Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía interina para la investigación de casos y rastreo de contactos en instituciones de educación superior (IHE)

Guía interina para la investigación de casos y rastreo de contactos en instituciones de educación superior (IHE)
Resumen de cambios

Revisiones realizadas el 21 de octubre del 2020

  • Se agregaron enlaces a la definición actualizada de contacto cercano.
  • Se actualizó el lenguaje de acuerdo con la definición actualizada.

Visión general

Para fomentar un ámbito de aprendizaje seguro y sano en las instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés), los administradores de las IHE pueden trabajar junto a los departamentos de salud para reducir el riesgo de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Los administradores de las IHE cumplen un papel importante a la hora de adoptar medidas para desacelerar la propagación de enfermedades para prevenir brotes y proteger a los estudiantes, al personal y el cuerpo docente. Más allá del nivel de transmisión en la comunidad, las IHE deben estar preparadas para afrontar brotes de COVID-19 en sus comunidades que podrían introducir la infección en el ámbito de la IHE, para la identificación de casos entre sus estudiantes, personal y cuerpo docente, y para las posibles exposiciones al COVID-19 que puedan producirse en los establecimientos o eventos de la IHE.

La Guía interina para administradores de instituciones de educación superior de los EE. UU. ofrece una guía para ayudar a los administradores de las IHE a planificar una respuesta integral. Muchas IHE están adoptando medidas para reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en el campus. Estos enfoques incluyen aumentar el distanciamiento social en las aulas y comedores, exigir el uso de mascarillas faciales, reducir la densidad del alojamiento en el campus e implementar diversas estrategias para la realización de pruebas de detección. No obstante, los entornos comunitarios fuera del campus como apartamentos, bares y restaurantes, y los espacios comunitarios relacionados al campus (p. ej., comunidades de fe, organizaciones estudiantiles, eventos de atletismo, otras congregaciones masivas) también pueden representar un riesgo de transmisión del SARS-CoV-2. Estos entornos fuera del campus también deberían tenerse en cuenta en las iniciativas de investigación de casos y rastreo de contactos.

La investigación de casos y el rastreo de contactos son intervenciones esenciales ícono de pdf[9.9 MB, 20 páginas]ícono de sitio externo de una respuesta exitosa y de diversas aristas al COVID-19, y se deben implementar junto con otras estrategias de mitigación. A medida que los estudiantes se trasladen a las comunidades cercanas a las IHE, y las IHE reanuden las clases presenciales, será necesario anticipar la investigación de casos y el rastreo de contactos con los estudiantes, el cuerpo docente y el personal asociados al campus como estrategia crucial para reducir la transmisión luego de la identificación de un caso. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan el trabajo conjunto entre las IHE y los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales (STLT, por sus siglas en inglés) al investigar casos y exposiciones a enfermedades infecciosas, incluido el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Tomar medidas inmediatas y coordinadas, incluida la investigación de casos y el rastreo de contactos, puede propiciar decisiones mejor informadas sobre reforzar, focalizar o relajar las estrategias de mitigación. El objetivo de este documento es destacar las oportunidades de trabajo colaborativo entre los funcionarios de salud y los administradores de las IHE para facilitar una estrategia eficaz de investigación de casos y rastreo de contactos.

Para quién es esta guía: administradores de IHE​​​​​​​ públicas y privadas. Las IHE se componen de un conjunto diverso de institutos de educación superior, universidades y escuelas técnicas, incluidas instituciones de 2 o 4 años, públicas, privadas sin fines de lucro, privadas con fines de lucro, integrales, especializadas en investigación o de misión especial. Los administradores de las IHE (p. ej., presidentes, decanos y rectores) son personas que elaboran políticas y procedimientos, establecen objetivos y estándares educativos y dirigen la programación de las IHE. Este documento también puede aportar información útil a los profesionales de salud pública que coordinan la investigación de casos y el rastreo de contactos en las IHE.

Antecedentes

El COVID-19 es una enfermedad de notificación obligatoria a nivel nacional. Cuando se diagnostican a través de pruebas de laboratorio o criterios clínicos, es obligatorio para los proveedores de atención médica y los laboratorios notificar los casos de COVID-19 a los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales (STLT). Cuando los laboratorios envían resultados positivos para SARS-CoV-2 a los departamentos de salud, muchos de estos resultados se reciben a través de un informe electrónico de laboratorio. Los lugares que realizan pruebas de detección, como farmacias y espacios comunitarios, también tienen la obligación de notificar los casos positivos al departamento de salud para su seguimiento. Los proveedores de atención médica de los diversos ámbitos de atención, incluidas las clínicas escolares y las clínicas comunitarias, también completan informes de casos de pacientes sintomáticos diagnosticados con COVID-19.  Los departamentos de salud son los principales responsables de la investigación de casos y el rastreo de contactos. La investigación de casos y el rastreo de contactos son medidas centrales para el control de enfermedades empleadas por el personal de departamentos de salud STLT desde hace décadas, y una parte importante de la respuesta al COVID-19.

La investigación de casos es el proceso de seguimiento de una persona (paciente) diagnosticada con COVID-19 para conversar acerca del resultado de su prueba o su diagnóstico, evaluar sus síntomas y estado de salud, y darle instrucciones y apoyo durante el aislamiento y el monitoreo de sus síntomas. Esta interacción es el primer paso para revisar los antecedentes de actividad de la persona diagnosticada con COVID-19 mientras cursaba la infección e identificar a las personas (contactos) que pueden haber estado expuestas al COVID-19.

El rastreo de contactos es el proceso de notificar a las personas (contactos) de su posible exposición al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, proporcionar información acerca del virus y conversar sobre sus síntomas y otra información relevante. Además, se les dan instrucciones para que cumplan una cuarentena y monitoreen sus síntomas, así como apoyo y derivaciones para pruebas de detección, servicios médicos y otros servicios de apoyo esenciales, según corresponda.

Los procesos de investigación de casos y rastreo de contactos ayudan a prevenir una mayor transmisión de la enfermedad, ya que permiten apartar a las personas que tienen (o podrían tener) una enfermedad infecciosa de las personas que no la tienen. La identificación rápida, la cuarentena voluntaria y el monitoreo de los contactos expuestos al SARS-CoV-2 pueden romper de manera eficaz la cadena de contagios y prevenir una mayor propagación del virus en una comunidad.

La clasificación de una persona como contacto cercano se basa en muchos factores y se debe evaluar caso por caso. En el contexto del COVID-19, la definición de contacto cercano es una persona que estuvo a menos de 6 pies de distancia de una persona diagnosticada con COVID-19 por un total de 15 minutos o más. Puede encontrar más información para determinar el riesgo de exposición en la página web de la Guía de salud pública de los CDC para casos de exposición comunitaria. La página destaca que: 1) los datos para la definición de contacto cercano son limitados. Los factores a considerar al definir contacto cercano incluyen la proximidad, la duración de la exposición (p. ej., un tiempo más largo de exposición aumenta el riesgo) y si la exposición fue a una persona con síntomas (p. ej., la tos probablemente aumente el riesgo de exposición). Además, aunque las investigaciones indican que las mascarillas pueden ayudar a evitar que las personas infectadas propaguen la infección, hay menos información con respecto a cuánta protección ofrecen las mascarillas a un contacto cercano a un paciente sintomático o asintomático. Por consiguiente, para determinar si una persona se considera contacto cercano, no se debe tener en cuenta si la persona con COVID-19 o el contacto tenían mascarilla. 2) No hay datos suficientes para definir con precisión el tiempo que constituye una exposición prolongada. Las recomendaciones sobre el tiempo de exposición varían, pero una exposición a menos de 6 pies por un total de 6 minutos o más es una definición operativa válida. Las interacciones breves tienen menos probabilidad de resultar en contagio; sin embargo, los síntomas y el tipo de interacción (por ejemplo, si una persona infectada tosió directamente en la cara de la persona expuesta) siguen siendo importantes. La evaluación de la exposición, más allá de los contactos cercanos, es una estrategia recomendada en el ámbito de ciertas IHE para controlar la transmisión del SARS-CoV-2​​​​​​​.

El SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19) puede causar una enfermedad sintomática y una infección asintomática entre poblaciones jóvenes y sanas. Las IHE pueden ser una posible fuente de brotes de COVID-19 debido a la cantidad de personas que se reúnen e interactúan con proximidad por periodos prolongados. Los ámbitos de las IHE tienen una población combinada de estudiantes, personal y cuerpo docente, que incluye desde personas jóvenes hasta adultos mayores, que pueden mantener interacciones estrechas en diversas redes con contacto cercano como aulas, bibliotecas, teatros, gimnasios, eventos sociales con comidas (p. ej., conferencias con refrigerios, mesas tipo bufé durante eventos en las IHE, sesiones de estudio y consumo de refrigerios, establecimientos gastronómicos), equipos deportivos, clubes, residencias estudiantiles, entornos laborales dentro del campus, transporte y fraternidades/hermandades. Estos entornos de interacción cercana, así como las actividades con contacto cercano como ciertos deportes, pueden aumentar el riesgo de transmisión del virus para la población de las IHE. Además, muchos campus también cuentan con centros de cuidados infantiles, centros de venta minorista o lugares abiertos a la población general. Se han notificado brotes de COVID-19 en IHE que se extendieron más allá de los propios estudiantes e incluyeron contactos del hogar y la comunidad.1 Además, los estudios de modelos han calculado que los casos nuevos de COVID-19 aumentan más rápidamente dentro del ámbito residencial de las IHE que en la población general.2 Se han modelado entornos residenciales de contacto cercano (dentro del campus y fuera del campus), clases de grupos grandes en entornos cerrados e interacciones frecuentes de grupos pequeños para demostrar que las cadenas cortas pero múltiples de infección pueden aumentar la probabilidad de propagación del virus. 3 Como resultado de esta red de contacto cercano, es importante usar la investigación de casos y el rastreo de contactos para identificar rápidamente a las personas que den positivo para el SARS-CoV-2, aquellas que han estado expuestas al virus y las que podrían tener riesgo de posible exposición. Este proceso de identificación es necesario para mitigar la transmisión y prevenir los brotes de SARS-CoV-2.

Los departamentos de salud son los encargados de encabezar las investigaciones de casos, los procedimientos de rastreo de contactos y las investigaciones de brotes. La investigación de casos y el rastreo de contactos en respuesta al COVID-19 trascienden las prácticas estándar. Los departamentos de salud de todo el país están ampliando sus programas de investigación de casos y rastreo de contactos con diferentes modelos de personal y soportes tecnológicos. Dada la gran cantidad de casos de COVID-19 notificados a los departamentos de salud, junto con la rapidez y la facilidad con la que se propaga el SARS-CoV-2, los recursos de los departamentos de salud pueden verse agotados. El trabajo conjunto de varios sectores puede ser una ventaja para ampliar el alcance y oportunidad de las iniciativas de investigación de casos y rastreo de contactos, para propiciar el aislamiento y cuarentena inmediatos de casos y contactos. Se recomienda especialmente que las IHE trabajen junto a los departamentos de salud ya que esto puede ayudar a limitar la propagación del COVID-19 en estos ámbitos y en las comunidades locales.

Consideraciones legales federales, estatales y locales

Todas las actividades de preparación y respuesta al COVID-19 se deben implementar de conformidad con las recomendaciones de salud pública de cada jurisdicción, y en línea con las leyes federales, estatales, tribales, locales y territoriales vigentes sobre el lugar de trabajo, así como las leyes federales de protección de la privacidad, como la Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA)ícono de sitio externo.

La autoridad y responsabilidad legales de la investigación de enfermedades contagiosas y el rastreo de contactos, otorgadas por leyes y normas y a menudo articuladas en los códigos de salud y seguridad, pertenecen a la esfera de los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales.

Los CDC recomiendan el trabajo conjunto entre las IHE y los departamentos de salud cuando se identifica un caso en un docente o estudiante de una IHE, y durante la investigación de posibles exposiciones al COVID-19 dentro de la IHE. Todas las actividades de apoyo en investigación de casos y rastreo de contactos realizadas por las IHE se deben abordar en coordinación y con acuerdo del departamento de salud.

Las actividades de rastreo de contactos permisibles entre menores pueden variar en gran medida según la jurisdicción, con base en las leyes estatales, tribales, locales y territoriales. Algunas jurisdicciones autorizan que personas de tan solo 12 años respondan preguntas médicas y de salud pública, mientras que en otras se debe solicitar autorización al padre, madre, tutor o encargado de los menores. Las IHE deben consultar a los funcionarios de salud pública y a sus asesores legales para determinar la mejor forma de abordar las investigaciones de casos y el rastreo de contactos que involucran a menores, además de las autorizaciones necesarias. Esto es particularmente importante con la implementación de modelos innovadores de rastreo de contactos, como las aplicaciones de proximidad, que identifican a personas que pudieron haber estado expuestas al COVID-19 al utilizar sus dispositivos electrónicos para registrar el tiempo que pasaron cerca de un caso. De conformidad con los parámetros legales estatales, tribales, locales y territoriales, es posible que ciertas IHE y departamentos de salud deban obtener el consentimiento de los padres, cuidadores o tutores para las actividades que se lleven a cabo con algunos o todos los menores, y con los estudiantes con discapacidades.

La Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA)ícono de sitio externo protege la privacidad de los registros de educación de los estudiantes, incluida su información de contacto. En términos generales, la FERPA prohíbe la divulgación de la información personal (PII, por sus siglas en inglés) de un estudiante incluida en los legajos educativos sin el consentimiento de los padres, en caso de que el estudiante sea menor de 18 años de edad, o del estudiante, si tiene al menos 18 años o asiste a un instituto de educación superior a cualquier edad. El Departamento de Educación de los EE. UU. publicó una sección de Preguntas frecuentes sobre la FERPA y la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) ícono de pdf[233 KB, 9 páginas]ícono de sitio externo para ayudar a los funcionarios de escuelas e IHE a proteger la privacidad de los estudiantes y aclarar cuáles son las divulgaciones de PII de legajos educativos aceptables de conformidad con la FERPA. Este documento destaca la excepción de la FERPA de "divulgar, sin consentimiento previo por escrito, PII del legajo educativo de un estudiante a las partes que correspondan en relación con una emergencia, si conocer esa información es necesario para proteger la salud o seguridad de un estudiante o de otras personas". En caso de que una IHE determine que existe una "amenaza pasible de ser informada y sustancial a la salud o seguridad del estudiante o de otra persona", como podría ser el caso en una emergencia de salud pública, esta información se puede divulgar a las autoridades de salud pública sin autorización previa de los padres. Al autorizar el acceso a la información de contacto de un estudiante disponible en su legajo educativo, la IHE debe dejar registrada en el legajo del estudiante la amenaza pasible de ser informada y sustancial en la que basó la decisión de divulgar su información, así como las partes (como el departamento de salud local) a la que se divulgó. Las IHE que tengan planes de participar en iniciativas de rastreo de contactos igual deberían considerar obtener el consentimiento de los estudiantes y/o sus padres antes de un brote con el objetivo de facilitar la transparencia y las divulgaciones que no están contempladas en la excepción de una emergencia de salud y seguridad. Los funcionarios de las IHE deben consultar a su asesor legal al preparar el formulario de consentimiento. El Departamento de Educación de los EE. UU. elaboró un formulario de consentimiento de FERPA de muestra ícono de pdf[233 KB, 9 páginas]ícono de sitio externo que las instituciones educativas pueden adoptar de manera voluntaria.

La confidencialidad es un componente básico de las iniciativas de investigación de casos y rastreo de contactos de los departamentos de salud. Como mínimo, las normas profesionales de cualquier agencia con acceso a información personal deben incluir proporcionar a los empleados información y/o capacitación adecuadas con respecto a las normas de confidencialidad y las reglamentaciones legales. Todo el personal que participa de actividades de investigación de casos y rastreo de contactos con acceso a dicha información debe firmar una declaración de confidencialidad que dé cuenta de su aceptación de los requisitos legales de no divulgar información relacionada con el COVID-19. El trabajo de ubicar y comunicarse con clientes y contactos cercanos se debe realizar de manera tal que preserve la confidencialidad y privacidad de todas las partes involucradas. Esto incluye no revelar el nombre del cliente a un contacto cercano, excepto que se haya otorgado autorización (preferentemente por escrito), y no dar información confidencial a terceros (como compañeros de cuarto, vecinos, familiares). Tenga en cuenta que todas las actividades e información reunidas por una IHE se deben limitar al entorno de la IHE y deben cumplir con las leyes y normas federales, estatales, tribales, locales y territoriales vigentes que rigen cuestiones médicas/de salud, de protección de la privacidad y de lugares de trabajo (p. ej., la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los EE. UU. [EEOC]ícono de sitio externo, la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades [ADA]ícono de sitio externo y la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación [Sección 504]ícono de sitio externo). La violación de la privacidad y confidencialidad puede resultar en la violación de leyes federales o estatales que protegen al público, y desgastar la confianza que el departamento de salud y la IHE construyeron con el estudiante, el personal y el cuerpo docente. Los recursos adicionales con los que podría familiarizarse incluyen la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA) de la Oficina de Derechos Civiles (OCR) del HHSícono de sitio externo, los boletines acerca del COVID-19 del HHS, y la compilación de planes de capacitación sobre los requisitos de protección de la información de salud de los CDC.

