Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía interina para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 y chequeos en instituciones de educación superior (IHE)

Guía interina para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 y chequeos en instituciones de educación superior (IHE)

Para administradores de universidades e institutos de formación profesional

Actualizado el 17 de mar. del 2021

Resumen de los cambios recientes

  • Se hicieron actualizaciones para reflejar los cambios de la visión general de los CDC sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2.
  • Se han realizado actualizaciones para recomendar los chequeos a la llegada antes del comienzo de cada trimestre y las pruebas de detección en serie cuando la capacidad de las pruebas sea suficiente.
  • Se hicieron actualizaciones para reflejar las directrices de cuarentena de los CDC e incluir consideraciones para un periodo de cuarentena más corto tras consultar a los departamentos de salud locales.
  • Se realizaron actualizaciones para incluir consideraciones sobre la vigilancia del COVID-19, la vacunación y la equidad en la salud.

Puntos clave

  • El objetivo de la siguiente guía es ayudar a los administradores de universidades e institutos de formación profesional a proteger a los estudiantes, al cuerpo docente, al personal y a las comunidades adyacentes para desacelerar la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.
  • Las IHE deberán implementar una estrategia de chequeos a la llegada antes del inicio de cada trimestre.
  • Las IHE deberían implementar una estrategia de pruebas de detección universales en serie en el contexto de una transmisión moderada, sustancial o alta del SARS-CoV-2 en la comunidad si se dispone de suficiente capacidad de pruebas.
  • Todos los planes de prevención del COVID-19 deberían crearse tras consultar a las autoridades de salud pública locales y deben incluir estrategias de pruebas y medidas para apoyarlas (p. ej., aislamiento y cuarentena).

Introducción

La realización de pruebas para detectar y aislar rápidamente a las personas infectadas puede reducir la transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Las personas que viven y trabajan en entornos con concentraciones de personas, como las instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés), corren mayor riesgo de infectarse por COVID-19.1 Por lo tanto, existen consideraciones especiales para los administradores de universidades e institutos de formación profesional a la hora de planificar la realización de pruebas de detección y diagnóstico del SARS-CoV-2.

El objetivo de la siguiente guía es ayudar a los administradores de universidades e institutos de formación profesional a proteger a los estudiantes, al cuerpo docente, al personal y a las comunidades adyacentes y desacelerar la propagación del SARS-CoV-2. Todos los planes de prevención, incluidas las estrategias de realización de pruebas de detección, deben crearse tras consultar a las autoridades de salud pública locales. La capacidad y las necesidades de pruebas variarán considerablemente entre las IHE y las comunidades donde se encuentran, y con el paso del tiempo, a medida que la transmisión del SARS-CoV-2 fluctúa. Este documento proporciona recomendaciones sobre estrategias de realización de chequeos a la llegada y pruebas de detección en serie y analiza las medidas generales para apoyarlas. Este documento tiene la intención de ofrecer una guía sobre los tipos de pruebas y el uso de las pruebas de detección del SARS-CoV-2 en vista de la capacidad adicional de las pruebas en todo el país y no aborda las decisiones sobre el pago o la cobertura de seguros de dichas pruebas. Esta guía es una actualización de las "Consideraciones interinas sobre pruebas de detección del SARS-CoV-2 para administradores de instituciones de educación superior" publicadas inicialmente el 30 de junio del 2020.

La realización de pruebas para detectar y aislar rápidamente a las personas infectadas puede reducir la transmisión del SARS-CoV-2 y debería ser un elemento de los planes escritos de prevención contra el COVID-19 para las IHE. Si las IHE ofrecen pruebas generalizadas, se podría identificar a las personas con síntomas leves, a los que tienen síntomas pero pensaban que no tenían COVID-19, y a los que tienen infecciones presintomáticas y asintomáticas. La implementación de la guía para la realización de pruebas de los CDC puede ser útil para que las IHE puedan proteger a los estudiantes, el cuerpo docente, el personal y a las comunidades adyacentes y desacelerar la propagación del SARS-CoV-2.2 Las estrategias de prevención (p. ej., la vacunación, el distanciamiento físico, el uso correcto y sistemático de mascarillas, la higiene de manos, mayor limpieza y ventilación adecuada) deberían implementarse junto con todas las estrategias de pruebas.3

Los CDC no tienen autoridad regulatoria sobre la realización de pruebas. Por lo tanto, la información de este documento pretende ayudar a los departamentos de salud e instituciones de educación superior a tomar decisiones más que a establecer requisitos regulatorios. Se recomienda a las IHE que trabajen conjuntamente con las autoridades de salud pública locales para crear planes y protocolos apropiados para su jurisdicción.

