Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones provisionales para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención

Consideraciones provisionales para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención

Estas consideraciones interinas se basan en lo que se conoce hasta el momento acerca del SARS-CoV-2 y el COVID-19 a la fecha de su publicación, 7 de julio del 2020.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. actualizarán estas consideraciones según sea necesario a medida que cuenten con más información disponible. Visite el sitio web de los CDC en forma periódica para ver la guía interina actualizada.

Nota:  Este documento tiene la intención de ofrecer consideraciones sobre el uso adecuado de pruebas y no impone la determinación sobre decisiones de pagos o cobertura de seguros de dichas pruebas, excepto que se indique (o prescriba) lo contrario por otra entidad o agencia estatal o federal. Los CDC son una agencia no reguladora; por lo tanto, la información de este documento pretende ayudar a las instituciones correccionales y de detención a tomar decisiones más que a establecer requisitos regulatorios.

Los CDC ofrecen consideraciones para que las instituciones correccionales y de detención puedan planificar, prepararse y responder a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La realización de pruebas de diagnóstico del COVID-19 es uno de los componentes de una estrategia integral y debería usarse en combinación con otras medidas de prevención y mitigación descritas en la Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en instituciones correccionales y de detención. Realizar pruebas de detección en personas sintomáticas y asintomáticas e iniciar el aislamiento médico de los casos presuntos y confirmados y la cuarentena de los contactos cercanos puede ayudar a evitar la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en instituciones correccionales y de detención. Este documento describe estrategias para la realización de pruebas de detección en instituciones correccionales y de detención, y ofrece consideraciones para implementar las pruebas de detección del SARS-CoV-2 entre las personas encarceladas y los miembros del personal.

Las instituciones correccionales y de detención pueden determinar, en colaboración con los funcionarios de salud estatales y locales, si es necesario implementar las siguientes estrategias propuestas para la realización de pruebas, y cómo hacerlo. La implementación debe estar guiada por lo que es posible, práctico, aceptable y necesario en cada institución. El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma o regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las instituciones.

La evaluación de síntomas y la realización de pruebas de detección son estrategias para identificar a personas con COVID-19.  El rastreo de contactos de casos de COVID-19 es una estrategia efectiva para el control de la enfermedad que involucra la investigación de casos y sus contactos entre las personas encarceladas o detenidas (IDP, por sus siglas en inglés). En el entorno de las instituciones correccionales esto debería incluir aislar a los casos índice y poner a los contactos en cuarentena. Estas estrategias deben contemplar la protección de la privacidad y confidencialidad en la medida de lo posible, y de conformidad con las leyes y normas vigentes.

Cada vez que se identifique un resultado de prueba positivo, asegúrese de que la persona sea notificada rápidamente, se la ponga en contacto con los servicios de atención médica correspondiente, y se inicie el aislamiento médico.  Las instituciones correccionales y de detención deberían seguir la guía de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo al instituir y ofrecer pruebas de detección al personal, y al determinar cuándo el personal está preparado para volver a trabajar.

Tipos de pruebas de detección de COVID-19

Las pruebas virales son la alternativa recomendada para diagnosticar una infección en curso con SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19. Las pruebas virales evalúan si el virus está presente en una muestra respiratoria. Los resultados de las pruebas virales ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y aislar a las personas infectadas para reducir al mínimo la transmisión del SARS-CoV-2.

Las pruebas de anticuerpos se usan para detectar infecciones anteriores por SARS-CoV-2. Actualmente, los CDC no recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos como único recurso para diagnosticar infecciones actuales. Con base en cuándo se ha infectado una persona y el tiempo de la prueba, es posible que no se encuentren anticuerpos en una persona que está infectada por el COVID-19. Además, aún no se ha podido comprobar si el resultado positivo de una prueba de anticuerpos indica que se cuenta con protección contra futuras infecciones por SARS-CoV-2; por lo tanto, las pruebas de anticuerpos no se deben usar en este momento para determinar si una persona es inmune al virus.

