Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Planificación de respuesta al COVID-19 del sector de infraestructura crítica

Planificación de respuesta al COVID-19 del sector de infraestructura crítica
Resumen de cambios

A continuación detallamos los cambios al 16 de noviembre del 2020

  • Se han actualizado las recomendaciones de salud pública en función de la nueva evidencia científica disponible, la epidemiología en constante evolución y la necesidad de simplificar la evaluación del nivel de riesgo. Las recomendaciones actualizadas se basan en:
    • La evidencia cada vez mayor del riesgo de transmisión a partir de personas infectadas sin síntomas (asintomáticas) o antes de la aparición de los síntomas reconocidos (presintomáticas);
    • La transmisión en curso en la comunidad en muchas partes del país;
    • La necesidad de comunicarnos de manera eficaz con el público en general;
    • El enfoque continuo en reducir la transmisión a través del distanciamiento social y otras estrategias personales de prevención.
  • Se combinaron los documentos "Implementar prácticas de seguridad para trabajadores de infraestructuras críticas que pueden haber estado expuestos a una persona con COVID-19 presunto o confirmado" y "Planificación de respuesta al COVID-19 del sector de infraestructura crítica" para consolidar y aclarar esta información.
  • Se aclaró que reincorporar a las operaciones en el lugar a los trabajadores de infraestructuras críticas expuestos que no presentan síntomas y no han dado positivo en la prueba de detección debe ser una estrategia de última instancia y solo aplicable en circunstancias particulares, por ejemplo, cuando el cese del funcionamiento del establecimiento pueda provocar daños graves o poner en peligro la salud o seguridad públicas.
  • Se agregó que se insta a los empleadores a trabajar junto a los funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales y territoriales (STLT) para determinar la manera más segura de reincorporar a las operaciones en el lugar a los trabajadores expuestos que no presentan síntomas y no han dado positivo en la prueba de detección.
  • Se aclaró que todos los trabajadores deben usar una mascarilla de tela de conformidad con la guía de los CDC y la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), y cualquier otro requisito estatal o local.

Propósito

Para garantizar la continuidad de las funciones esenciales, los CDC recomiendan que se autorice a los trabajadores de infraestructuras críticas a seguir trabajando luego de una posible exposición a una persona con COVID-19 confirmado, bajo ciertas circunstancias. Los trabajadores de infraestructuras críticas realizan una gama de operaciones y servicios que suelen ser esenciales para la viabilidad continuada de la infraestructura fundamental, lo que incluye dotar de personal a los centros de operaciones, mantener y reparar la infraestructura fundamental, operar los centros de llamadas, trabajar en tareas de construcción y desempeñar funciones operativas. Esta guía interina pretende asistir en la evaluación del riesgo y la aplicación de restricciones laborales para trabajadores de infraestructuras críticas que podrían haber estado expuestos a una persona con COVID-19 presunto o confirmado, pero que no presentansíntomasno han dado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2. Está disponible una guía específica para personal de atención médica, viajeros internacionales y personas con exposición comunitaria.

Sectores de infraestructuras críticas

El funcionamiento de la infraestructura críticaícono de pdfícono de sitio externo es primordial durante la respuesta a la emergencia del COVID-19, tanto para la seguridad y la salud pública como para el bienestar de la comunidad. Estos trabajadores realizan tareas laborales en diferentes sectores de infraestructura fundamental, como en los 16 sectoresícono de sitio externo recomendados por la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Seguridad Cibernética, los cuales pueden ser utilizados por las jurisdicciones estatales, tribales, locales y territoriales para ayudar a fundamentar el alcance de los sectores de infraestructura fundamental en sus comunidades.

Plan de respuesta al COVID-19

Cree un plan de respuesta al COVID-19 o actualícelo para prevenir el COVID-19 en su lugar de trabajo o desacelerar la propagación del virus. Los empleadores deberían estar preparados para actualizar o perfeccionar los planes de respuesta en función de los cambios registrados en el riesgo de transmisión de la enfermedad a nivel local. Esto puede incluir actividades en una o más de las siguientes áreas:

  • Mantener las operaciones comerciales fundamentales;
  • Reducir la transmisión entre los empleados y el público; y
  • Propiciar un entorno de trabajo saludable.

Cuando cree su plan de respuesta al COVID-19 o lo actualice:

Trabajadores de infraestructuras críticas expuestos a personas con COVID-19

La guía actual de los CDC recomienda que, con la posible excepción indicada abajo, las personas (incluidos los trabajadores de infraestructuras críticas) expuestas a alguien con COVID-19 presunto o confirmado deberían cumplir la cuarentena por 14 días, de conformidad con la Guía de salud pública para casos de exposición comunitaria.