Las IHE varían considerablemente en cuanto a ubicación geográfica (que difiere en niveles de transmisión en la comunidad), tamaño, estructura administrativa, fuentes de financiación y organización. Las IHE también varían considerablemente en cuanto a la proporción de la población total de estudiantes en el campus, en las viviendas fuera del campus cerca de la IHE o durante los viajes diarios. La capacidad y las necesidades de pruebas también varían entre las IHE y las comunidades adyacentes. Dadas estas variaciones, los funcionarios de las IHE deben determinar, en colaboración con los departamentos de salud pública locales, las mejores estrategias para las pruebas de detección y de diagnóstico de los casos sintomáticos. Las IHE y los departamentos de salud deberían tener un plan de medidas para aquellos con resultados positivos en las pruebas y sus contactos cercanos.1

Consideraciones al realizar pruebas de detección

La realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 puede incorporarse como parte de un enfoque integral para reducir la transmisiónLa evaluación de síntomas, la realización de pruebas de detección y el rastreo de contactos son estrategias para identificar a personas infectadas por el SARS-CoV-2 a fin de tomar medidas para desacelerar y detener la propagación del virus.

Actualmente, la vacuna contra el COVID-19 está disponible en dosis limitadas; por lo tanto, el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) de los CDC emitió recomendaciones para su priorización durante las primeras fases del programa de vacunación. A medida que el suministro de vacunas aumente y más grupos prioritarios reciban la vacuna, las prioridades de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se modificarán y se actualizará la guía. Por ejemplo, a medida que haya más miembros del cuerpo docente de la IHE vacunados, las prioridades para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 podrían cambiar para enfocarse en el cuerpo docente, el personal y los estudiantes que aún no fueron vacunados. Para obtener una guía sobre la cuarentena y la realización de pruebas de detección a personas que recibieron la vacuna completa, visite Recomendaciones interinas de salud pública para las personas completamente vacunadas.

Las personas sometidas a una prueba de detección deberían recibir información clara sobre:

  • el fabricante y nombre de la prueba, el tipo de prueba, la finalidad de la prueba, las especificaciones de desempeño de la prueba, las limitaciones asociadas a la prueba, quién pagará por la prueba, cómo se realizará la prueba, cómo y cuándo recibirán los resultados de la prueba; y
  • cómo entender lo que significan los resultados, medidas asociadas a resultados negativos o positivos, diferencia entre la realización de una prueba como evaluación en el lugar de trabajo y la realización de una prueba con fines de diagnóstico médico, quién recibirá los resultados, cómo se usarán los resultados y las consecuencias de negarse a someterse a la prueba de detección.

Es obligatorio entregar a las personas hojas informativas para el paciente sobre la autorización de uso de emergencia (EUA) de las pruebasícono de sitio externo.

Tipos de pruebas de detección

Existen muchas categorías de pruebas utilizadas para detectar el SARS-CoV-2. La selección e interpretación de las pruebas de detección del SARS-CoV-2 deberían depender del contexto en el que son utilizadas.

Pruebas virales

Las pruebas virales autorizadasícono de sitio externo por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se utilizan para diagnosticar la infección por SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Con las pruebas virales se analiza si el virus está presente en muestras respiratorias o de otro tipo. Los resultados de estas pruebas ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y aislar a las personas infectadas para reducir al mínimo la transmisión del SARS-CoV-2. Vea la lista de autorizaciones de uso de emergencia de diagnóstico in vitroícono de sitio externo de la FDA para obtener más información acerca del desempeño de pruebas autorizadas específicas.

  • Las pruebas de amplificación de ácido nucleico (NAAT, por sus siglas en inglés), como la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR, por sus siglas en inglés), detectan el ácido ribonucleico viral (ARN) e indican una infección actual o una infección reciente con detección prolongada de ARN viral pero sin evidencia directa de que el virus sea capaz de replicarse o ser transmitido a otras personas. Las NAAT son pruebas de alta sensibilidad y alta especificidad para diagnosticar la infección por SARS-CoV-2. La mayoría de las NAAT deben ser procesadas en el laboratorio con tiempos variables para la obtención de resultados (~1-2 días), pero algunas NAAT son pruebas para puntos de atención con resultados disponibles en aproximadamente 15-45 minutos.
  • Las pruebas de antígeno detectan la presencia de un antígeno viral específico. La mayoría puede procesarse en el punto de atención con resultados disponibles en aproximadamente 15-30 minutos. Por lo general, las pruebas de antígeno tienen una especificidad similar pero son menos sensibles que las NAAT. En función de la probabilidad previa a la prueba, es posible que los resultados de la prueba de antígeno deban confirmarse con una NAAT (p. ej., una prueba negativa en personas con síntomas o una prueba positiva en personas sin síntomas). Se recomienda el uso de un Algoritmo de prueba de antígeno ícono de pdf[147 KB, 1 página] para determinar cuándo es necesario realizar una prueba de confirmación.

