Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía interina para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención

Guía interina para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención

Resumen de los cambios recientes

  • Se actualizó la jerarquía de prioridad para la realización de pruebas de detección en función de los recursos: 1) Realización de pruebas de diagnóstico para personas con signos y síntomas del COVID-19 y contactos cercanos (exposiciones presuntas y conocidas); 2) Realización de pruebas de evaluación a personas encarceladas/detenidas al momento de la admisión y antes de transferirlas o liberarlas para identificar a personas asintomáticas; y 3) Realización generalizada de pruebas de evaluación para identificar personas asintomáticas.
  • Se actualizó la recomendación de realizar una prueba de detección al final del periodo de cuarentena.
  • Límites de la realización generalizada de pruebas de evaluación (p. ej., realizar una prueba de detección a todas las personas de una unidad de alojamiento).

Puntos clave

  • La realización frecuente de pruebas de detección del coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave 2 (SARS-CoV-2) es una medida de prevención importante en las instituciones correccionales y de detención.
  • La realización de pruebas de diagnóstico a personas con síntomas de COVID-19 y personas con exposición presunta o conocida al virus (incluidos los contactos cercanos) además de la realización de pruebas de evaluación son medidas fundamentales para detener la propagación del COVID-19.
  • Las consideraciones específicas para la realización de pruebas de detección en instituciones correccionales y de detención incluyen, por ejemplo, la realización de pruebas de evaluación para identificar a las personas asintomáticas con base en el movimiento de las personas encarceladas/detenidas y los miembros del personal entre diferentes establecimientos y la comunidad, además de factores a nivel individual y del establecimiento.

Introducción

Este documento describe las estrategias para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en instituciones correccionales y de detención. La realización de pruebas de detección se debe implementar junto con otras estrategias de prevención del COVID-19 detalladas en la Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en instituciones correccionales y de detención. El propósito y proceso de la realización de pruebas de detección deberían comunicarse claramente a las personas encarceladas/detenidas y a los miembros del personal de las instituciones correccionales y de detención. Los administradores del establecimiento deberían implementar procedimientos para la rápida notificación de los resultados de las pruebas, y establecer medidas adecuadas, como el aislamiento por motivos médicos, la cuarentena, la división en cohortes y las restricciones de acceso al establecimiento. Esta guía no reemplaza ninguna ley, norma o regulación de salud y seguridad federal, estatal, tribal, local o territorial vigente. Los CDC actualizarán esta guía en la medida que sea necesario y cuando haya más información disponible.

Para entender la guía que se detalla a continuación, consulte:

Consideraciones al realizar pruebas de detección

La realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 puede incorporarse como parte de un enfoque integral para reducir la transmisiónLa evaluación de síntomas, la realización de pruebas de detección y el rastreo de contactos son estrategias para identificar a personas infectadas por el SARS-CoV-2 a fin de tomar medidas para desacelerar y detener la propagación del virus.

Actualmente, la vacuna contra el COVID-19 está disponible en dosis limitadas; por lo tanto, el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) de los CDC emitió recomendaciones para su priorización durante las primeras fases del programa de vacunación. A medida que el suministro de vacunas aumente y más grupos prioritarios reciban la vacuna, las prioridades de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se modificarán y se actualizará la guía. Por ejemplo, a medida que haya más miembros del personal vacunados, las prioridades para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 podrían cambiar para enfocarse en el personal y las personas encarceladas que aún no fueron vacunadas. Para obtener información acerca de la cuarentena y la realización de pruebas de detección a personas totalmente vacunadas, incluido el personal de instituciones correccionales y las personas encarceladas, visite Recomendaciones interinas de salud pública para las personas totalmente vacunadas.

Las personas sometidas a una prueba de detección deberían recibir información clara sobre:

  • el fabricante y nombre de la prueba, el tipo de prueba, la finalidad de la prueba, las especificaciones de desempeño de la prueba, las limitaciones asociadas a la prueba, quién pagará por la prueba, cómo se realizará la prueba, cómo y cuándo recibirán los resultados de la prueba; y
  • cómo entender lo que significan los resultados, medidas asociadas a resultados negativos o positivos, diferencia entre la realización de una prueba como evaluación en el lugar de trabajo y la realización de una prueba con fines de diagnóstico médico, quién recibirá los resultados, cómo se usarán los resultados y las consecuencias de negarse a someterse a la prueba de detección.

Es obligatorio entregar a las personas hojas informativas para el paciente sobre la autorización de uso de emergenciaícono de sitio externo (EUA, por sus siglas en inglés) de las pruebas.

Tipos de pruebas de detección

Pruebas virales

Las pruebas virales autorizadasícono de sitio externo por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se utilizan para diagnosticar la infección por SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Con las pruebas virales se analiza si el virus está presente en muestras respiratorias o de otro tipo. Los resultados de estas pruebas ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y aislar a las personas infectadas para reducir al mínimo la transmisión del SARS-CoV-2. Vea la lista de autorizaciones de uso de emergencia de diagnóstico in vitroícono de sitio externo de la FDA para obtener más información acerca del desempeño de pruebas autorizadas específicas.

