Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía interina para el manejo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en centros de detención y correccionales

Presentación en PowerPoint: Manejo del COVID-19 en entornos de detención y correccionales ícono de pdf[25 páginas, 1 MB]

Esta guía interina está basada en lo que se conoce actualmente acerca de la transmisión y gravedad de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), hasta la fecha de publicación, 23 de marzo del 2020.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizarán esta guía según sea necesario a medida que haya más información disponible. Visite el  sitio web de los CDC en forma periódica para ver la guía interina actualizada.

Este documento incluye la guía interina específica para centros de detención y correccionales durante el brote de COVID-19, para garantizar la continuidad de los servicios públicos esenciales y la protección de la salud y seguridad de las personas encarceladas y detenidas, del personal y de las visitas. Las recomendaciones pueden ser actualizadas a medida que haya mayor información disponible.

¿A quiénes va dirigida esta guía?

Este documento pretende proporcionar los principios rectores para los administradores, ya sean o no del ámbito de la salud, de centros de detención y correccionales (incluidos, entre otros, prisiones federales y estatales, cárceles locales y centros de detención), agencias de seguridad pública que tienen la autoridad para custodiar a la población carcelaria (es decir, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los EE. UU. y el Servicio de Alguaciles de los EE. UU.) y sus departamentos de salud correspondientes, para asistir en la preparación para la posible introducción, propagación y mitigación del COVID-19 en sus establecimientos. En general, el documento utiliza terminología referida a los entornos de los correccionales, pero también puede aplicarse a entornos de detención civil y preventiva.

Esta guía no abarca necesariamente todos los entornos de detención y posiblemente no utilice términos jurídicos específicos para autoridades o procesos de agencias particulares. Es posible que la guía deba adaptarse según el espacio físico, la dotación de personal, la población carcelaria, el funcionamiento y otros recursos y condiciones de cada centro o establecimiento en particular. Los centros deberían contactarse con los CDC o con el departamento de salud pública estatal, local, territorial y/o tribal si necesitan ayuda para implementar estos principios o abordar temas que no están específicamente tratados en esta guía.

¿Por qué se publica esta guía?

Los centros de detención y correccionales pueden incluir en un solo entorno físico componentes de custodia, alojamiento, educación, recreación, cuidados de salud, servicios de comidas y lugares de trabajo. La integración de estos componentes supone retos únicos para el control de la transmisión del COVID-19 entre las personas encarceladas/detenidas, el personal y las visitas. La implementación constante de medidas específicas de preparación, prevención y manejo puede ayudar a reducir el riesgo de transmisión del COVID-19 y de casos de enfermedad grave.

  • Las personas encarceladas/detenidas viven, trabajan, comen, estudian y se recrean en entornos con concentraciones de personas, lo que aumenta la posibilidad de que se propague el COVID-19 una vez que el virus comience a circular en el lugar.
  • En la mayoría de los casos, las personas encarceladas/detenidas no están autorizados a salir del centro.
  • Existen muchas oportunidades para que el COVID-19 ingrese a un centro de detención o correccional, como la entrada y salida diaria del personal, el traslado de personas encarceladas/detenidas entre sistemas y centros de detención, para comparecer ante los tribunales y para consultar a médicos externos, y las visitas de familiares, representantes legales y otros miembros de la comunidad. Algunos entornos, especialmente cárceles y centros de detención, tienen frecuente recambio de personal que ingresa a diario y podría haber estado expuesto al COVID-19 en la comunidad circundante u otras regiones.
  • Las personas encarceladas/detenidas en un centro en particular a menudo provienen de diversos lugares, lo que aumenta la posibilidad de introducir el COVID-19 desde diferentes áreas geográficas.
  • Las opciones para el aislamiento por motivos médicos de casos con COVID-19 son limitadas y varían según el tipo y tamaño de establecimiento, además del nivel de capacidad actual, que en parte se basa en las necesidades de aislamiento por motivos médicos para otras afecciones.
  • Deben mantenerse niveles adecuados de custodia y personal de atención médica para garantizar un funcionamiento seguro del establecimiento, y las opciones para poner en práctica el distanciamiento social a través de alternativas de trabajo, como trabajar desde la casa o reducir/alternar los horarios, son limitadas para muchas funciones del personal.
  • Los centros de detención y correccionales pueden ser entornos complejos con varios empleadores, incluidos los del sector privado y los del gobierno. Cada uno tiene una estructura organizativa diferente y es responsable de sus propios protocolos de funcionamiento, de personal y de salud laboral y posiblemente no esté autorizado a emitir guías o brindar servicios a otros empleadores o a los miembros del personal dentro del mismo entorno. Del mismo modo, los centros de detención y correccionales pueden recibir a personas de diferentes jurisdicciones o agencias de seguridad pública sujetas a diferentes políticas y procedimientos.
  • Las personas encarceladas/detenidas y el personal pueden tener afecciones que aumentan el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
  • Como las personas encarceladas/detenidas tienen acceso limitado a la información externa, el nivel de intranquilidad y desinformación respecto de la posibilidad de propagación del COVID-19 puede ser elevado, y esto potencialmente puede desmoralizar y suponer retos en la seguridad.
  • La capacidad de las personas encarceladas/detenidas para poner en práctica las medidas preventivas de la enfermedad (p. ej., lavado de manos frecuente) puede ser limitada y depende de los suministros proporcionados en el establecimiento y las consideraciones de seguridad. Muchos centros o establecimientos restringen el acceso al jabón y a las toallas de papel y prohíben el uso de desinfectantes de manos a base de alcohol y de muchos otros desinfectantes.
  • Las personas encarceladas pueden dudar en notificar los síntomas de COVID-19 o solicitar atención médica debido a los requisitos de copago y el temor al aislamiento.

Los CDC han emitido otra guía para el COVID-19 que aborda el control de infecciones en entornos de atención médica y el cuidado clínico de casos de COVID-19 como así también los contactos cercanos de casos en entornos comunitarios. Según corresponda, en este documento se hace referencia a documentos de guía centrados en la comunidad, que deberían revisarse regularmente para conocer las actualizaciones, pero probablemente requieran una adaptación para los entornos de detención y correccionales.

Este documento de guía ofrece otras mejores prácticas recomendadas para centros de detención y correccionales. Esta vez, no se diferencian los distintos tamaños y tipos de centros (p. ej., prisión vs. cárcel). Los administradores y las agencias deberían adaptar estos principios rectores a las necesidades específicas de sus respectivos centros.

¿Qué temas incluye esta guía?

La guía a continuación incluye recomendaciones detalladas sobre los siguientes temas relacionados con el COVID-19 en entornos de detención y correccionales.

  • Preparación operativa y de comunicación para COVID-19
  • Prácticas de limpieza/desinfección y de higiene reforzadas
  • Estrategias de distanciamiento social para aumentar el espacio entre personas en el centro
  • Cómo limitar la transmisión por parte de las visitas
  • Control de infecciones, incluida información sobre el equipo de protección personal (EPP) recomendado y posibles alternativas ante la escasez de EPP
  • Protocolos de evaluación verbal y control de temperatura para personas detenidas/encarceladas ingresantes, personal y visitantes
  • Aislamiento por motivos médicos de casos confirmados o presuntos y cuarentena de contactos, incluidas consideraciones sobre cómo distribuir por grupos a las personas cuando hay una cantidad limitada de espacios individuales
  • Evaluación de salud de casos presuntos, incluidas pruebas de detección del COVID-19
  • Cuidado clínico de casos confirmados y presuntos
  • Consideraciones para las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Definiciones de términos de uso frecuente

Contacto cercano de un caso de COVID-19: en el contexto del COVID-19, se considera que una persona es un contacto cercano si: a) estuvo a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies de un caso de COVID-19 por un período prolongado o b) tuvo contacto directo con secreciones infecciosas de un caso de COVID-19 (por ejemplo, si la persona enferma le tosió encima). El contacto cercano puede producirse si una persona está a cargo del cuidado, convive, visita o comparte un espacio común con un caso de COVID-19. Los datos que fundamentan la definición de contacto cercano son limitados. Las consideraciones al evaluar el contacto cercano incluyen la duración de la exposición (p. ej., es probable que un tiempo de exposición prolongado aumente el riesgo de exposición) y los síntomas clínicos de la persona con COVID-19 (p. ej., es probable que la tos aumente el riesgo de exposición, así como la exposición a un paciente gravemente enfermo). 

División en cohortes: hace referencia a la práctica de aislar a varios casos de COVID-19 confirmado por pruebas de laboratorio en un mismo grupo, o de poner en cuarentena juntos como grupo a los contactos cercanos de un mismo caso. Lo ideal es aislar cada caso en forma individual, y los contactos cercanos deberían cumplir con la cuarentena en forma individual. Sin embargo, algunos centros correccionales y de detención no tienen suficientes celdas para hacerlo, por lo que deben considerar la alternativa de distribuirlos por grupos (o cohortes). Consulte las secciones Cuarentena y Aislamiento por motivos médicos a continuación para ver detalles específicos sobre formas de implementar la división en cohortes de manera que se minimicen el riesgo de contagio y los resultados adversos para la salud.

Transmisión en la comunidad de COVID-19: la transmisión en la comunidad de COVID-19 se produce cuando las personas empiezan a contagiarse la enfermedad a través del contacto con otras personas en su comunidad local, y no a raíz de un viaje a un lugar afectado. Una vez que se identifica la transmisión en la comunidad en una región en particular, aumenta la probabilidad de que los centros correccionales y de detención empiecen a observar casos dentro de sus establecimientos. Los centros deben consultar a sus departamentos de salud locales si necesitan asistencia para determinar cuál es la definición de "comunidad local" en el contexto de la propagación de COVID-19. Sin embargo, como se han notificado casos en todos los estados, todos los centros deben estar atentos a la introducción del virus en sus poblaciones.

Caso confirmado vs. caso presunto de COVID-19: un caso confirmado es el que resultó positivo en una prueba de detección de laboratorio para la detección de COVID-19, tenga o no síntomas. Un caso presunto presenta síntomas del COVID-19, pero no se le hizo la prueba de detección, o está a la espera de los resultados. Si los resultados de la prueba son positivos, un caso presunto se convierte en un caso confirmado.

Personas encarceladas/detenidas: a los fines de este documento, las "personas encarceladas/detenidas" son las personas alojadas en una prisión, cárcel, centro de detención o cualquier otro tipo de establecimiento en el que se alojan personas bajo custodia a los que sea aplicable esta guía. El término incluye a personas sentenciadas (alojadas en prisiones), así como a las que están detenidas a la espera de un juicio (en cárceles) o por causas civiles (centros de detención). Si bien esta guía no hace referencia específicamente a todos los tipos de centros de detención (reformatorios juveniles, centros de confinamientos comunitarios), los administradores de los centros pueden adaptar esta guía para aplicarla a sus circunstancias particulares según sea necesario.