Pruebas de anticuerpos

Las pruebas de anticuerpos (o serológicas) se utilizan para detectar infecciones anteriores por SARS-CoV-2, y pueden ayudar a diagnosticar el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) y en adultos (MIS-A). Los CDC no recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos para diagnosticar infecciones actuales. En función del momento en que una persona fue infectada y el momento de realización de la prueba, la prueba podría no detectar anticuerpos en personas con una infección actual. Además, aún no se conoce si el resultado positivo de una prueba de anticuerpos indica inmunidad contra el SARS-CoV-2; por lo tanto, por el momento, las pruebas de anticuerpos no deberían usarse para determinar si una persona es inmune a la reinfección. La realización de pruebas de anticuerpos se está utilizando con fines epidemiológicos y de vigilancia de salud pública. Dado que las pruebas de anticuerpos pueden tener diferentes objetivos en el virus, es posible que se necesiten pruebas específicas para evaluar los anticuerpos originados por una infección pasada en comparación con los generados por la vacuna. Para obtener más información acerca de las vacunas contra el COVID-19 y los resultados de las pruebas de anticuerpos, consulte las Consideraciones clínicas provisionales para el uso de las vacunas de ARNm contra el COVID-19 autorizadas actualmente en los Estados Unidos.

Para obtener más información, consulte Visión general sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2.

Para obtener más información detallada acerca de las pruebas para detectar el SARS-CoV-2, visite Visión general sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2. Las recomendaciones de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 se basan en lo que se conoce actualmente acerca del virus. El SARS-CoV-2 es un microbio patógeno que ha sido identificado recientemente, y siguen surgiendo datos acerca del virus y el curso de la enfermedad. La información sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2 se actualizará a medida que haya más información disponible.

Visión general de situaciones de realización de pruebas de detección

La realización de pruebas de diagnóstico pretende identificar infecciones actuales en las personas y se utiliza cuando una persona presenta signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19, o cuando una persona es asintomática pero tiene una exposición presunta o conocida al SARS-CoV-2.

Algunos ejemplos de realización de pruebas de diagnóstico incluyen:

  • Realizar una prueba de detección a personas con síntomas que concuerdan con los del COVID-19 y que acuden a su proveedor de atención médica
  • Realizar una prueba de detección a las personas como resultado de las iniciativas de rastreo de contactos
  • Realizar una prueba de detección a quienes indicaron haber estado expuestos a alguien con un caso presunto o confirmado de COVID-19
  • Realizar una prueba de detección a quienes asistieron a un evento en el que luego se confirmó que otro asistente dio positivo para el COVID-19

Las pruebas de evaluación pretenden identificar a personas infectadas que son asintomáticas y no tienen exposición conocida, presunta ni notificada al SARS-CoV-2. La evaluación ayuda a identificar casos desconocidos a fin de tomar medidas para evitar la transmisión posterior.

Algunos ejemplos de realización de pruebas de evaluación incluyen:

  • Realizar una prueba de detección a los empleados en el lugar de trabajo
  • Realizar una prueba de detección a estudiantes, docentes y miembros del personal en ámbitos escolares o universitarios
  • Realizar una prueba de detección a una persona antes o después de viajar
  • Realizar una prueba de detección en casa a una persona que no presenta síntomas asociados al COVID-19 y que no tiene exposiciones conocidas a alguien con COVID-19

Cómo elegir una prueba de detección

Al escoger qué prueba de detección usar, es importante comprender el propósito de la realización de la prueba (p. ej., diagnóstico, evaluación), el desempeño analítico de la prueba dentro del contexto del nivel de transmisión en la comunidad, la necesidad de obtener un resultado rápidamente y otras consideraciones. La Tabla 1 resume algunas de las características a considerar de las pruebas NAAT y de antígeno. La mayoría de las pruebas de antígeno que han recibido la EUA de la FDAícono de sitio externo están autorizadas para su uso en personas sintomáticas dentro de los primeros 5, 7, 12 o 14 días desde la aparición de los síntomas. Dado el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 a partir de personas asintomáticas y presintomáticas con infección por SARS-CoV-2, es posible considerar el uso de pruebas de antígeno en personas asintomáticas y presintomáticas. La FDA ha proporcionado una lista de preguntas frecuentes para proveedores de atención médica que están utilizando pruebas de diagnóstico para evaluar a personas asintomáticasícono de sitio externo, y los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid ejercerán temporalmente su discreción de cumplimientoícono de pdfícono de sitio externo para permitir el uso de pruebas de antígeno en personas asintomáticas durante la emergencia de salud pública del COVID-19 de conformidad con las Enmiendas para Mejoras en Laboratorios Clínicos (CLIA) de 1988. Los laboratorios que realizan pruebas de evaluación o diagnóstico del SARS-CoV-2 deben tener un certificado de conformidad con las CLIA y cumplir los requisitos reguladores correspondientes. Las pruebas que han recibido una EUA de la FDA para uso en el punto de atención (POC, por sus siglas en inglés) pueden realizarse con un certificado de exención de conformidad con las CLIA.