Otras consideraciones para las IHE tienen relación con su rol como empleadores. La guía de los CDC Investigación de casos y rastreo de contactos en lugares de trabajo que no pertenecen al sector de atención médica: información para empleadores describe los roles y responsabilidades de los departamentos de salud y de los empleadores en las actividades de investigación de casos y rastreo de contactos. Además, tal como recomiendan los CDC en la sección Estrategias para proteger al personal de escuelas de kínder a 12.º grado del COVID-19, todas las escuelas deben tener un plan vigente para proteger al personal, a los niños y a sus familias de la propagación del COVID-19, y un plan de respuesta en caso de que un estudiante, miembro del cuerpo docente o empleado dé positivo para el SARS-CoV-2. Si bien esta guía está dirigida a las escuelas de kínder a 12.º grado, se aplican los mismos principios al ámbito de las IHE. Consulte el sitio web de las Consideraciones para institutos de educación superior  para obtener información sobre cómo crear e implementar un Plan de operaciones de emergencia (EOP, por sus siglas en inglés). También hay recursos disponibles relacionados con el desarrollo de planes de operaciones de emergencia para las IHE, incluida una herramienta interactiva para crear uno, en el Centro de asistencia técnica de preparación y gestión de emergencias para escuelasícono de sitio externo. Una parte importante del EOP de una IHE es crear un plan para llevar adelante evaluaciones de riesgoícono de sitio externo iniciales y periódicas en la IHE para identificar riesgos de COVID-19, estrategias de prevención (p. ej., controles de ingeniería y administrativos o el uso de equipo de protección personal [EPP]), y para identificar riesgos nuevos o recurrentes. La guía interina de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA)ícono de sitio externo describe la política vigente de la OSHA con respecto al registro de enfermedades ocupacionales, específicamente casos de COVID-19. De conformidad con los requisitos de registro de la OSHA, el COVID-19 es una enfermedad de registro obligatorio y, por consiguiente, los empleadores son responsables de mantener un registro de los casos de COVID-19 que reúnen ciertos criterios entre sus empleados. Se recomienda a las IHE que consulten con frecuencia la guía de los CDC para el lugar de trabajo y la página web de la OSHA acerca del COVID-19ícono de sitio externo para ver información actualizada para las actividades de planificación y respuesta.

Se recomienda a las IHE que consulten sus guías, políticas y otros recursos legales, médicos, de salud y seguridad ocupacional y recursos humanos al elaborar e implementar planes de preparación, respuesta y control frente al COVID-19.

Roles y responsabilidades

El nivel de participación de las IHE en el proceso oficial de investigación de casos y rastreo de contactos del departamento de salud puede variar. Dependerá de las autoridades, responsabilidades y capacidades de sus departamentos de salud, de las normas y leyes federales, estatales, tribales, locales y territoriales, y de la capacidad de las IHE de participar en estas actividades.

Cuando el personal del departamento de salud investiga un caso, si toman conocimiento de que había una persona presente en la IHE donde se pudo haber producido el contacto cercano con otras personas (personal, cuerpo docente, estudiantes o miembros de la comunidad), el departamento de salud podría ponerse en contacto con el personal, el cuerpo docente, los estudiantes y otras personas de la IHE para informarles sobre posibles exposiciones. En algunas instancias, esto podría suponer obtener consentimiento de los padres, madres, tutores o cuidadores para poder contactar a todos los menores o a algunos de ellos.

El nivel de colaboración entre el departamento de salud y la IHE varía según cada situación. Las siguientes tres situaciones describen posibles medidas del departamento de salud si se identifica un caso en la IHE:

  • Pedir ayuda a la IHE para analizar el riesgo de transmisión del virus en la comunidad de la IHE, y ayudar a identificar exposiciones y contactos en el ámbito de la IHE. Esto puede incluir entrevistas iniciadas por el departamento de salud, visitas al establecimiento y revisiones de los registros de la IHE para identificar a los contactos cercanos que pudieron haber estado expuestos al virus y entender mejor el riesgo de transmisión. Tenga en cuenta que un "acuerdo" con el departamento de salud no facilita la divulgación de PII de legajos escolares sin estar contemplada en la excepción por emergencia de salud o seguridad de la FERPA.
  • Pedir a la IHE que identifique a los contactos entre la comunidad cercana de estudiantes, personal y cuerpo docente afectados por el caso. Si bien no es lo habitual, algunos departamentos de salud tienen o pueden celebrar acuerdos con los programas de salud ocupacional, medicina o con personal capacitado en salud y seguridad ocupacional de las IHE que pueden llevar adelante algunas de las tareas de rastreo de contactos en el ámbito de la IHE de manera formal y confidencial. En estas situaciones, para proteger la privacidad, los departamentos de salud deben asumir la responsabilidad de la investigación de casos y el rastreo de contactos fuera del ámbito de la IHE. Si las IHE están interesadas en este tipo de acuerdo, deben ponerse en contacto con anticipación con su departamento de salud para conversar sobre esta posibilidad y los detalles de la opción. Tenga en cuenta que un "acuerdo" con el departamento de salud no facilita la divulgación de PII de legajos escolares sin estar contemplada en la excepción por emergencia de salud o seguridad de la FERPA.
  • Realizar las tareas de rastreo de contactos sin involucrar directamente a la IHE. El departamento de salud puede decidir que no necesita asistencia ni información de la IHE. Es posible que eviten la participación directa porque podrían no tener los recursos para hacer el seguimiento con la IHE. También es posible que no esté autorizado a involucrar a una IHE debido a leyes estatales, tribales, locales o territoriales de protección de la privacidad que pueden limitar la participación de terceros en el rastreo de contactos sin el consentimiento del paciente correspondiente. En la medida de lo posible, los departamentos de salud deben notificar a las IHE cuando el rastreo de contactos está en proceso, incluso si no pueden darles más información.

Los administradores de las IHE pueden desempeñar un importante rol al establecer medidas preventivas para limitar la propagación del COVID-19 en el ámbito de las IHE, y trabajar de manera colaborativa y brindar apoyo en la investigación de casos y el rastreo de contactos cuando se identifica un caso.

Cómo pueden prepararse las IHE

Las IHE también deben estar preparadas para enfrentar brotes de COVID-19 en sus comunidades locales y eventos aislados de exposición en sus establecimientos. La Guía interina para administradores de instituciones de educación superior de los EE. UU. de los CDC brinda información para ayudar a los administradores de las IHE en la preparación y planificación de las estrategias de mitigación más apropiadas para su situación actual de modo de reducir al mínimo el riesgo y propiciar un entorno saludable. Esta guía sugiere que cuando un caso confirmado haya estado en el campus, más allá del nivel de transmisión en la comunidad, la IHE debe trabajar en coordinación con los funcionarios de salud pública para determinar los próximos pasos a seguir en la comunicación con los estudiantes, el personal y el cuerpo docente, y para decidir si es necesario cancelar las clases y/o cerrar edificios y establecimientos. Si bien muchas de las medidas básicas de planificación y respuesta al COVID-19 son las mismas para todas las escuelas e IHE, la estructura de cada IHE puede exigir soluciones individualizadas para la protección de los estudiantes, el personal y el cuerpo docente, particularmente en lo relacionado con la investigación de casos y el rastreo de contactos.