Aislamiento por motivos médicos: el aislamiento por motivos médicos es la confinación de un caso presunto o confirmado de COVID-19 (lo ideal es hacerlo en una celda individual con paredes sólidas y una puerta sólida que cierre bien) para prevenir el contacto con otras personas y reducir el riesgo de transmisión. El aislamiento por motivos médicos termina cuando las persona reúne los criterios clínicos y/o de pruebas de detección preestablecidos para la liberación del aislamiento, previa consulta con proveedores de atención médica y funcionarios de salud pública (se detalla en la guía a continuación). En este contexto, la palabra aislamiento NO hace referencia al aislamiento punitivo por infracciones disciplinarias en el centro de detención. Se alienta al personal a usar el término "aislamiento por motivos médicos" para evitar confusiones.

Cuarentena: la palabra cuarentena hace referencia a la práctica de confinar personas que tuvieron contacto cercano con un caso de COVID-19 para determinar si manifiestan síntomas de la enfermedad. La cuarentena por COVID-19 debe prolongarse por un período de 14 días. Lo ideal es que cada persona en cuarentena la cumpla en una celda individual con paredes gruesas y una puerta sólida que cierre bien. Si la persona presenta síntomas durante el período de 14 días, la persona debe permanecer en aislamiento por motivos médicos y se la debe evaluar por COVID-19. Si no presenta síntomas, se pueden levantar las restricciones de movimiento y la persona puede regresar a su alojamiento anterior dentro del centro.

Distanciamiento social: el distanciamiento social es la práctica de aumentar el espacio que separa a las personas y reducir la frecuencia de contacto, con el fin de reducir la transmisión de una enfermedad (lo ideal es mantener una distancia de al menos 6 pies entre todas las personas, incluso las que no tienen síntomas). Se pueden aplicar estrategias de distanciamiento social a nivel individual (por ejemplo, evitar el contacto físico), a nivel grupal (como cancelar actividades grupales en las que las personas deben estar en contacto estrecho) y a nivel operativo (como reorganizar las sillas en el comedor para aumentar la distancia que las separa). Si bien la práctica de las estrategias de distanciamiento social puede ser difícil en entornos correccionales y de detención, es fundamental para reducir la transmisión de enfermedades respiratorias como el COVID-19. Puede encontrar más información sobre distanciamiento social, incluida información sobre cómo aplicarlo para reducir la propagación de enfermedades virales, en esta publicación de los CDC ícon de pdf.

Personal: en este documento, "personal" hace referencia a todos los empleados del sector público, así como a quienes trabajan para un contratista privado dentro de un centro correccional (por ejemplo, servicios de atención médica privados o servicios de alimentos). Excepto en los casos en los que se especifique otra cosa, "personal" no distingue entre personal de atención médica, de custodia u otros tipos de personal, incluidos los operadores privados dentro del establecimiento.

Síntomas - Los síntomas de COVID-19 incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. Al igual que otras infecciones respiratorias, el COVID-19 puede variar de leve a grave. Cuando se trata de un caso grave, puede provocar neumonía, insuficiencia respiratoria e incluso la muerte. La enfermedad de COVID-19 es una enfermedad nueva; por consiguiente, todavía no se conoce toda la información acerca de todos sus signos y síntomas, el curso clínico de la enfermedad y qué personas y poblaciones corren mayor riesgo de enfermarse y presentar complicaciones. Monitoree el sitio web de los CDC para conocer la información más actualizada sobre estos temas.

Centros con servicios de salud limitados en el lugar

Si bien muchos establecimientos grandes, como las prisiones y algunas cárceles, suelen tener sus propios empleados de atención médica y tienen la capacidad para evaluar a personas encarceladas/detenidas para detectar la enfermedad en un espacio de atención médica de uso exclusivo, hay muchos centros más pequeños que no. Algunos de estos centros tienen acceso a personal de guardia o a proveedores que visitan el centro algunas veces por semana. Otros nos tienen capacidad de atención médica en el lugar ni espacio para aislamiento por motivos médicos/cuarentena, y deben trasladar a los pacientes enfermos a otros centros correccionales o de detención o a hospitales locales para su evaluación y atención.

La mayor parte de la guía a continuación está diseñada para su aplicación en cualquier centro correccional o de detención, ya sea tal como está redactada o con modificaciones con base en la estructura y los recursos particulares de un centro. Sin embargo, los temas relacionados con la evaluación médica y el cuidado clínico de casos confirmados y presuntos de COVID-19 y sus contactos más cercanos pueden no ser directamente aplicables a los centros con servicios de atención médica limitados o sin esa capacidad. Es particularmente importante que estos tipos de centros coordinen estrechamente con sus departamentos de salud estatales, locales, tribales y/o territoriales si detectan casos confirmados o presuntos entre las personas encarceladas/detenidas o el personal, para poder garantizar el debido aislamiento por motivos médicos y cuarentena, la evaluación y atención médica necesarias y el traslado si es necesario. La guía ofrece estrategias diseñadas para centros que no cuentan con servicios de atención médica en el lugar cuando sea posible.

Tenga en cuenta que todo el personal de un centro de cualquier tamaño, más allá de la presencia o no de servicios de atención médica en el lugar, deben seguir la guía sobre el EPP recomendado para garantizar su propia seguridad al interactuar con casos confirmados o presuntos de COVID-19. Los centros deben tener planes de contingencia ante la posibilidad de escasez de EPP durante la pandemia de COVID-19.

Guía sobre el COVID-19 para centros correccionales

La guía para centros correccionales y de detención está organizada en 3 secciones: Preparación operativa, Prevención y Manejo de COVID-19. Las recomendaciones de estas secciones se pueden aplicar de manera simultánea con base en el progreso de un brote en un centro en particular y la comunidad que lo rodea.

  • Preparación operativa. El propósito de esta guía es ayudar a los centros a prepararse para una posible transmisión de COVID-19 en el centro. Las estrategias se centran en la planificación operativa y de comunicación, y en las prácticas relacionadas con el personal.
  • Prevención.  El objetivo de esta guía es ayudar a los centros a prevenir la propagación del COVID-19 desde el exterior hacia el interior del centro. Las estrategias se centran en imponer prácticas de higiene, profundizar las tareas de limpieza y desinfección del centro, hacer evaluaciones (de nuevos ingresantes, visitantes y personal), comunicarse de manera continua con las personas encarceladas/detenidas y el personal, y tomar medidas de distanciamiento social (aumentar la distancia entre las personas).
  • Manejo. El objetivo de esta guía es ayudar a los centros con el manejo clínico de casos presuntos y confirmados de COVID-19 dentro del centro para prevenir una mayor transmisión. Las estrategias incluyen el aislamiento por motivos médicos y la atención médica de personas encarceladas/detenidas con síntomas (incluidas consideraciones de división en cohortes), la cuarentena de los contactos cercanos de casos, la restricción del movimiento de entrada y salida del centro, las prácticas de control de infecciones para las personas que interactúan con casos y contactos en cuarentena o con artículos contaminados, las medidas intensificadas de distanciamiento social, y la limpieza y desinfección de las áreas visitadas por los casos.

Preparación operativa

Los administradores pueden planificar y prepararse para el COVID-19 si garantizan que todas las personas del centro conozcan los síntomas del COVID-19 y cómo responder si manifiestan síntomas. Otras medidas esenciales incluyen la elaboración de planes de contingencia en caso de una reducción en el personal debido a ausencias, las coordinación con socios de salud pública y correccionales y la comunicación clara con el personal y las personas encarceladas/detenidas acerca de esta preparación y de cómo podría alterar de manera temporal la vida diaria.

Comunicación y coordinación

  • Cree sistemas para compartir información con socios.
    • Identifique los puntos de contacto de los departamentos de salud estatales, locales, tribales y/o territoriales antes de que aparezcan casos. Coordine su trabajo con el departamento de salud para saber con anticipación qué entidad tiene jurisdicción para implementar medidas de control de salud pública relacionadas con el COVID-19 en un centro correccional o de detención en particular.
    • Cree y evalúe los planes de comunicación para divulgar información decisiva entre las personas encarceladas/detenidas, el personal, los contratistas, los proveedores y los visitantes, a medida que avanza la pandemia.
    • Comuníquese con otros centros correccionales en la misma región geográfica para compartir información sobre vigilancia de la enfermedad y patrones de ausentismo entre el personal.
    • Siempre que sea posible, implemente planes con otras jurisdicciones para evitar los traslados de casos confirmados y presuntos de COVID-19 y sus contactos cercanos  entre jurisdicciones y centros, excepto que sea necesario para la evaluación médica, el aislamiento por motivos médicos/cuarentena o el cuidado clínico, que existan motivos de seguridad de fuerza mayor o que sea necesario para evitar la superpoblación.
    • Manténgase al tanto de las actualizaciones a la guía de los CDC a través del sitio web de los CDC sobre el COVID-19 a medida que haya más información disponible.
  • Revise los planes actuales de influenza pandémica, todos los riesgos y los planes ante desastres, y modifíquelos para adaptarlos a la situación del COVID-19.
    • Garantice la identificación de espacios físicos (áreas de alojamiento y baños de uso exclusivo) para aislar a casos de COVID-19 confirmados y a personas con síntomas de COVID-19, y para poner en cuarentena a los contactos cercanos conocidos de los casos. (Los espacios de aislamiento por motivos médicos y de cuarentena deben estar separados). El plan debe incluir contingencias para diversos lugares si se identifican numerosos casos y/o contactos que requieren aislamiento por motivos médicos o cuarentena de manera simultánea. Consulte las secciones Aislamiento por motivos médicos y Cuarentena a continuación para ver los detalles con respecto a los lugares de aislamiento por motivos médicos y cuarentena (alternativa de preferencia) vs. la división en cohortes.
    • Los centros sin capacidad de atención médica en el lugar deben tener un plan para garantizar el aislamiento, la evaluación, las pruebas de detección (si están indicadas) y la atención médica necesaria de los casos presuntos de COVID-19.
    • Elabore un listado de posibles estrategias de distanciamiento social  que podría implementar cuando sea necesario, a lo largo de las diferentes etapas de intensidad de la transmisión.
    • Designe a los funcionarios que estarán autorizados a tomar decisiones sobre ampliar o reducir los esfuerzos de respuesta a medida que se modifica el contexto epidemiológico.
  • Coordine con los funcionarios de seguridad pública y de tribunales locales.
    • Identifique alternativas legales a las audiencias presenciales en tribunales, como audiencias virtuales, como medida de distanciamiento social para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19.
    • Analice estrategias para prevenir la superpoblación de los centros correccionales y de detención durante un brote en la comunidad.
  • Publique carteles en el centro para comunicar lo siguiente:
    • Para todos: síntomas de COVID-19 e instrucciones de higiene de manos
    • Para personas encarceladas/detenidas: informar síntomas al personal
    • Para el personal: quedarse en sus casas si están enfermos; si presentan síntomas en el trabajo, retirarse del centro lo antes posible y adoptar las medidas recomendadas por los CDC para personas con síntomas de COVID-19 que incluyen autoaislarse en casa, comunicarse con su proveedor de atención médica lo antes posible para determinar si necesita ser evaluado o someterse a una prueba de detección, y contactar a su supervisor.
    • Es importante garantizar que los carteles sean comprensibles para personas que no hablan inglés y para personas que no están completamente alfabetizadas, y adaptarlos para personas con discapacidad cognitiva o intelectual, así como para personas sordas, ciegas o con problemas de la vista.