Tabla 1. Diferencias entre las pruebas NAAT y de antígeno a considerar al planificar su uso con fines de diagnóstico o evaluación

NAAT

Pruebas de antígeno

Uso previsto

Detectar una infección actual^

Detectar una infección actual

Analito detectado

Ácido ribonucleico (ARN) viral

Antígenos virales

Tipos de muestras

Nasal, nasofaríngea, orofaríngea, de esputo, de saliva

Nasal, nasofaríngea

Sensibilidad

Varía según la prueba, pero suele ser alta para las pruebas de laboratorio y moderada a alta para las pruebas en el POC

Varía dependiendo del curso de la infección, pero suele ser de moderada a alta en los momentos de máxima carga viral*

Especificidad

Alta

Alta

Complejidad de la prueba

Varía según la prueba

Relativamente fácil de usar

Autorizada para usar en un punto de atención

La mayoría no, algunas sí

La mayoría sí, algunas no

Tiempo de respuesta

La mayoría, 1-3 días. Algunas pueden tardar solo 15 minutos

Varía de 15 minutos a 30 minutos

Costo/prueba§

Moderado (~$75-$100/prueba)

Bajo (~$5-$50/prueba)

Ventajas

Método de prueba más sensible disponible

Corto tiempo de respuesta de las pruebas NAAT en el POC, pero hay pocas disponibles

Por lo general, no es necesario repetirlas para confirmar los resultados

Corto tiempo de respuesta (aproximadamente 15 minutos)

Cuando se realiza en POC o cerca de allí, permite una rápida identificación de las personas infectadas, evitando así una mayor transmisión del virus en la comunidad, el lugar de trabajo, etc.

Desempeño comparable con el de las NAAT en personas sintomáticas y/o si hay presencia de virus de los que se pueden hacer cultivos, cuando se supone que la persona es infecciosa

Desventajas

Tiempo de respuesta más prolongado de pruebas de laboratorio (1-3 días)

Mayor costo por prueba

No se deben repetir las pruebas de diagnóstico NAAT con resultado positivo dentro de los 90 días dado que las personas pueden seguir teniendo ARN detectable luego de que haya pasado el riesgo de transmisión

Puede necesitar una prueba de confirmación

Menor sensibilidad (más resultados falsos negativos) en comparación con las NAAT, especialmente en personas asintomáticas

*La menor sensibilidad de las pruebas de antígeno podría compensarse si las pruebas de antígeno en el punto de atención se repiten con mayor frecuencia (es decir, se realizan pruebas en serie al menos semanalmente).
^ Costos de: NAATícono de sitio externo, pruebas de anticuerposícono de sitio externo

Consideraciones para realizar pruebas en diferentes escenarios

Pruebas de diagnóstico

Realización de pruebas de detección a personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19

Las personas con signos o síntomas del COVID-19, independientemente del estado de vacunación, deben ser separadas inmediatamente del resto (p. ej., estudiantes, empleados, visitantes), deben llevar puesta una mascarilla (si es que ya no la tienen puesta) y deben ser enviadas a casa y aislarse en una habitación/piso/edificio de aislamiento patrocinado por el campus. Si los síntomas son graves, deberían ser enviadas a un establecimiento de atención médica. El autoverificador de coronavirus es una herramienta para ayudarles a las personas a decidir cuándo deben hacerse la prueba de detección y buscar la atención médica adecuada. Los CDC recomiendan que todas las personas con signos o síntomas del COVID-19 se realicen una prueba de detección y sigan las indicaciones de su proveedor de atención médica. Las personas con signos y síntomas del COVID-19 solo deberían interrumpir el aislamiento para realizarse una prueba de detección o recibir atención médica. Para obtener más información sobre la interpretación de los resultados de las pruebas, vea la visión general sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2.

Los resultados positivos de una prueba viral (NAAT o de antígenos) en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19 indican que la persona tiene COVID-19. Una prueba de antígeno con resultado negativo en personas con signos o síntomas del COVID-19 debería confirmarse con una prueba NAAT más sensible de laboratorio. Los resultados de las pruebas NAAT se consideran el resultado definitivo cuando existe una discrepancia entre las pruebas de antígenos y las pruebas NAAT. Para obtener más información, vea el algoritmo de pruebas de antígenosícono de pdf.

Las personas con resultados positivos deberían aislarse en su casa, en una habitación/piso/edificio de aislamiento patrocinado por el campus, o si se encuentran en un entorno de atención médica, en un área donde se tomen las medidas de precaución correspondientes. Deben permanecer en aislamiento hasta cumplir los criterios establecidos por los CDC para interrumpir el aislamiento en casa o para suspender las medidas de precaución en un entorno de atención médica. Los resultados positivos de las pruebas deben notificarse rápidamente a las autoridades de salud pública para poder realizar la investigación de casos y el rastreo de contactos.