  • Las pruebas de amplificación de ácido nucleico (NAAT, por sus siglas en inglés), como la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR, por sus siglas en inglés), detectan el ácido ribonucleico viral (ARN) e indican una infección actual o una infección reciente con detección prolongada de ARN viral pero sin evidencia directa de que el virus sea capaz de replicarse o ser transmitido a otras personas. Las NAAT son pruebas de alta sensibilidad y alta especificidad para diagnosticar la infección por SARS-CoV-2. La mayoría de las NAAT deben ser procesadas en el laboratorio con tiempos variables para la obtención de resultados (~1-2 días), pero algunas NAAT son pruebas para puntos de atención con resultados disponibles en aproximadamente 15-45 minutos.
  • Las pruebas de antígeno detectan la presencia de un antígeno viral específico. La mayoría puede procesarse en el punto de atención con resultados disponibles en aproximadamente 15-30 minutos. Por lo general, las pruebas de antígeno tienen una especificidad similar pero son menos sensibles que las NAAT. En función de la probabilidad previa a la prueba, es posible que los resultados de la prueba de antígeno deban confirmarse con una NAAT (p. ej., una prueba negativa en personas con síntomas o una prueba positiva en personas sin síntomas). Se recomienda el uso de un Algoritmo de prueba de antígeno ícono de pdf[147 KB, 1 página] para determinar cuándo es necesario realizar una prueba de confirmación.

Pruebas de anticuerpos

Las pruebas de anticuerpos (o serológicas) se utilizan para detectar infecciones anteriores por SARS-CoV-2, y pueden ayudar a diagnosticar el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) y en adultos (MIS-A). Los CDC no recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos para diagnosticar infecciones actuales. En función del momento en que una persona fue infectada y el momento de realización de la prueba, la prueba podría no detectar anticuerpos en personas con una infección actual. Además, aún no se conoce si el resultado positivo de una prueba de anticuerpos indica inmunidad contra el SARS-CoV-2; por lo tanto, por el momento, las pruebas de anticuerpos no deberían usarse para determinar si una persona es inmune a la reinfección. La realización de pruebas de anticuerpos se está utilizando con fines epidemiológicos y de vigilancia de salud pública. Dado que las pruebas de anticuerpos pueden tener diferentes objetivos en el virus, es posible que se necesiten pruebas específicas para evaluar los anticuerpos originados por una infección pasada en comparación con los generados por la vacuna. Para obtener más información acerca de las vacunas contra el COVID-19 y los resultados de las pruebas de anticuerpos, consulte las Consideraciones clínicas provisionales para el uso de las vacunas de ARNm contra el COVID-19 autorizadas actualmente en los Estados Unidos.

Para obtener más información, consulte Visión general sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2.

Visión general de situaciones de realización de pruebas de detección

La realización de pruebas de diagnóstico pretende identificar infecciones actuales en las personas y se utiliza cuando una persona presenta signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19, o cuando una persona es asintomática pero tiene una exposición presunta o conocida al SARS-CoV-2.

Algunos ejemplos de realización de pruebas de diagnóstico incluyen:

  • Realizar una prueba de detección a personas con síntomas que concuerdan con los del COVID-19 y que acuden a su proveedor de atención médica
  • Realizar una prueba de detección a las personas como resultado de las iniciativas de rastreo de contactos
  • Realizar una prueba de detección a quienes indicaron haber estado expuestos a alguien con un caso presunto o confirmado de COVID-19
  • Realizar una prueba de detección a quienes asistieron a un evento en el que luego se confirmó que otro asistente dio positivo para el COVID-19

Las pruebas de evaluación pretenden identificar a personas infectadas que son asintomáticas y no tienen exposición conocida, presunta ni notificada al SARS-CoV-2. La evaluación ayuda a identificar casos desconocidos a fin de tomar medidas para evitar la transmisión posterior.

Algunos ejemplos de realización de pruebas de evaluación incluyen:

  • Realizar una prueba de detección a los empleados en el lugar de trabajo
  • Realizar una prueba de detección a estudiantes, docentes y miembros del personal en ámbitos escolares o universitarios
  • Realizar una prueba de detección a una persona antes o después de viajar
  • Realizar una prueba de detección en casa a una persona que no presenta síntomas asociados al COVID-19 y que no tiene exposiciones conocidas a alguien con COVID-19

Cómo elegir una prueba de detección

Al escoger qué prueba de detección usar, es importante comprender el propósito de la realización de la prueba (p. ej., diagnóstico, evaluación), el desempeño analítico de la prueba dentro del contexto del nivel de transmisión en la comunidad, la necesidad de obtener un resultado rápidamente y otras consideraciones. La Tabla 1 resume algunas de las características a considerar de las pruebas NAAT y de antígeno. La mayoría de las pruebas de antígeno que han recibido la EUA de la FDAícono de sitio externo están autorizadas para su uso en personas sintomáticas dentro de los primeros 5, 7, 12 o 14 días desde la aparición de los síntomas. Dado el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 a partir de personas asintomáticas y presintomáticas con infección por SARS-CoV-2, es posible considerar el uso de pruebas de antígeno en personas asintomáticas y presintomáticas. La FDA ha proporcionado una lista de preguntas frecuentes para proveedores de atención médica que están utilizando pruebas de diagnóstico para evaluar a personas asintomáticasícono de sitio externo, y los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid ejercerán temporalmente su discreción de cumplimiento ícono de pdf[40 KB, 1 página]ícono de sitio externo para permitir el uso de pruebas de antígeno en personas asintomáticas durante la emergencia de salud pública del COVID-19 de conformidad con las Enmiendas para la Mejora de Laboratorios Clínicos (CLIA) de 1988. Los laboratorios que realizan pruebas de evaluación o diagnóstico del SARS-CoV-2 deben tener un certificado de conformidad con las CLIA y cumplir los requisitos reguladores correspondientes. Las pruebas que han recibido una EUA de la FDA para uso en el punto de atención (POC, por sus siglas en inglés) pueden realizarse con un certificado de exención de conformidad con las CLIA.