Prácticas personales

  • Revise las políticas de licencia por enfermedad de cada empleador que opera en el centro.
    • Revise las políticas para garantizar que alienten de manera activa al personal a quedarse en casa si están enfermos.
    • Si esta políticas no alientan al personal a quedarse en casa si están enfermos, háblelo con la compañía contratada.
    • Determine qué funcionarios tendrán autoridad para enviar a empleados con síntomas a sus casas.
  • Identifique al personal que puede cumplir con sus tareas desde su casa. Siempre que sea posible, autorizar al personal para que realice trabajo remoto puede ser una estrategia eficaz de distanciamiento social para reducir el riesgo de transmisión del COVID-19.
    • Converse acerca de alternativas de trabajo remoto con el personal que corresponda y averigüe si cuentan con los suministros y equipos tecnológicos que necesitan para cumplirlo.
    • Implemente sistemas que propicien programas de trabajo desde casa (por ejemplo, el registro de horarios, etc.).
  • Prepárese para la ausencia de su personal. Los empleados deben quedarse en sus casas si están enfermos, o es posible que deban quedarse en sus casas para cuidar de un familiar enfermo o de sus hijos en caso de suspensión de clases y de los programas de cuidados infantiles.
    • Siempre que sea posible, autorice al personal para que trabaje desde su casa, dentro del alcance de sus tareas.
    • Identifique las funciones críticas y planifique la cobertura alternativa capacitando al personal en otras tareas cuando resulte posible.
    • Determine el nivel mínimo de personal en todas las categorías que es necesario para que el centro opere de manera segura. Si es posible, elabore un plan para garantizar más personal en caso de que el ausentismo por COVID-19 ponga en riesgo el nivel mínimo de personal necesario.
    • Evalúe aumentar los pedidos de medicamentos autoadministrados (KOP, por sus siglas en inglés) de las personas alojadas en su centro de manera que tengan un suministro para 30 días en caso de que haya escasez de personal de atención médica. 
  • Evalúe modificar las tareas del personal con mayor riesgo de enfermarse gravemente por el COVID-19. Las personas con mayor riesgo pueden incluir a adultos mayores y a personas de cualquier edad con afecciones subyacentes graves como enfermedades pulmonares y cardíacas y diabetes. Visite el sitio web de los CDC para obtener una lista completa y consulte regularmente para ver las actualizaciones a medida que haya más datos disponibles sobre este tema.
    • Los administradores de los centros deben consultar a sus proveedores de servicios de salud ocupacional para determinar si es aceptable reasignar tareas a ciertos empleados para reducir su riesgo de exposición al COVID-19.
  • Ofrezca la vacuna contra la influenza (gripe) estacional a todas las personas encarceladas/detenidas (población actual y nuevos ingresantes) y al personal durante la temporada de influenza. Los síntomas del COVID-19 son similares a los de la influenza. Prevenir casos de influenza en un centro puede acelerar la detección de casos de COVID-19 y reducir la presión sobre los recursos de atención médica. 

Operaciones y suministros

  • Garantice que haya una reserva suficiente de suministros de higiene, suministros de limpieza, EPP y suministros médicos (en función de las capacidades de atención médica del centro) a mano y disponible, con un plan para reponerlos cuando sea necesario si se produce transmisión de COVID-19 dentro del centro.
    • Suministros médicos estándar para la tarea diaria de la clínica
    • Pañuelos desechables
    • Jabón líquido cuando sea posible. Si se debe usar jabón en barra, garantice que no irrite la piel para no desalentar el lavado de manos frecuente.
    • Suministros de secado de manos
    • Desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol (donde sea viable con base en las restricciones de seguridad)
    • Suministros de limpieza, incluidos desinfectantes registrados por la EPA que sean eficaces contra el virus que causa el COVID-19ícono de sitio externo
    • EPP recomendado (mascarillas, mascarillas de respiración N95, protección para los ojos, guantes desechables de uso médico y batas/mamelucos desechables). Consulte la sección sobre EPP y la tabla 1  para ver más información detallada, incluidas recomendaciones para extender la vida útil de todas las categorías de EPP en caso de escasez, y cuándo las mascarillas regulares son buenas alternativas a las mascarillas de respiración N95. Consulte la calculadora del sitio web de los CDC para determinar el nivel de EPP que debe utilizar.
    • Medio de transporte estéril para virus e hisopos estériles para recolectar muestras respiratorias si se debe realizar la prueba del COVID-19
  • Elabore planes de contingencia ante la posibilidad de escasez de EPP durante la pandemia de COVID-19, particularmente para los trabajadores que no brindan atención médica.
  • Evalúe flexibilizar las restricciones para autorizar el uso de desinfectante de manos con alcohol en un entorno de seguridad, siempre que las restricciones lo permitan. Si no hay agua y jabón disponibles, los CDC recomiendan limpiarse las manos con un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Evalúe autorizar al personal a llevar botellas individuales para su higiene de manos personal mientras cumplen su turno.
  • Ponga a disposición un suministro de jabón sin costo para personas encarceladas/detenidas, que sea suficiente para propiciar el lavado de manos frecuente. (Consulte la sección Higiene más abajo para ver más detalles con respecto a la frecuencia recomendada y el protocolo de lavado de manos).
    • Siempre que sea posible, ofrezca jabón líquido. Si se debe usar jabón en barra, garantice que no irrite la piel para no desalentar el lavado de manos frecuente.
  • Si todavía no implementaron uno, los empleadores que operan dentro del centro deben crear un programa de protección respiratoria según corresponda, con el fin de garantizar que el personal y las personas encarceladas/detenidas sean evaluadas para saber si necesitan protección respiratoria de algún tipo en función del alcance de sus responsabilidades.
  • Garantice que el personal y las personas encarceladas/detenidas sean capacitadas para colocarse, quitarse y desechar el EPP que deberán usar en función del alcance de sus responsabilidades. Consulte la tabla 1  para saber cuál es el EPP recomendado para personas encarceladas/detenidas y personal con diferentes niveles de contacto con casos de COVID-19 o sus contactos cercanos.

Prevención

Se han documentado casos de COVID-19 en los 50 estados de los EE. UU. Los centros correccionales y de detención pueden prevenir la introducción de COVID-19 desde la comunidad y reducir la transmisión si el virus ya ingresó, si imponen buenas prácticas de higiene entre las personas encarceladas/detenidas, el personal y los visitantes (esto incluya aumentar el acceso a jabón y toallas de papel), intensifican las prácticas de limpieza/desinfección e implementan estrategias de distanciamiento social.

Como muchas personas infectadas con COVID-19 no manifiestan síntomas, el virus podría estar presente en los centros antes de la identificación de casos. Tanto las buenas prácticas de higiene como las de distanciamiento social son fundamentales para prevenir una mayor transmisión.

Operaciones

  • Mantenga la comunicación sobre la situación actual de su centro con sus socios.
    • Departamentos de salud estatales, locales, territoriales y/o tribales
    • Otros centros correccionales
  • Comunique al público cualquier cambio en las operaciones del centro, incluidos los programas de visitas.
  • Restrinja los traslados de personas encarceladas/detenidas hacia y desde otras jurisdicciones y centros, excepto que sea necesario para su evaluación médica, aislamiento por motivos médicos/cuarentena, cuidado clínico, por medidas de seguridad, o para evitar la superpoblación.
    • Evalúe particularmente posponer cualquier consulta médica no urgente en el exterior del centro.
    • Si es absolutamente necesario hacer un traslado, realice el examen verbal y tome la temperatura de las personas involucradas, de conformidad con la sección Evaluación de abajo, antes de que la persona deje el establecimiento. Si una persona no pasa el proceso de evaluación, demore el traslado y siga el protocolo para casos presuntos de COVID-19 - que incluye colocar una mascarilla a la persona, aislarla de manera inmediata y evaluarla para saber si es necesaria una prueba de detección de COVID-19. Si se debe realizar el traslado, garantice que el centro receptor tenga la capacidad para aislar correctamente a la persona a su arribo. Garantice que el personal que traslada a la persona use el EPP recomendado (consulte la Tabla 1) y que se limpie en profundidad el vehículo de transporte una vez completado el traslado.
  • Implemente alternativas legales a las audiencias presenciales en tribunales, cuando sea posible.
  • Cuando corresponda, considere suspender los copagos para las personas encarceladas/detenidas que deben someterse a una evaluación médica de sus síntomas respiratorios.
  • Limite la cantidad de entradas y salidas operativas en el centro.

Prácticas de limpieza y desinfección

  • Incluso si todavía no se identificaron casos de COVID-19 dentro del centro o en la comunidad que lo rodea, empiece a implementar procedimientos intensificados de limpieza y desinfección de conformidad con las recomendaciones a continuación. Estas medidas pueden ayudar a prevenir la propagación del COVID-19 si ingresa a su centro.
  • Siga las recomendaciones de limpieza y desinfección de los CDC durante la respuesta al COVID-19. Monitoree estas recomendaciones para estar al tanto de las actualizaciones.
    • Limpie y desinfecte las superficies de contacto frecuente, especialmente en las áreas de uso común, varias veces al día. Estas superficies pueden incluir objetos/superficies que no suelen limpiarse a diario (como manijas de las puertas, interruptores de luz, llaves de grifos, mesones, inodoros, manijas de inodoros, equipos de recreación, puestos y teléfonos).
    • El personal debe limpiar el equipo compartido varias veces al día y cada vez que se termina de usarlo (por ejemplo, radios, armas de servicio, llaves, esposas).
    • Use productos de limpieza y  desinfectantes registrados por la EPA que sean eficaces contra el virus que causa el COVID-19ícono de sitio externo según la superficie correspondiente, y siga las instrucciones de la etiqueta. Esto puede implicar levantar las restricciones sobre el uso de desinfectantes no diluidos.
    • Las etiquetas contienen instrucciones de uso seguro y eficaz del producto de limpieza, incluidas las precauciones para aplicar el producto, como usar guantes y garantizar buena ventilación durante el uso.
  • Evalúe aumentar la cantidad de personal y/o personas encarceladas/detenidas capacitadas y responsables de la limpieza de áreas de uso común para garantizar la limpieza continua de estas áreas a lo largo del día.
  • Garantice la presencia de todos los suministros necesarios para profundizar la limpieza y desinfección, y tenga un plan de reposición rápida cuando sea necesaria.