Realización de pruebas de detección a personas asintomáticas con exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2

Conjuntamente con el departamento de salud local, las IHE deben considerar cómo se realizarán las investigaciones de casos y el rastreo de contactos conocidos y posibles contactos cercanos de estudiantes, cuerpo docente y miembros del personal diagnosticados con COVID-19. El hecho de identificar a los contactos cercanos puede ayudar a reducir la propagación del SARS-CoV-2 cuando estos contactos cercanos realizan autocuarentena. Los contactos cercanos deben realizarse una prueba viral inmediatamente después de ser identificados, y si el resultado es negativo, se les debe hacer otra prueba en 5-7 días después de la última exposición o inmediatamente si los síntomas aparecen durante la cuarentena (a los contactos cercanos sintomáticos se les debe realizar una prueba de detección independientemente del estado de vacunación). Si es viable, podrían realizarse pruebas de detección de manera extendida, más allá de los contactos cercanos, simultáneamente con otras estrategias para controlar la transmisión del SARS-CoV-2 en el campus.

La viabilidad de la identificación y realización de pruebas de contactos cercanos puede variar dependiendo de cada IHE y del departamento de salud local. Si el rastreo de contactos en forma individual no es viable, las IHE pueden considerar la posibilidad de realizar pruebas a todas las personas que estuvieron cerca de una persona con COVID-19 confirmado (p. ej., los que compartieron espacios comunes o baños) o hacerles pruebas a todos los individuos dentro de un entorno compartido (p. ej., realizar pruebas a todos los residentes de un piso o de una residencia estudiantil).

Realización de pruebas de detección para determinar si la infección se resolvió

La evidencia acumulada respalda la finalización del aislamiento y las medidas de precaución para personas con COVID-19 mediante el uso de la estrategia basada en los síntomas. Los adultos con mayor riesgo de enfermarse gravemente o que están inmunodeprimidos pueden seguir contagiando hasta 20 días o más después de la aparición de los síntomas, por lo que podría considerarse una estrategia basada en pruebas tras consultar con expertos en enfermedades infecciosas. Para todos los demás, ya no se recomienda una estrategia basada en pruebas, salvo para suspender el aislamiento o las medidas de precaución antes de lo que ocurriría si se implementa una estrategia basada en los síntomas.

Realización de pruebas de evaluación

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 para la identificación temprana, el aislamiento y la prevención de enfermedades

En un entorno de IHE, con circulación frecuente del cuerpo docente, el personal y los estudiantes entre la IHE y la comunidad, realizar chequeos a la llegada al inicio de cada trimestre junto con pruebas de detección en serie, puede ayudar a prevenir o desacelerar la propagación del COVID-19. Un estudio sugiere que el 96 % de las infecciones podrían evitarse si se realizaran pruebas de detección rutinarias en los campus universitarios además de respetar el distanciamiento físico en forma generalizada y cumplir con las políticas que exigen el uso obligatorio de mascarillas 4. También puede considerarse la posibilidad de incentivar la realización voluntaria de las pruebas de detección.

Antes del inicio de cada trimestre, las IHE deberían implementar la realización de pruebas de detección a la llegada para todos los estudiantes, incluidos los que viven fuera del campus, y deberían considerar la posibilidad de realizarles pruebas de detección a la llegada a los miembros del cuerpo docente y del personal. Las personas a las que se les realizan las pruebas de detección a la llegada deben hacer cuarentena hasta que estén los resultados de las pruebas. En los entornos en los que se utilizan pruebas de antígenos, se recomienda la realización de pruebas NAAT de confirmación en laboratorio para las personas que den positivo. Para realizar la interpretación de los resultados de las pruebas de detección, vea el algoritmo de pruebas de antígenosícono de pdf.

En el contexto de una baja transmisión del SARS-CoV-2 en la comunidad (Tabla 2), puede ser suficiente con realizar chequeos a la llegada antes del inicio de cada trimestre. En el contexto de una transmisión en la comunidad moderada (Tabla 2), los CDC recomiendan que las IHE implementen tanto los chequeos a la llegada como la realización generalizada de pruebas de detección en serie, al menos semanalmente, si se dispone de suficiente capacidad para realizarlas. En el contexto de transmisión sustancial o alta en la comunidad (Tabla 2), los CDC recomiendan implementar chequeos a la llegada y la realización generalizada de pruebas de detección en serie, al menos dos veces por semana, si se dispone de suficiente capacidad para realizarlas. Ver tabla 3.

Independientemente del nivel de transmisión en la comunidad, en el contexto de un brote en una IHE, los CDC recomiendan que se comience a realizar una mayor cantidad de pruebas de detección en serie entre la población de las IHE (estudiantes, cuerpo docente y personal), además de agilizar la investigación de casos y el rastreo de contactos, para reducir la propagación del SARS-CoV-2. La realización de pruebas de muestras aleatorias de estudiantes, cuerpo docente y personal asintomáticos es una estrategia para aumentar la oportunidad de detección de brotes 5. También podrían implementarse pruebas adicionales ante indicios de un aumento de la transmisión en la comunidad (p. ej., a partir de los resultados positivos de las pruebas de vigilancia de aguas residuales).