Los esfuerzos de investigación de casos y rastreo de contactos requieren un enfoque de varias aristas que permita detener la propagación de la enfermedad, lo que incluye entrevistar y brindar apoyo inmediato a los casos confirmados, identificar rápidamente a las personas expuestas, ayudar a los contactos a cumplir con la cuarentena y proporcionar acceso a pruebas de detección. Las IHE deben colaborar para garantizar que el personal, los estudiantes, el cuerpo docente y las familias se sientan cómodos y dispuestos a participar en el proceso de investigación de casos y rastreo de contactos. Una identificación rápida de las personas expuestas y la capacidad de compartir la información relevante de manera eficiente y manteniendo la confidencialidad es de importancia sustancial.

Es importante implementar planes, políticas y procedimientos operativos estándar para reducir la posibilidad de transmisión antes de la identificación de un caso, para poder facilitar una respuesta rápida. En algunas instancias, los departamentos de salud pueden tener tiempo limitado para participar de la planificación. Las IHE pueden comenzar a tomar medidas de preparación, independientemente de la participación del departamento de salud. Sin embargo, es esencial que se celebren acuerdos de colaboración con los departamentos de salud pública en el caso de las IHE que tengan la capacidad de asumir un rol más proactivo en la investigación de casos y el rastreo de contactos dentro del entorno de la IHE. Las siguientes son medidas que los administradores de las IHE pueden considerar para proteger a sus estudiantes, personal y cuerpo docente del COVID-19, y prepararse para colaborar con el departamento de salud en la investigación de casos y el rastreo de contactos cuando se identifica un caso.

Al prepararse para brindar apoyo en la investigación de casos y el rastreo de contactos, las IHE deben:

Designar a un administrador, contacto u oficina que se familiarice con los recursos locales, estatales, tribales, territoriales y nacionales para las IHE en relación con el COVID-19, y que asuma la responsabilidad de responder a inquietudes acerca del COVID-19 en la comunidad de la IHE.

Todos los estudiantes, docentes y miembros del personal de la IHE deben saber quién es este contacto y cómo comunicarse con él. Todas las comunicaciones se deben instrumentar a través de estas personas, para reducir la duplicación de tareas y los mensajes confusos. Determine si es necesario incorporar otro contacto para el cuerpo de estudiantes y sus familias, así como el mejor método de comunicación para documentar las inquietudes y las respuestas.


Familiarizarse con las leyes, regulaciones, directrices y políticas federales, estatales, tribales, locales y territoriales.

Los administradores de las IHE deben conocer las guías, herramientas y restricciones que podrían incidir en la investigación de casos y el rastreo de contactos (p. ej., la ley FERPA ícono de pdf[233 KB, 9 páginas]ícono de sitio externo, la guía de la OSHA ícono de pdf[1.7 MB, 35 páginas]ícono de sitio externo y la Guía de los CDC para el lugar de trabajo). Además, los parámetros legales varían según la jurisdicción en términos de autoridad (p. ej., el departamento de salud estatal, tribal, local y territorial con la responsabilidad principal) para llevar adelante el rastreo de contactos, los requisitos de seguridad de los datos y de confidencialidad, y las autorizaciones o restricciones de los programas (p. ej., consentimiento de menores, entidades independientes del departamento de salud que realizan actividades de investigación de casos y rastreo de contactos, o el uso de tecnología como herramientas de rastreo de proximidad). Incluso las diferencias locales en las características y tendencias de los casos de COVID-19 influyen en las políticas y procedimientos de investigación de casos, rastreo de contactos, aislamiento y cuarentena. Los CDC recomiendan a las IHE que contacten a su departamento de salud estatal, tribal, local y territorial para conocer las políticas y procedimientos locales.


Llevar adelante actividades de evaluación de riesgos y prevención en el lugar de trabajo.

Los empleadores deben propiciar un lugar de trabajo seguro y sano, libre de riesgos conocidos que puedan ocasionar la muerte o un daño físico grave. El COVID-19 es un riesgo nuevo en el lugar de trabajo de institutos de educación superior. Los administradores de las IHE deben realizar las evaluaciones de riesgoícono de sitio externo correspondientes para identificar posibles riesgos relacionados con el COVID-19. Luego deben implementar las combinaciones de controles correspondientes según la jerarquía de controles para limitar la propagación del COVID-19 en el entorno de la IHE. Las medidas de protección para instituciones de educación superior deberían elaborarse en colaboración con los funcionarios de salud pública. Las consideraciones sobre la implementación de ciertas medidas y cómo hacerlo deben incluir ajustes a la medida de las necesidades y circunstancias particulares de la IHE y la comunidad local. Las IHE pueden tomar las siguientes medidas:

  • Examinar la implementación de evaluaciones diarias de síntomas, como el control de la temperatura, a estudiantes, cuerpo docente y personal para identificar a las personas con signos o síntomas de COVID-19. Sin embargo, la evaluación para detectar síntomas por sí sola no evita que todas las personas con COVID-19 ingresen a la IHE porque ese tipo de evaluación no permite identificar a las personas con COVID-19 que podrían ser asintomáticas o presintomáticas.
  • Colaborar con los funcionarios de salud estatales, tribales, territoriales y locales para determinar si las condiciones locales indican que es necesario implementar una estrategia de realización de pruebas de detección mediante la cual se controlen los síntomas y la temperatura a diario para ingresar al campus. Si es así, determinar la mejor forma de establecer este tipo de programas.
  • Implementar estrategias de mitigación para ayudar a proteger a los estudiantes, cuerpo docente y personal, y desacelerar la propagación del COVID-19 según lo detallado en las Consideraciones para institutos de educación superior de los CDC. Las IHE pueden acceder a información adicional en el sitio web de los CDC para comprender mejor el riesgo de propagación del COVID-19 en los entornos no residenciales y residenciales (es decir, el alojamiento en el campus) de la IHE, y los diferentes modelos de enseñanza. Las IHE deben elaborar un plan para brindar los servicios necesarios en caso de requerir aislamiento o cuarentena, incluida la provisión de alojamiento y clases virtuales.
  • Considerar establecer políticas dentro de las aulas que promuevan el distanciamiento social y el uso de mascarillas faciales, de conformidad con las guías de los CDC. Si no se puede garantizar el distanciamiento social de al menos 6 pies con la modificación de la estructura de las aulas, considere políticas de asientos asignados o ubicar a los estudiantes en burbujas para limitar las exposiciones y facilitar su documentación. Se debe poner especial atención a las estrategias de distanciamiento social durante las actividades que podrían aumentar la exposición. Estas pueden incluir el esfuerzo físico y la respiración pesada durante sesiones de educación física, cantar en coros o los parlamentos en voz alta proyectada en clases de teatro, entre otros. Si es necesario tener más espacio para propiciar el distanciamiento social o la educación en grupos pequeños, considere todos los espacios seguros disponibles en la comunidad y cualquier alianza relevante con voluntarios para IHE debidamente aprobados que puedan brindar apoyo a los estudiantes y reducir al mínimo el tamaño de los grupos.
  • Analizar cómo se gestionará la asistencia y el distanciamiento físico en los diversos eventos en el campus (p. ej., eventos deportivos, ferias de empleo, programas de conferencias) y actividades grupales (p. ej., reuniones de grupos con intereses especiales, foros de autoridades estudiantiles, clubes, otras actividades extracurriculares), si se considera que se pueden llevar adelante estos eventos de manera segura. Si no es posible organizar eventos presenciales, se debe analizar la posibilidad de crear foros para reuniones y eventos virtuales.
  • Considerar implementar otras medidas para mantener entornos saludables y operaciones saludables (p. ej., intensificar las tareas de limpieza y desinfección), según lo establecido en las Consideraciones para institutos de educación superior.
  • Considerar la implementación de políticas que contribuyan a la identificación de contactos. Las consideraciones pueden incluir, entre otras: información fácilmente accesible acerca de la estructura de las aulas, barreras físicas y esquemas de asientos; implementación de políticas como tomar asistencia y registrar los asientos asignados en entornos grupales como el almuerzo, eventos deportivos, reuniones y viajes en autobús; listados de asistencia a clases, tutorías, grupos de estudio, actividades extracurriculares y eventos que sean fácilmente accesibles; e ingreso y salida con tarjeta electrónica para monitorear el acceso al edificio o sala (p. ej., la biblioteca, cafetería, gimnasio, servicios de consejeros).