Higiene

  • Imponga prácticas de higiene saludables y ofrezca y reponga de manera constante suministros de higiene en todo el centro, incluidos los baños, las áreas de preparación de comidas y comedores, las áreas de ingreso, las entradas y salidas de visitantes, las salas de visitas y de espera, las áreas de uso común, las áreas de servicios médicos y las áreas de uso restringido para el personal (como salas de descanso).
  • Aliente a todas las personas en el centro a adoptar las siguientes medidas para protegerse y proteger a las otras personas del COVID-19. Coloque carteles en todo el centro y comunique esta información verbalmente de manera regular. Puede ver carteles y otros materiales de comunicación de muestra en el sitio web de los CDC. Garantice que los materiales sean comprensibles para personas que no hablan inglés y personas que no están completamente alfabetizadas, y adapte los mensajes para que sean comprensibles para personas con discapacidad cognitiva o intelectual, y personas sordas, ciegas o con problemas de la vista.
    • Ponga en práctica el protocolo para toser: cúbrase la boca y la nariz con la parte interna del codo (o idealmente con un pañuelo desechable) y no con su mano al toser o estornudar, y deseche todos los pañuelos de papel inmediatamente después de usarlos.
    • Ponga en práctica buenos hábitos de higiene de manos: lávese las manos con frecuencia con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente si tose, estornuda o se suena la nariz, después de usar el baño, antes de comer o preparar comida, antes de tomar un medicamento y después de manipular basura.
    • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos. 
    • Evite compartir utensilios para comer, platos y vasos.
    • Evite el contacto físico no esencial.
  • Provea a las personas encarceladas/detenidas y al personal acceso sin costo de:
    • Jabón: en lo posible, proporcione jabón líquido. Si debe usar jabón en barra, asegúrese de que no irrite la piel porque impedirá el lavado frecuente de manos.
    • Agua corriente y secadores de mano o toallitas de papel desechables para el lavado de manos
    • Pañuelos desechables y cestos de basura que no requieran contacto con las manos
  • Ponga a disposición desinfectantes de manos con al menos un 60 % de alcohol donde esté permitido según las restricciones de seguridad. Evalúe permitir al personal que puedan tener sus propias botellas de tamaño individual para mantener la higiene de manos.
  • Informe que al compartir medicamentos y equipos para la preparación de medicamentos puede propagarse el COVID-19 debido a la posible contaminación de los objetos compartidos y el contacto cercano entre las personas.

Prácticas de prevención para las personas encarceladas/detenidas

  • Realice evaluaciones antes de la admisión y control de temperatura cuando ingresa cualquier persona. Las evaluaciones deberían realizarse en la puerta de seguridad, antes del proceso de ingreso, para identificar a las personas con síntomas y ponerlas de inmediato en aislamiento por motivos médicos. Vea la sección Evaluación a continuación para conocer las preguntas de la evaluación y el procedimiento recomendado para controlar la temperatura de manera segura. El personal que realiza los controles de temperatura debería usar el EPP recomendado (vea la sección EPP a continuación).
    • Si una persona tiene síntomas de COVID-19 (fiebre, tos, dificultad para respirar):
      • Exíjale a la persona que use una mascarilla.
      • Asegúrese de que el personal que tiene contacto directo con la persona sintomática use el EPP recomendado.
      • Determine el aislamiento por motivos médicos de la persona (lo ideal sería en una habitación cerca del lugar de evaluación en vez de trasladar a la persona enferma por el establecimiento), y remita al personal de atención médica para realizar otras evaluaciones. (Consulte las secciones Control de infecciones y Cuidado clínico más abajo).
      • Los centros sin personal de atención médica deberían contactar al departamento de salud estatal, local, tribal y/o territorial para coordinar el aislamiento por motivos médicos efectivo y la atención médica necesaria.
    • Si una persona es un contacto cercano de un caso conocido de COVID-19 (pero no tiene síntomas de COVID-19):
      • Ponga a la persona en cuarentena y monitoree sus síntomas dos veces al día durante 14 días. (Consulte la sección Cuarentena más abajo).
      • Los centros sin personal de atención médica deberían contactar al departamento de salud estatal, local, tribal y/o territorial para coordinar la cuarentena efectiva y la atención médica necesaria.
  • Implemente las estrategias de distanciamiento social para aumentar el espacio físico de separación entre las personas encarceladas/detenidas (lo ideal sería 6 pies entre cada persona, independientemente de la presencia de síntomas). Las estrategias deberán adaptarse según el espacio individual disponible en el centro y las necesidades de la población y el personal. No todas las estrategias son viables en todos los centros. Algunos ejemplos de estrategias con diferentes niveles de intensidad incluyen:
    • Áreas comunes:
      • Exija que se aumente el espacio entre las personas encarceladas dentro de las celdas al igual que cuando forman filas o se encuentran en áreas de espera como la puerta de seguridad (p. ej., deje un espacio libre entre cada silla en el área de espera)
    • Recreación:
      • Escoja espacios de recreación donde las personas puedan dispersarse
      • Escalone los horarios en espacios de recreación
      • Restrinja el uso del espacio de recreación a una sola unidad de alojamiento o pabellón por espacio
        (donde sea factible)
    • Comidas:
      • Escalone los horarios de comidas
      • Reorganice los asientos en los comedores para que haya más espacio entre cada persona (por ejemplo, puede dejar un espacio libre entre cada silla y usar solo un lado de la mesa)
      • Entregue las comidas en las unidades de alojamiento o celdas
    • Actividades grupales:
      • Limite cantidad de participantes de actividades grupales
      • Aumente el espacio entre personas durante las actividades grupales
      • Suspenda los programas grupales en los que los participantes pueden estar en contacto más estrecho del que tienen en los sectores de alojamiento
      • Evalúe alternativas a las actividades grupales actuales, en espacios al aire libre o en áreas donde las personas puedan dispersarse
    • Alojamiento:
      • Si el espacio lo permite, reorganice las literas para que haya más espacio entre cada persona. Lo ideal son 6 pies o más en todas las direcciones. (Garantice la limpieza  profunda de las literas si las asigna a otro residente).
      • Organice las literas de manera que las personas duerman con la cabeza hacia los pies de la persona que sigue, para aumentar la distancia que los separa
      • Reorganice los horarios de movimiento para reducir al mínimo el encuentro de personas de diferentes pabellones de alojamiento
    • Servicios médicos:
      • De ser posible, designe una sala en cada pabellón para evaluar a las personas con síntomas de COVID-19, en lugar de que deban atravesar todo el establecimiento para ser evaluadas en el centro médico de la unidad. Si esto no es posible, evalúe escalonar las consultas médicas.
      • Designe una sala cerca de la recepción para evaluar a los ingresantes nuevos a quienes se les detectan síntomas similares a los del COVID-19 o que tuvieron contacto cercano con un caso antes de trasladarlos a otros sectores del establecimiento.
  • Comunique a las personas encarceladas/detenidas claramente y con frecuencia los cambios en sus rutinas diarias y cómo pueden contribuir a reducir los riesgos. 
  • Tenga en cuenta que si se suspenden las actividades grupales, será importante encontrar alternativas de actividad que protejan la salud mental de las personas encarceladas/detenidas.
  • Evalúe suspender los permisos de salida para trabajar y otros programas que implican el traslado de personas encarceladas/detenidas para que salgan y entren al establecimiento.
  • Proporcione información actualizada acerca del COVID-19 a las personas encarceladas/detenidas de manera regular. Esta información debe incluir:
    • Síntomas de COVID-19 y sus riesgos para la salud
    • Recordatorios de informar síntomas de COVID-19 al personal ante el primer signo de enfermedad
  • Evalúe la posibilidad de que el personal de atención médica realice rondas regulares para responder dudas acerca del COVID-19.

Prácticas de prevención para el personal

  • Recuerde a los empleados que deben quedarse en casa si están enfermos. Garantice que los empleados sepan que no podrán ingresar al establecimiento si tienen síntomas de COVID-19, y que deberán retirarse del establecimiento lo antes posible si desarrollan síntomas durante sus turnos.
  • Realice evaluaciones verbales (pregunte por los síntomas de COVID-19 y el contacto cercano con casos) y tome la temperatura del personal a diario cuando ingresa. Consulte la sección de evaluaciones  a continuación para saber qué preguntas hacer y conocer el procedimiento recomendado para tomar la temperatura de manera segura.
  • Proporcione al personal  información actualizada acerca del COVID-19 y acerca de las políticas del establecimiento de manera regular. Esta información incluye:
  • Si un empleado tiene diagnóstico confirmado de infección por COVID-19, los empleadores correspondientes deben informar al resto del personal acerca de su posible exposición al COVID-19 en el lugar de trabajo, pero respetando la confidencialidad del paciente de conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades.
    • Los empleados que son contactos cercanos del caso deben poner en práctica el autochequeo para ver si desarrollan síntomas (como fiebre, tos o dificultad para respirar).
  • Cuando sea posible y concuerde con las prioridades de seguridad, aliente al personal a que mantenga una distancia de 6 pies o más de cualquier persona con síntomas respiratorios al entrevistarla, escoltarla o interactuar de otra manera.
  • Pida al personal que sea los más breve posible en las interacciones con personas con síntomas respiratorios.

Prácticas de prevención para visitantes

  • De ser posible, comuníquese con posibles visitantes para desaconsejar las visitas, con el objetivo de proteger su propia salud y la salud de sus familiares y amigos dentro del establecimiento.
  • Realice evaluaciones verbales (pregunte por los síntomas de COVID-19 y el contacto cercano con casos) y tome la temperatura de las visitas y los voluntarios al ingreso. Consulte la sección de evaluaciones  a continuación para saber qué preguntas hacer y conocer el procedimiento recomendado para tomar la temperatura de manera segura.
    • El personal encargado de tomar la temperatura debe usar el EPP recomendado.
    • No permita el ingreso de visitantes y voluntarios que no pasan el proceso de evaluación o que se niegan a someterse a la evaluación.
  • Ponga a disposición desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol en las entradas y salidas de las áreas de visita y en las salas de espera.
  • Proporcione información a los visitantes y voluntarios para que estén preparados para la evaluación.
    • Instruya a los visitantes para que pospongan sus visitas si tienen síntomas de enfermedades respiratorias.
    • De ser posible, informe a los posibles visitantes y voluntarios antes de que se trasladen al establecimiento que deben estar preparados para una evaluación para detectar COVID-19 (incluido el control de la temperatura) y que no podrán ingresar al establecimiento si no pasan el proceso de evaluación o se niegan a hacerlo.
    • Coloque carteles fuera de las áreas de visita que expliquen el procedimiento de evaluación de detección de síntomas del COVID-19 y de control de temperatura. Procure que los materiales sean comprensibles para personas que no hablan inglés o que no están completamente alfabetizadas.
  • Fomente las visitas sin contacto:
    • Aliente a las personas encarceladas/detenidas a limitar las visitas de contacto para cuidar su propia salud y la salud de sus visitas.
    • Analice reducir o eliminar de manera temporal el costo de las llamadas telefónicas de las personas encarceladas/detenidas.
    • Analice aumentar los beneficios de llamadas telefónicas de las personas encarceladas/detenidas para resguardar su salud mental y reducir la exposición a raíz del contacto directo con visitantes de la comunidad.
  • Evalúe suspender o modificar los programas de visitas, si la ley lo permite. Por ejemplo, ofrezca acceso a opciones de visitas virtuales en los casos que haya tecnología disponible.
    • Si adopta las visitas virtuales, limpie con frecuencia las superficies de los dispositivos electrónicos. (Consulte la guía de limpieza a continuación para ver instrucciones de limpieza de superficies de dispositivos electrónicos).
    • Informe a las posibles visitas sobre la modificación o suspensión de los programas de visitas.
    • Comunique claramente cualquier modificación en el programa de visitas a las personas encarceladas/detenidas, y además explique los motivos de estas modificaciones (como proteger su salud y las de sus familiares, así como la salud de los miembros de la comunidad).
    • Si suspende las visitas con contacto, ofrezca medios alternativos (como llamadas telefónicas o videoconferencias) para que las personas encarceladas/detenidas puedan hablar con sus representantes legales, consejeros espirituales y otras personas que tienen el derecho legal de consultar.