Si no se dispone de suficiente capacidad para realizar pruebas, se puede considerar la posibilidad de realizar pruebas de detección generalizadas de grupos específicos (p. ej., realizar pruebas a todos los estudiantes de una determinada residencia estudiantil según la densidad del alojamiento o si se detecta un grupo) o realizar pruebas en serie con menor frecuencia para poder identificar y aislar rápidamente a las personas contagiosas. La realización de pruebas de detección en conjunto es otra estrategia que podría reducir la carga de pruebas.

Las estrategias de pruebas también pueden incluir una mayor disponibilidad de pruebas para las personas asintomáticas que con frecuencia tienen contacto con los estudiantes, el cuerpo docente y el personal (p. ej., las personas que trabajan en las empresas que prestan servicios a la comunidad donde se encuentra la IHE) o que frecuentemente visitan el campus (p. ej., en los lugares de culto de la comunidad, cafeterías públicas, etc.), pero que no están formalmente afiliadas a la IHE, además de las iniciativas actuales de diagnóstico y pruebas de detección.

Las recomendaciones de los CDC para la realización de pruebas en las IHE son similares a las directrices para la realización de pruebas establecidas por la American College Health Associationícono de pdfícono de sitio externo, que establecen que todos los estudiantes, el cuerpo docente y el personal de las IHE deben realizarse pruebas de detección del SARS-CoV-2 al menos dos veces por semana y que los resultados deben estar disponibles en 48 horas. A medida que se vayan vacunando más personas, las prioridades de las pruebas del SARS-CoV-2 pueden cambiar para enfocarse en el cuerpo docente, el personal y los estudiantes no vacunados.

Tabla 2. Indicadores de la comunidad a nivel de condado@

Indicador Transmisión baja

Azul

Transmisión moderada

Amarillo

Transmisión sustancial

Anaranjado

Transmisión alta

Rojo

Tabla 1. Indicadores y límites de los CDC sobre la transmisión del COVID-19 en la comunidad
Cantidad acumulativa de casos nuevos cada 100 000 personas en los últimos 7 días* < de 10 10-49 50-99 ≥100
Porcentaje de NAAT con resultados positivos en los últimos 7 días <5 % 5 %-7,9 % 8 %-9,9 % ≥10 %

Los indicadores deben calcularse para los condados o las áreas estadísticas básicas, aunque en las áreas rurales con baja densidad poblacional es posible que sea necesario combinar varias jurisdicciones para que los indicadores sean más útiles para la toma de decisiones. Los indicadores enumerados están disponibles por condado en el sitio web de la herramienta de seguimiento de datos del COVID-19 de los CDC, en la vista por condado ("county view").

@ Si los dos indicadores sugieren niveles de transmisión diferentes, se debe seleccionar el nivel más alto.

* Cantidad de casos nuevos en el condado (u otro nivel administrativo) en los últimos 7 días, dividida por la población del condado (u otro nivel administrativo) y multiplicada por 100,000.

Cantidad de pruebas de detección positivas en el condado (u otro nivel administrativo) en los últimos 7 días, dividida por la cantidad total de pruebas en el condado (u otro nivel administrativo) en los últimos 7 días. Calcular la positividad porcentual de las pruebas de laboratorio para el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2): métodos y consideraciones de los CDC sobre comparaciones e interpretación.

Tabla 3. Posibles medidas con base en el nivel de indicador de la comunidad

Estrategia de prevención Transmisión baja

(azul)

Transmisión moderada

(amarillo)

Transmisión sustancial

(anaranjada)

Transmisión alta

(rojo)

Tabla 1. Indicadores y límites de los CDC sobre la transmisión del COVID-19 en la comunidad
Implementar chequeos a la llegada generalizados
Implementar chequeos a la llegada y la realización generalizada de pruebas de detección, al menos semanalmente, si se dispone de suficiente capacidad para realizarlas
Implementar chequeos a la llegada y la realización generalizada de pruebas de detección, dos veces por semana, si se dispone de suficiente capacidad para realizarlas

 

Consideraciones generales sobre las pruebas de detección en el entorno de las IHE

Medidas para apoyar la realización de pruebas

Los administradores de las IHE deberían acatar las leyes locales y estatales además de seguir la guía de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo al ofrecer pruebas de detección a docentes, miembros del personal y estudiantes que sean empleados de la IHE. Las IHE también deberían seguir la guía del Departamento de Educación de los EE. UU. sobre la Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA) y la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA)ícono de sitio externo y su aplicabilidad en los estudiantes y el rastreo de contactos y la realización de pruebas de detección en relación al COVID-19.

