Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Pruebas, evaluaciones y respuesta a brotes para instituciones de educación superior (IHE)

Pruebas, evaluaciones y respuesta a brotes para instituciones de educación superior (IHE)
Actualizado el 16 de dic. del 2020

Estas consideraciones provisionales se basan en lo que se conoce actualmente acerca del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) y la enfermedad del coronavirus (COVID-19) a la fecha de su publicación.

El objetivo de estas consideraciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad federal, estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés). La implementación debe estar guiada por lo que es posible, práctico, aceptable y necesario en cada comunidad.

Los CDC actualizarán estas consideraciones según sea necesario a medida que cuenten con más información disponible. Visite el sitio web de los CDC en forma periódica para ver la guía interina actualizada.

El objetivo de la siguiente guía es ayudar a los administradores de universidades e institutos de formación profesional a proteger a los estudiantes, al cuerpo docente y al personal para evitar que se infecten por el COVID-19 y desacelerar la propagación del virus.  Este documento incluye consideraciones para pruebas extendidas y generalizadas; ofrece un enfoque escalonado para realizar pruebas en el contexto de un brote; da ejemplos de estrategias de evaluación periódica y chequeos a la llegada; y analiza la probabilidad de transmisión fuera del campus.  Esta guía es una actualización de las "Consideraciones interinas sobre pruebas de detección del SARS-CoV-2 para administradores de instituciones de educación superior" publicadas el 30 de junio del 2020.

Nota:  Este documento tiene la intención de ofrecer consideraciones sobre el uso adecuado de las pruebas de detección del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-2 (para vigilancia, diagnóstico, evaluación y respuesta ante un brote), y no impone la determinación sobre decisiones de pagos o cobertura de seguros de dichas pruebas, excepto que se indique (o prescriba) lo contrario por otra entidad o agencia estatal o federal. Los CDC no tienen autoridad regulatoria sobre la realización de pruebas; por lo tanto, la información de este documento pretende ayudar a los departamentos de salud e instituciones de educación superior a tomar decisiones más que a establecer requisitos regulatorios. Se recomienda a las IHE que trabajen conjuntamente con las autoridades de salud pública locales para crear planes y protocolos apropiados para su jurisdicción.

Los CDC ofrecen consideraciones para que las IHE puedan proteger a los estudiantes, al cuerpo docente y al personal y desacelerar la propagación del COVID-19. La realización de pruebas de diagnóstico del COVID-19 es uno de los componentes de una estrategia integral y debería usarse en combinación con otras medidas, como promover conductas que reduzcan la propagación, mantener entornos saludables, mantener operaciones saludables y prepararse para cuando alguien se enferme

Las IHE varían considerablemente en cuanto a ubicación geográfica (que difiere en niveles de transmisión en la comunidad), tamaño, estructura administrativa, fuentes de financiación y organización. Las IHE también varían considerablemente en cuanto a la proporción de la población total de estudiantes en el campus, en las viviendas fuera del campus cerca de la IHE o durante los viajes diarios. Por lo tanto, las autoridades de las IHE deberían determinar, en colaboración con los funcionarios del departamento de salud, la naturaleza de cualquier estrategia de evaluación o pruebas de detección que se implementará para la vigilancia, el diagnóstico, la evaluación y la respuesta ante un brote, y en tal caso, cómo hacerlo de la mejor manera posible. La implementación de las estrategias para las pruebas de detección debe realizarse como parte de un plan de prevención del COVID-19 más amplio. Las IHE deben crear un plan escrito que considere la implementación de las estrategias (si hubiere alguna) para la realización de pruebas de detección y las medidas que se tomarán con base en los resultados de las pruebas.

Los CDC publicaron los "Indicadores de ayuda dinámica para escuelas" que especifican los indicadores para la carga del COVID-19 en una comunidad y la implementación de estrategias de mitigación para guiar la toma de decisiones en las escuelas de kínder a 12.º grado. Estos indicadores pueden ser relevantes para las IHE en las que la mayoría de los estudiantes provienen de la comunidad local más cercana y que no tienen residencias para estudiantes en el campus, o si las tienen son limitadas. Para las IHE que tienen residencias estudiantiles y estudiantes provenientes de una región geográfica diversa y mucho más grande y comunidades con diferentes niveles de transmisión actual del SARS-CoV-2, estos indicadores podrían ser menos relevantes.

La evaluación de síntomas, las pruebas de diagnóstico y el rastreo de contactos son algunas de las estrategias que pueden implementarse para desacelerar y detener la propagación del COVID-19. Estas estrategias deben llevarse a cabo de manera tal que protejan la privacidad y confidencialidad de las personas, en conformidad con las leyes y regulaciones vigentes, y que se integren con los sistemas de salud pública locales. Estas estrategias deberían implementarse para complementar otras estrategias de mitigación como el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el control y la prevención de infecciones. Además de las leyes estatales y locales, los administradores de las IHE deberían seguir la guía de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC)ícono de sitio externo al ofrecer pruebas de detección a docentes, miembros del personal y estudiantes que sean empleados de la IHE. Las IHE también deberían seguir la guía del Departamento de Educación de los EE. UU. sobre la Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA) ícono de pdf[PDF - 9 páginas]ícono de sitio externo y la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA, por sus siglas en inglés) y su aplicabilidad en los estudiantes, el rastreo de contactos y la realización de pruebas de detección en relación al COVID-19. Vea la guía específicaícono de sitio externo sobre el cumplimiento de la FERPA y la HIPAA en relación a los registros de salud de los estudiantes.