IMPORTANTE: La decisión de suspensión de las visitas se tomaría para proteger la salud física de las personas encarceladas/detenidas y la salud del público en general. Sin embargo, las visitas son importantes para mantener la salud mental. Si se suspenden las visitas, los establecimientos deben evaluar formas alternativas para que las personas encarceladas/detenidas se comuniquen con sus familias, amigos y otros visitantes de una manera que no suponga una carga financiera para ellos. Vea las sugerencias de más arriba para fomentar las visitas sin contacto.

  • Restrinja el ingreso de proveedores y voluntarios no esenciales, y los recorridos por el establecimiento.

Manejo

Si se produjo un caso presunto de COVID-19 dentro del establecimiento (entre las personas encarceladas/detenidas, el personal o las visitas recientes), inicie la implementación de las estrategias de Manejo mientras llegan los resultados de las pruebas de detección. Las estrategias de manejo esenciales incluyen ubicar a los casos y personas con síntomas en aislamiento por motivos médicos, poner en cuarentena a sus contactos cercanos y facilitar la atención médica necesaria, al mismo tiempo que se implementan los procedimiento de control de infecciones correspondientes y los protocolos de desinfección ambiental, además del uso del EPP recomendado.

Operaciones

  • Implemente arreglos alternativos de trabajo considerados viables en la Preparación operativa
  • Suspenda todos los traslados de personas encarceladas/detenidas hacia y desde otras jurisdicciones y establecimientos (lo que incluye salidas de trabajo cuando corresponda), excepto que sean necesarios para la evaluación médica o el aislamiento/cuarentena por motivos médicos, la prestación de servicios médicos, cuestiones de seguridad más allá de su dominio o para evitar la superpoblación en el establecimiento.
    • Si es absolutamente necesario hacer un traslado, realice el examen verbal y tome la temperatura de las personas involucradas, de conformidad con la sección Evaluación de abajo, antes de que la persona deje el establecimiento. Si una persona no pasa el proceso de evaluación, demore el traslado y siga el protocolo para casos presuntos de COVID-19 - que incluye colocar una mascarilla a la persona, aislarla de manera inmediata y evaluarla para saber si es necesaria una prueba de detección de COVID-19. Si de todas maneras es imprescindible hacer el traslado, verifique que el establecimiento receptor tenga la capacidad para aislar debidamente a la persona a su llegada. Garantice que el personal que traslada a la persona use el EPP recomendado (consulte la Tabla 1) y que se limpie en profundidad el vehículo de transporte una vez completado el traslado.
  • De ser posible, ponga en cuarentena a todos los recién llegados durante 14 días antes de que ingresen al espacio general para la población del establecimiento (y SEPARADOS de otras personas en cuarentena por haber estado en contacto con un caso de COVID-19). En lo sucesivo, haremos referencia a esta práctica como cuarentena de admisión de rutina.
  • Siempre que sea posible, organice alternativas legales a las audiencias presenciales en tribunales.
  • Incorpore la evaluación de síntomas del COVID-19 y el control de la temperatura a la planificación de liberaciones.
    • Evalúe a todas las personas que serán liberadas para detectar síntomas de COVID-19 y tome sus temperaturas. (Consulte la sección Evaluación  más abajo).
      • Si una persona no pasa el proceso de evaluación, siga el protocolo para casos presuntos de COVID-19 - que incluye colocar una mascarilla a la persona, aislarla de manera inmediata y evaluarla para saber si es necesaria una prueba de detección de COVID-19.
      • Si la persona es liberada antes de finalizar el período de aislamiento recomendado, analice la liberación de la persona con los departamentos de salud estatales, locales, tribales y/o territoriales para garantizar el traslado médico seguro y alojamiento y atención médica continua como parte de la planificación de liberación. Establezca conexiones directas con los recursos de la comunidad para garantizar el aislamiento por motivos médicos adecuado y el acceso a una atención médica.
      • Antes de liberar a una persona encarcelada/detenida con síntomas de COVID-19 y enviarla a un centro comunitario, como un refugio para personas sin hogar, contacte al personal del establecimiento para darle suficiente tiempo para prepararse y continuar con el aislamiento por motivos médicos, o contacte a los funcionarios de salud pública locales para analizar otras opciones alternativas de alojamiento.
  • Coordine con los departamentos de salud estatales, locales, tribales y/o territoriales.ícono de sitio externo
    • Cuando hay un presunto caso de COVID-19, consulte con autoridades de salud pública para determinar qué medidas tomar. Vea la sección Aislamiento por motivos médicos a continuación.
    • Cuando hay un caso presunto o confirmado de COVID-19, consulte con las autoridades de salud pública para identificar los contactos cercanos que deberían cumplir con la cuarentena. Vea la sección Cuarentena a continuación.
    • Los centros con servicios limitados en el lugar para el aislamiento por motivos médicos, la cuarentena y/o la atención médica deberían coordinar con los departamentos de salud estatales, locales, tribales y/o territoriales cuando se encuentran con un caso presunto o confirmado, para poder garantizar un aislamiento o cuarentena efectivos, la evaluación y los cuidados médicos necesarios y el traslado médico, si fuese necesario. Vea la sección Centros con servicios de salud limitados en el lugar para obtener detalles.

Higiene

  • Continúe garantizando la provisión de productos para la higiene de manos en todas las áreas del centro. (Vea arriba.)
  • Siga haciendo hincapié en la práctica de una buena higiene de manos y protocolos para el manejo de la tos. (Vea arriba.)

Prácticas de limpieza y desinfección

  • Siga implementando los procedimientos de limpieza y desinfección recomendados en todo el centro. (Vea arriba.)
  • Consulte los procedimientos de limpieza y desinfección específicos para las áreas donde estuvo el caso de COVID-19 (a continuación).

Aislamiento por motivos médicos de casos presuntos o confirmados de COVID-19

NOTA: Algunas de las siguientes recomendaciones se aplican principalmente a establecimientos con capacidad de atención médica en el lugar. Los centros sin capacidad de atención médica en el lugar, o sin espacio suficiente para implementar un aislamiento efectivo, deberían coordinar con los funcionarios de salud pública para asegurarse de que los casos de COVID-19 serán aislados, evaluados y sometidos a pruebas (si se indica) y recibirán cuidados médicos.

  • Apenas una persona comienza a manifestar los síntomas de COVID-19, debe usar una mascarilla (siempre y cuando no le impida respirar) y debería ser aislada de inmediato en un ambiente separado del resto de las personas.
  • Trate de que la persona circule lo mínimo e indispensable por áreas que no sean el espacio de aislamiento por motivos médicos.
    • Brinde atención médica a los casos dentro del espacio de aislamiento. Consulte las secciones Control de infecciones y Cuidado clínico para obtener más información.
    • Provea de comidas a los casos dentro del espacio de aislamiento.
    • Excluya a la persona de todas las actividades grupales.
    • Asigne a la persona aislada un baño de uso exclusivo, si es posible.
  • Asegúrese de que la persona use una mascarilla en todo momento mientras se encuentra fuera del espacio de aislamiento y cada vez que ingresa otra persona a este sector. Provea de mascarillas limpias, según sea necesario. Las mascarillas deben cambiarse como mínimo a diario y cuando están húmedas o sucias.
  • Los centros deberían hacer todo lo posible por aislar a cada uno de los casos presuntos o confirmados de COVID-19. Cada persona aislada debería tener su propio baño y espacio de alojamiento, de ser posible. La división en cohortes solo debería practicarse si no hay ninguna otra opción disponible.
    • Si es necesaria la división en cohortes:
      • Solo las personas con COVID-19 confirmado en laboratorio deberían ser aisladas por motivos médicos como cohorte. No agrupe en cohortes los casos confirmados con los casos presuntos o los contactos cercanos con casos.
      • Excepto que no exista otra opción, no aloje a los casos de COVID-19 junto con personas que tienen una infección respiratoria no diagnosticada.
      • Asegúrese de que los casos agrupados en cohortes usen mascarillas en todo momento.
    • En orden de preferencia, las personas en aislamiento por motivos médicos deben alojarse:
      • De forma separada, en celdas individuales con paredes sólidas (es decir, no con rejas) y puertas sólidas que se cierren por completo
      • De forma separada, en celdas individuales con paredes sólidas pero sin puertas sólidas
      • Como cohorte, en una celda grande y bien ventilada con paredes sólidas y una puerta sólida que cierre por completo. Emplee las estrategias de distanciamiento social sobre alojamiento en la sección Prevención descrita más arriba.
      • Como cohorte, en una celda grande y bien ventilada con paredes sólidas pero sin una puerta sólida. Emplee las estrategias de distanciamiento social sobre alojamiento en la sección Prevención descrita más arriba.
      • Como cohorte, en celdas individuales sin paredes sólidas ni puertas sólidas (es decir, celdas completamente enrejadas), preferiblemente con una celda vacía entre celdas ocupadas. (Aunque en este caso las personas están en celdas individuales, el flujo de aire entre las celdas básicamente hace que se trate de una disposición de cohorte en el contexto del COVID-19).
      • Como cohorte, en celdas para varias personas sin paredes sólidas ni puertas sólidas (es decir, celdas totalmente enrejadas), preferentemente con una celda vacía entre celdas ocupadas. Emplee las estrategias de distanciamiento social sobre alojamiento en la sección Prevención descrita más arriba.
      • Traslade a la(s) persona(s) de manera segura a otro centro que tenga capacidad para realizar el aislamiento por motivos médicos en una de las disposiciones mencionadas anteriormente
        (NOTA: Los traslados deben evitarse debido a la posibilidad de introducir la infección en otro establecimiento; realícelos solo si no hay ninguna otra opción disponible).

Si la opción ideal no existe en un centro, opte por la mejor alternativa posible.