Las recomendaciones de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se basan en lo que se conoce actualmente acerca del virus. El SARS-CoV-2 es nuevo y lo que se conoce al respecto cambia rápidamente.  La información acerca de la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se actualizará a medida que haya más información disponible.

Cuándo podría ser necesario realizar una prueba de detección

Este documento describe tres situaciones en las que las personas encarceladas o detenidas (IDP) o los miembros del personal de  instituciones correccionales y de detención podrían requerir una prueba viral inicial del SARS-CoV-2:

  • Realización de pruebas de detección en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19
  • Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas con exposición reciente conocida o presunta al SARS-CoV-2 para controlar la transmisión
  • Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 para la identificación temprana de la infección

Este documento también detalla consideraciones para planificar la realización de pruebas de detección en instituciones correccionales y de detención:

  • Consideraciones prácticas para implementar la realización extendida de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención
  • Lista de verificación de consideraciones para ayudar a las instituciones a decidir cómo y cuándo realizar pruebas de detección del SARS-CoV-2 a una escala mayor

Estas consideraciones tienen como objetivo brindar estrategias basadas en la evidencia para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 entre IDP y miembros del personal que trabajan en instituciones correccionales y de detención. En función del contexto, es posible aplicar las consideraciones específicas para la realización de pruebas de detección a IDP, miembros del personal de instituciones correccionales o ambos.

Realización de pruebas de detección en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19

De conformidad con las recomendaciones de los CDC, las personas con signos o síntomas de COVID-19 deberían ser remitidas a un proveedor de atención médica para evaluar la necesidad de someterlas a una prueba de detección (incluidos los miembros del personal y las IDP):

  • Una estrategia para identificar a las personas con signos o síntomas del COVID-19 es llevar a cabo evaluaciones, como el control de la temperatura y/o los síntomas. Estas evaluaciones son una de las estrategias que las instituciones correccionales y de detención pueden implementar para ayudar a reducir el riesgo de transmisión del COVID-19. No obstante, la evaluación de síntomas no resulta útil para identificar a las personas con COVID-19 que podrían ser asintomáticas o presintomáticas.
  • La evaluación de síntomas tampoco evitará el ingreso a la institución de todas las personas con COVID-19.
  • Para identificar a las personas con síntomas, las instituciones correccionales y de detención deberían incorporar el control de temperatura y la evaluación de síntomas a sus prácticas estándar (es decir, controlar a las IDP al momento del ingreso y antes de su liberación o transferencia, evaluar diariamente a los miembros del personal, y evaluar a los voluntarios y proveedores antes de ingresar). Las evaluaciones deben llevarse a cabo de manera segura y respetuosa, y conforme a las leyes y regulaciones de privacidad vigentes. Vea la guía sobre cómo llevar a cabo la evaluación de síntomas en la Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en instituciones correccionales y de detención.

Personal

  • Todos los miembros del personal con COVID-19 presunto o confirmado deberían usar cubiertas de tela para la cara (a menos que esté contraindicado), autoaislarse en su casa, ponerse en contacto con los servicios de atención médica correspondientes lo antes posible, y seguir las indicaciones y recomendaciones de atención médica.

Personas encarceladas o detenidas (IDP)

  • A todas las IDP con COVID-19 confirmado o presunto se les debería proporcionar cubiertas de tela para la cara (a menos que esté contraindicado), además de ponerlas en contacto con atención médica adecuada lo antes posible y colocarlas en aislamiento médico hasta que se les pueda brindar atención e indicaciones médicas.

