Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones interinas sobre pruebas de detección de SARS-CoV-2 para administradores de instituciones de educación superior

Estas consideraciones provisionales se basan en lo que se conoce actualmente acerca del SARS-CoV-2 y el COVID-19 a la fecha de publicación, 30 de junio del 2020.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. actualizarán estas consideraciones según sea necesario a medida que cuenten con más información disponible. Visite el sitio web de los CDC en forma periódica para ver la guía interina actualizada.

Nota:  Este documento tiene la intención de ofrecer consideraciones sobre el uso adecuado de pruebas y no impone la determinación sobre decisiones de pagos o cobertura de seguros de dichas pruebas, excepto que se indique (o prescriba) lo contrario por otra entidad o agencia estatal o federal. Los CDC son una agencia no reguladora; por lo tanto, la información de este documento pretende ayudar a las instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés) a tomar decisiones más que a establecer requisitos regulatorios.

Dado que algunas instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés) comienzan a abrir en los Estados Unidos, los CDC ofrecen consideraciones que las IHE pueden tener en cuenta para ayudar a proteger a los estudiantes, docentes y miembros del personal, y desacelerar la propagación de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La realización de pruebas de diagnóstico del COVID-19 es uno de los componentes de una estrategia integral y debería usarse en combinación con otras medidas, como promover conductas que reduzcan la propagación, mantener entornos saludables, mantener operaciones saludables y prepararse para cuando alguien se enferme.

El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma o regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las IHE. La implementación debe estar guiada por lo que es posible, práctico, aceptable y necesario en cada comunidad.

Las IHE varían considerablemente en cuanto a ubicación geográfica, tamaño y estructura. Como tales, las autoridades de las IHE deberían determinar, en colaboración con los funcionarios de salud estatales y locales, si es necesario implementar alguna estrategia de realización de pruebas de detección y, de ser así, cómo hacerlo de la mejor manera.

La evaluación de síntomas y la realización de pruebas de detección son estrategias para identificar a personas con COVID-19. Además de las evaluaciones y las pruebas de detección, el rastreo de contactos en relación al COVID-19 es una estrategia de control de enfermedades eficaz que implica identificar a las personas y a sus contactos. La evaluación, la realización de pruebas de detección y el rastreo de contactos son medidas que pueden tomarse para desacelerar y detener la propagación del COVID-19. Estas estrategias deben llevarse a cabo de manera tal que proteja la privacidad y confidencialidad de las personas, y de conformidad con las leyes y regulaciones aplicables. Además de las leyes estatales y locales, los administradores de las IHE deberían seguir la guía de la Comisión para la Igualdad de Oportunidad de Empleoícono de sitio externo al ofrecer pruebas de detección a docentes, miembros del personal y estudiantes que sean empleados de la IHE. Las IHE también deberían seguir la guía del Departamento de Educación de los EE. UU. sobre la Ley de Privacidad y Derechos Educacionales de la Familia (FERPA)ícono de pdfícono de sitio externo y la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA) y su aplicabilidad en los alumnos, el rastreo de contactos y la realización de pruebas de detección en relación al COVID-19.

Tipos de pruebas de detección para identificar el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19

Las pruebas virales aprobadas o autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se recomiendan para diagnosticar infecciones actuales de SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Las pruebas virales evalúan si el virus está presente en una muestra respiratoria. Los resultados de estas pruebas ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y aislar a las personas infectadas para reducir al mínimo la transmisión del SARS-CoV-2.

Las pruebas de anticuerpos aprobadas o autorizadas por la FDA se usan para detectar infecciones anteriores de SARS-CoV-2. Los CDC actualmente no recomiendan usar las pruebas de anticuerpos como único recurso para diagnosticar infecciones actuales. Con base en cuándo se ha infectado una persona y el tiempo de la prueba, es posible que no se encuentren anticuerpos en una persona que está infectada por el COVID-19. Además, aún se desconoce si una prueba de anticuerpos positiva indica inmunidad contra el SARS-CoV-2; por lo tanto, las pruebas de anticuerpos no se deberían usar en este momento para determinar si una persona es inmune.