  • Si la cantidad de casos confirmados supera la cantidad de espacio para realizar el aislamiento por motivos médicos disponible en el establecimiento, tenga en cuenta especialmente a quienes tengan mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Idealmente, no deberían incorporarse a cohortes de otras personas infectadas. Si la división en cohortes es inevitable, haga todo lo posible por prevenir la transmisión de otras enfermedades infecciosas a personas que tienen mayor riesgo. (Por ejemplo, destine más espacio para una persona de mayor riesgo dentro del espacio de aislamiento compartido).
    • Las personas de mayor riesgo pueden incluir a adultos mayores y personas de cualquier edad con afecciones subyacentes graves como una enfermedad pulmonar, enfermedades cardíacas y diabetes. Visite el sitio web de los CDC para obtener una lista completa y consulte regularmente para ver las actualizaciones a medida que haya más datos disponibles sobre este tema.
    • Tenga en cuenta que las personas encarceladas/detenidas tienen una mayor prevalencia de enfermedades crónicas e infecciosas y tienen un estado de salud más deteriorado que la población en general, incluso entre los más jóvenes.
  • Debería designarse a personal de custodia para que vigile exclusivamente a estas personas, de ser posible. Este personal debería usar el EPP recomendado como corresponde por el nivel de contacto con la persona en aislamiento por motivos médicos (vea la sección EPP  a continuación) y, en lo posible, debería limitar su circulación entre diferentes partes del centro.
  • Reduzca al mínimo los traslados de casos de COVID-19 entre los sectores dentro de la unidad de atención médica.
  • Provea a las personas que se encuentran en aislamiento por motivos médicos de pañuelos desechables y, si está permitido, de un cesto de basura con bolsa que no requiera contacto con las manos. Enséñeles a:
    • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar
    • Desechar de inmediato los pañuelos de el cesto de basura
    • Lavarse las manos inmediatamente con agua y jabón por al menos 20 segundos. Si no hay agua y jabón disponibles, limpiar con un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol (donde esté permitido por cuestiones de seguridad). Asegúrese de reabastecer los suministros para el lavado de manos de forma continua.
  • Mantenga el aislamiento por motivos médicos hasta que se hayan cumplido los siguientes criterios. Monitoree el sitio web de los CDC para ver las actualizaciones de estos criterios.
    • Para las personas que se realizarán la prueba para determinar si aún son contagiosas:
      • La persona ya no tiene fiebre por al menos 72 horas sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre Y
      • Mejoraron los otros síntomas que tenía la persona (p. ej., tos, dificultad para respirar) Y
      • La persona obtuvo resultados negativos en las pruebas de al menos dos muestras respiratorias consecutivas recolectadas con un mínimo de 24 horas entre una y otra
    • Para las personas que NO se realizarán la prueba para determinar si aún son contagiosas:
      • La persona ya no tiene fiebre por al menos 72 horas sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre Y
      • Mejoraron los otros síntomas que tenía la persona (p. ej., tos, dificultad para respirar) Y
      • Han pasado al menos 10​​​​​​​ días desde la aparición de los síntomas
    • Para las personas con resultado positivo confirmado en la prueba de detección de COVID-19 pero que jamás tuvieron síntomas:
      • Han pasado al menos 10 días desde la fecha en que la primera prueba de detección de COVID-19 dio positivo Y
      • La persona no ha estado enferma posteriormente
  • Evite que casos abandonen el centro mientras se toman las precauciones de aislamiento por motivos médicos, a menos que sean liberados bajo custodia o se los deba trasladar para que reciban atención médica, o por motivos como el control de infecciones, la falta de espacio para el aislamiento o circunstancias atenuantes de seguridad.
    • Si una persona encarcelada/detenida que tiene COVID-19 es liberada durante el período de aislamiento por motivos médicos, contacte a las autoridades de salud pública para coordinar el traslado y la continuidad de la atención médica necesaria y el aislamiento como parte de la planificación para la liberación.

Limpieza de los espacios donde estuvieron los casos de COVID-19

  • Limpie y desinfecte completamente todas las áreas donde estuvo el caso de COVID-19 presunto o confirmado. Tenga en cuenta que estos protocolos se aplican tanto a casos presuntos como confirmados para garantizar la correcta desinfección en caso de que el presunto caso en realidad tenga COVID-19. Remítase a la sección Definiciones para distinguir entre casos presuntos y confirmados.
  • Limpieza y desinfección de superficies duras (no porosas)
    • Si las superficies están sucias, deberá limpiarlas con un detergente o agua y jabón antes de su desinfección.
    • Para las tareas de desinfección, la mayoría de los desinfectantes comunes de uso doméstico registrados en la EPA deberían ser eficaces. Escoja productos de limpieza de acuerdo con los requisitos de seguridad dentro del establecimiento.
      • Consulte la lista de productos aprobados por la EPA para combatir el virus que causa el COVID-19ícono de sitio externo. Siga las instrucciones del fabricante para cada uno de los productos de limpieza y desinfección (p. ej., concentración, método de aplicación y tiempo de contacto, etc). 
      • Se pueden usar soluciones de cloro diluido para uso doméstico si son apropiadas para la superficie. Siga las instrucciones del fabricante para la aplicación y ventilación adecuada, y verifique que el producto no esté vencido. Nunca mezcle el blanqueador con cloro con amoníaco ni con otros productos de limpieza. El blanqueador con cloro que no esté vencido será eficaz contra los coronavirus si se diluye adecuadamente. Las soluciones de blanqueador con cloro serán efectivas para desinfectar por hasta 24 horas.
      • Prepare una solución de blanqueador con cloro al mezclar:
        • 5 cucharadas (1/3 de taza) de blanqueador con cloro por galón de agua o
        • 4 cucharaditas de blanqueador con cloro por cuarto de galón de agua
  • Limpieza y desinfección de superficies blandas (porosas)
    • En el caso de las superficies blandas (porosas) como pisos alfombrados y alfombras, quite la contaminación visible si existiera y use limpiadores apropiados indicados para el uso sobre esas superficies. Luego de limpiar:
  • Limpieza y desinfección de artículos electrónicos
    • Para artículos electrónicos, como tablets, pantallas táctiles, teclados y controles remotos, quite la contaminación visible si estuviera presente.
      • Siga las instrucciones del fabricante de cada uno de los productos de limpieza y desinfección que utilice.
      • Considere usar cubiertas que se puedan limpiar con un paño o toallita húmedos para los aparatos electrónicos
      • . Si no hay directrices del fabricante disponibles, considere usar toallitas húmedas o aerosoles a base de alcohol que contengan al menos un 70 % de alcohol para desinfectar las pantallas táctiles. Seque bien las superficies para evitar la acumulación de líquidos.​​​​​​​

Puede encontrar más información acerca de la limpieza y desinfección de establecimientos comunales en el sitio web de los CDC.

  • Asegúrese de que el personal y las personas encarceladas/detenidas que realicen tareas de limpieza usen el EPP recomendado. (Vea la sección sobre EPP a continuación).
  • Vajilla. Los casos que se encuentren bajo aislamiento por motivos médicos deben botar la vajilla desechable en la basura en su habitación de aislamiento por motivos médicos. La vajilla no desechable debe manipularse con guantes y lavarse con agua caliente o en el lavavajillas. Las personas que manipulen la vajilla usada deben limpiarse las manos luego de quitarse los guantes.
  • La ropa sucia de los casos de COVID-19 puede lavarse con la ropa sucia del resto de las personas.
    • Las personas que manipulen la ropa sucia de casos de COVID-19 deben usar guantes desechables, descartarlos luego de cada uso y limpiarse las manos al terminar.
    • No sacuda la ropa sucia. Esto minimizará la posibilidad de dispersar el virus por el aire.
    • Lave los artículos según corresponda de acuerdo con las instrucciones del fabricante.​​​​​​​ De ser posible, lave los artículos usando la temperatura de agua máxima permitida y séquelos completamente.
    • Limpie y desinfecte los cestos de ropa según la guía para superficies detallada arriba. Si está permitido, considere colocar una bolsa que sea desechable o lavable.
  • Consulte las recomendaciones de limpieza detalladas arriba para asegurarse de que los vehículos de transporte sean limpiados exhaustivamente luego de trasladar a un caso presunto o confirmado de COVID-19.

Poner en cuarentena contactos cercanos de casos de COVID-19

NOTA: Algunas de las siguientes recomendaciones se aplican principalmente a establecimientos con capacidad de atención médica en el lugar. Los establecimientos sin capacidad de atención médica en el lugar, o sin el espacio suficiente para implementar una cuarentena eficaz, deben trabajar en coordinación con los funcionarios de salud pública locales para garantizar que todos los contactos cercanos de los casos de COVID-19 sean puestos en cuarentena de manera efectiva y se los monitoree médicamente.

  • Las personas encarceladas/detenidas que sean contactos cercanos de un caso presunto o confirmado de COVID-19 (independientemente de que ese caso sea otra persona encarcelada/detenida, un miembro del personal o un visitante) deben ser puestas en cuarentena por 14 días (vea la guía de los CDC).
    • Si a una persona en cuarentena por contacto con un caso presunto se le realizó la prueba del COVID-19 y dio negativo, se deberá liberar a la persona de las restricciones de la cuarentena.
  • En el contexto del COVID-19, una persona (persona encarcelada/detenida o miembro del personal ) es considerada contacto cercano si:
    • Ha estado a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies de un caso de COVID-19 por un período prolongado O
    • Ha tenido contacto directo con secreciones infecciosas de un caso de COVID-19 (p. ej., si la persona enferma le tosió encima)

El contacto cercano puede producirse si una persona está a cargo del cuidado, convive, visita o comparte un espacio común con un caso de COVID-19. Los datos que fundamentan la definición de contacto cercano son limitados. Las consideraciones al evaluar el contacto cercano incluyen la duración de la exposición (p. ej., es probable que un tiempo de exposición prolongado aumente el riesgo de exposición) y los síntomas clínicos de la persona con COVID-19 (p. ej., es probable que la tos aumente el riesgo de exposición, así como la exposición a un paciente gravemente enfermo). 