Aislamiento y cuarentena

Los estudiantes, los docente y los miembros del personal con infección por SARS-CoV-2 deberían aislarse y sus contactos cercanos deben hacer la cuarentena y realizarse las pruebas de detección inmediatamente después de ser identificados. Si el resultado de la primera prueba es negativo, los contactos cercanos deben realizarse una nueva prueba 5-7 días después de su última exposición o inmediatamente si presentan síntomas, independientemente de su estado de vacunación. Aquellos que viven en el campus deben quedarse en el campus durante los periodos de aislamiento y cuarentena, si es posible. El hecho de realizar el aislamiento o la cuarentena en el campus puede evitar una mayor propagación a las comunidades y a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente y morir, pero requiere una planificación de la atención médica y de los servicios de apoyo para los estudiantes, los docentes o los miembros del personal afectados.

El aislamiento es la medida que se adopta para separar a las personas infectadas por SARS-CoV-2 de las que que no están infectadas. Las personas en aislamiento deben quedarse en sus casas hasta que sea seguro estar en contacto con otras personas. En casa, quienes están enfermos o infectados deben separarse de las demás personas, permanecer en un área o "habitación para enfermos" específicas, y usar otro baño (si está disponible).

Las IHE deben remitir a las personas sintomáticas para que se les realicen inmediatamente las pruebas de detección y, si es necesario, para que consulten a un proveedor de atención médica. En el caso de las personas sintomáticas, el aislamiento debería realizarse apenas aparecen los síntomas. Las personas no deberían esperar a tener el resultado de las pruebas para comenzar el aislamiento.

Si se encuentran lo suficientemente bien como para cuidar de sí mismas, las personas deberían seguir la guía de los CDC para cuidarse. Las IHE también pueden alentar a las personas a estar atentas a los signos de advertencia de emergencia y buscar servicios médicos de emergencia si ocurren estos síntomas.

Para la mayoría de las personas con COVID-19, en general las medidas de precaución y aislamiento pueden suspenderse 10 días después de la aparición de los síntomas y después de 24 horas de la desaparición de la fiebre sin haber utilizado medicamentos para bajar la fiebre y con la mejoría de otros síntomas.

En el caso de las personas que jamás hayan presentado síntomas, el aislamiento y otras precauciones pueden suspenderse 10 días posteriores a la fecha de la toma de muestras para la primera prueba RT-PCR para la detección del ARN del SARS-CoV-2 con resultado positivo.

La cuarentena se usa para mantener a quienes podrían haber estado expuestos al SARS-CoV-2 alejados de las demás personas. La cuarentena ayuda a prevenir la propagación de la enfermedad, que puede producirse antes de que una persona sepa que está enferma o infectada por el virus sin tener síntomas. Las personas en cuarentena deben quedarse en sus casas, mantenerse alejadas de otras personas, monitorear su salud y seguir las instrucciones de su departamento de salud local o estatal.

Los contactos cercanos conocidos de un caso positivo, como compañeros de cuartos, compañeros de instalaciones, aquellos que comparten un apartamento y los instructores con contacto personal y colegas del cuerpo docente/miembros del personal, deberían hacer la cuarentena y hacerse la prueba de detección del SARS-CoV-2. Todas las personas en cuarentena deben seguir la guía de los CDC, permanecer en sus lugares de residencia (en una habitación separada, si es posible) o hacer arreglos para una vivienda alternativa, y monitorear su salud durante el periodo de cuarentena a partir de su último contacto con una persona con COVID-19.

Los contactos cercanos deben hacer la cuarentena durante 14 días, tanto si el resultado de la prueba inicial es positivo como negativo. Con base en las circunstancias y recursos locales, las opciones para acortar la cuarentena pueden incluir hacer una cuarentena de 10 días, o hacer una cuarentena de 7 días combinada con una prueba de detección.

Para estudiantes

Los administradores de las IHE y los proveedores de atención médica deberían ofrecer opciones para separar de inmediato a los estudiantes con COVID-19 y a sus contactos cercanos al proporcionar opciones de aprendizaje virtual y habitaciones de autoaislamiento y cuarentena en residencias estudiantiles u otras instalaciones de alojamiento. Los estudiantes deben recibir apoyo para controlar los síntomas del COVID-19, incluida la atención médica cuando sea necesaria, así como apoyo para manejar los problemas emocionales relacionados con el aislamiento o la cuarentena y la provisión de arreglos para el servicio de comida alternativos para los que viven en el campus.

Para el cuerpo docente y el personal

Los administradores de las IHE también deberían brindarles a los docentes, los instructores y el personal con COVID-19 o contactos cercanos opciones de enseñanza alternativas y la posibilidad de trabajar desde casa, siempre y cuando estén en condiciones para seguir trabajando en forma remota. Las IHE deberían evaluar la posibilidad de implementar políticas y prácticas flexibles y favorables de licencia por enfermedad.