Tipos de pruebas de detección para identificar el SARS-CoV-2

Pruebas virales: estas pruebas cuentan con la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para diagnosticar una infección en curso por el SARS-CoV-2. Los resultados de estas pruebas ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y aislar a las personas infectadas para reducir al mínimo la transmisión del SARS-CoV-2. Las pruebas virales identifican una infección en curso al detectar material genético viral (pruebas de amplificación de ácido nucleico [NAAT]) o proteínas virales (pruebas de antígeno).  Un tipo de NAAT conocida como reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR, por sus siglas en inglés) es considerada por los CDC la regla de oro en las pruebas de detección del SARS-CoV-2. Por lo general, la RT-PCR en tiempo real se realiza en un laboratorio y los resultados pueden demorar de uno a tres días.

Pruebas de anticuerpos: las pruebas de anticuerpos están autorizadas por la FDA para detectar infecciones anteriores por el SARS-CoV-2. Actualmente los CDC no recomiendan usar pruebas de anticuerpos para diagnosticar infecciones en curso. Según cuándo se haya infectado una persona y el tiempo de la prueba, es posible que no se encuentren anticuerpos en una persona que está infectada por el COVID-19 (especialmente una infección reciente). Además, aún se desconoce si una prueba de anticuerpos positiva indica inmunidad contra el SARS-CoV-2. Por lo tanto, las pruebas de anticuerpos no se deberían usar en este momento para determinar si una persona es inmune.

En todo este documento, "pruebas" se refiere a pruebas virales para detectar una infección en curso. Para obtener más información, la FDA proporcionó preguntas frecuentes sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2ícono de sitio externo.

Las recomendaciones de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se basan en lo que se conoce actualmente acerca del virus. El SARS-CoV-2 es un microbio patógeno que ha sido identificado recientemente, y siguen surgiendo datos acerca del virus y el curso de la enfermedad. La información acerca de la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se actualizará a medida que haya más información disponible.


1 Nota: La cantidad de días varía según la prueba; vea las indicaciones del fabricante.

Cuándo deberían realizarse las pruebas de detección

Las IHE pueden hacerles pruebas a los estudiantes, docentes y miembros del personal con fines de vigilancia, diagnóstico y evaluación o en el contexto de un brote. Las personas deben ser consideradas y ofrecerse para las pruebas si:

  • Presentan signos o síntomas que concuerden con los de COVID-19 (diagnóstico)
  • Saben con certeza o presumen que recientemente han estado expuestas a una persona con COVID-19 confirmado por laboratorio (diagnóstico)
  • Sus proveedores de atención médica o departamento de salud les han solicitado o indicado que se realicen la prueba de detección (diagnóstico)
  • Son parte de una cohorte a la cual se recomienda la realización de pruebas (en el contexto de un brote)
  • Asisten a una IHE que exige la realización de chequeos a la llegada (pruebas de ingreso como parte de la evaluación)
  • Pertenecen a una comunidad donde los funcionarios de salud pública recomiendan la realización extendida de pruebas de detección de manera voluntaria, que incluyen las pruebas de una muestra de personas asintomáticas, especialmente en áreas con niveles de transmisión en la comunidad de moderados a altos (evaluación)
  • Se ofrecen de manera voluntaria a realizarse las pruebas para monitorear la presencia de casos y la tasa de positividad (vigilancia)

No se recomienda volver a hacerles la prueba de detección a aquellas personas asintomáticas que dieron positivo previamente dentro de los 3 meses de haberse realizado la prueba con resultado positivo. Los datos actualmente sugieren que algunas personas dan positivo reiteradamente debido a que quedan restos residuales del virus en el organismo, pero es poco probable que sean infecciosas.

Realización de pruebas de detección en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19

En conformidad con las recomendaciones de los CDC, individuals with COVID-19 signs or symptoms deberían hablar con su proveedor de atención médica acerca de la prueba de detección. En ciertos lugares, las personas también pueden visitar el sitio web del departamento de salud para ver la información más reciente acerca de las pruebas.

Un enfoque para ayudar a identificar de manera rápida a las personas sintomáticas para realizarles las pruebas de diagnóstico es la evaluación universal de síntomas, que incluye informes diarios o regulares de la autoevaluación de síntomas. En caso de que no se realice la evaluación de síntomas universal, se puede alentar a los estudiantes, docentes y miembros del personal a monitorearse. Los síntomas pueden variar de tener síntomas leves a enfermarse gravemente. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición al SARS-CoV-2. 

