ventilación

  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia al menos una vez por día y los objetos compartidos después de cada uso.
  • Elabore un cronograma para aumentar las tareas de limpieza y desinfección de rutina.
  • Evite usar los artículos que cuestan limpiar o desinfectar.
  • Garantice la aplicación segura y adecuada de los desinfectantes y mantenga los productos lejos del alcance de los niños.
  • No se deben usar productos de limpieza cerca de los niños, y el personal debe garantizar que haya una ventilación adecuada al usar estos productos para evitar que los niños o ellos mismos inhalen vapores tóxicos.
  • Asegúrese de que los sistemas de ventilación funcionen correctamente, y aumente la circulación de aire exterior todo lo posible, manteniendo las puertas y ventanas abiertas y utilizando ventiladores, etc. No abra las puertas y ventanas si hacerlo pone en riesgo la seguridad de los niños que usan el establecimiento.
  • Si su comunidad de fe ofrece varios oficios, considere programarlos lo suficientemente distanciados unos de otros para tener tiempo para limpiar y desinfectar las superficies de contacto frecuente entre cada oficio religioso. Tome medidas para garantizar que todos los sistemas de agua (por ejemplo, bebederos, fuentes decorativas) sean aptos para su uso después de un cierre prolongado del establecimiento para minimizar el riesgo de enfermedad del legionario y otras enfermedades asociadas con el agua.

Fomente el distanciamiento social

  • Tome medidas para limitar la cantidad de personas en las congregaciones conforme con la guía y las directivas de las autoridades locales y estatales y las protecciones de la Enmienda Primera y cualquier otra ley federal vigente.
  • Promueva el distanciamiento social en los oficios y otras congregaciones al asegurarse de que los miembros del clero, del personal y del coro además de los voluntarios y demás presentes cumplan con el distanciamiento social, en la medida en que las circunstancias y las tradiciones religiosas lo permitan, a fin de reducir los riesgos.
  • Considere realizar los oficios religiosos y las congregaciones en un lugar amplio y bien ventilado o al aire libre, siempre y cuando las circunstancias y las tradiciones lo permitan.
  • Considere implementar medidas de mitigación apropiadas, incluidas las medidas para limitar la cantidad de personas presentes en las congregaciones con el propósito de mantener el distanciamiento social, en otras congregaciones como funerales, bodas, clases de religión, eventos para jóvenes, grupos de apoyo y otros programas, de acuerdo con la tradición religiosa.
  • Coloque guías o señales físicas como cinta en los pisos o pasillos y señalizaciones en las paredes para garantizar que el personal y los niños mantengan una distancia de al menos 6 pies al formar filas o en otros momentos (p. ej., señales para indicar la circulación en sentido único).

Tome medidas para reducir al mínimo el uso compartido de los materiales de culto y otros artículos.

  • En conformidad con la tradición religiosa de la comunidad, considere limitar por el momento el uso compartido de objetos que se tocan con frecuencia, como materiales de ayuda de culto, alfombras de oración, libros de oraciones, himnarios, textos religiosos y otros boletines, libros o artículos que se comparten o se pasan entre los congregantes y, de ser posible, aliéntelos a traer sus propios elementos, o imprima fotocopias o proyecte las oraciones, las canciones y los textos a través de medios electrónicos.
  • Modifique los métodos utilizados para la recaudación de los aportes. Considere colocar una caja o urna o que envíen los aportes por correo o por medios electrónicos, en lugar de pasar la bandeja o los cestos.
  • Considere limitar el contacto físico (p. ej., darse la mano, abrazarse o besarse) entre los miembros de la comunidad religiosa.
  • Si en algún evento se ofrece comida, tenga opciones previamente preparadas para entregar en vez de organizar un buffet o comida estilo familiar.

Guardería/cuidados infantiles

Dotación de personal y capacitación

  • Capacite a todo el personal y a los miembros del clero sobre las medidas de seguridad mencionadas anteriormente. Considere realizar una capacitación virtual, o en caso de que sea presencial, asegúrese de que se mantenga el distanciamiento social.  

Monitoreo y preparación

Controle los signos y síntomas

  • Aliente al personal o a los congregantes que están enfermos o que tuvieron contacto cercano con una persona infectada por el COVID-19 a quedarse en casa. Comparta con el personal y los congregantes los criterios de los CDC sobre quedarse en casa para que sepan cómo cuidarse y cómo cuidar a los demás. Considere colocar carteles en las entradas con esta información.

Planifique en caso de que se enferme un miembro del personal o congregante

  • Identifique un área para aislar a cualquier persona que presente síntomas del COVID-19 durante los horarios de atención y asegúrese de que los niños no queden solos sin la supervisión de un adulto.
  • Establezca procedimientos para transportar de forma segura a cualquier persona que se enferme en el establecimiento hasta su casa o a un establecimiento de atención médica.
  • Notifique a los funcionarios de salud local si una persona diagnosticada con COVID-19 ha estado en el establecimiento y comunique al personal y a los congregantes acerca de la posible exposición, respetando la confidencialidad de la persona conforme con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA)ícono de sitio externo u otras leyes vigentes y de acuerdo con las prácticas religiosas.
  • Aconseje a aquellos que han estado expuestos a una persona diagnosticada con COVID-19 que se queden en casa y monitoreen sus síntomas y sigan la guía de los CDC si presentan síntomas.
  • Cierre las áreas utilizadas por la persona enferma y no utilice el área hasta que hayan finalizado las tareas de limpieza y desinfección. Garantice la aplicación segura y adecuada de los desinfectantes y mantenga los productos lejos del alcance de los niños.
  • Aconseje al personal y a los congregantes con síntomas del COVID-19 o con resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19 que no regresen al establecimiento hasta que hayan cumplido con los criterios de los CDC para suspender el aislamiento en el hogar.

Mantenga un funcionamiento saludable

  • Flexibilice las políticas de licencia por enfermedad y demás políticas y prácticas relacionadas para el personal (p. ej., permita que trabajen desde sus casas, si es posible), y plantee condiciones laborales razonables sin dificultades excesivas para las personas con discapacidades, de conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA)ícono de sitio externo u otras leyes vigentes y de acuerdo con las prácticas religiosas.
  • Monitoree el ausentismo y arme una lista del personal de respaldo capacitado.
  • Designe a un miembro del personal que se encargue de responder cuestiones relacionadas con el COVID-19. Los miembros del personal, el clero, los voluntarios y los congregantes deberían saber quién es esta persona y cómo contactarla en caso de enfermarse o tener contacto con personas diagnosticadas con COVID-19. Esta persona también debe conocer las políticas de las agencias de regulación estatales o locales relacionadas con los encuentros grupales.
  • Como los voluntarios suelen realizar tareas importantes (p. ej., recibir y acomodar a los congregantes, encargarse de los cuidados infantiles), considere incluirlos en la planificación y capacitación y realizar un monitoreo similar para ellos. Considere que puede ser necesario incorporar más voluntarios y miembros del personal para poder implementar los protocolos de limpieza y seguridad y atender servicios adicionales con una menor asistencia.
  • Comunique al personal y a los congregantes con claridad cuáles son las medidas que se están tomando para proteger la salud.

Carteles y mensajes

Cierre

  • En caso de que se determine que una persona diagnosticada con COVID-19 ha estado en el edificio y esto supone un riesgo para la comunidad, se recomienda encarecidamente cerrar las puertas al público y realizar las tareas de limpieza y desinfección adecuadas en el área y en el edificio donde la persona estuvo presente antes de reanudar las actividades.
Esta página fue revisada el 23 de mayo del 2020