Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Guía para instituciones de educación superior (IHE)

Guía para instituciones de educación superior (IHE)
Actualizado el 7 de feb. del 2022
ícono de alerta

Como consecuencia de una orden judicial y con vigencia inmediata al 18 de abril del 2022, queda sin efecto la orden de los CDC del 29 de enero del 2021 que exigía el uso de mascarillas en los medios de transporte público y en los centros de transporte público. Por consiguiente, los CDC ya no obligan a cumplir la orden, aunque por el momento siguen recomendando a las personas el uso de mascarillas en medios de transporte públicos y centros de transporte cerrados.

Las nuevas recomendaciones de los CDC sobre los niveles de COVID-19 en las comunidades concuerdan con las precauciones para los entornos educativos y otros entornos comunitarios. Los CDC están actualizando esta página con estas nuevas recomendaciones. Las actualizaciones se publicarán aquí a medida que estén disponibles.

Puntos clave

Esta guía complementa y no reemplaza ninguna ley, norma o regulación de salud y seguridad federal, estatal, tribal, local o territorial a la que deban acogerse las IHE.

  • Esta guía ofrece recursos que los administradores de las IHE pueden usar para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2 entre los estudiantes, docentes y miembros del personal.
  • Los administradores de las IHE pueden ayudar a proteger a los estudiantes, docentes y miembros del personal, y desacelerar la propagación del COVID-19, al alentar la vacunación y utilizar la Guía para IHE de los CDC.
  • Las IHE pueden ayudar a incrementar la aceptación de la vacuna entre los estudiantes, docentes y miembros del personal al brindar información sobre la vacunación contra el COVID-19, promover la confianza y seguridad de la vacuna y establecer políticas y prácticas favorables para que vacunarse sea lo más fácil y práctico posible.
  • Las IHE pueden desempeñar un rol fundamental al ofrecer y promover la vacunación para ayudar a aumentar la proporción de estudiantes, docentes y miembros del personal que están vacunados a fin de ayudar a desacelerar la propagación del COVID-19 y prevenir las interrupciones de la enseñanza presencial.
  • Los CDC recomiendan que todas las personas usen mascarillas en espacios cerrados en público en áreas de transmisión sustancial o alta.
  • Los CDC recomiendan que el tiempo de aislamiento sea de 5 días como mínimo para todas las personas y que la cuarentena dure como mínimo cinco días completos para quienes no están al día con sus vacunas contra el COVID-19. Las personas que están gravemente enfermas por el COVID-19 y las personas con el sistema inmunitario deprimido podrían tener que aislarse en su casa por más tiempo. Para obtener más detalles, vea Cuarentena y aislamiento.
  • Las viviendas compartidas (por ejemplo, los dormitorios) en instituciones de educación superior se consideran entornos grupales de bajo riesgo debido al menor riesgo de resultados graves de salud (como hospitalizaciones y muertes) asociados a los adultos jóvenes. Por lo tanto, los CDC recomiendan que las viviendas compartidas en los entornos de IHE sigan la guía para el público general sobre cuarentena y aislamiento.
  • Las IHE deben implementar una estrategia de realización de pruebas de evaluación a la llegada como mínimo para las personas que no están al día con sus vacunas antes del comienzo de cada semestre, incluidas aquellas que viven fuera del campus.
  • Las IHE deben comenzar a realizar más pruebas de evaluación en serie entre estudiantes, docentes y miembros del personal como mínimo para quienes no están al día con sus vacunas, además de propiciar una rápida investigación de casos y rastreo de contactos en el contexto de transmisión moderada, sustancial o alta en la comunidad.