Los síntomas pueden incluir::

  • fiebre o escalofríos
  • tos
  • dificultad para respirar o sentir que le falta el aire
  • dolores musculares o corporales
  • dolor de cabeza
  • pérdida reciente del olfato o el gusto
  • dolor de garganta
  • congestión o moqueo
  • náuseas o vómitos o diarrea

Los administradores de las IHE y los proveedores de atención médica deberían ofrecer opciones para separar de inmediato a los estudiantes con síntomas del COVID-19 o que tienen diagnóstico de COVID-19 presunto o confirmado al proporcionar opciones de clases a distancia, habitaciones de autoaislamiento en residencias estudiantiles u otras instalaciones de alojamiento que cuenten con el nivel apropiado de apoyo para ayudar a los estudiantes a controlar cualquier síntoma físico asociado a la infección y los problemas emocionales relacionados con el aislamiento para adolescentes y adultos jóvenes (si no es posible realizar el aislamiento en la residencia actual), y ofrecer arreglos alternativos de servicios de comidas para quienes viven en el campus. Los administradores de las IHE también deberían brindarles a los docentes, instructores y miembros del personal con síntomas de COVID-19 opciones de enseñanza alternativas y la posibilidad de trabajar desde casa, siempre y cuando estén en condiciones para seguir trabajando en forma remota. Las IHE deberían estar preparadas para remitir a las personas sintomáticas a un proveedor de atención médica adecuado, quien determinará cuándo corresponde realizar una prueba viral del SARS-CoV-2.  Si se encuentran lo suficientemente bien como para cuidar de sí mismos, deberían seguir la guía de los CDC para cuidarse. Las IHE también pueden alentar a las personas a estar atentas a los signos de advertencia de emergencia y buscar servicios médicos de emergencia si ocurren estos síntomas.

Las IHE deben crear un plan de comunicación para las personas con diagnóstico de COVID-19 confirmado y aquellas que presuntamente tienen COVID-19, además de tener un plan para comunicar los casos conocidos a los estudiantes, los docentes y el personal. Si puede garantizarse la privacidad, la IHE también puede tener en cuenta los resultados de las pruebas de detección del SARS-CoV-2 y los síntomas a través del informe voluntario de los estudiantes, los docentes y el personal. En caso de que haya un brote, la IHE debe crear un plan para que los estudiantes permanezcan en su residencia actual u ofrecerles alojamiento fuera del campus para que puedan cumplir el aislamiento y asistir a las clases virtuales. Este plan también debería ofrecer los servicios integrales necesarios, incluso para los estudiantes con COVID-19 positivo durante un brote, así como planes de cuarentena para los contactos cercanos (personas que han estado a menos de 6 pies por un total de 15 minutos o más). El plan debe garantizar que las comunicaciones sean accesibles para todos los estudiantes, docentes y miembros del personal, incluidos aquellos que tienen discapacidades y dominio limitado del inglés (p. ej., recurra a intérpretes o materiales traducidos).

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas con exposición reciente conocida o presunta a una persona con COVID-19

Debido a la posibilidad de que se produzca el contagio asintomático y presintomático, las IHE deben considerar si/cómo se realizará el rastreo de contactos conocidos y posibles contactos de personas diagnosticadas con COVID-19 que han estado en el campus. Para proteger la confidencialidad de los estudiantes, docentes y miembros del personal, se debería considerar una mejor práctica para que las IHE lleven un registro de los estudiantes diagnosticados con COVID-19 en una base de datos confidencial para que puedan trabajar con los departamentos de salud pública locales para realizar el rastreo de contactos y las pruebas lo más rápido posible. La viabilidad de la identificación y realización de pruebas de contactos cercanos puede variar dependiendo de cada IHE y departamento de salud local.

Asimismo, en conformidad con las leyes y regulaciones estatales, territoriales, tribales y locales, la mejor práctica para las IHE es trabajar junto con los departamentos de salud locales para informar a los contactos cercanos conocidos al cuarentena en sus residencias o viviendas designadas, se realicen las pruebas de detección según la recomendación de su proveedor de atención médica, implementen estrategias de mitigación y monitoreen su salud para detectar síntomas por 14 días, incluso si en un principio obtienen un resultado negativo.

La mejor manera de protegerse y proteger a los demás es quedarse en casa por 14 días si cree que ha estado expuesto a alguien con COVID-19. Consulte el sitio web del departamento de salud local para obtener información acerca de las posibles opciones en su área para reducir el periodo de cuarentena.