  • Reduzca al máximo el movimiento de la persona en cuarentena fuera del espacio de cuarentena.
    • Brinde evaluación y atención médica dentro o cerca del espacio de cuarentena cuando sea posible.
    • Sirva las comidas dentro del espacio de cuarentena.
    • Excluya a la persona en cuarentena de todas las actividades grupales.
    • Asigne a la persona en cuarentena un baño de uso exclusivo cuando sea posible.
  • Los establecimientos deben hacer el mayor esfuerzo posible para poner en cuarentena a los contactos cercanos de casos de COVID-19 de manera individual. Dividir en cohortes a múltiples contactos cercanos en cuarentena de un caso de COVID-19 podría transmitir el COVID-19 de quienes están infectados a quienes no están infectados. La división en cohortes solo debería practicarse si no hay ninguna otra opción disponible.
    • Si la división en cohortes de contactos cercanos bajo cuarentena es absolutamente necesaria, se deberán monitorear de cerca los síntomas de todas las personas, y las personas con síntomas de COVID-19 deberán ser puestas en aislamiento por motivos médicos
    • Si toda una unidad de alojamiento se encuentra bajo cuarentena debido al contacto con un caso de la misma unidad de alojamiento, es posible que toda la unidad de alojamiento deba ser tratada como cohorte y se la deba poner en cuarentena en el lugar.
    • Algunos establecimientos pueden optar por poner en cuarentena a todos los recién llegados durante 14 días antes de incorporarlos a la población general del establecimiento como regla general (no porque hayan estado expuestos a un caso de COVID-19). En estas circunstancias, evite mezclar a las personas que estén en cuarentena porque han estado expuestas a un caso de COVID-19 con las personas que estén en cuarentena de rutina por haber llegado recientemente.
    • De ser posible, no agregue más personas a una cohorte en cuarentena actual luego de que se haya iniciado el período de 14 días de cuarentena.
  • Si la cantidad de personas en cuarentena supera la cantidad de espacios individuales de cuarentena disponibles en el establecimiento, sea especialmente consciente de quienes tienen mayor riesgo de enfermar gravemente a causa del COVID-19. Idealmente, no deben incorporarse a cohortes de otras personas en cuarentena. Si la división en cohortes es inevitable, haga todo lo posible por reducir el riesgo de exposición de las personas de alto riesgo. (Por ejemplo, intensifique las estrategias de distanciamiento social para personas de alto riesgo).
  • En orden de preferencia, las personas en cuarentena deben alojarse:
    • De forma separada, en celdas individuales con paredes sólidas (es decir, no con rejas) y puertas sólidas que se cierren por completo
    • De forma separada, en celdas individuales con paredes sólidas pero sin puertas sólidas
    • Como cohorte, en una celda grande y bien ventilada con paredes sólidas, una puerta sólida que se cierre por completo y al menos 6 pies de espacio personal asignado a cada persona en todas las direcciones
    • Como cohorte, en una celda grande y bien ventilada con paredes sólidas y al menos 6 pies de espacio personal asignado a cada persona en todas las direcciones, pero sin una puerta sólida
    • Como cohorte, en celdas individuales sin paredes sólidas ni puertas sólidas (es decir, celdas completamente enrejadas), preferiblemente con una celda vacía entre celdas para que haya al menos 6 pies de espacio entre cada persona. (Aunque en este caso las personas están en celdas individuales, el flujo de aire entre las celdas básicamente hace que se trate de una disposición de cohorte en el contexto del COVID-19).
    • Como cohorte, en celdas para varias personas sin paredes sólidas ni puertas sólidas (es decir, celdas totalmente enrejadas), preferentemente con una celda vacía entre celdas ocupadas. Emplee las estrategias de distanciamiento social sobre alojamiento en la sección Prevención para mantener al menos 6 pies de espacio entre las personas alojadas en una misma celda.
    • Como cohorte, en la unidad de alojamiento normalmente asignada a esas personas pero sin movimiento fuera de la unidad (si toda una unidad de alojamiento ha estado expuesta al virus). Emplee las estrategias de distanciamiento social para alojamientos descritas en la sección Prevención más arriba para mantener al menos 6 pies de distancia entre las personas.
    • Realice traslados de manera segura a otro establecimiento con capacidad de cuarentena en alguna de las disposiciones de arriba
      (NOTA: Los traslados deben evitarse debido a la posibilidad de introducir la infección en otro establecimiento; realícelos solo si no hay ninguna otra opción disponible).
  • De ser posible, las personas en cuarentena deben usar mascarillas para el rostro, según el suministro local, como control de la fuente de infección bajo las siguientes circunstancias (vea la sección sobre EPP y la Tabla 1):
    • Si forman parte de una cohorte, las personas en cuarentena deben usar mascarillas en todo momento (para evitar la transmisión de personas infectadas a personas no infectadas).
    • Si están en cuarentena de forma separada, las personas deben usar mascarillas cada vez que una persona que no esté en cuarentena ingrese al espacio de cuarentena.
    • Todas las personas en cuarentena deben usar una mascarilla si necesitan abandonar el espacio de cuarentena por alguna razón.
    • Las personas asintomáticas en cuarentena de admisión de rutina (sin exposición conocida a un caso de COVID-19) no necesitan usar mascarillas para el rostro.
  • En lo posible, el personal que tenga contacto cercano con personas en cuarentena debe usar el EPP recomendado según el suministro local, la viabilidad y la seguridad dentro del alcance de sus obligaciones (vea la sección sobre EPP y la Tabla 1).
    • El personal que supervise a personas encarceladas/detenidas asintomáticas en cuarentena de admisión de rutina (sin exposición conocida a un caso de COVID-19) no necesita usar el EPP.
  • Se debe monitorear a las personas en cuarentena dos veces al día para detectar síntomas del COVID-19, lo que incluye verificar su temperatura.
    • Si una persona desarrolla síntomas, debe ser trasladada a aislamiento por motivos médicos de inmediato para su posterior evaluación. (Vea la sección Aislamiento por motivos médicos detallada arriba).
    • Vea la sección Evaluación para conocer el procedimiento para controlar la temperatura de manera segura a contactos cercanos asintomáticos de casos de COVID-19.
  • Si una persona que forma parte de una cohorte en cuarentena se vuelve sintomática:
    • Si se le realiza la prueba de COVID-19 a la persona y da positivo: se debe restablecer a 0 el período de cuarentena de 14 días para los demás miembros de la cohorte.
    • Si se le realiza la prueba de COVID-19 a la persona y da negativo: no es necesario restablecer el período de cuarentena de 14 días de esa persona ni de los demás integrantes de la cohorte. Esta persona puede salir del aislamiento por motivos médicos para regresar a la cohorte en cuarentena por lo que reste del período de cuarentena.
    • Si a la persona no se le realiza la prueba de COVID-19: se debe restablecer a 0 el período de cuarentena de 14 días para el resto de la cohorte.
  • Evite que las personas en cuarentena abandonen el establecimiento (incluidos los traslados a otros establecimientos) durante el período de cuarentena de 14 días, a menos que se las libere bajo custodia o se las deba transferir para que reciban atención médica, o por motivos como el control de infecciones, la falta de espacio de cuarentena o circunstancias atenuantes de seguridad.
  • Las personas en cuarentena pueden abandonar las restricciones de cuarentena si no han desarrollado síntomas durante el período de cuarentena de 14 días.
  • Las comidas de las personas en cuarentena deben proporcionarse en sus espacios de cuarentena. Las personas en cuarentena deben botar la vajilla desechable en la basura. La vajilla no desechable debe manipularse con guantes y lavarse con agua caliente o en el lavavajillas. Las personas que manipulen la vajilla usada deben limpiarse las manos luego de quitarse los guantes.
  • La ropa sucia de las personas en cuarentena puede lavarse con la ropa sucia del resto de las personas.
    • Las personas que manipulan la ropa sucia de las personas en cuarentena deben usar guantes desechables, descartarlos luego de cada uso y limpiarse las manos al terminar.
    • No sacuda la ropa sucia. Esto minimizará la posibilidad de dispersar el virus por el aire.
    • Lave los artículos según corresponda de acuerdo con las instrucciones del fabricante.​​​​​​​ De ser posible, lave los artículos usando la temperatura de agua máxima permitida y séquelos completamente.
    • Limpie y desinfecte los cestos de ropa según la guía para superficies detallada arriba. Si está permitido, considere colocar una bolsa que sea desechable o lavable.

Manejo de personas encarceladas/detenidas con síntomas de COVID-19

NOTA: Algunas de las siguientes recomendaciones se aplican principalmente a establecimientos con capacidad de atención médica en el lugar. Los establecimientos sin capacidad de atención médica en el lugar o sin el espacio suficiente para el aislamiento médico deben trabajar en coordinación con los funcionarios de salud pública locales para garantizar que todos los casos presuntos de COVID-19 sean aislados de manera efectiva, evaluados y sometidos a las pruebas de detección (si corresponde), además de recibir atención. 

  • De ser posible, designe una habitación cerca de cada unidad de alojamiento para que el personal de atención médica evalúe a las personas con síntomas de COVID-19 en lugar de hacerlas caminar por el establecimiento para que sean evaluadas en la unidad médica.
  • Las personas encarceladas/detenidas con síntomas de COVID-19 deben usar una mascarilla y ser puestas en aislamiento por motivos médicos de inmediato. Discontinúe el uso de la mascarilla si dificulta la respiración. Vea la sección Aislamiento por motivos médicos detallada arriba.
  • El personal médico debe evaluar a las personas sintomáticas para determinar si se les debe realizar la prueba de COVID-19. Remítase a las guías de los CDC para obtener información sobre evaluación y pruebas de detección. Vea también las secciones Control de infección y Cuidado clínico a continuación.
  • Si se debe realizar la prueba (o si el personal médico necesita más información sobre cuándo se debe realizar la prueba), contacte al departamento de salud estatal, local, tribal y/o territorial. Trabaje en conjunto con laboratorios privados o de salud pública según su disponibilidad para acceder a los suministros o servicios para la realización de pruebas.
    • Si la prueba de COVID-19 es positiva, continúe con el aislamiento por motivos médicos. (Vea la sección Aislamiento por motivos médicos detallada arriba).
    • Si la prueba de COVID-19 es negativa, devuelva a la persona a su unidad de alojamiento anterior a menos que requiera evaluación o atención médica adicionales.

Estrategias de manejo para personas encarceladas/detenidas sin síntomas de COVID-19

  • Proporcione información clara a las personas encarceladas/detenidas acerca de la presencia de casos de COVID-19 dentro del establecimiento, y la necesidad de aumentar el distanciamiento social y mantener las precauciones de higiene.
    • Considere hacer que el personal de atención médica realice rondas regulares para responder preguntas acerca del COVID-19.
    • Asegúrese de ofrecer la información de manera entendible para personas que no hablen inglés o tengan un bajo nivel de alfabetización, y tome las medidas necesarias para quienes tengan discapacidades cognitivas o intelectuales, sean ciegos o sordos, o tengan problemas de la vista.
  • Implemente los chequeos diarios de temperatura en las unidades de alojamiento donde se hayan identificado casos de COVID-19, en especial si se sospecha que hay personas encarceladas/detenidas que no están notificando sus síntomas al personal.Consulte la sección Evaluación para conocer el procedimiento para chequear la temperatura de manera segura.
  • Considere otras opciones que permitan intensificar el distanciamiento social dentro del establecimiento.

Estrategias de manejo para el personal

  • Proporcione información clara al personal acerca de la presencia de casos de COVID-19 dentro del establecimiento, y la necesidad de hacer cumplir el distanciamiento social y alentar las precauciones de higiene.
    • Considere hacer que el personal de atención médica realice rondas regulares para responder las preguntas que el personal pueda tener acerca del COVID-19.
  • El personal identificado como contacto cercano de un caso de COVID-19 debe ponerse en autocuarentena en su hogar por 14 días y puede volver a trabajar si no desarrolla síntomas.
    • Vea arriba la definición de contacto cercano.
    • Remítase a las guías de los CDC para obtener más recomendaciones sobre la cuarentena en el hogar para miembros del personal.

Control de infección

La siguiente guía para el control de infecciones se aplica a todos los tipos de establecimientos correccionales. Los establecimientos individuales deben evaluar sus necesidades particulares según el tipo de exposición que el personal y las personas encarceladas/detenidas puedan tener con casos confirmados o presuntos de COVID-19.