Trabajadores de infraestructuras críticas que son sintomáticos

Los trabajadores de infraestructuras críticas que presentan una temperatura igual o superior a 100.4 ºF1 o síntomas que concuerdan con los del COVID-19 deben separarse de inmediato de las demás personas, informar al punto de contacto establecido en su lugar de trabajo (p. ej., supervisor o programa de salud ocupacional), y coordinar la evaluación médica y la realización de una prueba de detección.

Trabajadores de infraestructuras críticas que no son sintomáticos

Los empleadores pueden evaluar permitir que los trabajadores de infraestructuras críticas expuestos y asintomáticos continúen trabajando bajo ciertas circunstancias cuando resulte necesario para preservar la función de los lugares de trabajo de infraestructura fundamental. Esta opción debe usarse como estrategia de última instancia y aplicarse solo en circunstancias particulares, por ejemplo, cuando el cese del funcionamiento del establecimiento pueda provocar daños graves o poner en peligro la salud o seguridad públicas.  En tales casos:

  • Se insta a los empleadores a trabajar junto a los funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales y territoriales para gestionar la continuidad de las operaciones de forma tal que proteja la salud de sus trabajadores y del público en general.
  • Es posible autorizar a los trabajadores de infraestructuras críticas a seguir trabajando luego de una exposición a una persona con COVID-19 presunto o confirmado siempre y cuando permanezcan asintomáticos y no hayan dado positivo en la prueba de detección. Además, se deben implementar las siguientes precauciones de mitigación de riesgos antes y durante el turno laboral:
    • Evaluación previa: aliente a los empleados que deberán acudir al lugar de trabajo a que se realicen una autoevaluación en su hogar antes de ingresar a las instalaciones. Los empleados no deben ingresar al lugar de trabajo si se produce alguna de las siguientes situaciones: presentan síntomas del COVID-19, registran una temperatura igual o superior a 100.4 ºF1, o están esperando el resultado de una prueba viral.
    • Evaluación en el lugar de trabajo: los empleadores deben realizar una evaluación de síntomas en el lugar, que debe incluir el control de temperatura, antes de cada turno de trabajo. Lo ideal sería que la evaluación se realice antes de que la persona ingrese al establecimiento.
    • Monitoreo regular: siempre y cuando el empleado no tenga fiebre o síntomas, debe controlar sus propios síntomas bajo la supervisión del programa de salud ocupacional de su empleador o del coordinador o equipo de COVID-19 de su lugar de trabajo.
    • Uso de una mascarilla de tela: asegúrese de que todos los empleados usen una mascarilla de tela de conformidad con las guías de los CDC y la OSHA, y cualquier otro requisito estatal o local.
    • Distancia social: los empleados deben permanecer al menos a 6 pies de distancia de las demás personas y practicar el distanciamiento social según lo permitan las tareas laborales realizadas en el lugar de trabajo.
    • Limpieza y desinfección de los espacios de trabajo: limpie y desinfecte todas las áreas como oficinas, baños, áreas de uso común y equipos compartidos de forma rutinaria.

Adaptar el plan de respuesta al COVID-19 de su empresa

Al seguir estas recomendaciones, evalúe adaptar el plan de respuesta al COVID-19 de su empresa con los siguientes elementos:

Mantener las operaciones comerciales fundamentales

  • Reintegrar a las operaciones en el lugar a los trabajadores expuestos que no presentan ningún síntoma y que no han dado positivo en la prueba de detección representa un riesgo considerable para los demás trabajadores dado que muchas personas con COVID-19 son asintomáticas pero de todos modos pueden propagar la enfermedad, además de que las pruebas de detección no son infalibles. Reincorporar a los trabajadores expuestos no debería ser la primera opción ni la más adecuada al gestionar tareas de trabajo fundamentales. La cuarentena de 14 días sigue siendo el enfoque más seguro para limitar la propagación del COVID-19 y reducir las probabilidades de que se produzca un brote entre la fuerza laboral.
  • Tome las siguientes medidas para reducir la necesidad de reintegrar a trabajadores de infraestructuras críticas expuestos:
    • Identifique y priorice las funciones laborales esenciales para el funcionamiento ininterrumpido,
    • Realice una capacitación cruzada de los empleados para llevar a cabo las funciones laborales críticas de modo tal que el lugar de trabajo pueda seguir operando incluso ante la ausencia de empleados clave, y
    • Asigne funciones críticas a otros trabajadores disponibles e igualmente calificados que no hayan estado expuestos a una persona con COVID-19 confirmado.
  • Analice sus políticas de licencia por enfermedad y considere modificarlas para asegurarse de que los trabajadores enfermos no estén en el lugar de trabajo. Asegúrese de que los empleados conozcan y entiendan estas políticas.
  • Analice sus programas de incentivo y considere modificarlos, si está permitido, para que los empleados no sean penalizados por tomarse licencia por enfermedad si tienen COVID-19 o han estado expuestos a una persona con COVID-19.
  • Reduzca al mínimo la cantidad de trabajadores presentes en los sitios de trabajo tanto como sea posible.