Las áreas del campus donde los estudiantes podrían agruparse (p. ej., residencias estudiantiles u otros alojamientos compartidos, comedores, vestuarios, centros de laboratorios, bibliotecas, centros estudiantiles y salas de conferencia) pueden ser entornos propicios para una propagación rápida y generalizada del SARS-CoV-2. Las pruebas de diagnóstico pueden ser apropiadas en áreas con altos niveles de propagación en la comunidad, según el criterio del proveedor que las ordena. Si fuese necesario, podrían realizarse pruebas de detección de manera extendida, más allá de los contactos cercanos simultáneamente con otras estrategias para controlar la transmisión del SARS-CoV-2 en el campus. Esto puede incluir la realización extendida o generalizada de las pruebas de detección que figuran a continuación:

  • Realización extendida de pruebas de detección: esto incluye realizarles pruebas a todas las personas que estuvieron cerca de una persona con COVID-19 confirmado (p. ej., aquellos que compartieron espacios o baños comunales), o realizarles pruebas a todas las personas dentro de un entorno de uso compartido (p. ej., realizarles pruebas a todos los residentes de un mismo piso o de toda una residencia universitaria). La realización de pruebas de detección en estas situaciones puede resultar útil porque en los entornos de alta densidad puede ser especialmente difícil identificar con precisión a todas las personas que tuvieron contacto cercano con una persona con COVID-19 confirmado. Por ejemplo, los estudiantes que no se conocen entre sí podrían ser potencialmente contactos cercanos si ambos están en un espacio comunal de uso compartido. La realización extendida de pruebas de detección podría ser impulsada por otros esfuerzos de vigilancia, como la vigilancia de aguas residuales (aguas servidas).
  • Realización generalizada de pruebas de detección: esto incluye realizarles pruebas de detección a personas que han estado potencialmente expuestas en un algún momento. Esto podría incluir la realización de pruebas en varios edificios del campus. La realización generalizada de pruebas de detección también podría considerarse según los resultados preliminares de pruebas iniciales, dirigidas o extendidas o pruebas reiteradas en forma periódica en el campus, como la realización de pruebas en las residencias universitarias. Para la realización generalizada de pruebas de detección también podrían tenerse en cuenta los factores institucionales locales como la capacidad y disponibilidad de pruebas a nivel local, las estrategias de mitigación, el plan de enseñanza académica actual (porcentaje de clases presenciales), el estado de las residencias estudiantiles (están abiertas o cerradas, cantidad de estudiantes por habitación), el acceso a comedores o áreas recreativas, el acceso a centros de laboratorios, el estado de los establecimientos deportivos como las salas de pesas (están abiertas o cerradas), el estado de otras actividades extracurriculares relacionadas con el campus, como reuniones numerosas o alojamientos compartidos (p. ej., comunidades de fe, sororidades o hermandades, fraternidades) y la realización de eventos deportivos con espectadores y otros encuentros multitudinarios.

Para todas estas estrategias, se recomienda que las personas en cuarentena permanezcan así hasta que hayan transcurrido 14 días, independientemente de si la prueba de detección arroja un resultado negativo. La mejor manera de protegerse y proteger a los demás es quedarse en casa por 14 días si cree que ha estado expuesto a alguien con COVID-19. Consulte el sitio web del departamento de salud local para obtener información acerca de las posibles opciones en su área para reducir el periodo de cuarentena. Si la prueba de detección del SARS-CoV-2 da positivo, la persona debería estar en aislamiento. Para la mayoría de las personas con COVID-19, en general las medidas de precaución y aislamiento pueden suspenderse 10 días después de la aparición de los síntomas y después de 24 horas de la desaparición de la fiebre sin haber utilizado medicamentos para bajar la fiebre y con la mejoría de otros síntomas. En el caso de las personas que jamás hayan presentado síntomas, el aislamiento y otras precauciones pueden suspenderse 10 días posteriores a la fecha de la primera prueba viral de ARN del SARS-CoV-2 con resultado positivo.

Consideraciones para el uso de una estrategia para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 entre los estudiantes, docentes y miembros del personal en el entorno de un brote en una IHE

En el contexto de un brote en una IHE, la realización de pruebas de detección podría ser una importante incorporación para una rápida investigación de casos y rastreo de contactos. Una estrategia para la realización de pruebas de detección solo debería implementarse si los resultados darán lugar a medidas específicas como el aislamiento de las personas con resultado positivo, el rastreo de contactos cuando se identifica un caso, la puesta en cuarentena de los contactos cercanos , y la revisión y modificación de las prácticas de control y prevención de infecciones y estrategias de mitigación implementadas. La decisión de comenzar a realizar pruebas de detección del SARS-CoV-2 entre los estudiantes, docentes y miembros del personal y/o iniciar una investigación en la institución debería tomarse junto con el departamento de salud, teniendo en cuenta la carga de las infecciones. Los CDC recomiendan considerar la iniciación de una estrategia para la realización de pruebas durante un brote con detección de un mayor riesgo de transmisión (≥50 por cada 100 000 dentro de los últimos 14 días); vea los indicadores de ayuda dinámica para escuelas, entre la población de la IHE (estudiantes y miembros del personal). Esto puede implementarse por escalones (ver abajo).