Tabla 1. Diferencias entre las pruebas NAAT y de antígeno a considerar al planificar su uso con fines de diagnóstico o evaluación

NAAT

Pruebas de antígeno

Uso previsto

Detectar una infección actual^

Detectar una infección actual

Analito detectado

Ácido ribonucleico (ARN) viral

Antígenos virales

Tipos de muestras

Nasal, nasofaríngea, orofaríngea, de esputo, de saliva

Nasal, nasofaríngea

Sensibilidad

Varía según la prueba, pero suele ser alta para las pruebas de laboratorio y moderada a alta para las pruebas en el POC

Varía dependiendo del curso de la infección, pero suele ser de moderada a alta en los momentos de máxima carga viral*

Especificidad

Alta

Alta

Complejidad de la prueba

Varía según la prueba

Relativamente fácil de usar

Autorizada para usar en un punto de atención

La mayoría no, algunas sí

La mayoría sí, algunas no

Tiempo de respuesta

La mayoría, 1-3 días. Algunas pueden tardar solo 15 minutos

Varía de 15 minutos a 30 minutos

Costo/prueba§

Moderado (~$75-$100/prueba)

Bajo (~$5-$50/prueba)

Ventajas

Método de prueba más sensible disponible

Corto tiempo de respuesta de las pruebas NAAT en el POC, pero hay pocas disponibles

Por lo general, no es necesario repetirlas para confirmar los resultados

Corto tiempo de respuesta (aproximadamente 15 minutos)

Cuando se realiza en POC o cerca de allí, permite una rápida identificación de las personas infectadas, evitando así una mayor transmisión del virus en la comunidad, el lugar de trabajo, etc.

Desempeño comparable con el de las NAAT en personas sintomáticas y/o si hay presencia de virus de los que se pueden hacer cultivos, cuando se supone que la persona es infecciosa

Desventajas

Tiempo de respuesta más prolongado de pruebas de laboratorio (1-3 días)

Mayor costo por prueba

No se deben repetir las pruebas de diagnóstico NAAT con resultado positivo dentro de los 90 días dado que las personas pueden seguir teniendo ARN detectable luego de que haya pasado el riesgo de transmisión

Puede necesitar una prueba de confirmación

Menor sensibilidad (más resultados falsos negativos) en comparación con las NAAT, especialmente en personas asintomáticas

*La menor sensibilidad de las pruebas de antígeno podría compensarse si las pruebas de antígeno en el punto de atención se repiten con mayor frecuencia (es decir, se realizan pruebas en serie al menos semanalmente).
^ Costos de: NAATícono de sitio externo, pruebas de anticuerposícono de sitio externo

Consideraciones para diferentes situaciones de realización de pruebas de detección

Pruebas de diagnóstico

Realización de pruebas de detección a personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19

Los administradores de las instituciones correccionales deberían establecer la evaluación diaria de síntomas y/o temperatura para identificar a miembros del personal, visitantes y personas encarceladas/detenidas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19. Las evaluaciones de síntomas no pueden identificar a personas con COVID-19 que podrían ser asintomáticas o presintomáticas, y por lo tanto no evitarán el ingreso al establecimiento de todas las personas con COVID-19.

Las personas encarceladas/detenidas, el personal del establecimiento y los visitantes con síntomas de COVID-19 deberían ser separados de las demás personas.

  • El personal debería realizarse una prueba de detección y luego irse a casa o acudir a un establecimiento de atención médica, y seguir la guía de los CDC para cuidarse. Si el resultado de la prueba es positivo, el personal debería aislarse en su casa. Las políticas flexibles y favorables de licencia por enfermedadícono de sitio externo pueden evitar y reducir la transmisión entre los empleados.
  • Las personas encarceladas/detenidas deberían iniciar el aislamiento por motivos médicos (individualmente, y separadas de quienes tienen COVID-19 confirmado y de otras personas con COVID-19 presunto) y someterse a una prueba de detección. Si las personas encarceladas/detenidas dan positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, deben ser puestas en aislamiento por motivos médicos.
  • Una prueba de antígeno con resultado negativo en personas con signos o síntomas del COVID-19 debería confirmarse con una prueba NAAT de laboratorio. Se supone que la persona está infectada (y, por lo tanto, debe iniciar el aislamiento por motivos médicos) hasta que se confirme su estado con una NAAT. Se recomienda el uso del Algoritmo de pruebas de antígeno ícono de pdf[49 KB, 1 página] como prueba de confirmación.  