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas con exposición reciente conocida o presunta al SARS-CoV-2 para controlar la transmisión

Se recomienda hacerles las pruebas a todos los contactos cercanosícono de pdf1 de las personas infectadas por SARS-CoV-2:

Estrategia de realización extendida de pruebas de detección más allá de los contactos cercanos

En los entornos laborales o de alojamiento con gran acumulación de personas, como las instituciones correccionales y de detención, es mucho más probable que se produzca la transmisión rápida y generalizada del SARS-CoV-2. Llevar a cabo el rastreo de contactos en entornos correccionales y de detención podría ser una tarea difícil y requerir muchísimos recursos (p. ej., la cantidad de contactos cercanos de las IDP infectadas a los que se debe detectar en una unidad de alojamiento con dormitorios tipo residencia y baños y duchas de uso compartido puede ser muy elevada; el personal externo de salud pública que realiza el rastreo de contactos podría tener acceso limitado a las instituciones correccionales y de detención, y podría ser necesario llevar a cabo entrevistas telefónicas con los casos y los contactos cercanos en cuestión). Si no es factible realizar el rastreo de contactos, o hay preocupación por la transmisión generalizada luego de identificar una nueva infección por SARS-CoV-2 entre las IDP y los miembros del personal, los administradores de la institución deberían considerar una estrategia más amplia de realización de pruebas de detección que no incluya únicamente a los contactos cercanos dentro de la institución para reducir las probabilidades de que se produzca un brote mayor.

Las consideraciones prácticas para implementar una estrategia más amplia de realización de pruebas de detección debería incluir la disponibilidad de recursos y la capacidad de tomar medidas en función de los resultados de las pruebas. La decisión de implementar estrategias de prueba en instituciones correccionales y de detención debería tomarse en colaboración con los departamentos de salud estatales/locales.

  • En función de las características de la institución y los recursos disponibles, se debería considerar la realización de pruebas de detección selectiva (p. ej., una unidad de alojamiento específica) o en toda la institución si una sola IDP o miembro del personal del establecimiento da positivo para el COVID-19. Las personas que dan positivo al ingresar deberían ser puestas en aislamiento médico de inmediato y recibir atención médica. Esta circunstancia no requerirá la realización generalizada de pruebas de detección.

Cuarentena y pruebas adicionales para contactos cercanos

A todas las personas que sean contactos cercanos de alguien con COVID-19 (p. ej., las IDP y los miembros del personal asignados a la unidad de alojamiento donde alguien dio positivo para el SARS-CoV-2) se les debería proporcionar cubiertas de tela para la cara (a menos que esté contraindicado), y se debería poner a las IDP en cuarentena por 14 días después de su última exposición.

Personal

Los trabajadores de sectores de infraestructura crítica pueden estar autorizados a trabajar si se mantienen asintomáticos después de una posible exposición a un caso confirmado de enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), siempre y cuando el trabajador no sea un contacto cercano, y se hayan implementado las recomendaciones y los controles de prevención de la infección por parte de los trabajadores. El miembro del personal debería usar una cubierta de tela para la cara (a menos que esté contraindicado) en todo momento mientras se encuentra en el lugar de trabajo por 14 días luego de su última exposición (si aún no utiliza una debido al uso universal de las cubiertas de tela para la cara). Por consiguiente, la gerencia debería considerar requerir  que el personal asintomático que haya sido identificado como contacto cercano de un caso confirmado se ponga en cuarentena en su casa la máxima cantidad de tiempo posible, sin perder de vista la necesidad de mantener niveles adecuados de dotación de trabajadores imprescindibles. Si el personal contactado da positivo, debería seguir las indicaciones de su departamento de salud local y de su proveedor de atención médica con respecto al aislamiento.

Personas encarceladas o detenidas (IDP)

Si al contacto de la IDP se le realiza la prueba de detección del SARS-CoV-2 y da positivo, el contacto de la IDP debería ser puesto en aislamiento médico. Dado que las instituciones correccionales y de detención podrían no tener suficiente espacio para proporcionar una celda individual a cada IDP en cuarentena, es posible que deban formar cohortes de IDP en cuarentena que hayan estado expuestas al SARS-CoV-2 al mismo tiempo. Algunas IDP de una cohorte en cuarentena podrían estar infectadas pero no presentar síntomas, o no dar positivo. Las personas infectadas pueden transmitir el SARS-CoV-2 a otras varios días después de la aparición de los síntomas, o incluso si nunca presentan síntomas. Para evitar la transmisión continua del virus dentro de una cohorte de personas en cuarentena, se podría considerar realizar una prueba de detección a la IDP que dio negativo en primer lugar cada 3 o 7 días. El intervalo específico de repetición de la prueba elegido por una institución podría basarse en:

  • La etapa del brote en curso (es decir, realizar pruebas con mayor frecuencia ante un aumento en los brotes, y realizar pruebas con menor frecuencia cuando la transmisión se haya desacelerado)
  • La disponibilidad de suministros de prueba y la capacidad del personal de repetir las pruebas sin afectar negativamente otros servicios esenciales de atención médica
  • Los recursos financieros para repetir las pruebas, incluida la adquisición de suministros de prueba, servicios de pruebas de laboratorio y equipos de protección personal (EPP)
  • La capacidad de los laboratorios en el lugar, contratados o de salud pública que realizarán las pruebas
  • El tiempo de espera previsto para obtener los resultados de las pruebas (y la capacidad resultante de actuar oportunamente en función de los resultados)

Coloque a todas las IDP que den positivo en aislamiento médico. Si una IDP que dio positivo formó parte de una cohorte en cuarentena, reinicie el periodo de 14 días de cuarentena en el resto de la cohorte. Vea la guía detallada de recomendaciones sobre cómo organizar la cuarentena y el aislamiento médico en entornos correccionales y de detención en la Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en instituciones correccionales y de detención.

Las limitaciones de la estrategia de repetición de pruebas incluyen:

  • Las instituciones podrían no tener la capacidad suficiente de personal y pruebas para organizar la realización de pruebas a una gran cantidad de IDP en serie.
  • Repetir las pruebas con frecuencia podría ser una estrategia poco práctica de implementar debido a lo mucho que se tarda en recibir grandes cantidades de resultados.
  • La repetición frecuente de pruebas puede provocar la necesidad de prolongar la cuarentena de toda la cohorte si una persona da positivo, y podría ser difícil encontrar lugar para poner en cuarentena a las personas en instituciones correccionales o de detención.
  • La repetición frecuente de pruebas podría volverse una práctica agobiante para las IDP y aumentar la proporción de personas que se niegue a realizarse la prueba.

Las consideraciones prácticas para implementar la repetición de pruebas en personas en cuarentena deberían incluir la disponibilidad de espacio y recursos, las posibles limitaciones de esta estrategia y la capacidad de acción con base en los resultados. La decisión acerca de la frecuencia de repetición de las pruebas en instituciones correccionales y de detención debería tomarse junto con los departamentos de salud estatales/locales.

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 para la identificación temprana de la infección

Las instituciones correccionales y de detención podrían considerar realizarles pruebas de detección a personas asintomáticas sin exposición presunta o conocida al SARS-CoV-2 en comunidades con niveles moderados a significativos de transmisión en la comunidad.  Las consideraciones prácticas para implementar esta estrategia incluyen la disponibilidad de recursos, los resultados y la capacidad de respuesta coordinada. La decisión de implementar estrategias de prueba en instituciones correccionales y de detención debería tomarse en colaboración con los departamentos de salud estatales/locales. Estas estrategias de realización de pruebas pretenden reducir el riesgo de introducir el SARS-CoV-2 en entornos correccionales y de detención (es decir, realizarles la prueba a las personas que acaban de ser encarceladas o detenidas) y reducir el riesgo de transmisión generalizada mediante la identificación temprana de la infección entre las IDP y los miembros del personal actuales. Las instituciones de comunidades con niveles moderados a significativos de transmisión en la comunidad pueden considerar lo siguiente:

  • Realizar una prueba de detección inicial a todas las IDP actuales y a todas las IDP nuevas al momento de la admisión antes de que se integren al resto de la población de la institución.
  • Alojar a las nuevas IDP de manera individual mientras se aguardan los resultados de la prueba para evitar una posible transmisión del virus. Algunas instituciones pueden optar por implementar una "cuarentena de admisión de rutina" en la cual se aloja a las IDP de forma separada por 14 días antes de integrarlas a las instalaciones de alojamiento general.
  • Realizar pruebas de detección del COVID-19 y revisar los resultados antes de liberar o transferir a alguien a otra institución, especialmente si una IDP pasará a estar en un entorno grupal con personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Consulte la Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en instituciones correccionales y de detención para obtener más información acerca de las recomendaciones de transferencia y liberación. Antes de la fecha proyectada de transferencia o liberación de una persona, considere implementar un protocolo de planificación de transferencia o liberación (idealmente, en celdas individuales) por 14 días para evitar que el COVID-19 se propague a otras instituciones o a la comunidad.

Consideraciones prácticas para implementar la realización extendida de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención

Si desea obtener más información acerca de los procedimientos de prueba, vea Cómo llevar a cabo la realización generalizada de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en entornos grupales.

Lista de verificación de consideraciones para ayudar a las instituciones a decidir cómo y cuándo realizar pruebas generalizadas de detección del SARS-CoV-2
ícono de marca de verificación

Trabaje junto con los departamentos de salud estatales/locales a la hora de decidir cómo realizar pruebas generalizadas de detección en instituciones correccionales y de detención.

ícono de marca de verificación

Si una institución decide implementar la realización generalizada de pruebas de detección, use pruebas virales con Autorización de Uso de Emergenciaícono de sitio externo de la FDA, y asegúrese de que se sigan estrictamente las indicaciones del fabricante con respecto a la recolección y el transporte de las muestras para maximizar la precisión de los resultados. Trabaje junto con los departamentos de salud estatales/locales y los laboratorios para elegir las pruebas correctas y los suministros necesarios.

ícono de marca de verificación

Si realizará pruebas de detección de forma generalizada, considere seriamente un programa que incluya la realización de pruebas tanto en las IDP como en los miembros del personal. 

  • Inicialmente, se detectaron infecciones por SARS-CoV-2 o casos de COVID-19 entre los miembros del personal de diversas instituciones antes de que surgieran casos entre las personas encarceladas o detenidas.
  • Dado que los miembros del personal se trasladan a diario de la institución a la comunidad y viceversa, el riesgo de introducir la infección en la institución desde la comunidad y/o llevar la infección desde la institución a la comunidad es permanente.
  • Si existen motivos operativos, contractuales y/o legales para abstenerse de realizar pruebas de detección a miembros del personal dentro de la institución o inquietudes acerca de utilizar los recursos/empleados de la institución para realizar pruebas de detección al personal, averigüe cómo puede trabajar en conjunto con los socios de la comunidad o los departamentos de salud estatales/locales para implementar la realización de pruebas en el personal.

Planificación sobre cómo se modificará el funcionamiento de la institución según los resultados de las pruebas