  • Cuando se identifica un caso de COVID-19 confirmado en el campus, es necesario hacer un rastreo de contactos y poner en cuarentena a los contactos potencialmente expuestos lo antes posible para reducir el riesgo de mayor transmisión en el lugar. Una vez que los posibles contactos han sido puestos en cuarentena, se deberían realizar pruebas de detección a los contactos cercanos tras haber consultado con sus proveedores de atención médica y departamentos de salud locales.
  • Se recomienda implementar un enfoque integral para reducir la transmisión. Para aquellos que han sido identificados para la posible realización de pruebas, hay que hacer hincapié en la necesidad del uso de mascarillas cada vez que estén en contacto cercano con otras personas, aislarlos en el lugar de residencia (en una habitación separada, si es posible) o hacer arreglos para ofrecerles una vivienda alternativa, si fuese necesario.  Si no es posible aislarse en una habitación separada, deberían hacer la cuarentena todas las personas que comparten la habitación, en lo posible. La disposición de la cuarentena y el aislamiento en el campus podría evitar una mayor propagación en las comunidades y posiblemente entre aquellas personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente y mayor riesgo de muerte, pero requiere de planificación para los servicios de salud y los servicios de apoyo (p. ej., entrega de comida).
    • Para los estudiantes sintomáticos, el aislamiento debe iniciarse el primer día que se identifican los síntomas —las personas no deberían esperar a tener el resultado de las pruebas para comenzar el aislamiento. Los contactos cercanos, conocidos como compañeros de cuartos, compañeros de instalaciones, aquellos que comparten un apartamento y los instructores, deberían hacer la cuarentena. Si la primera persona a la que se le realiza la prueba de detección obtiene un resultado positivo, aquellos que fueron identificados durante el rastreo de contactos deberán hacer cuarentena durante 14 días.
      La mejor manera de protegerse y proteger a los demás es quedarse en casa por 14 días si cree que ha estado expuesto a alguien con COVID-19. Consulte el sitio web del departamento de salud local para obtener información acerca de las posibles opciones en su área para reducir el periodo de cuarentena.
    • Las decisiones respecto de si debe indicarse a los estudiantes, docentes y miembros del personal que tienen COVID-19 o los convivientes/compañeros de cuarto que se pongan en cuarentena deberían tomarse conjuntamente con el departamento de salud local de la IHE. Para la mayoría de las personas con COVID-19, en general las medidas de precaución y aislamiento pueden suspenderse 10 días después de la aparición de los síntomas y después de al menos 24 horas de la desaparición de la fiebre sin haber utilizado medicamentos para bajar la fiebre y con la mejoría de otros síntomas. En el caso de las personas que jamás hayan presentado síntomas, el aislamiento y otras precauciones pueden suspenderse 10 días posteriores a la fecha de la primera prueba viral de detección del SARS-CoV-2 con resultado positivo.
  • Podría implementarse un enfoque basado en riesgos para la realización de pruebas a estudiantes, docentes y miembros del personal en una IHE con casos de COVID-19 confirmado. Dicho enfoque debería considerar la probabilidad de la exposición, que se ve afectada por las características de la IHE, la aplicación de las estrategias de mitigación de la infección por el COVID-19 y los resultados de las investigaciones de los contactos. El hecho de examinar la disposición y el funcionamiento de la IHE, y realizar recorridos por el lugar y entrevistas podría ayudar a categorizar a los estudiantes, docentes y miembros del personal en tres niveles de prioridades para la realización de pruebas, como se observa en el enfoque escalonado a continuación. La asignación de prioridades no debería demorarse para que puedan realizarse rápidamente las pruebas de detección. Asimismo, si la evaluación en curso de los estudiantes, docentes y miembros del personal sintomáticos o el rastreo de contactos permiten identificar más casos, el enfoque escalonado para la realización de pruebas debería aplicarse a los contactos.
  • Las pruebas de detección son una posibilidad para reducir la transmisión. Si las IHE ofrecen la realización generalizada de pruebas de detección, se podría identificar a varias personas con síntomas leves, aquellas que tienen síntomas pero creían que no era COVID-19 y los casos de infecciones asintomáticas. Las IHE y los departamentos de salud deberían tener un plan de acción para utilizar los resultados de las pruebas.
  • Es necesario garantizar que las políticas de ausencia y licencia por enfermedad para los estudiantes, docentes y miembros del personal sean flexibles y concuerden con las guías de salud pública y asegurarse de que conozcan y entiendan estas políticas. Por ejemplo, permitir que los estudiantes puedan recuperar exámenes y tareas que no pudieron realizar por enfermedad, y autorizar que los empleados puedan quedarse en casa para cuidar a un familiar enfermo y encargarse del cuidado de los niños debido al cierre de escuelas y programas de cuidados infantiles. Otras características flexibles pueden ser dar adelantos sobre licencias por enfermedad futuras y autorizar a los empleados a donarse tiempo de licencia por enfermedad mutuamente. Las IHE que actualmente no ofrecen licencia por enfermedad a algunos o a todos sus empleados deberían considerar elaborar políticas de "licencia por enfermedad de emergencia" sin sanciones que incluyan a gran parte del personal docente perteneciente a grupos de alto riesgo y cumplan con las directrices de la OSHA.
  • Algunas IHE y/o departamentos de salud pueden tener la capacidad de realizar la secuenciación de genomas del SARS-CoV-2 (para detectar diferentes cepas del virus) para mejorar la vigilancia y permitir un entendimiento más exhaustivo de la dinámica de transmisión.

