Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Institutos de educación superior

Actualizado el 18 de marzo del 2020

Preguntas frecuentes para administradores

Planificación y preparación

A medida que planifica y se prepara, debe reforzar las prácticas saludables en todas las personas del campus, y prepararse para un posible caso de COVID-19, más allá del nivel de transmisión en la comunidad.

A medida que elabora y actualiza sus planes de preparación, le recomendamos que colabore con los funcionarios de salud pública locales para determinar cuál es el plan y las medidas más adecuadas para su instituto de formación profesional o universidad. Deberán analizar juntos la situación de su comunidad local, si existe transmisión en su comunidad y, de ser así, el nivel de transmisión (ninguna/mínima, mínima a moderada, sustancial).

Los CDC publicaron guías para los escenarios que se describen a continuación, para ayudar a los institutos de formación profesional, universidades y sus socios a saber cómo prevenir la transmisión de COVID-19 en el campus y a reaccionar rápidamente en caso de identificar un caso. Las guías para administradores incluyen información acerca de lo siguiente:

  • Cómo prepararse si no hay propagación de COVID-19 en su comunidad.
  • Cómo prepararse si la propagación en su comunidad es entre mínima y moderada.
  • Cómo prepararse si la propagación en su comunidad es sustancial.
  • Qué hacer si en su escuela ingresó una persona con COVID-19.

Consulte la guía interina de los CDC para conocer más detalles.

Coordine con su departamento de salud local para elaborar/actualizar su plan de operaciones de emergencia y el sistema con el que compartirá la información. Puede usar los sistemas de información institucionales para obtener datos precisos y actualizados e información de ausentismo diaria, así como cambios en el tráfico del centro de salud para estudiantes que pueden ayudar a detectar un brote y dar respuesta.

Revise y actualice su plan de operaciones de emergencia junto con su departamento de salud local. Concéntrese en los componentes o anexos del plan que abordan brotes de enfermedades infecciosas.

  • Garantice que el plan incluya estrategias para reducir la propagación de diversas enfermedades infecciosas (por ejemplo, la influenza estacional). Esto incluye estrategias de distanciamiento social y suspensión de clases, que pueden implementarse para detener o desacelerar la propagación de una enfermedad infecciosa. El plan también debe incluir estrategias para la continuidad de la educación, los programas de comidas y otros servicios relacionados, en caso de que se suspendan las clases.
  • Recuerde que el plan debe poner el énfasis en medidas preventivas diarias para los estudiantes y el personal. Por ejemplo, haga énfasis en medidas como quedarse en casa si están enfermos, cubrirse correctamente al toser o estornudar, limpiar las superficies que se tocan con frecuencia y lavarse las manos con frecuencia.

Consulte la página para establecimientos de atención médica de los CDC para conocer las medidas que se recomienda tomar ahora para prepararse para el COVID-19.

Aliente a los estudiantes y al personal a que tomen medidas preventivas cotidianas para prevenir la transmisión de enfermedades respiratorias, como quedarse en casa si están enfermos, cubrirse correctamente al toser o estornudar, limpiar las superficies que se tocan con frecuencia y lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente. Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol. Lávese siempre las manos con agua y jabón si están visiblemente sucias.

Comparta recursos con la comunidad educativa que ayuden a entender qué es el brote de COVID-19 y sugieran medidas para protegerse:

Coordine con sus funcionarios de salud pública locales para determinar una serie de estrategias en función de la situación de su comunidad. Siga usando las estrategias de preparación implementadas cuando no había transmisión en la comunidad, y considere adoptar las siguientes estrategias de distanciamiento social:

  • Cancele las reuniones numerosas
  • Cancele o modifique los cursos en los que hay probabilidad de contacto cercano entre los estudiantes.
  • Aumente el espacio que separa los escritorios y pupitres.
  • Reduzca la congestión de tráfico en la clínica de salud.
  • Evalúe si debe reducir o adaptar los servicios actuales de gastronomía y cómo.

Si los funcionarios de salud pública locales determinaron que existe transmisión sustancial de COVID-19 en su comunidad, harán llegar directrices a los administradores con el mejor curso de acción para su instituto de formación profesional o universidad. Se adoptarán estrategias similares en todas las organizaciones (como escuelas de kínder a 12.º grado, empresas, organizaciones comunitarias y de fe) en un esfuerzo colectivo para detener la propagación del COVID-19.

Es probable que las medidas incluyan la extensión de la suspensión de clases y la cancelación de eventos/actividades (como la suspensión o cancelación durante más de dos semanas). Esta estrategia de más largo plazo y posiblemente de mayor alcance tiene el objetivo de desacelerar las tasas de transmisión de COVID-19 en la comunidad. Durante la extensión de las suspensiones de clases, cancele las actividades extracurriculares grupales y los eventos grandes. Recuerde implementar estrategias para garantizar la continuidad educativa, de las tareas de investigación y de vivienda, así como los programas de comidas y otros servicios esenciales para los estudiantes.

Debe determinar los procedimientos que implementará si una persona se enferma o llega enferma al campus. Los estudiantes, empleados y docentes enfermos deben ser separados del resto, recibir una mascarilla si está disponible y ser enviados a su lugar de residencia lo antes posible. Los residentes de viviendas en el campus enfermos deben evitar el contacto con personas sanas.

Informe de inmediato a los funcionarios de salud locales. Estos funcionarios ayudarán a los administradores a determinar un curso de acción para su instituto de formación profesional o universidad.