Plan de comunicación

Las IHE deberían implementar campañas de comunicaciones a través de estrategias basadas en el comportamiento para aumentar la prevención, la realización de pruebas, el aislamiento y la cuarentena. Los planes de comunicación para la prevención también deberían incluir guías relacionadas con el regreso al campus después de un viaje (p. ej., vacaciones, viajes relacionados con el deporte, etc.).

De conformidad con las leyes y regulaciones estatales, territoriales, tribales y locales, las IHE deberían elaborar un plan para comunicarse con las personas que tienen un diagnóstico de COVID-19 confirmado y los casos presuntos de COVID-19, así como para comunicar la información pertinente acerca de los casos conocidos a otros estudiantes, docentes y miembros del personal de manera tal que se proteja la información de identificación personal. Si puede garantizarse la privacidad, la IHE también podría querer tener conocimiento de los resultados de las pruebas de detección del SARS-CoV-2 y los síntomas a través de la notificación voluntaria de los estudiantes, los docentes y el personal.

Realización de pruebas a personas que dieron positivo anteriormente

Los CDC NO recomiendan volver a hacer una prueba de detección dentro de los 3 meses de la fecha de prueba inicial con resultado positivo a las personas que no tienen síntomas. Los datos actuales sugieren que algunas personas que se infectaron previamente por el SARS-CoV-2 seguirán dando positivo debido a que quedan restos residuales del virus en el organismo, pero es poco probable que sean infecciosas.

La vacunación y las pruebas de detección del SARS-CoV-2

El haber recibido previamente la vacuna contra el COVID-19 no afectará los resultados de las pruebas virales del SARS-CoV-2 (NAAT o de antígenos). Actualmente no se recomiendan las pruebas de anticuerpos para evaluar la inmunidad al SARS-CoV-2 después de la vacunación contra el COVID-19 ni para evaluar la necesidad de vacunación en una persona que aún no se ha vacunado. Se proporcionará una guía sobre estrategias para la realización de pruebas de detección a personas que recibieron la vacuna completa una vez que haya más información disponible.

Equidad en la salud en las pruebas de detección del SARS-CoV-2 

La estrategia de equidad en la salud durante la respuesta al COVID-19 de los CDC traza un plan para reducir el impacto del COVID-19 entre las poblaciones de minorías raciales y étnicas y otros grupos de población (p. ej., trabajadores esenciales y de primera línea, personas que viven en zonas rurales o fronterizas) que han experimentado una carga desproporcionada del COVID-19. Deben realizarse todos los esfuerzos necesarios para derribar las barreras que puedan crear desigualdades en la realización de pruebas, ya sea voluntaria o involuntariamente. Las IHE deben trabajar para garantizar el acceso equitativo a las pruebas por parte de todos los estudiantes, docentes y miembros del personal, especialmente el personal considerado "esencial". Después de obtener un resultado positivo, las IHE deben trabajar para garantizar que las medidas adoptadas para los estudiantes, los docentes y el personal (p. ej., el aislamiento dentro o fuera del campus, el trabajo desde casa y las opciones de aprendizaje virtual) sean adoptadas de manera tal que se tenga en cuenta la equidad en la salud y se garantice el acceso equitativo a los recursos y servicios de apoyo.

Además, la integridad de los datos sobre la raza y el origen étnico es un factor importante para comprender el impacto del COVID-19 en las poblaciones de minorías raciales y étnicas. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. solicitó a los laboratorios y centros de pruebas que notifiquenícono de sitio externo los datos de razas y etnias a los departamentos de salud, además de otros elementos de datos, para las personas que se realizaron las pruebas de detección del SARS-CoV-2 o han sido diagnosticadas con COVID-19. Los proveedores de atención médica y los profesionales de la salud pública deben preguntar y registrar la raza y el origen étnico de cualquier persona que reciba un resultado de prueba de notificación obligatoria y asegurarse de que estos datos sean notificados con los resultados de la prueba de la persona para facilitar la comprensión del impacto del COVID-19 en las poblaciones de minorías raciales y étnicas.

Referencias

  1. Manual de epidemiología de campo de los CDC: entornos comunitarios y grupales. https://www.cdc.gov/eis/field-epi-manual/chapters/community-settings.html
  2. Fox MD, Bailey DC, Seamon MD, Miranda ML. Response to a COVID-19 Outbreak on a University Campus - Indiana, August 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2021;70:118-122. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm7004a3ícono de sitio externo.
  3. Honein MA, Christie A, Rose DA, et al. Summary of Guidance for Public Health Strategies to Address High Levels of Community Transmission of SARS-CoV-2 and Related Deaths, December 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2020;69:1860-1867. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6949e2ícono de sitio externo
  4. Losina E, Leifer V, Millham L, et al. College campuses and COVID-19 mitigation: clinical and economic value. Ann Intern Med. September 2020. DOI :10.73/M20-6558.
  5. National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine 2020. COVID-19 Testing Strategies for Colleges and Universities. Washington, DC: The National Academies Press. https://doi.org/10.17/26005ícono de sitio externo.