La jerarquía para la selección de las personas a las que se les realizarán las pruebas de detección en la IHE puede ser de la siguiente manera:

  1. Personas con síntomas de COVID-19
  2. Personas que han tenido contacto cercano con un caso de COVID-19
  3. Todos los estudiantes, docentes y miembros del personal con una posible exposición en el contexto de entornos con brote
  4. Toma de muestras aleatorias de estudiantes, docentes y miembros del personal asintomáticos para detectar con mayor rapidez el aumento de casos de SARS-CoV-2, teniendo en cuenta la posibilidad de incentivar la realización voluntaria de las pruebas
  5. Todos los estudiantes, docentes y miembros del personal de su lugar de residencia como parte de una estrategia de pruebas en la comunidad por parte de los departamentos de salud fuera de los entornos con brote [ 2 ]

Enfoque escalonado para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 en personas con una posible exposición en el contexto de un brote en el entorno de una IHE

Se debería continuar con la evaluación de síntomas y la realización de pruebas de personas sintomáticas además de realizar las pruebas que se mencionan a continuación.

  • Estudiantes, docentes y miembros del personal en el Escalón 1: que tienen un contacto cercano conocido infectado o que ha estado expuesto a un caso de COVID-19 confirmado, deberían realizarse las pruebas de detección y comenzar la cuarentena lo antes posible para reducir el riesgo de mayor transmisión. Todas las personas en cuarentena deben seguir la guía actual y permanecer en sus lugares de residencia y monitorear su salud por 14 días después del último contacto con una persona con COVID-19. De ser posible, manténgase alejado de los demás, especialmente de las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
  • Estudiantes, docentes y miembros del personal en los Escalones 2 y 3: las pruebas de referencia pueden considerarse para estas personas de acuerdo con las recomendaciones de sus proveedores de atención médica y la evaluación del riesgo de exposición o un examen de síntomas positivos por parte de un examinador de COVID-19 respetable, como el Autoverificador de coronavirus de los CDC. Los estudiantes y el personal en los Escalones 2 y 3 también deberían ser considerados para las pruebas de detección si durante el rastreo de contactos una persona es considerada como contacto potencial o si un individuo tiene síntomas.

Enfoque escalonado y criterio de inclusión para las pruebas de detección del SARS-CoV-2 con posible exposición en el entorno de una IHE en el contexto de un brote

Escalón 1 (mayor prioridad para la realización de pruebas) [ 2 ]

  • Estudiantes, docentes y miembros del personal en el mismo salón de clases que la persona con COVID-19 (sin mantener una distancia de 6 pies o más en todo momento en el aula) por al menos 15 minutos o más, a partir de los 2 días previos a la aparición de los síntomas del COVID-19 (o, para las personas asintomáticas, 2 días previos a la recolección de muestras) hasta el momento del aislamiento. [ 3 ]
  • Estudiantes que comparten una habitación o un baño en una residencia estudiantil, viven en una fraternidad/sororidad/hermandad o conviven en una vivienda fuera del campus con una persona con COVID-19 positivo.
  • Estudiantes, docentes o miembros del personal que han estado en el mismo comedor prácticamente en el mismo momento que una persona con COVID-19.
  • Estudiantes, docentes y miembros del personal que integran/participan en el mismo equipo deportivo que una persona con COVID-19.
  • Estudiantes, docentes y miembros del personal que asistieron a eventos en el campus o encuentros sociales no autorizados (como fiestas fuera del campus) con una o más personas con COVID-19 donde no se respetó estrictamente el distanciamiento social.
  • Estudiantes, docentes y miembros del personal identificados como contacto cercano a través de la investigación de casos y el rastreo de contactos. Esto incluye evaluar la proximidad y el tiempo de contacto con la persona con COVID-19.

Escalón 2 (siguiente escalón de mayor prioridad para la realización de pruebas)

  • Estudiantes, docentes y miembros del personal en el mismo salón de clases que la persona con COVID-19 manteniendo una distancia de al menos 6 pies entre las personas en todo momento.
  • Estudiantes, docentes y miembros del personal en la misma residencia estudiantil o alojamiento en el campus, que no comparten baño ni habitación.
  • Estudiantes, docentes, miembros del personal y visitantes que utilizan el transporte público/servicios de autobuses manteniendo una distancia de al menos 6 pies al mismo momento que una persona con COVID-19.