Realización de pruebas de detección a personas asintomáticas con exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2

Realice pruebas de detección de forma generalizada al personal y las personas encarceladas/detenidas si se produce un brote en el establecimiento. La aparición de tan solo un caso de infección por SARS-CoV-2 en cualquier miembro del personal o persona encarcelada/detenida en un centro correccional y de detención debe considerarse un brote. Las personas encarceladas/detenidas y los miembros del personal que hayan dado positivo en las pruebas de detección deberían permanecer en aislamiento hasta cumplir los criterios para interrumpir el aislamiento. La cuarentena y el aislamiento por motivos médicos en entornos correccionales y de detención se describen en otra sección.

Debido al potencial de transmisión asintomática y presintomática, los contactos cercanos no vacunados (personas que han estado a menos de 6 pies de distancia por un total combinado de 15 minutos o más durante un periodo de 24 horas) de personas con COVID-19 deberían hacer cuarentena y someterse a una prueba de detección. En instituciones correccionales y de detención, la convivencia grupal dificulta la identificación de contactos cercanos. La identificación de contactos cercanos puede incluir a todas las personas con exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2, definida por un entorno particular (por ejemplo, todas las personas encarceladas/detenidas y todo el personal asignado a un dormitorio o unidad). El departamento de salud puede solicitar asistencia a la administración de la institución correccional o de detención para identificar a los contactos cercanos o a las personas con exposición conocida o presunta al COVID-19. Vea la sección Realización generalizada de pruebas de evaluación más abajo.

Los establecimientos pueden volver a realizarles una prueba de detección a las personas puestas en cuarentena como cohorte cada 3-7 días hasta que no se identifiquen nuevos casos durante 14 días desde el resultado positivo más reciente. Los miembros del personal que están expuestos pero deben seguir trabajando deberían someterse a una prueba de detección cada 3-7 días.

  • Manejo de exposiciones conocidas o presuntas
    • Las pruebas de antígeno positivas realizadas a personas sin signos o síntomas del COVID-19 que tuvieron exposición conocida o presunta deberían confirmarse mediante una prueba NAAT de laboratorio. Se supone que la persona está infectada (y, por lo tanto, debe iniciar el aislamiento por motivos médicos) hasta que se confirme su estado con una NAAT.
    • Las personas encarceladas/detenidas y los miembros del personal que no hayan sido vacunados y tengan exposición conocida o presunta deberían hacer cuarentena por 14 días. Encontrará información disponible aquí acerca de la duración de la cuarentena en instituciones correccionales.
    • Idealmente, las personas encarceladas/detenidas que no hayan sido vacunadas y tengan exposiciones conocidas o presuntas deberían hacer cuarentena en celdas individuales. Si el espacio no permite asignar celdas individuales para realizar la cuarentena, las personas deberían hacer cuarentena en cohortes de cuarentena (p. ej., dormitorio o unidad) de personas que estuvieron expuestas al mismo tiempo. Se deben crear grupos de cohorte lo más pequeños posible si no hay celdas individuales disponibles.
    • Los miembros del personal no vacunados que son contactos cercanos o tienen exposición conocida o presunta y reciben un resultado negativo en la prueba de detección pueden ser autorizados a trabajar solo como último recurso: si permanecen asintomáticos, usan una mascarilla para procedimientos, y se implementan las recomendaciones y controles para la prevención de infecciones en trabajadores y se toman las precauciones de mitigación de riesgo correspondientes. Evalúe asignar tareas que limiten el movimiento y la interacción del personal con otros miembros del personal y personas encarceladas/detenidas. En estos casos, se considera que el miembro del personal se encuentra en cuarentena modificada en el entorno laboral pero debería continuar los procedimientos de cuarentena fuera del trabajo.
    • Las personas encarceladas/detenidas que tienen exposición conocida o presunta y reciben un resultado negativo en la prueba de detección pueden ser autorizadas a trabajar solo como último recurso, al igual que el personal. Las personas encarceladas/detenidas que trabajan mientras están en cuarentena deberían alojarse con su cohorte laboral.
    • Todos los contactos cercanos, entre ellas las personas con exposición conocida o presunta, deberían practicar las medidas de prevención que incluyen el distanciamiento físico, la higiene de manos y el uso de mascarillas.

Consideraciones especiales para la realización de pruebas de diagnóstico a personas con exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2