Atender las inquietudes del personal, cuerpo docente, estudiantes, padres, madres, tutores y cuidadores de las IHE.

Una comunicación constante, que incluye atender a las inquietudes, puede ayudar a reducir la ansiedad que produce la participación en el rastreo de contactos antes de que se produzca un brote. Ofrecer mensajes sobre cómo funciona el rastreo de contactos, incluido el rol de los tutores, puede ayudar a generar confianza en el proceso, que será crítico para la comunidad.


Identificar los medios apropiados para garantizar la comunicación con todos los estudiantes, personal y cuerpo docente de las IHE de conformidad con la ley.
  • Es posible que sean necesarios diferentes métodos de comunicación (p. ej., las normas 508, letra grande, diversos idiomas, servicios de traducción para personas que no hablan inglés, Braille, lenguaje de señas estadounidense, subtitulado, descripciones en audio, lenguaje llano para personas con discapacidades de la vista, auditivas, cognitivas y de aprendizaje) para que los mensajes se transmitan de manera eficaz. Las IHE deberían analizar todos los medios de envío de mensajes disponibles, incluidas las comunicaciones escritas y electrónicas, redes sociales, reuniones, sistemas de gestión de la educación, actualizaciones o encuestas en todo el campus y otros foros o sistemas de comunicación para profesores, personal, estudiantes, padres, madres, tutores y cuidadores. Se deben poner a disposición dispositivos y servicios auxiliares para los estudiantes, padres, madres, tutores, cuidadores, personal y profesores con discapacidad, incluidos los que tienen dificultades de la vista y de audición. Las aplicaciones y programas de mensajería de texto pueden ser útiles para realizar el monitoreo de salud diario de los estudiantes, personal y cuerpo docente, o facilitar la notificación correspondiente si una sala o clase ha sido identificada como área de posible exposición.
  • Las autoridades de los centros de estudiantes y los grupos de intereses comunes pueden facilitar la educación entre pares y ofrecer mensajes con competencia cultural para fomentar la participación en las estrategias de mitigación (p. ej., usar mascarillas, practicar el distanciamiento social) y el rastreo de contactos. El alojamiento estudiantil de las IHE y los proveedores de alojamiento comunitario pueden alentar la colaboración con los funcionarios de salud pública ante la identificación de un caso para facilitar la recopilación de información de manera oportuna y precisa.

Instruir a los estudiantes, personal y cuerpo docente.

Las IHE deben adoptar una actitud proactiva para comunicar sus políticas sobre lo siguiente:

  • Cuándo quedarse en casa y otras medidas que los estudiantes y el personal pueden tomar para protegerse y prevenir la propagación del COVID-19. Se debe recomendar especialmente a los estudiantes, personal y docentes que se queden en casa si dan positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, presentan síntomas del COVID-19 o recientemente han tenido contacto cercano con una persona con COVID-19, incluidos los miembros de su hogar. Los estudiantes, miembros del personal o profesores que tengan familiares, compañeros de cuarto y otros contactos cercanos que hayan dado positivo para el SARS-CoV-2 deben seguir la guía correspondiente sobre el cumplimiento de la cuarentena y el monitoreo de sus síntomas. Las estrategias de mitigación que se implementan en las aulas se deben informar a las familias, al igual que las medidas que la IHE tiene previsto implementar para cooperar con los funcionarios de salud pública, respetando los derechos de los padres y los estudiantes.
  • Qué esperar si se identifica un caso de COVID-19, y la importancia de la investigación de casos y el rastreo de contactos para reducir la propagación del COVID-19. Brindar información acerca del proceso de investigación de casos y rastreo de contactos permite que los estudiantes, cuerpo docente y miembros del personal sepan qué esperar. De esta manera, todos estarán preparados para participar de las iniciativas del departamento de salud y ayudará al personal de las IHE que necesita cooperación para obtener los nombres y eventos y facilitar el rastreo de contactos. Los mensajes deben ser apropiados desde el punto de vista cultural y lingüístico, y estar enmarcados de manera que eviten el estigma y la discriminación. El sitio web de los CDC ofrece información para el público acerca de qué podría suceder durante el rastreo de contactos. Los CDC ofrecen recursos en idiomas que no son el inglés. Las IHE deben alentar al personal y cuerpo docente a colaborar para evitar la propagación del COVID-19 al trabajar con el departamento de salud para hablar sobre sus enfermedades, exposiciones y contactos. Para garantizar la consistencia de los mensajes en toda la comunidad local, los mensajes se deben coordinar con el departamento de salud.

Considerar cómo abordar los retos que podrían surgir en los diferentes grupos de edad y culturas.
  • Las IHE y los departamentos de salud deberán familiarizarse con las leyes de protección de la privacidad y la confidencialidad con respecto a la comunicación con menores, padres, madres y tutores respecto a la salud de un menor (p. ej., si tiene diagnóstico de COVID-19) y las intervenciones de salud pública (p. ej., el rastreo de contactos). Es posible que se deba obtener el consentimiento de los padres para la entrevista y las actividades de investigación de contactos con menores o estudiantes con discapacidad. Además, es posible que los estudiantes se resistan a compartir información acerca de sus redes sociales o grupos de pares, lo que puede generar dificultades a la hora de determinar los contactos cercanos.
  • Además, es importante que las investigaciones de casos y el rastreo de contactos se lleven adelante de manera culturalmente apropiada, que incluye involucrar a representantes de las comunidades afectadas ícono de pdf[80 KB, 3 páginas]. Estas poblaciones pueden incluir a minorías raciales y étnicas, miembros de naciones tribales, inmigrantes, refugiados y estudiantes de comunidades con ingresos más bajos. Establecer contactos especiales puede resultar útil en el marco de estas iniciativas, incluidas las personas que pueden traducir para los estudiantes y padres o cuidadores que podrían no hablar inglés. Las IHE pueden estar en posición de establecer normas sociales que propicien la investigación de casos y el rastreo de contactos e incluyan a las organizaciones o líderes estudiantiles como mensajeros para facilitar la educación entre pares y ofrecer mensajes efectivos y con competencia cultural que fomenten la colaboración con el departamento de salud.

Examinar las políticas de ausentismo y licencias.

Las políticas deben ser flexibles y no punitivas, y autorizar que los estudiantes, docentes y personal enfermos se queden en sus casas y alejados de otras personas, e incluir medidas de protección para personas con mayor riesgo de contraer COVID-19 y personas con ciertas discapacidades. Las políticas de ausentismo/licencia también deben tener en cuenta a los empleados que deben quedarse en casa con sus hijos si hay cierres de escuelas o establecimientos de cuidados infantiles, o si deben cuidar a un familiar enfermo. Evalúe la implementación de políticas no punitivas de "licencia por enfermedad en contexto de emergencia" para fomentar que los estudiantes, el personal y los docentes se queden en casa si están enfermos o si estuvieron expuestos a un caso de COVID-19.


Examinar las políticas de clases presenciales, clases a distancia y teletrabajo.

Para poder propiciar la educación presencial para adaptarse mejor a las aptitudes y métodos de aprendizaje de cada estudiante y cumplir con los requisitos de clase en clases prácticas y laboratorios, siempre que sea posible considere lo siguiente: crear políticas y prácticas de distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies o 2 metros) entre los estudiantes, el personal y los profesores, de conformidad con las recomendaciones de los CDC y otras autoridades federales, estatales, tribales, locales y territoriales; implementar horarios de clase o trabajo flexibles (p. ej., turnos escalonados); analizar si las plataformas o sitios de aprendizaje flexibles (p. ej., educación a distancia o teletrabajo) pueden cubrir las necesidades educativas de los estudiantes.


Consultar la guía para el manejo de otros brotes de enfermedades contagiosas en espacios reducidos de vivienda y la guía para que los establecimientos de vivienda compartida o grupal puedan identificar las medidas para prevenir la propagación del COVID-19.

El alojamiento en el campus, incluidas las residencias y apartamentos, representan retos en cuanto a la transmisión de la enfermedad, la investigación de casos y el rastreo de contactos dado que muchas personas viven muy cerca entre sí. Los miembros del personal de asistencia residencial (p. ej., asistentes residenciales, directores de apartamentos) brindan apoyo y monitoreo a los estudiantes de manera rutinaria, y pueden ser recursos útiles para facilitar la cooperación entre los residentes y asistir en la recolección de información durante las actividades de investigación de casos y rastreo de contactos. La documentación de los eventos y otras actividades realizados en edificios residenciales también puede ayudar a documentar el historial completo de exposición.