Escalón 3 (siguiente escalón de mayor prioridad para la realización de pruebas, después del escalón 2) [ 4 ]

  • Estudiantes, docentes y miembros del personal que han estado en un espacio de uso compartido (p. ej., salas comunes, bibliotecas) pero no en el mismo momento que una persona con COVID-19 positivo, aunque no puede descartarse definitivamente la posibilidad de una exposición breve al caso con COVID-19 confirmado.
  • Estudiantes, docentes y miembros del personal que por lo general concurren a la institución en forma presencial en horarios diferentes de los que asiste la persona con COVID-19 confirmado y ocupan distintos salones, pero no puede descartarse definitivamente la exposición.
  • Estudiantes que asisten a una clase dictada por un miembro del cuerpo docente o un instructor que ha estado expuesto a un estudiante con COVID-19 positivo en un salón de clase diferente (Escalón 1 o Escalón 2), donde la exposición a los estudiantes en otras clases no puede descartarse definitivamente.

2 Nota: Si se toma la decisión de realizarles pruebas de detección a todos los estudiantes, docentes y miembros del personal de un determinado salón de clase, cohorte o sección de la institución, entonces el rastreo de contactos puede centrarse solo en otros posibles contactos cercanos; por ejemplo, aquellos que pertenecen a la misma cohorte, comen juntos o pasan tiempo juntos.

3 Esto es independientemente de si la persona con COVID-19 o el contacto estaba usando mascarilla o si el contacto estaba usando equipo de protección personal (EPP). Para obtener más información, visite la Guía de salud pública para casos de exposición comunitaria.

4 Tenga en cuenta que si los resultados de las pruebas de detección del Escalón 1 o el Escalón 2 indican que hay infección entre los estudiantes, docentes y el personal en varios sectores de la institución, incluso algunos casos entre personas que estuvieron presentes en diferentes días, entonces los niveles de pruebas deberían subir de escalón respectivamente.

Realización de pruebas de detección a personas asintomáticas sin exposición conocida a alguien con COVID-19 a través de pruebas de ingreso y pruebas reiteradas en forma periódica

Algunas IHE han implementado políticas que exigen la realización de pruebas de detección del COVID-19 de todos los estudiantes, docentes y miembros del personal antes de permitirles ingresar al campus (pruebas de ingreso o pruebas universales por única vez o pruebas de ingreso en dos etapas) o la realización reiterada de pruebas de detección durante todo el semestre o en determinados intervalos según la decisión de la IHE y el departamento de salud. La realización de pruebas de muestras aleatorias de estudiantes, docentes y miembros del personal asintomáticos podría aumentar la oportunidad de detección y respuesta ante un brote ya que permite identificar y aislar rápidamente los casos de COVID-19 que de otro modo no hubieran sido detectados; la cantidad de estudiantes sometidos a pruebas de detección debería considerarse de acuerdo al tamaño de la población de estudiantes, docentes y miembros del personal. En un entorno de IHE, con una frecuente circulación de docentes, miembros del personal y estudiantes entre la IHE y la comunidad, el hecho de combinar una estrategia de chequeos a la llegada con la realización de pruebas en serie en forma regular podría prevenir o reducir la transmisión del SARS-CoV-2. La implementación de estrategias de mitigación (p. ej., distanciamiento social, uso de mascarillas, higiene de manos, tareas de limpieza y desinfección) debería combinarse con cualquiera de las diferentes estrategias para la realización de pruebas.

Las IHE que planeen implementar una o más de estas estrategias para la realización de pruebas deberán prepararse para tomar más medidas que respalden sus iniciativas, como el aislamiento de casos confirmados, la cuarentena de las personas que están esperando los resultados de las pruebas y los contactos cercanos, el rastreo de contactos una vez que se identifica un caso y la revisión de las prácticas de control y prevención de infecciones y de las estrategias de mitigación implementadas. Las autoridades de la IHE deben trabajar conjuntamente con el personal del departamento de salud si la IHE planea realizar pruebas de ingreso y/o pruebas reiteradas.

Las consideraciones previas a la implementación de cualquier estrategia para la realización de pruebas incluyen:

  • La disponibilidad de recursos de uso exclusivo y la logística necesaria para llevar adelante la realización extendida de pruebas entre estudiantes, docentes y miembros del personal en el entorno de una IHE. Algunos ejemplos de recursos incluyen contar con personal capacitado para que tome las muestras y realice las pruebas, equipos de protección personal y un espacio físico para llevar adelante la realización de pruebas de manera segura y garantizar la privacidad de las personas, y la capacidad para notificar los resultados a los departamentos de salud sistemáticamente y de manera oportuna, según corresponda.
  • La capacidad dentro de la IHE o el departamento de salud para realizar el seguimiento y rastreo de contactos de las personas con resultado positivo.
  • La disponibilidad de los establecimientos para aislar a las personas con resultados positivos y poner en cuarentena a los contactos cercanos.
  • Los niveles de transmisión en la comunidad local.
  • El riesgo de importación del virus en una comunidad por los estudiantes que ingresan.
  • La probabilidad de futuras exposiciones. El riesgo de transmisión es bidireccional; los estudiantes pueden estar expuestos al virus en la comunidad circundante y llevarlo al campus, pero los estudiantes también pueden infectarse en el campus y propagar el virus en la comunidad circundante.
  • El costo.
  • La cantidad de pruebas virales (PCR o pruebas rápidas de antígenos) necesarias y la capacidad para realizar pruebas en un laboratorio certificado por las CLIA ícono de pdf[PDF - 1 página]ícono de sitio externo o establecimientos con Certificado de Exención de las CLIA.
  • La aceptación de este enfoque de realización de pruebas entre los estudiantes, sus familias, los docentes y los miembros del personal.