  • Pruebas iniciales. Todas las personas no vacunadas con exposición conocida o presunta a alguien que recibió un resultado positivo en la prueba de detección deberían someterse a una prueba inicial lo antes posible luego de haber sido identificadas. Las personas encarceladas/detenidas con exposición conocida o presunta al COVID-19 deberían volver a someterse a una prueba de detección aproximadamente al final del periodo de cuarentena de 14 días (entre los días 12-14), antes de que se interrumpan las precauciones de cuarentena, y antes de que las personas se reincorporen a las áreas generales de alojamiento.
  • Realización generalizada de pruebas de evaluación cuando se dificulta el rastreo de contactos. En entornos donde el rastreo de contactos puede presentar dificultades, como en dormitorios de gran tamaño con muchas personas que comparten los mismos baños y espacios para dormir, los establecimientos pueden optar por la realización generalizada de pruebas de evaluación.
  • Se recomienda la repetición en serie de las pruebas de detección si se utilizan cohortes de cuarentena. Las personas infectadas pueden transmitir el SARS-CoV-2 a otros varios días antes de la aparición de los síntomas, o si nunca presentan síntomas.
    • Los establecimientos pueden volver a realizarles una prueba de detección a las personas puestas en cuarentena como cohorte cada 3-7 días hasta que no se identifiquen nuevos casos durante 14 días desde el resultado positivo más reciente. Los miembros del personal que están expuestos pero deben seguir trabajando deberían someterse a una prueba de detección cada 3-7 días. El intervalo de repetición de las pruebas debería ser más frecuente en el contexto de brotes crecientes y puede ser menos frecuente cuando la transmisión disminuya. El intervalo de realización de pruebas debería basarse en la etapa del brote en curso (realización de pruebas más frecuente en el contexto de un brote creciente; menos frecuente cuando la transmisión disminuya) y en el tipo de prueba utilizado (más frecuente si se usan pruebas de antígeno).
    • Todas las personas que dan positivo al volver a someterse a una prueba de detección deben iniciar el aislamiento por motivos médicos, y se debería reiniciar el periodo de cuarentena de 14 días para los demás miembros de la cohorte.
  • Realización de pruebas de detección en el contexto de un diagnóstico anterior confirmado: es posible que las personas asintomáticas que se han recuperado de la infección por SARS-CoV-2 no deban volver a realizarse una prueba de detección o repetir la cuarentena en caso de tener otra exposición al SARS-CoV-2 dentro de los 3 meses posteriores a su diagnóstico inicial.
  • Los CDC recomiendan implementar una estrategia basada en tiempos y síntomas, en lugar de una estrategia basada en pruebas de detección, para la interrupción del aislamiento por motivos médicos de quienes ya han dado positivo para el SARS-CoV-2. Los adultos con enfermedades más graves o que se encuentran inmunodeprimidos pueden seguir siendo infecciosos por hasta 20 días o más luego de la aparición de los síntomas, por lo que podría considerarse la estrategia basada en pruebas de detección previa consulta con expertos en enfermedades infecciosas. Para todos los demás, ya no se recomienda una estrategia basada en pruebas, salvo para suspender el aislamiento o las medidas de precaución antes de lo que ocurriría si se implementa una estrategia basada en los síntomas.

Realización de pruebas de detección para determinar si la infección se resolvió

La evidencia acumulada respalda la finalización del aislamiento y las medidas de precaución para personas con COVID-19 mediante el uso de la estrategia basada en los síntomas. Los adultos con mayor riesgo de enfermarse gravemente o que están inmunodeprimidos pueden seguir contagiando hasta 20 días o más después de la aparición de los síntomas, por lo que podría considerarse una estrategia basada en pruebas tras consultar con expertos en enfermedades infecciosas. Para todos los demás, ya no se recomienda una estrategia basada en pruebas, salvo para suspender el aislamiento o las medidas de precaución antes de lo que ocurriría si se implementa una estrategia basada en los síntomas.

Realización de pruebas de evaluación

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2

La realización de pruebas virales a miembros del personal o personas encarceladas/detenidas asintomáticas con exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 —lo que se denomina realización de pruebas de evaluación— en instituciones correccionales y de detención puede detectar de forma temprana la presencia del COVID-19 y detener la transmisión rápidamente, en especial en áreas con transmisión moderada a alta de COVID-19 en la comunidad. La realización de pruebas de evaluación es un componente clave de un enfoque estratificado para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2. La realización de pruebas de evaluación permite la identificación y el aislamiento tempranos de personas que son asintomáticas o presintomáticas, o que solo tienen síntomas leves y podrían transmitir el virus sin saberlo. Para la realización de pruebas de evaluación en instituciones correccionales se pueden utilizar pruebas NAAT o de antígeno (o ambas). Los atributos importantes a considerar al seleccionar el tipo de prueba o pruebas utilizadas con fines de evaluación incluyen su disponibilidad, costo y tiempo de respuesta. En las evaluaciones que utilizan pruebas de antígeno, se recomienda realizar una prueba NAAT de confirmación mediante laboratorio a las personas que reciben un resultado positivo.

Se debería considerar la realización de pruebas de evaluación al personal en todos los establecimientos. Esto debería incluir:

  • Realizar una prueba de detección a todo el personal antes de ingresar al establecimiento cada 3-7 días, y
  • Realizar una prueba de detección específica al personal nuevo y a quienes se reincorporan luego de una ausencia prolongada, viaje u otros asuntos relacionados con la exposición. En algunas instituciones se han identificado inicialmente casos de COVID-19 entre los miembros del personal antes de que se hayan identificado casos entre las personas encarceladas/detenidas. Si existen barreras para realizar pruebas de detección al personal, los establecimientos pueden explorar opciones para trabajar con socios comunitarios (p. ej., hospitales o clínicas locales) o con los departamentos de salud estatales/locales para implementar la realización de pruebas de detección al personal.

Se debería implementar la realización de pruebas de evaluación a personas encarceladas/detenidas y se pueden considerar las siguientes estrategias, mencionadas en orden de prioridad de implementación y descritas en las siguientes secciones:

  • Realización de pruebas de evaluación con base en el movimiento entre establecimientos y entre el establecimiento y la comunidad.
  • Realización generalizada de pruebas de evaluación a todas las personas en unidades de alojamiento, edificios o establecimientos, independientemente de sus síntomas.
  • Realización en serie de pruebas de evaluación a todas las personas encarceladas/detenidas (o a una muestra aleatoria).