  • Todas las personas que posiblemente hayan estado expuestas de manera directa o indirecta a casos de COVID-19 o materiales infecciosos (incluidas sustancias corporales; suministros, dispositivos y equipos médicos contaminados; superficies ambientales contaminadas o aire contaminado) deben seguir las prácticas para el control de infecciones detalladas en las Recomendaciones interinas de los CDC para el control y la prevención de infecciones para pacientes con enfermedad presunta o confirmada del coronavirus 2019 (COVID-19) en ámbitos de cuidados de salud. Consulte estas guías con regularidad para mantenerse actualizado.
    • Implemente la guía detallada arriba de la forma más completa posible dentro de ámbitos correccionales/de detención. Parte del lenguaje específico podría no aplicarse directamente a ámbitos de atención médica dentro de establecimientos correccionales y centros de detención, o a establecimientos sin capacidad de atención médica en el lugar, y es posible que se lo deba adaptar para que refleje las operaciones y necesidades de custodia del establecimiento.
    • Tenga en cuenta que estas recomendaciones se aplican tanto al personal como a las personas encarceladas/detenidas que podrían entrar en contacto con materiales contaminados durante el desempeño de su actividad laboral en el establecimiento (p. ej., al realizar tareas de limpieza).
  • El personal debe tomar las precauciones correspondientes cuando esté en contacto con personas que manifiesten síntomas de infección respiratoria. En la medida de lo posible, se debe minimizar el contacto con la persona infectada hasta que se coloque una mascarilla. Si se sospecha de COVID-19, el personal debe usar el EPP recomendado (ver la sección sobre EPP ).
  • Remítase a la sección sobre EPP para determinar el EPP recomendado para personas en contacto con casos confirmados de COVID-19, contactos y artículos posiblemente contaminados.

Cuidado clínico para casos de COVID-19 

  • Los establecimientos deben asegurarse de que las personas encarceladas/detenidas reciban evaluación y tratamiento médico apenas aparezcan síntomas de COVID-19.
    • Si un establecimiento no puede brindar la evaluación y el tratamiento correspondientes, se debe contar con un plan para transferir de forma segura a la persona a otro centro u hospital local.
    • La evaluación médica inicial debe determinar si una persona sintomática tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente a causa del COVID-19. Las personas de mayor riesgo pueden incluir a adultos mayores y personas de cualquier edad con afecciones subyacentes graves, como una enfermedad pulmonar, enfermedades cardíacas y diabetes. Visite el sitio web de los CDC para obtener una lista completa y consulte regularmente para ver las actualizaciones a medida que haya más datos disponibles sobre este tema.
  • El personal a cargo de evaluar y brindar atención médica a los casos confirmados de COVID-19 debe seguir la Guía clínica interina de los CDC para el manejo de pacientes con enfermedad del coronavirus (COVID-19) confirmada y monitorear con frecuencia la página web para conocer las actualizaciones a estas recomendaciones.
  • El personal de atención médica debe evaluar a las personas con síntomas respiratorios o que hayan tenido contacto con un caso de COVID-19 en una habitación separada, de ser posible con la puerta cerrada, mientras usa el EPP recomendado y se asegura de que el caso presunto tenga puesta una mascarilla para el rostro.
    • De ser posible, designe una sala en cada pabellón para evaluar a las personas con síntomas de COVID-19, en lugar de que deban atravesar todo el establecimiento para ser evaluadas en el centro médico de la unidad.
  • Se solicita encarecidamente que los médicos realicen pruebas para detectar otras causas de enfermedad respiratoria (p. ej., influenza).
  • El establecimiento debe contar con un plan para transferir de forma segura a las personas con enfermedad grave a causa del COVID-19 a un hospital local si requieren atención más allá de las posibilidades del establecimiento.
  • Al evaluar y tratar a personas con síntomas de COVID-19 que no hablan inglés, ponga a disposición una línea en otros idiomas u ofrezca un intérprete capacitado cuando sea posible.

EPP recomendado y capacitación sobre los EPP para el personal y las personas encarceladas/detenidas

  • Garantice que todo el personal (sea o no de atención médica) y las personas encarceladas/detenidas que tendrán contacto con materiales infecciosos en sus lugares de trabajo hayan sido capacitados sobre cómo colocarse, quitarse y desechar el EPP correspondiente al nivel de contacto que tendrán con casos presuntos o confirmados de COVID-19.
  • Asegúrese de que todo el personal esté capacitado para higienizarse correctamente las manos luego de quitarse el EPP.
  • Si los administradores anticipan que las personas encarceladas/detenidas requerirán EPP innecesario, considere brindar capacitación sobre los diferentes tipos de EPP necesarios para los diferentes grados de contacto con casos y contactos de COVID-19, y el motivo de tales diferencias (vea la Tabla 1). Visite regularmente los vínculos a las guías de los CDC incluidos en la Tabla 1 para obtener actualizaciones sobre el EPP recomendado.
  • Mantenga los EPP recomendados cerca de los lugares del establecimiento donde podrían necesitarse para acceder rápidamente a ellos en caso de emergencia.
  • Los EPP recomendados para las personas encarceladas/detenidas y el personal de centros correccionales variarán en función del tipo de contacto que tengan con casos de COVID-19 y sus contactos (vea la Tabla 1). A continuación se define cada tipo de EPP recomendado. Como se indicó anteriormente, tenga en cuenta que habrá escasez de EPP en cada categoría durante la respuesta al COVID-19.
    • Mascarilla de respiración N95
      Consulte a continuación la guía sobre cuándo las mascarillas para el rostro son alternativas aceptables a las N95. Las mascarillas de respiración N95 deben priorizarse cuando el personal anticipe que tendrá contacto con partículas infecciosas (aerosoles) de un caso de COVID-19.
    • Barbijo
    • Protección para los ojos: gafas protectoras o mascarilla desechable que cubra completamente el frente y los costados de la cara
    • Un solo par de guantes desechables para la revisión de pacientes
      Se deben cambiar los guantes si se rasgan o están muy contaminados.
    • Bata de aislamiento médico desechable o mameluco de un solo uso/desechable, cuando sea posible
      • Si el personal de custodia no puede usar mamelucos o batas desechables porque limitan el acceso al equipo y cinturón de trabajo, asegúrese de desinfectar el equipo y cinturón de trabajo luego de estar en contacto con la persona. Limpie y desinfecte su equipo y cinturón de trabajo antes de volver a usarlos con un limpiador o paño de uso doméstico, según la etiqueta del producto.
      • Si hay escasez de batas, se debe priorizar su uso para procedimientos que generen aerosoles, actividades de atención donde puedan ocurrir salpicaduras y pulverizaciones, y actividades de atención de pacientes de contacto frecuente que posibiliten la transferencia de patógenos a las manos y vestimenta del personal.
  • Tenga en cuenta que se anticipa la escasez de todas las categorías de PPE durante la respuesta al COVID-19, en particular para trabajadores que no sean de atención médica. En el sitio web de los CDC encontrará una guía para optimizar el suministro de cada categoría:
Clasificación de EPP de uso individual
Clasificación de EPP de uso individual Mascarilla de respiración N95 Mascarilla Protección para los ojos Guantes Batas/ mamelucos
Personas encarceladas/detenidas
Personas encarceladas/detenidas asintomáticas (en cuarentena por ser contactos cercanos de un caso de COVID-19*) Si es posible, usar mascarillas para el rostro para controlar la
fuente de infección según el suministro local, en especial si se alojan como cohorte
Personas encarceladas/detenidas que sean casos confirmados o presuntos de COVID-19, o que manifiesten síntomas de COVID-19 X
Personas encarceladas/detenidas que en su puesto laboral deban manipular ropa sucia o vajilla usada de un caso o el contacto de un caso de COVID-19 X X
Personas encarceladas/detenidas en puestos laborales que deban limpiar áreas donde haya estado un caso de COVID-19 Podría ser necesario EPP adicional con base en la etiqueta del producto. Vea pautas de los CDC para obtener más información. X X
Personal
Personal en contacto directo con personas encarceladas/detenidas asintomáticas en cuarentena por ser contactos cercanos de un caso de COVID-19* (pero que no realizan controles de temperatura ni brindan atención médica) Mascarilla para el rostro, protección para los ojos y guantes según lo permitan el suministro local y las obligaciones correspondientes.
Personal que realice chequeos de temperatura en cualquier grupo de personas (personal, visitantes o personas encarceladas/detenidas), o que proporcione atención médica a personas asintomáticas en cuarentena X X X X
Personal que tenga contacto directo (incluido el transporte) con casos presuntos o confirmados de COVID-19 o que ofrezca atención médica a estos casos (vea las guías para el control de infecciones de los CDC) X** X X X
Personal presente durante procedimientos realizados a casos presuntos o confirmados de COVID-19 que puedan generar aerosoles respiratorios (vea las guías para el control de infecciones de los CDC) X X X X
Personal que deba manipular ropa sucia o vajilla usada de un caso de COVID-19 o un contacto del caso X X
Personal que deba limpiar áreas donde haya estado un caso de COVID-19 Podría ser necesario EPP adicional con base en la etiqueta del producto. Vea pautas de los CDC para obtener más información. X X
* Si un establecimiento decide poner en cuarentena de rutina a todos los nuevos ingresantes (sin síntomas ni exposición conocida a un caso de COVID-19) antes de integrarlos a la población general del establecimiento, las mascarillas para el rostro no son necesarias.
** Se prefiere el uso de N95 aprobadas por el NIOSH. No obstante, con base en el análisis de situación local y regional de suministros de EPP, las mascarillas para el rostro son una alternativa aceptable cuando la cadena de suministro de mascarillas de respiración no pueda satisfacer la demanda. Durante este tiempo, se debe priorizar el uso de las mascarillas de respiración disponibles para procedimientos que suelen generar aerosoles respiratorios, los cuales constituyen el mayor riesgo de exposición para el personal.

Protocolos de evaluación verbal y control de temperatura para las personas encarceladas/detenidas, el personal y las visitas

La guía detallada arriba recomienda la evaluación verbal y los controles de temperatura de las personas encarceladas/detenidas, miembros del personal, voluntarios y visitantes que ingresen a establecimientos correccionales y de detención, además de personas encarceladas/detenidas que sean transferidas a otro establecimiento o sean excarceladas. A continuación se detallan las preguntas de evaluación verbal sobre síntomas de COVID-19 y contacto con casos conocidos, además del procedimiento seguro para el chequeo de temperatura.

  • La evaluación verbal sobre los síntomas de COVID-19 y el contacto con casos de COVID-19 debería incluir las siguientes preguntas:
    • ¿Tuvo alguno de los siguientes síntomas hoy o en las últimas 24 horas?
      • ¿Tuvo fiebre, se sintió afiebrado o tuvo escalofríos?
      • ¿Tos?
      • ¿Dificultad para respirar?
    • ¿Estuvo en contacto con una persona con diagnóstico confirmado de infección con el nuevo coronavirus (COVID-19) en los últimos 14 días?
  • A continuación se detalla el protocolo para chequear la temperatura de las personas de manera segura:
    • Higienizarse las manos
    • Colocarse una mascarilla para el rostro, protección para los ojos (gafas de protección o un cobertor desechable que cubra el frente y ambos lados de la cara), bata/mameluco y un par de guantes desechables
    • Chequear la temperatura de la persona
    • Si debe tomar la temperatura de varias personas, debe usar un nuevo par de guantes por cada persona y limpiar el termómetro en profundidad después de cada medición. Si se usan termómetros desechables o sin contacto y la persona a cargo de la evaluación no tuvo contacto físico con una persona, no es necesario que se cambie los guantes para la próxima medición. Si se usan termómetros sin contacto, se deben  limpiar de manera rutinaria de conformidad con las recomendaciones de control de infecciones de los CDC.
    • Quitarse y desechar el EPP
    • Higienizarse las manos
Esta página fue revisada el 7 de mayo del 2020