Ejemplos de estrategias para la realización de pruebas que algunas IHE están implementando [ 5 ] junto con otras prácticas de mitigación para reducir la transmisión del COVID-19

Estrategia para la realización de pruebas

Pruebas de ingreso (evaluación universal, pruebas por única vez)

(es decir, realizar pruebas a la población del campus en un momento determinado, como por ejemplo, al inicio del semestre)

Consideraciones relevantes

  • ¿Cómo registraremos la cantidad de pruebas realizadas?
  • ¿Cuántas pruebas hay disponibles?
  • ¿Cuál es el costo?
  • ¿Tiene capacidad suficiente para realizar pruebas?
  • ¿Cómo haremos el seguimiento de los autocontroles?
  • ¿Cuál es la probabilidad de exposición después de la prueba?
  • ¿Cuál es el nivel de interacción con las personas fuera de la IHE?
  • ¿Cómo captaremos futuros casos después de la prueba por única vez?
  • ¿Cómo seguiremos implementando las estrategias de mitigación del COVID-19?

Estrategia para la realización de pruebas

Pruebas de ingreso en dos etapas

(p. ej., pruebas universales y pruebas universales reiteradas una semana después como requisito para algunas situaciones, como mudarse a una residencia estudiantil dentro del campus)

Consideraciones relevantes

  • Las mismas consideraciones que las mencionadas anteriormente para pruebas de ingreso por única vez
  • Es necesario prepararse para los resultados, incluidas todas las combinaciones de resultados opuestos obtenidos de las dos pruebas, considerando la posibilidad de resultados falso positivo y falso negativo

Estrategia para la realización de pruebas

Realización extendida y/o reiterada de pruebas de una muestra aleatoria

(p. ej., realizar pruebas a una submuestra aleatoria de una población del campus varias veces durante un semestre en determinados intervalos)

Consideraciones relevantes

  • ¿Cómo registraremos la cantidad de pruebas realizadas?
  • ¿Cuántas pruebas hay disponibles?
  • ¿Cuál es el costo?
  • ¿Tiene capacidad suficiente para realizar pruebas?
  • ¿Cómo seguiremos implementando las estrategias de mitigación del COVID-19?
  • ¿Qué tamaño de muestras de personas asintomáticas debería someterse a prueba según la población de estudiantes, docentes y miembros del personal?

Estrategia para la realización de pruebas

Realización de pruebas en una situación de brote

(p. ej., realización extendida y/o generalizada de pruebas)

Consideraciones relevantes

  • ¿Cómo planificaremos la escalada de la realización de pruebas de extendida a generalizada?
    • La realización de pruebas debería realizarse según la recomendación del departamento de salud local o proveedor de atención médica
  • ¿Cómo seguiremos implementando las estrategias de mitigación del COVID-19?

Estrategia para la realización de pruebas

Ninguna prueba de detección

Consideraciones relevantes

  • ¿Cómo seguiremos implementando las estrategias de mitigación del COVID-19?

5 Es un área emergente y actualmente la evidencia científica es limitada como para guiar las decisiones sobre si usar o no usar una de estas estrategias, pero actualmente se está llevando a cabo una investigación de salud pública para examinar la efectividad de estas estrategias en el entorno de una IHE.

Consideraciones para las probabilidades de transmisión en entornos fuera del campus

Muchas IHE están adoptando enfoques para reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 en los campus al aumentar el distanciamiento social en los salones de clase y los comedores, exigir el uso de mascarillas, reducir la densidad poblacional en las residencias dentro del campus e implementar varias estrategias para la realización de pruebas. Sin embargo, los entornos comunitarios fuera del campus, como apartamentos, bares y restaurantes, y los espacios comunitarios relacionados con el campus (p. ej., espacios para eventos deportivos, congregaciones masivas de comunidades de fe, organizaciones de sororidad, hermandad y fraternidad u otros grupos) pueden suponer un mayor riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 que los entornos de salones de clase si no se cumplen las políticas de distanciamiento social y los procedimientos de mitigación. Las estrategias para mitigar la propagación del SARS-CoV-2 no solo pretenden limitar la transmisión en los campus de IHE, sino que también previenen la transmisión en la comunidad circundante. Las IHE deberían informar frecuentemente a los estudiantes, docentes y miembros del personal acerca de los riesgos en estos entornos y el posible impacto en la capacidad de funcionamiento de la IHE. Los métodos de comunicación deberían ser accesibles para todos, incluidas aquellas personas con discapacidades y dominio limitado del inglés (p. ej., a través de intérpretes y materiales traducidos).

Más recursos para instituciones de educación superior