El uso de pruebas en el punto de atención (POC), como las pruebas de antígeno, pueden desempeñar una función importante en la realización de pruebas de detección como estrategia de mitigación debido a su rápido tiempo de respuesta. Las pruebas de antígeno del SARS-CoV-2 suelen tener menor sensibilidad que las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR) y otras pruebas de amplificación de ácido nucleico (NAAT) para detectar la presencia de ácido nucleico viral. La menor sensibilidad de las pruebas de antígeno podría compensarse si las pruebas de antígeno en el punto de atención se repiten con mayor frecuencia (es decir, se realizan pruebas en serie). Por lo tanto, al evaluar grandes cantidades de personas (p. ej., una cohorte bien definida) sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2, podrían utilizarse pruebas de menor sensibilidad si es posible realizarlas con mayor frecuencia y si brindan resultados rápidos con el aislamiento inmediato de las personas infectadas.

Realización de pruebas de evaluación con base en el movimiento entre establecimientos y entre el establecimiento y la comunidad

Al implementar la realización de pruebas de evaluación, los establecimientos deberían priorizar la realización de pruebas de detección para prevenir la introducción del virus en el establecimiento y para prevenir la transmisión a otro establecimiento o a la comunidad. La realización de pruebas de evaluación debería incluir a las personas encarceladas/detenidas en las siguientes situaciones.

  • Al momento de su admisión. Realice una prueba de detección a todas las personas encarceladas/detenidas entrantes y alójelas de forma individual (si es posible) mientras esperan los resultados de las pruebas. La realización de pruebas de detección puede combinarse con un periodo de observación de 14 días (a menudo denominado "cuarentena de admisión de rutina"), idealmente en celdas individuales, antes de que a estas personas se les asigne alojamiento con el resto de la población del establecimiento. Esta práctica puede reducir el riesgo de transmisión desde fuentes externas al establecimiento.
  • Antes de su transferencia a otro establecimiento o de su reasignación en el establecimiento. Realice una prueba de detección a todas las personas encarceladas/detenidas antes de transferirlas a otra institución correccional/de detención. Espere hasta obtener un resultado negativo antes de realizar cualquier transferencia. La realización de pruebas de detección antes de las transferencias puede combinarse con un periodo de observación de 14 días (a menudo denominado "cuarentena de transferencia de rutina"), idealmente en celdas individuales, antes de la fecha estimada de transferencia de la persona. Si no es posible realizar una prueba de detección y la cuarentena de transferencia por motivos logísticos y de seguridad, entonces es posible optar por la cuarentena en el momento de la admisión en el establecimiento receptor durante 14 días luego de la llegada. Consulte la Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en instituciones correccionales y de detención para obtener más información acerca de las recomendaciones de transferencia y liberación.
  • Antes de recibir visitas o ser liberadas. Hágale una prueba de detección a todas las personas 1-3 días antes de que deban salir del establecimiento (p. ej., para asistir a una clínica, audiencia en tribunales, programa comunitario) u obtengan la libertad (ya sea para incorporarse a la comunidad o a un centro de reinserción social u otra ubicación transitoria), particularmente si se sabe que acudirán a otros entornos grupales (p. ej., refugios para personas sin hogar, hogares grupales o centros de reinserción social) u hogares con personas que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Los miembros de la comunidad que visitarán el establecimiento, incluidos los proveedores de atención médica, también deberían someterse a una prueba de detección lo más cerca posible al día en que realizarán la visita (no más de 3 días antes). La realización de pruebas de detección antes de la liberación puede combinarse con un periodo de observación de 14 días (a menudo denominado "cuarentena de liberación de rutina"), idealmente en celdas individuales, antes de la fecha de liberación de la persona. Esta práctica puede reducir el riesgo de transmisión desde el establecimiento a la comunidad, y brinda la posibilidad de que el establecimiento notifique a las autoridades de salud pública para recibir asistencia para coordinar el aislamiento por motivos médicos recomendado luego de la liberación de quienes den positivo en la prueba de detección.

Realización generalizada de pruebas de evaluación

En las instituciones correccionales y de detención, donde el distanciamiento físico es a menudo impracticable, puede ser difícil determinar quién ha estado en contacto cercano con alguien con COVID-19. En estas situaciones, se recomiendan las opciones de realización generalizada de pruebas de evaluación. La realización generalizada de pruebas de evaluación no pretende reemplazar la investigación de casos ni la realización de pruebas de detección basadas en la respuesta.