Familiarizarse con los requisitos de notificación de casos de COVID-19 y con los procedimientos locales.

Todos los casos presuntos y confirmados de COVID-19 se deben notificar inmediatamente al departamento de salud estatal, tribal, local o territorial. Este es un requisito legal de notificación para las IHE que prestan servicios médicos. Las variables de definiciones de casos y de datos centrales para la notificación están normalizadas a nivel nacional. Sin embargo, en algunos casos, los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales modificaron los requisitos de notificación a nivel local para propiciar una mejor evaluación de los factores de riesgo y optimizar su capacidad de priorizar los casos de mayor riesgo de presentar complicaciones graves o de propagación.


Familiarizarse con los recursos del departamento de salud.

Para hacerlo, puede acceder a los sitios web de los departamentos de salud para conocer los recursos e identificar un punto de contacto. Iniciar una comunicación con el departamento de salud puede aportar mayor claridad acerca del proceso de investigación de casos y rastreo de contactos, el posible rol y responsabilidades del departamento de salud y el personal de la IHE, y los programas de salud y seguridad ocupacional que puede haber disponibles para ayudar si se llegara a identificar un caso.


Garantizar que la información de contacto y los registros de asistencia de los estudiantes de la IHE estén actualizados.

Los cambios en la situación de vida de los estudiantes y la interrupción de las clases en la primavera a causa del COVID-19 pueden haber dificultado aún más que las IHE sepan dónde viven sus estudiantes y/o cómo contactar a sus familiares y cuidadores. Así se haga manualmente o con soporte tecnológico, como el Sistema de Información de Estudiantes, mantener estos registros actualizados será fundamental para la comunicación, la prevención y las investigaciones.

Cuando hay un caso de COVID-19 presunto o confirmado

Cuando un estudiante, miembro del personal o miembro del cuerpo docente es un caso presunto o confirmado de COVID-19, las IHE deben:

¡Tomar medidas!

Seguir los criterios de notificación de la jurisdicción para notificar el caso de inmediato y facilitar la inmediata activación de la gestión de casos, el rastreo de contactos y los protocolos locales de mitigación de riesgos. Se recomienda la investigación de los casos probables y confirmados en laboratorio. Debido al potencial de propagación (exposición de grandes cantidades de personas), las IHE y los departamentos de salud necesitarán trabajar con agilidad para iniciar el proceso de notificación de contactos. Una comunicación franca y oportuna es clave para prevenir una mayor transmisión, y propicia la intervención inmediata.


Seguir las guías y los protocolos correspondientes para facilitar el autoaislamiento y otras recomendaciones para los estudiantes, el personal o los docentes con COVID-19 presunto o confirmado.

Se recomienda a los administradores que deriven el manejo médico de estudiantes, personal y docentes sintomáticos a proveedores de atención médica y departamentos de salud, y que indiquen cuándo pueden regresar de manera segura a clases o al trabajo.

  • Si en el campus o durante la evaluación diaria de síntomas se identifica un estudiante, empleado o docente con síntomas que concuerdan con los del COVID-19, se deben tomar las siguientes medidas:
    • La IHE tiene la oportunidad de acelerar la derivación de las personas sintomáticas a un proveedor de atención médica para que reciba una evaluación clínica y le hagan la prueba de detección, si corresponde.
    • Importante: No todas las personas que están enfermas ni las que se identifican a través de la evaluación de síntomas se derivan para la realización de pruebas de detección o, si les hacen pruebas, dan positivo o reciben el diagnóstico de COVID-19.
  • Si se identifica un diagnóstico probable o confirmado de COVID-19 en un estudiante, empleado o miembro del cuerpo docente, se deben tomar las siguientes medidas:
  • Si se diagnostica a un estudiante con COVID-19 probable o confirmado en laboratorio a través del centro de salud de la escuela, se deben tomar las siguientes medidas:
    • Notificar de inmediato el caso al departamento de salud, de conformidad con los protocolos de notificación estatales, tribales, locales o o territoriales y respetando la Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA). Este es un requisito legal de notificación para las IHE que prestan servicios médicos.
    • Las variables de definiciones de casos y de datos centrales para la notificación están normalizadas a nivel nacional. Sin embargo, en algunos casos, los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales modificaron los requisitos de notificación a nivel local para propiciar una mejor evaluación de los factores de riesgo y optimizar su capacidad de priorizar los casos de mayor riesgo de presentar complicaciones graves o de propagación.
  • Si entre el personal o los docentes se diagnostica un caso probable o confirmado en laboratorio de COVID-19 a través del programa de servicios de salud ocupacional de la IHE, se deben tomar las siguientes medidas:
    • Notificar de inmediato el caso al departamento de salud, de conformidad con los protocolos de notificación estatales, tribales, locales o o territoriales.
    • Garantizar el cumplimiento de las leyes de protección de la privacidad y las normas de la OSHA federales, estatales, tribales, locales o territoriales al notificar el caso y determinar los pasos a seguir en la investigación de casos y el rastreo de contactos de estudiantes, personal y docentes.
  • Si se han identificado casos de COVID-19 entre residentes del alojamiento comunitario en el campus, trabaje junto a los funcionarios de salud pública para tomar precauciones adicionales.
    • Es posible que sea necesario trasladar a las personas con COVID-19 a ubicaciones de alojamiento temporal. Estas personas deberán autoaislarse y será necesario monitorear el empeoramiento de sus síntomas de acuerdo con la guía de los funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales o territoriales. Los contactos cercanos de las personas con COVID-19 también podrían necesitar alojamiento temporal para ponerse en autocuarentena y monitorear sus síntomas. Consulte a los funcionarios de salud pública para determinar cuándo, cómo y a dónde trasladar a los residentes enfermos. Encontrará información sobre cómo brindar atención en el hogar a las personas con COVID-19 que no requieren hospitalización en el sitio web de los CDC.
    • Los residentes identificados con COVID-19 o identificados como contactos de personas con COVID-19 no deberían ser enviados necesariamente a sus viviendas permanentes fuera del campus. Enviar a los residentes enfermos a sus hogares permanentes podría ser inviable, plantear desafíos logísticos o presentar riesgo de transmisión a otras personas, ya sea durante el trayecto hasta la casa o una vez allí. Las IHE deberían trabajar junto a los funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales o territoriales para determinar el alojamiento adecuado para el periodo en el cual necesitan autoaislarse o ponerse en cuarentena y monitorear sus síntomas o el empeoramiento de sus síntomas.

Recolectar información acerca del ámbito de las IHE para colaborar en la investigación de casos y el rastreo de contactos.

Una de las medidas más útiles que puede tomar una IHE para ayudar es preparar y proporcionar rápidamente información y registros que contribuyan a la identificación de posibles contactos, lugares de exposición y recomendaciones de mitigación. La colaboración del departamento de salud con la administración de las IHE para obtener información directa de otras personas con habitaciones compartidas, espacios de convivencia compartidos, horarios de clase, comidas compartidas o actividades extracurriculares acelerará el rastreo de contactos. La información oportuna, precisa y práctica es clave para notificar a las personas de una posible exposición y para iniciar la cuarentena voluntaria de las personas expuestas, para interrumpir la propagación del COVID-19.

  • La información específica del ámbito de una IHE puede incluir, entre otros datos, los horarios de clases presenciales y a distancia, las listas de clases y de asignación de asientos, las burbujas de enseñanza, las sesiones de tutorías y de consejeros escolares, las listas de asistencia a actividades extracurriculares y eventos, así como información sobre establecimientos y servicios de comidas en las IHE.
  • La documentación del nombre y ubicación de estudiantes, padres, madres, tutores, familias, docentes, personal, asesores, acompañantes y participantes de eventos extracurriculares (p. ej., eventos deportivos, eventos de animadoras, competencias de debate, eventos de autoridades estudiantiles), incluidos los nombres de los coordinadores de los eventos y de otras IHE, cuando se producen encuentros de varias IHE en un mismo lugar, también constituye información importante que se debe mantener y, cuando sea necesario y permisible, compartir.
  • Puede encontrar otros ejemplos de información útil para tener a mano en la Herramienta interina adaptable para evaluación y respuesta de control de infecciones en el lugar de trabajo (WICAR, por sus siglas en inglés) en ámbitos que no son de atención médica - Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)ícono de pdf
  • Tenga en cuenta que todas las actividades e información reunidas por una IHE se deben limitar al entorno de la IHE y deben cumplir con las leyes y normas federales, estatales, tribales, locales y territoriales vigentes que rigen cuestiones médicas/de salud, de protección de la privacidad y de lugares de trabajo.