Los administradores deben trabajar estrechamente con sus funcionarios de salud locales para determinar si es necesario el cierre a corto plazo (durante 2 a 5 días) de todos los edificios y establecimientos del campus. En algunos casos, es posible que solo deba cerrar los edificios y establecimientos a los que hayan ingresado las personas con COVID-19. Esta suspensión de clases y cancelación de eventos y actividades (como reuniones de clubes, deportes en el campus, espectáculos teatrales y eventos musicales) de corto plazo aporta tiempo a los funcionarios de salud locales para que puedan entender mejor la situación del COVID-19 y al personal de mantenimiento para que limpie y desinfecte las instalaciones afectadas. También les da tiempo a los funcionarios de salud locales y a los administradores para determinar cuáles son las próximas medidas más convenientes, incluido evaluar si es necesario extender la suspensión para detener o desacelerar la propagación del COVID-19.

Suspensiones

Las decisiones acerca de la suspensión de clases o la cancelación de eventos se deben tomar en coordinación con sus funcionarios de salud locales. No se espera que los institutos de formación profesional y las universidades tomen decisiones de suspensión de clases por sí mismas.

Es posible que deba suspender las clases de manera temporal por 2 a 5 días si alguna persona estuvo en el campus antes de que le confirmaran un diagnóstico de COVID-19. COVID-19. Esta suspensión de clases de poca duración aporta tiempo a los funcionarios de salud locales para que puedan analizar mejor la situación del COVID-19 que impacta a la escuela y al personal de mantenimiento para que limpie y desinfecte las instalaciones afectadas. Colabore con los funcionarios de salud locales para determinar los pasos siguientes, incluso si es necesario extender la suspensión de clases para detener o desacelerar la propagación del COVID-19.

Si hay transmisión sustancial en su comunidad local, posiblemente los funcionarios de salud locales sugieran extender la suspensión de clases. Esta estrategia de suspensión de plazo más largo y probablemente de mayor alcance tiene el objetivo de desacelerar las tasas de transmisión de COVID-19 en la comunidad.

Depende de la situación en su escuela y su comunidad. Es posible que deba suspender las clases de manera temporal por 2 a 5 días si alguna persona estuvo en el campus antes de que le confirmaran un diagnóstico de COVID-19. Esta suspensión inicial por un plazo corto da tiempo a los funcionarios de salud locales para que puedan obtener más información sobre la situación del COVID-19 y cómo impacta a la escuela y para que el personal de cuidado limpie y desinfecte los establecimientos afectados. La necesidad de extender la suspensión de clases se evaluará con base en lo que los funcionarios descubran a partir del rastreo de contactos.

Si hay transmisión sustancial en su comunidad local, posiblemente los funcionarios de salud locales sugieran extender la suspensión de clases. Esta estrategia de suspensión de plazo más largo y probablemente de mayor alcance tiene el objetivo de desacelerar las tasas de transmisión de COVID-19 en la comunidad.

Sí, analice formas en las que su instituto de formación profesional/universidad pueda adaptar los métodos de enseñanza o adoptar sistemas alternativos.

  • Revise los planes de continuidad, incluidos los planes de continuidad de la educación, la enseñanza y las investigaciones. Implemente planes de clases en línea y opciones de cursos a distancia en la medida que sea factible y apropiado.
  • Verifique que los planes de continuidad aborden cómo posponer, limitar o adaptar temporalmente las actividades de investigación (como el reclutamiento de participantes y su participación en estudios, el acceso a laboratorios), de manera que permitan proteger la seguridad de los investigadores, participantes, instalaciones y equipos.
  • Evalúe los siguientes enfoques:
    • Usar la infraestructura y los servicios disponibles (como Blackboard, Skype, Zoom) para propiciar una transición eficaz de las clases de la modalidad presencial al formato a distancia. Esto puede incluir adoptar estrategias como sesiones de consulta con docentes, clases o conferencias grabadas y clases en vivo.
    • Otros servicios de apoyo a estudiantes, como los servicios de bibliotecas en línea, los materiales impresos disponibles por Internet, la asistencia y asesoramiento por teléfono o en línea, o los grupos de estudio organizados a través de medios digitales.
  • Los institutos de educación superior deben determinar, en conjunto con su sistema universitario:
    • Cómo convertir clases presenciales en clases en línea y cómo capacitar a los docentes en este sentido.
    • Cómo evaluar los problemas técnicos si cuenta con herramientas tecnológicas y personal de TI limitados.
    • Cómo abordar la posible falta de acceso a computadoras o Internet de los estudiantes en sus casas o viviendas temporales.

Si en su comunidad hay casos de COVID-19, coordine con sus funcionarios de salud pública locales para determinar si debería cancelar eventos temporalmente.

Si decide suspender las clases, también deberá cancelar las actividades extracurriculares grupales y los eventos grandes, como reuniones de clubes, actuaciones, eventos sociales, prácticas de equipos atléticos y eventos deportivos. También debe disuadir a los estudiantes, al personal y a los docentes de organizar reuniones y actividades sociales en otro lugar.

Las escuelas deben coordinar con los funcionarios de salud locales para evaluar en qué momento pueden regresar al campus los estudiantes, el personal y los docentes.

Viajes recientes

Consulte la información de los CDC para viajeros actualizada, que incluye las preguntas frecuentes para viajeros, y consulte a los funcionarios de salud locales y estatales. Es posible que los funcionarios de salud basen sus recomendaciones en la Guía interina de los CDC para la evaluación de riesgos y el manejo de salud pública de personas con posible exposición a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en entornos de la comunidad o asociados a viajes. Las personas que regresen de áreas con propagación de COVID-19 en la comunidad deben seguir la guía que recibieron de los funcionarios de salud.

Esta página fue revisada el 18 de marzo del 2020