  • Debería considerarse la realización generalizada de pruebas de evaluación luego de obtener un resultado positivo en una prueba de diagnóstico o evaluación cuando no sea posible realizar una prueba de detección específicamente a los contactos cercanos con base en el rastreo de contactos (p. ej., en grandes unidades de dormitorios). Si una persona da positivo al momento de la admisión pero no ha tenido contacto cercano con otros miembros de la población del establecimiento y se la coloca de inmediato en aislamiento por motivos médicos, el resultado positivo en la prueba de detección de esta persona no daría lugar a la realización generalizada de pruebas de evaluación.
  • El alcance de la realización generalizada de pruebas de evaluación debería basarse en el nivel de circulación (del personal y de las personas encarceladas/detenidas) por áreas del establecimiento con y sin casos. Algunos ejemplos de estrategias para la realización generalizada de pruebas de evaluación incluyen:
    • Realizar una prueba de detección a todas las personas de una misma unidad de alojamiento donde alguien ha dado positivo en la prueba de detección si no ha habido contacto con otras áreas del establecimiento a través del personal o las personas encarceladas/detenidas.
    • Realizar una prueba de detección a todas las personas de un edificio o complejo cuando se han identificado casos en varias áreas del edificio o complejo, o si ha habido contacto entre áreas del edificio o complejo con y sin casos. Esto puede suceder en situaciones como cuando el personal trabaja en varias unidades, o a través de las personas encarceladas/detenidas que se han trasladado por múltiples áreas del establecimiento con las cuadrillas de trabajo.
  • Los administradores del establecimiento deberían considerar seriamente incluir a los miembros del personal en las iniciativas de realización generalizada de pruebas de evaluación. En algunas instituciones se han identificado inicialmente casos de COVID-19 entre los miembros del personal antes de que se hayan identificado casos entre las personas encarceladas/detenidas. Dado que los miembros del personal se trasladan a diario de la institución a la comunidad y viceversa, el riesgo de introducir la infección en la institución desde la comunidad y/o llevar la infección desde la institución a la comunidad es permanente. Si existen motivos operativos, contractuales y/o legales para abstenerse de realizar pruebas de detección a miembros del personal dentro de la institución o inquietudes acerca de utilizar los recursos/empleados de la institución para realizar pruebas de detección al personal, los establecimientos deberían averiguar cómo pueden trabajar en conjunto con los socios de la comunidad o los departamentos de salud estatales/locales para implementar la realización de pruebas entre el personal.

Antes de llevar a cabo la realización generalizada de pruebas de evaluación, los establecimientos deberían elaborar planes para modificar sus operaciones con base en los resultados y su capacidad de acción en función de esos resultados.

  • Dado el potencial de que se produzcan grandes cantidades de infecciones asintomáticas, asegúrese de que los planes incluyan opciones de aislamiento para alojar grandes cantidades de personas infectadas y opciones de cuarentena para alojar grandes cantidades de contactos cercanos. Por ejemplo, analice cómo podrían modificarse las operaciones de alojamiento de la institución según los diferentes escenarios posibles definidos por el resultado de las pruebas (p. ej., si la realización de pruebas de detección revela que el 10 %, 30 %, 50 % o más de la población del establecimiento está infectado por SARS-CoV-2).

Consulte la guía de los CDC sobre la Realización generalizada de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en entornos grupales para obtener información acerca de cómo escoger una ubicación física para la realización de las pruebas de detección, garantizar una ventilación adecuada, planificar el traslado hacia el sitio de realización de las pruebas, y proporcionar el EPP recomendado.

Realización de pruebas de evaluación en serie de todas las personas encarceladas/detenidas o de una muestra aleatoria de ellas

Los establecimientos deberían considerar implementar la realización de pruebas de evaluación en serie entre otras personas encarceladas/detenidas y miembros del personal, o entre un grupo determinado según los criterios que se designen. Dado el período de incubación del COVID-19 (hasta 14 días), los CDC recomiendan realizar pruebas de evaluación cada 3-7 días. La realización de pruebas de evaluación puede aumentar las probabilidades de identificar casos de forma temprana para prevenir la transmisión generalizada. Las dos estrategias para la realización de pruebas de evaluación en serie incluyen realizar pruebas de evaluación en serie cada 3-7 días a todas las personas del establecimiento (o a una selección aleatoria de ellas), o realizar pruebas de evaluación específicas con base en factores a nivel individual o del establecimiento. El intervalo de realización de pruebas debería basarse en la etapa del brote en curso (realización de pruebas más frecuente en el contexto de un brote creciente; menos frecuente cuando la transmisión disminuya) y en el tipo de prueba utilizado (más frecuente si se usan pruebas de antígeno).