Implementar políticas flexibles y no punitivas

Brinde apoyo a los estudiantes, docentes y personal con diagnóstico de COVID-19 y con posible exposición al COVID-19 para que puedan quedarse en casa y apartados de otras personas, de conformidad con la Guía de los CDC, y según lo recomendado por su proveedor de atención médica.


Garantizar la privacidad y confidencialidad de las personas diagnosticadas con COVID-19 o con posible exposición al COVID-19

Esto es crítico para mantener la confianza de los estudiantes, el personal y los docentes, y es esencial en términos de cumplimiento de la normativa.

Colaborar con el departamento de salud en el rastreo de contactos

Los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales tienen la autoridad legal para completar el rastreo de contactos.  Las actividades de las IHE deben complementar las del departamento de salud para garantizar que todas las personas expuestas queden documentadas de manera segura y reciban el seguimiento correspondiente. Siempre que sea posible, las IHE y los departamentos de salud deben implementar políticas y procedimientos antes de la identificación de un caso dentro del establecimiento. Las IHE que tengan el interés, la experiencia y los recursos para adoptar un rol proactivo en la investigación de casos y el rastreo de contactos en el ámbito de la IHE deben adoptar las siguientes medidas al planificar la implementación de programas dentro de la IHE para apoyar la investigación de casos de COVID-19 y el rastreo de contactos correspondiente:

  • Definir los roles, responsabilidades, requisitos de comunicación, notificación y obtención de datos junto a los departamentos de salud e iniciar acuerdos formales, según corresponda. Hay muchos tipos diferentes de IHE (p. ej., grandes universidades con establecimientos residenciales y de atención médica dentro del campus, escuelas pequeñas con poblaciones que regresan a diario a sus hogares), y muchas estructuras diferentes de participación del personal/cuerpo docente (p. ej., docentes adjuntos, personal contratado), los estudiantes (p. ej., pasantías, prácticas externas, prácticas de docencia, rotaciones clínicas) y la comunidad (p. ej., salas de conciertos dentro de la IHE, venta minorista, parques de investigación). En función de la estructura de la IHE y de su presencia dentro de la comunidad, el nivel de interacción con la comunidad variará. Por lo general, el alcance de la investigación de casos y el rastreo de contactos en una IHE se limita a sus estudiantes, personal y docentes. Es esencial que las IHE y los departamentos de salud trabajen juntos para garantizar el rastreo de contactos entre miembros de la comunidad, y que puedan trabajar estrechamente con los funcionarios de la ciudad/condado para elaborar comunicaciones conjuntas con respecto a posibles lugares de exposición dentro de la comunidad.
  • Conocer los Códigos de Salud y Seguridad relacionados con la investigación de casos y el rastreo de contactos, la ADA, la sección 504, la salud ocupacional, la FERPA y otras leyes, regulaciones y guías relevantes. Consulte con los programas de salud ocupacional para determinar las políticas y prácticas relacionadas con el personal y los docentes de las IHE.
  • Identificar al personal de la IHE adecuado para encabezar, supervisar y garantizar la calidad de las actividades de investigación de casos y rastreo de contactos.
  • Identificar al personal adecuado para realizar las actividades de investigación de casos y rastreo de contactos. Por lo general, los departamentos de salud coordinan con programas médicos y de salud ocupacional o con personal de salud y seguridad ocupacional capacitado que pueden llevar adelante formalmente y de manera confidencial algunos aspectos del rastreo de contactos. Las IHE deben garantizar el cumplimiento de las normas de la OSHA y de las leyes de protección de la privacidad federales, estatales, tribales, locales y territoriales en la selección del personal y en la implementación de las actividades de investigación de casos y rastreo de contactos entre los estudiantes, el personal y los docentes.
  • Ofrecer capacitación con información y competencias al personal que lleva adelante la investigación de casos y el rastreo de contactos. El sitio web de los CDC tiene recursos de capacitación. Las IHE deben garantizar que las capacitaciones y los recursos estén coordinados con los departamentos de salud locales para mantener la cohesión del programa dentro de la jurisdicción.
  • Definir roles y responsabilidades de los programas/clínicas de salud ocupacional de la IHE y los centros de salud para estudiantes, y distinguir entre el rol de los proveedores de atención médica que tienen responsabilidad sobre la notificación de casos y el rol de los asesores de investigación de casos, rastreo de contactos y respuesta a brotes cuando se identifican casos de COVID-19 en el ámbito de la IHE. Las IHE deben garantizar el cumplimiento de las leyes de salud ocupacional y de protección de la privacidad federales, estatales, tribales, locales y territoriales al determinar las responsabilidades específicas de la clínica de la IHE y del personal del centro de salud estudiantil hacia los estudiantes, el personal y los docentes durante la investigación de casos de COVID-19, el rastreo de contactos y la respuesta a brotes.
  • Garantizar la capacitación sobre confidencialidad, privacidad y seguridad de los datos y que todo el personal involucrado en la investigación de casos y el rastreo de contactos firme un acuerdo de confidencialidad. Conocer las leyes de protección de la privacidad y confidencialidad de los pacientes a nivel federal, estatal, tribal, local y territorial debe ser una prioridad. Si desea obtener más información sobre cuestiones de confidencialidad, consulte la guía de los CDC sobre Confidencialidad y consentimiento.
  • Elaborar políticas y procedimientos para la investigación de casos y el rastreo de contactos entre estudiantes, personal y docentes. Los administradores de las IHE y los funcionarios de salud pública deben trabajar de manera coordinada para determinar cuál es la información necesaria para notificar correctamente a estudiantes, personal o docentes que pudieron haber estado expuestos, quién es la persona indicada para proporcionar esta información y cómo se puede proporcionar de manera segura. Las IHE deben revisar la Guía interina sobre cómo elaborar un plan de investigación y rastreo de contactos por un caso de COVID-19, Investigación de casos y rastreo de contactos en lugares de trabajo que no pertenecen al sector de atención médica: información para empleadores y otros Recursos para el rastreo de contactos para obtener más información a la hora de elaborar políticas y procedimientos.
  • Revisar junto a los funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales o territoriales cuáles son los datos necesarios para la investigación de casos y para identificar los mejores métodos de obtener la información necesaria. Los sistemas de gestión de datos administrativos de cada IHE difieren en gran medida en términos de diseño y accesibilidad. El departamento de salud puede proporcionar la información relevante para la investigación de casos y el rastreo de contactos. Hay porciones de información personal específicas, como el número de teléfono, los datos demográficos y el horario de clases, que aumentan mucho la velocidad en la que los funcionarios de salud pueden completar el proceso de notificación de exposición. Garantizar la privacidad y confidencialidad de las personas con diagnóstico de COVID-19, así como de las personas que pudieron estar expuestas, es crítico para mantener la confianza de los estudiantes, los docentes y el personal. Utilizar métodos seguros (como correos electrónicos seguros, portales de notificación, FTP seguros, etc.) para transferir la información de contacto a los departamentos de salud evitará la publicación no autorizada de información privada.
  • El personal del departamento de salud puede ofrecer capacitaciones o terminología para conversar correctamente sobre los casos y las exposiciones sin revelar información de identificación personal. Las IHE deben identificar al personal necesario para obtener y transmitir la información y estar preparadas para responder, como mínimo, las siguientes preguntas:
    • ¿Cuánto tiempo les llevará identificar a todas las personas en un aula o espacio compartido en un horario en particular? ¿Cómo obtendrán esta información del sistema de datos de la IHE? ¿Los contactos se deben identificar de a uno por vez o pueden acceder a información sobre exposición grupal (por ejemplo, todos los estudiantes de un aula)?
    • ¿Cuánto les lleva determinar si hay comidas compartidas? ¿De qué manera obtendrán esta información?
    • ¿Cómo se documentan o registran las actividades extracurriculares?
    • ¿Cómo se identificarán los contactos en los hogares y quién realizará la notificación de las exposiciones y las derivaciones relacionadas en los diferentes ámbitos (p. ej., compañeros de cuarto en la residencia actual, incluidas viviendas estudiantiles y comunitarias; familiares, incluidos niños que puedan asistir a otras escuelas, programas de cuidados infantiles y otros espacios de educación temprana, y otros parientes)?
  • La tecnología puede facilitar la investigación de casos, el monitoreo de síntomas y el rastreo de contactos, pero no puede reemplazar al personal a cargo de las entrevistas, el asesoramiento y de brindar apoyo a las personas afectadas por el COVID-19. Hay dos tipos principales de tecnología que pueden contribuir al proceso de rastreo de contactos: las herramientas de manejo de casos, que optimizan la información obtenida de los sistemas de vigilancia, la obtención de datos, y ofrecen herramientas de gestión de personal (como el monitoreo de síntomas automatizado por SMS de casos y contactos), y las herramientas de rastreo de proximidad y notificación de exposición, que son herramientas voluntarias de las que las personas pueden excluirse, y permiten mejorar el alcance del rastreo de contactos tradicional a través de Bluetooth o GPS. Se deben evaluar las herramientas digitales usadas para facilitar el rastreo de contactos para garantizar que cumplan con las normas federales, estatales, tribales, locales y territoriales, y se deben considerar, elaborar e implementar dichas herramientas en coordinación con los funcionarios de salud pública, junto con la inclusión de planes de evaluación sólidos. Si desea obtener más información, consulte las directrices de los CDC para la implementación y el uso de herramientas digitales para mejorar el sistema tradicional de rastreo de contactosícono de pdf.