Las recomendaciones de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se basan en lo que se conoce actualmente acerca del virus. El SARS-CoV-2 es nuevo y lo que se conoce al respecto continúa cambiando rápidamente. La información acerca de la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se actualizará a medida que haya más información disponible.

Cuándo podría ser necesario realizar una prueba de detección

Este documento describe situaciones en las que las IHE podrían necesitar realizar pruebas virales de SARS-CoV-2 a alumnos, docentes o miembros del personal, aunque la decisión final de hacerlo es responsabilidad de las IHE luego de consultar a los funcionarios de salud locales:

  • Realización de pruebas de detección en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19
  • Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas con exposición reciente conocida o presunta al SARS-CoV-2 para controlar la transmisión

Realización de pruebas de detección en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19

De conformidad con las recomendaciones de los CDC, las personas con signos o síntomas de COVID-19 deberían ser remitidas a un proveedor de atención médica para evaluar si se debe realizar una prueba de detección. En algunas ubicaciones, las personas también pueden visitar el sitio web de su departamento de salud local o estatal para ver la información local más actualizada acerca de las pruebas.

Una estrategia para identificar a las personas con signos o síntomas del COVID-19 es llevar a cabo evaluaciones diarias de los síntomas, como controlar la temperatura y/o los síntomas en estudiantes, docentes y miembros del personal. Estas evaluaciones son una de las muchas estrategias que las IHE pueden implementar para ayudar a reducir el riesgo de transmisión del COVID-19. No obstante, dado que la evaluación de síntomas no resulta útil para identificar a las personas con COVID-19 que podrían ser asintomáticas o presintomáticas, la evaluación de síntomas por sí sola no evitará que todas las personas con COVID-19 ingresen a la IHE. Las evaluaciones deben llevarse a cabo de manera segura y respetuosa, y conforme a las leyes y regulaciones de privacidad vigentes. Las IHE pueden usar los ejemplos de métodos de evaluación que se mencionan en las Preguntas frecuentes para empresas en general de los CDC.

Los administradores de la IHE y los proveedores de atención médica deberían separar de inmediato a los estudiantes, docentes o miembros del personal con síntomas de COVID-19 al proporcionar opciones de clases a distancia y salas de aislamiento en residencias estudiantiles u otras instalaciones de alojamiento, y al ofrecer arreglos alternativos de servicios de comidas para quienes viven en el campus. Como parte de la evaluación de los síntomas, las IHE deberían estar preparadas para remitir a las personas sintomáticas a un proveedor de atención médica adecuado quien determinará cuándo corresponde realizar una prueba viral del SARS-CoV-2.

Las IHE pueden alentar a las personas con COVID-19 presunto o confirmado a ir a su lugar de residencia, a una ubicación de alojamiento de aislamiento designada (si viven en el campus) o a un establecimiento de atención médica en función de cuán graves sean sus síntomas, y a seguir la guía de los CDC sobre cómo cuidarse. Las IHE también pueden alentar a las personas a estar atentas a los síntomas de emergencia y buscar atención médica de emergencia si ocurren estos síntomas.

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas con exposición reciente conocida o presunta a una persona con COVID-19

Se recomienda realizarles la prueba de detección a todos los contactos cercanos de personas diagnosticadas con COVID-19:

  • Debido a la posibilidad de que se produzca el contagio asintomático y/o presintomático, es importante identificar y realizar la prueba de detección rápidamente a los contactos de las personas diagnosticadas con COVID-19. La viabilidad de identificar y realizar la prueba de detección a los contactos cercanos variará en función de cada IHE y su contexto local.
  • Además, de conformidad con las leyes y regulaciones estatales y locales, las IHE deberían trabajar junto con los funcionarios de salud locales para indicarles a quienes hayan tenido contacto cercano con una persona diagnosticada con COVID-19 que usen cubiertas de tela para la cara si pueden hacerlo, que se pongan en cuarentena en sus residencias o en una ubicación de alojamiento designada, y que realicen un control personal de los síntomas por 14 días.