  • La realización de pruebas de evaluación en serie puede llevarse a cabo entre todas las personas encarceladas/detenidas y entre todos los miembros del personal, o al seleccionar personas de forma aleatoria para realizarles una prueba de detección. Los establecimientos que utilicen la selección aleatoria deberían planificar realizarle una prueba de detección al menos al 25 % de las personas encarceladas/detenidas y miembros del personal cada 3-7 días.
  • Realización especifica de pruebas de evaluación en serie con base en factores a nivel del establecimiento. Dentro de un mismo establecimiento, es posible diseñar una estrategia para la realización generalizada y permanente de pruebas de detección de diversas maneras.
    • Realización de pruebas de detección con base en el riesgo. Un establecimiento podría definir las áreas específicas del establecimiento donde se realizarán pruebas de detección en serie con base en el riesgo de transmisión en los diferentes ámbitos. Algunos ejemplos de prioridades para la realización de pruebas de detección con base en el riesgo incluyen a las personas encarceladas/detenidas y a los miembros del personal asignados a unidades de alojamiento para dormir (en contraposición a las unidades de celda).
    • Historial de casos en el establecimiento. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos que han tenido casos o brotes recientes de COVID-19.
    • Tipo de alojamiento en la institución. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos con unidades de alojamiento tipo dormitorio donde es sumamente difícil mantener el distanciamiento físico/social.
    • Visitas presenciales. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos donde se están permitiendo las visitas presenciales.
    • Movimiento en la comunidad. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos donde las personas encarceladas/detenidas deben visitar con frecuencia la comunidad (p. ej., por consultas médicas externas, liberación para trabajar o audiencias en tribunales), especialmente en áreas donde haya niveles más altos de transmisión del SARS-CoV-2 en la comunidad.
    • Rotación dentro del establecimiento. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos que tienen admisiones frecuentes (personas recientemente encarceladas/detenidas o que serán transferidas desde otros establecimientos).
    • Interacciones del personal. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos con personal que trabaja en múltiples establecimientos correccionales/de detención u otros entornos grupales (p. ej., refugios para personas sin hogar, hogares grupales o escuelas), o que emplean a personal que está en contacto cercano frecuente (p. ej., familiares o integrantes del hogar, viajes compartidos) con otras personas que trabajan en diferentes áreas del establecimiento o en otros entornos grupales.
    • Poblaciones con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Considere priorizar la realización generalizada de pruebas de detección en establecimientos con una alta proporción de personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 (p. ej., establecimientos designados para brindar atención médica como centros médicos, establecimientos de cuidados a largo plazo o centros de enfermería especializada).
  • Realización especifica de pruebas de evaluación en serie con base en factores a nivel individual. Entre los diferentes establecimientos pueden existir ciertos grupos de personas con mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 o con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, independientemente del establecimiento particular donde viven o trabajan. Deberían tenerse en cuenta algunos de estos factores a nivel individual al priorizar las categorías de personas que serán sometidas a las pruebas de evaluación en serie.
    • Personas encarceladas/detenidas y miembros del personal con mayor riesgo desde el punto de vista médico. Considere la realización de pruebas de evaluación en serie a personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, incluidas aquellas con afecciones que aumenten o podrían aumentar el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Identificar las infecciones de forma temprana puede ayudar a garantizar la atención médica oportuna para evitar resultados graves.
    • Personas encarceladas/detenidas asignadas a cuadrillas de trabajo en el lugar. Considere la realización de pruebas de evaluación en serie a personas asignadas a tareas fundamentales dentro del establecimiento (p. ej., el servicio de comidas, la lavandería) que requieran que abandonen su unidad de alojamiento.
    • Personas encarceladas/detenidas que participan en programas de salidas para trabajar. Considere la realización de pruebas de evaluación en serie a personas que participan en programas de salidas para trabajar en la comunidad.
    • Personal que trabaja en establecimientos designados para brindar atención médica. Considere la realización de pruebas de evaluación en serie al personal que debe continuar trabajando en instituciones correccionales/de detención designadas para brindar atención médica (p. ej., centros médicos, establecimientos de cuidados a largo plazo o centros de enfermería especializada).
    • Miembros del personal que trabajan en múltiples áreas del establecimiento. Considere la realización de pruebas de evaluación en serie al personal que trabaja en múltiples áreas del establecimiento, o que vive o pasa tiempo con otros miembros del personal que trabajan en otras áreas del establecimiento (p. ej., familiares o integrantes del hogar, viajes compartidos).
    • Personal que trabaja en múltiples establecimientos grupales. Considere la realización de pruebas de evaluación en serie al personal que trabaja en más de una institución correccional/de detención o en otro entorno grupal (p. ej., refugios para personas sin hogar, hogares grupales o escuelas), o a quienes tienen contacto cercano frecuente (p. ej., familiares o integrantes del hogar, viajes compartidos) con otras personas que trabajan en diferentes áreas del establecimiento o en otros entornos grupales.

Frecuencia de la realización de pruebas de evaluación

Los enfoques de realización de pruebas de evaluación pueden incluir la realización inicial de pruebas de detección descrita en las secciones sobre la realización de pruebas de evaluación al personal y la realización de pruebas de evaluación en serie a personas encarceladas/detenidas que se detallan más arriba. Los administradores de los establecimientos pueden considerar útiles los siguientes factores al determinar el intervalo para la realización periódica de pruebas de detección:

  • La disponibilidad de pruebas, su tiempo de respuesta y su costo
  • El periodo de latencia entre la exposición y el desarrollo de una prueba viral positiva del SARS-CoV-2
  • La cantidad de miembros del personal o personas encarceladas/detenidas que dieron positivo durante las rondas previas de realización de pruebas de detección
  • La experiencia relevante con brotes en el establecimiento

Es poco probable que realizar pruebas de detección con una frecuencia menor a una vez por semana sea eficaz para identificar a personas asintomáticas infectadas recientemente que deben iniciar el aislamiento. Además, el control de los brotes depende en gran medida de la frecuencia con la que se realicen las pruebas de detección y de la velocidad de obtención de los resultados para implementar un rápido aislamiento por motivos médicos.

Actualizaciones anteriores

21 de octubre de 2020:

  • Se agregaron enlaces a la definición actualizada de contacto cercano.
  • Se actualizó el lenguaje de acuerdo con la definición actualizada.

10 de agosto de 2020:

  • La evidencia acumulada respalda la finalización del aislamiento y las medidas de precaución para personas con COVID-19 mediante el uso de la estrategia basada en los síntomas. Esta actualización incorpora evidencia reciente para informar la duración del aislamiento y las precauciones recomendadas para evitar la transmisión del SARS-CoV-2 a otras personas, a la vez que se limita el aislamiento prolongado innecesario y el uso innecesario de recursos de pruebas de laboratorio.