  • Identifique espacios de aislamiento adicionales que puedan usarse para alojar a las personas infectadas identificadas durante la realización de las pruebas y espacios adicionales de cuarentena para albergar a sus contactos cercanos. También se debe tener en cuenta que los espacios de aislamiento/cuarentena cumplan con otras necesidades médicas o de seguridad (p. ej., unidad de alojamiento especial, camas médicas, camas de salud mental, custodia protectora, etc.)
  • Dado el potencial de que se produzcan grandes cantidades de infecciones asintomáticas, asegúrese de que los planes incluyan opciones de aislamiento para alojar grandes cantidades de personas infectadas y opciones de cuarentena para alojar grandes cantidades de contactos cercanos. Por ejemplo, analice cómo podrían modificarse las operaciones de alojamiento de la institución según los diferentes escenarios posibles definidos por el resultado de las pruebas (p. ej., si la realización de pruebas de detección revela que el 10 %, 30 %, 50 % o más de las personas encarceladas o detenidas son casos positivos de COVID-19).
  • Las preguntas que debe considerar y abordar en un plan de realización de pruebas de detección a IDP incluyen:
    • ¿Se designarán unidades/secciones de alojamiento específicas para las personas que den positivo?
    • ¿Qué hará la institución con quienes se nieguen a realizarse la prueba?
    • ¿Con qué frecuencia se llevará a cabo la realización generalizada de pruebas de detección? ¿Cuál será el umbral/indicador para repetir las pruebas?
    • Si las pruebas revelan que hay más IDP positivas que negativas, ¿se les reasignará un alojamiento diferente a quienes den negativo (en lugar de reasignar a quienes den positivo)?
    • ¿Cómo se limpiarán y desinfectarán de manera sistemática las áreas de alojamiento si se identifican grandes cantidades de personas positivas y se reasignan las unidades de alojamiento?
    • ¿Cómo gestionará la institución la logística necesaria para trasladar grandes cantidades de personas a diferentes espacios de alojamiento? (Por ejemplo, ¿a dónde irán las personas encarceladas o detenidas mientras se limpian y desinfectan las unidades de alojamiento, y cómo se separará a las personas positivas de las negativas durante este momento?)
    • ¿La institución implementará una estrategia basada en pruebas o una estrategia basada en el tiempo transcurrido para finalizar el aislamiento médico de las personas infectadas que sean asintomáticas? ¿Se optará por la estrategia basada en pruebas o basada en síntomas para finalizar el aislamiento médico de las personas infectadas que son sintomáticas? Si se elige la estrategia basada en pruebas, ¿se cuenta con los suministros de prueba y la capacidad de laboratorio correspondientes para hacer frente a una mayor realización de pruebas de detección? ¿La institución utilizará una estrategia combinada (p. ej., basada en el tiempo/basada en los síntomas para la mayoría, pero reservando la estrategia basada en las pruebas para quienes estén inmunodeprimidos)?
    • ¿Quién notificará los resultados de las pruebas a los departamentos de salud locales o estatales de conformidad con las leyes de salud pública estatales y locales?
  • Si se realizarán pruebas de detección al personal:
    • ¿El empleador puede obligar legalmente al personal a realizarse la prueba de detección? Si no puede hacerlo, ¿cómo hará el empleador para alentar las pruebas de detección? ¿Qué hará el empleador con el personal que se niegue a realizarse la prueba?
    • ¿Qué entidad realizará las pruebas y cómo se notificarán los resultados al empleador y al empleado?
    • ¿Quién notificará los resultados de las pruebas del personal a los departamentos de salud locales o estatales de conformidad con las leyes de salud pública estatales y locales?
    • ¿Cómo se mantendrán los niveles adecuados de personal si un gran porcentaje de empleados da positivo? (Vea la Guía para trabajadores de infraestructuras críticas.)
    • ¿El proveedor de atención médica (HCP, por sus siglas en inglés) usará una estrategia basada en las pruebas o una estrategia basada en el tiempo transcurrido para determinar cuándo el personal infectado asintomático puede interrumpir el aislamiento y volver a trabajar?

Pie de página

1Con base en el conocimiento actual, se considera que una persona es contacto cercano de un caso de COVID-19 si:
a) ha estado a menos de 6 pies de una persona infectada por el menos 15 minutos contando desde las 48 horas previas a la aparición de la enfermedad (o contando desde las 48 horas previas a la primera prueba positiva si la persona es asintomática) hasta el momento en que la persona infectada cumpla los criterios para finalizar el aislamiento médico o
b) ha tenido contacto directo con secreciones infecciosas de una persona con COVID-19 (p. ej., si la persona enferma le tosió encima) y no estaba usando el EPP recomendado en el momento del contacto. El contacto cercano puede producirse si una persona está a cargo del cuidado, convive, visita o comparte un espacio común con alguien con COVID-19. La definición de contacto cercano no se modifica si la persona infectada usa una mascarilla o cubierta de tela para la cara.

Última actualización: 7 de jul. del 2020