Las IHE pueden ser un recurso excelente

Las IHE con experiencia relevante pueden ser un excelente recurso para los departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales mientras avanzan con la investigación de casos y el rastreo de contactos en respuesta al COVID-19.

En algunas casos, esta asociación adopta la forma de participación colaborativa mientras que en otras situaciones se deberán establecer acuerdos formales para garantizar el cumplimiento de los códigos de salud y seguridad estatales, tribales, locales y territoriales con respecto a la autoridad para llevar adelante la investigación de casos y el rastreo de contacto, y garantizar la privacidad, confidencialidad y seguridad de los datos. Existen diversas áreas en las que las IHE pueden ser un recurso valioso para los departamentos de salud a la hora de mejorar la investigación de casos y el rastreo de contactos, entre ellas:

  • Mejorar las habilidades para la investigación de casos y el rastreo de contactos. La experiencia del cuerpo docente de las IHE en programas de salud pública, epidemiología y respuesta a brotes puede ser beneficiosa para la elaboración de programas de capacitación a distancia. La experiencia adicional en la elaboración de módulos interactivos de capacitación sobre el desarrollo de habilidades que respalden la competencia cultural, la resiliencia de los pacientes o clientes, y que alienten las conductas de búsqueda de atención médica puede ser beneficiosa para mejorar las habilidades comunicativas de los investigadores de casos y rastreadores de contactos.
  • Evaluación de programas de investigación de casos y rastreo de contactos. El cuerpo docente de las IHE con experiencia en la evaluación de programas puede ser un recurso increíblemente valioso durante las iniciativas de respuesta al COVID-19. La colaboración en la evaluación de los procesos y resultados de la investigación de casos y el rastreo de contacto, la mejora continua de la calidad y la identificación de las prácticas más prometedoras son esenciales para la implementación de un programa eficaz.
  • Prestación de asistencia técnica para mejorar los resultados de la investigación de casos y el rastreo de contactos. Ciertas IHE tienen experiencia en áreas como la participación comunitaria y el desarrollo de comunidades de práctica, o un profundo conocimiento de los factores culturales que enfrentan las naciones tribales, los refugiados, los inmigrantes, los migrantes y otras poblaciones vulnerables, como las comunidades de bajos ingresos. Mientras los departamentos de salud toman medidas para elaborar programas de investigación de casos y rastreo de contactos con servicios más competentes desde el punto de vista cultural, la asistencia técnica de expertos en la materia puede ayudar a perfeccionar los mensajes y herramientas utilizados por el programa. Los miembros del personal de las IHE también pueden asociarse con los departamentos de salud para actuar como facilitadores y propiciar el diálogo con las comunidades afectadas.
  • Provisión de personal para los programas de investigación de casos y rastreo de contactos del departamento de salud. Algunas IHE han elaborado acuerdos formales con departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales para proporcionar personal a medida que se avanza con la investigación de casos y el rastreo de contactos. Las leyes y regulaciones que determinan las concesiones y restricciones en cuanto a la implementación de la investigación de casos y el rastreo de contactos varían según cada jurisdicción. Por lo tanto, los roles y responsabilidades de las IHE en la investigación de casos y el rastreo de contactos deberían discutirse y establecerse en conjunto con el personal de los departamentos de salud estatales, tribales, locales o territoriales antes de la iniciación de las actividades. Estos acuerdos pueden adoptar diversas formas, entre ellas:
    • IHE que aceptan hacerse cargo de administrar e implementar la investigación de casos y el rastreo de contactos de casos de COVID-19 probables y confirmados entre los estudiantes, miembros del personal y cuerpo docente;
    • IHE que llevan a cabo actividades de rastreo de contactos de casos específicos en la comunidad relacionadas con casos que se identificaron a través de los estudiantes, el personal y el cuerpo docente de las IHE;
    • IHE que llevan a cabo tareas en nombre del departamento de salud, con una responsabilidad más amplia que implica asistir en la administración e implementación del rastreo de contactos en toda la comunidad;
    • IHE que ofrecen oportunidades (p. ej., fuerza de trabajo voluntario) y políticas (p. ej., créditos académicos por las horas de actividad proporcionadas) para alentar a los estudiantes, miembros del personal y cuerpo docente con experiencia relevante (p. ej., epidemiología, salud pública, salud comunitaria, estudiantes de enfermería, estudiantes de medicina) a apoyar los programas de investigación de casos y rastreo de contactos de los departamentos de salud;
    • Los estudiantes, miembros del personal o docentes interesados en adquirir experiencia en respuesta al COVID-19 pueden trabajar por turnos con el programa de investigación de casos o rastreo de contactos de los departamentos de salud.

Los CDC alientan las asociaciones entre las IHE y los departamentos de salud para mejorar la ampliación de la infraestructura de investigación de casos y rastreo de contactos. Los estudiantes, miembros del personal y docentes de las IHE pueden ser un activo valioso en la investigación de casos y el rastreo de contactos dentro de las IHE. Se puede considerar el reclutamiento de estudiantes de programas de salud pública dado que tendrán conocimientos básicos sobre principios epidemiológicos, y también podrían tener experiencia en el trabajo conjunto con los departamentos de salud estatales, tribales, locales o territoriales. Los estudiantes de organizaciones que representan a minorías o grupos étnicos, poblaciones estudiantiles y otras poblaciones con tasas de casos desproporcionadas, o comunidades de difícil acceso con bajos ingresos, podrían ser activos valiosos a la hora de mejorar la competencia cultural del personal a cargo de la investigación de casos y el rastreo de contactos. Las autoridades de las organizaciones estudiantiles que son líderes confiables del campus y comprenden la importancia y confidencialidad del proceso de rastreo de contactos también podrían constituir una fuerza de trabajo eficaz. Independientemente de la estructura, la planificación colaborativa, la identificación clara de roles y responsabilidades, la capacitación integral y el aseguramiento permanente de la calidad son esenciales para el éxito de las actividades de investigación de casos y rastreo de contactos.

Referencias

1. Lewis M, Sanchez R, Auerbach S, et al (2020). MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2020;69:830-835. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6926e1ícono de sitio externo.

2. Gressman P and Peck J (2020). Simulating COVID-19 in a University Environment Retrieved from: https://arxiv.org/pdf/2006.03175.pdf ícono de pdf[PDF - 30 páginas]ícono de sitio externo

3. Weeden K and Cornwell B (2020). The Small World Network of College Classes: Implications for Epidemic Spread on a University Campus. Consultado en: https://biology.usu.edu/covid19/weedencornwell_small_world_campus.pdf ícono de pdf[27 páginas, 2.3 MB]ícono de sitio externo

Última actualización: 21 de oct. del 2020