En algunos entornos, se recomienda la realización extendida de pruebas de detección, más allá de los contactos cercanos, como parte de una estrategia para controlar la transmisión del SARS-CoV-2:

  • En las IHE, los dormitorios universitarios, las instalaciones de laboratorio y las salas de lectura podrían ser entornos con mayores probabilidades de propagación rápida y dominante del SARS-CoV-2.
  • La realización extendida de pruebas de detección podría incluir realizar la prueba a todas las personas que estuvieron cerca de una persona con COVID-19 confirmado (p. ej., aquellos que compartieron espacios o baños comunales), o realizar la prueba a todas las personas dentro de un entorno de uso compartido (p. ej., realizar la prueba a todos los residentes de un mismo piso o de toda una residencia universitaria). La realización de pruebas de detección en estas situaciones puede resultar útil porque en los entornos de alta densidad puede ser especialmente difícil identificar con precisión a todas las personas que tuvieron contacto cercano con una persona con COVID-19 presunto o confirmado. Por ejemplo, los estudiantes que no se conocen entre sí podrían ser potencialmente contactos cercanos si ambos están en un espacio comunal de uso compartido.
  • Las IHE quizás deberían considerar que algunas personas tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Todas las personas corren el riesgo de contraer el COVID-19 si están expuestas al virus, pero algunas personas son más propensas que otras a enfermarse gravemente, lo que significa que podrían requerir hospitalización, cuidados intensivos o un respirador que los ayude a respirar, o incluso morir.
  • Las decisiones acerca del nivel de riesgo y el alcance de la realización de pruebas de detección deberían tomarse en combinación con los funcionarios de salud estatales, territoriales, tribales y locales.

Realización de pruebas de detección a personas asintomáticas sin exposición conocida a alguien con COVID-19

No se ha estudiado de manera sistemática la realización de pruebas de detección del COVID-19 a todos los estudiantes, docentes y miembros del personal antes de permitirles el ingreso al campus (prueba de ingreso). Se desconoce si la realización de pruebas de ingreso en las IHE permite reducir en algún grado la transmisión del virus de persona a persona más allá de lo que se esperaría con la implementación de otras medidas para la prevención de infecciones (p. ej., el distanciamiento social, el uso de cubiertas de tela para la cara, el lavado de manos, una mayor limpieza y desinfección). Por lo tanto, los CDC no recomiendan la realización de pruebas de ingreso a todos los estudiantes, docentes y miembros del personal que vuelven a la institución. 

Sin embargo, algunas IHE están planeando adoptar e implementar este enfoque de realización de pruebas. Las IHE que estén planificando este enfoque de realización de pruebas deberían tener en cuenta lo siguiente:

  • La aceptación de este enfoque de realización de pruebas entre los estudiantes, sus familias, los docentes y los miembros del personal.
  • La disponibilidad limitada de recursos de uso exclusivo y la logística necesaria para llevar adelante la realización extendida de pruebas entre estudiantes, docentes y miembros del personal en el entorno de una IHE. Algunos ejemplos de recursos incluyen contar con personal capacitado para que realice las pruebas, equipos de protección personal y un espacio físico para llevar adelante la realización de pruebas de manera segura y garantizando la privacidad de las personas.
  • La utilidad limitada de una única administración de pruebas. La administración única podría omitir aquellos casos que se encuentran en las primeras etapas de la infección o exposiciones posteriores que den lugar a la transmisión, y solo permitiría conocer la presencia o ausencia del COVID-19 en las personas en ese punto específico en el tiempo.
  • Las características específicas del campus. Por ejemplo, las comunidades residenciales universitarias que no tienen interacción frecuente con las comunidades circundantes podrían tener una menor exposición potencial al COVID-19 que el campus de una IHE con estudiantes que viajan hasta allí a diario, o campus donde los estudiantes tienen contacto frecuente con la comunidad y/o viven en ella.

En áreas con transmisión en la comunidad moderada a sustancial donde los recursos lo permitan, los funcionarios de salud locales y las IHE podrían considerar realizar pruebas de detección a algunos o todos los estudiantes, docentes y miembros del personal asintomáticos que no hayan tenido exposición conocida (p. ej., estudiantes en viviendas compartidas como dormitorios universitarios) para identificar brotes e informar medidas de control.

Más recursos para instituciones de educación superior:

Esta página fue revisada el 30 de junio del 2020