Considere alternativas especiales (p. ej., teletrabajo, reasignación de tareas para reducir al mínimo el contacto con los demás) para los empleados que tengan mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Reducir la transmisión entre los empleados y el público

  • Aliente de manera activa a sus empleados enfermos a que se queden en sus casas. Los empleados que presentan síntomas deben notificar al punto de contacto correspondiente en su lugar de trabajo.
  • Envíe a casa de inmediato a los empleados que se presenten a trabajar enfermos o que se enfermen durante la jornada laboral, o solicite la atención de un proveedor de atención médica.
  • Haga que los empleados enfermos sigan la guía recomendada por los CDC sobre qué hacer si se enferma. Los empleados no deben reincorporarse a su trabajo hasta haber cumplido los criterios para suspender el aislamiento en el hogar, previa consulta con sus proveedores de atención médica.
  • Aliente a los empleados que deben acudir al lugar de trabajo a realizarse una autoevaluación (medición de la temperatura y evaluación de los síntomas) en casa antes de ingresar al establecimiento. Además, los empleadores deben realizar una evaluación previa a los empleados (p. ej., controlar la temperatura y evaluar la presencia de síntomas del COVID-19) antes de que inicien su turno de trabajo.
  • Los empleados deben controlar sus síntomas durante cada turno de trabajo bajo la supervisión del programa de salud ocupacional de su empleador o el coordinador o equipo de COVID-19 de su lugar de trabajo.
  • Implemente el distanciamiento social para reducir al mínimo las probabilidades de que los trabajadores se expongan al virus entre sí.
  • Asegúrese de que todos los trabajadores usen una mascarilla de tela de conformidad con las guías de los CDC y la OSHA, y cualquier otro requisito estatal o local.
  • Ponga a prueba el uso de mascarillas de tela para asegurarse de que no interfieran con las prácticas laborales seguras. Las personas que trabajan en entornos donde las mascarillas podrían aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor o causar problemas de seguridad debido a la introducción de un peligro (por ejemplo, las tiras que se pueden enganchar en una máquina) pueden consultar con un profesional de salud y seguridad ocupacional para determinar cuál es la mascarilla apropiada para su entorno.
  • Los trabajadores no deben compartir objetos; si es necesario compartir herramientas, asegúrese de que se realice la adecuada limpieza y desinfección entre cada uso.
  • Implemente políticas y prácticas de supervisión para reforzar los mensajes sobre cómo reducir la transmisión del COVID-19.
  • Instruya a sus empleados acerca de cómo reducir la propagación del COVID-19. Adopte diversos métodos de comunicación para recordarles a los empleados las prácticas de prevención, proporcionar actualizaciones y aumentar la comprensión de los trabajadores acerca de la información y las recomendaciones correspondientes.

Mantenga un entorno de trabajo saludable

  • Base las recomendaciones de prevención de infecciones entre los trabajadores en el enfoque conocido como jerarquía de controles. Este enfoque agrupa las medidas a tomar según su eficacia para reducir o eliminar riesgos. En la mayoría de los casos, el enfoque preferido es eliminar un peligro o procesos, instalar controles de ingeniería e implementar prácticas apropiadas de limpieza y desinfección para reducir la exposición o proteger a los trabajadores.
  • Modifique la disposición de las estaciones de trabajo para garantizar que todos los empleados mantengan una distancia social de al menos seis pies.
  • Refuerce los protocolos de distanciamiento social y utilice otros métodos para separar físicamente a los empleados.
  • Cierre o limite el acceso a áreas de uso común donde es más probable que los empleados se reúnan e interactúen.
  • Trabaje junto al personal de mantenimiento del establecimiento para mejorar la ventilación al aumentar el intercambio de aire en las diferentes áreas.
  • Promueva el lavado de manos frecuente con agua y jabón por al menos 20 segundos o el uso de un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol si no se dispone de agua y jabón.
  • Aumente la frecuencia de las tareas de limpieza y desinfección de las superficies que se tocan con frecuencia y de los objetos de uso compartido para reducir al mínimo la probabilidad de contaminación cruzada; por ejemplo, limpie antes y después de cada turno e inmediatamente antes y después del uso de objetos compartidos.
  • Implemente políticas y prácticas de supervisión para reforzar los mensajes destinados a reducir el estrés.
  • Comuníquese con los empleados y hable acerca del estrés laboral relacionado con el COVID-19 y las maneras de sobrellevar ese estrés.

  1. La temperatura medida de 100.4 °F o más se utiliza con el fin de evaluar a los empleados que han estado expuestos al COVID-19. Tenga en cuenta que una temperatura de 100.4 °F o más puede ser intermitente o no presentarse en algunas personas, por ejemplo en personas mayores, inmunodeprimidas o que toman ciertos medicamentos para bajar la fiebre (p. ej., medicamentos antiinflamatorios no esteroides [AINE]).
Última actualización: 16 de nov. del 2020