Resumen de los cambios recientes

  • Se actualizó la guía para reflejar las nuevas recomendaciones de aislamiento para las personas con COVID-19 y las recomendaciones para las personas que han tenido contacto cercano con alguien con COVID-19, incluso en el caso de viviendas compartidas (como dormitorios), las cuales se consideran entornos grupales.
  • Se actualizó la guía para eliminar la guía específica para las IHE donde todas las personas están completamente vacunadas y la guía para las IHE donde no todas las personas están completamente vacunadas.
  • Se actualizó la guía para que las viviendas compartidas en las IHE consideren las pruebas de detección generalizadas si el rastreo de contactos se vuelve difícil de gestionar.
  • Se actualizó la guía para reflejar las recomendaciones más recientes sobre los tipos de mascarillas y las recomendaciones sobre el uso de mascarillas.

Ver actualizaciones anteriores

Introducción

Esta guía está dirigida a todas las instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés) que brindan educación o instrucción más allá del nivel de la escuela secundaria, como institutos de formación profesional y universidades, lo que incluye institutos comunitarios y técnicos.

Los administradores de las IHE pueden determinar —en colaboración con los funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales y territoriales , y de conformidad con las leyes vigentes— cómo implementar la guía de los CDC a la vez que consideran las necesidades y circunstancias de las IHE dentro del contexto de su comunidad local. Los administradores de las IHE deben tener en cuenta las consideraciones de equidad en la salud para promover el acceso justo a la salud. Esta guía no reemplaza ninguna ley, norma o regulación de salud y seguridad federal, estatal, tribal, local o territorial vigente a la que deban acogerse las IHE.

El Departamento de Educación ofrece un manual complementario de esta guía: ED COVID-19 Handbook Volume 3: Strategies for Safe Operation and Addressing the Impact of COVID-19 on Higher Education Students, Faculty, and Staff ícono de PDF[4.87 MB, 57 páginas]ícono de sitio externo

Estrategias de prevención para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en las IHE

Hay múltiples factores que deberían fundamentar la óptima implementación de estrategias de prevención estratificadas por parte de las IHE. Idealmente, se debe considerar tanto la población directa del campus como la comunidad circundante. Los principales factores a considerar son:

  • El nivel de transmisión en la comunidad del COVID-19
  • La cobertura de vacunación contra el COVID-19 en la comunidad y entre los estudiantes, docentes y personal
  • La exigencia sobre la capacidad del sistema de salud en la comunidad
  • La accesibilidad a recursos de pruebas virales de detección del COVID-19 para docentes, personal y estudiantes
  • El uso de un programa de pruebas virales de evaluación del COVID-19 para docentes, estudiantes y miembros del personal. La realización de pruebas de detección ofrece una importante capa de prevención, especialmente en áreas con niveles moderados, sustanciales o altos de transmisión en la comunidad
  • Los brotes de COVID-19 o la tendencia al aumento de casos en la IHE o la comunidad circundante

Analice estos factores con los socios locales o estatales de salud pública. En las IHE pueden producirse y se producen brotes. Una planificación cuidadosa puede ayudar a las IHE a tomar decisiones acerca de las estrategias y medidas a tomar para limitar la transmisión, evitar los brotes cuando sea posible y contener los brotes cuando ocurran.

Estrategias de prevención

Los administradores de las IHE deben crear programas y políticas que faciliten la adopción e implementación de estrategias de prevención para desacelerar la propagación del COVID-19 en las IHE y en la comunidad local. Se deben implementar estrategias de prevención basadas en evidencia, incluida la vacunación, y estratificarlas en los entornos de las IHE. Las estrategias clave de prevención incluyen:

Los CDC recomienda que todas las personas usen una mascarilla común bien ajustada o una mascarilla de respiración en todos los entornos públicos cerrados en áreas de transmisión sustancial o alta en la comunidad.

Ofrecer y promover la vacunación contra el COVID-19

Las IHE pueden desempeñar un rol fundamental al ofrecer y promover la vacunación para ayudar a aumentar la proporción de estudiantes, docentes y miembros del personal que están vacunados a fin de ayudar a desacelerar la propagación del COVID-19 y prevenir las interrupciones de la enseñanza presencial.

La vacunación es la principal estrategia de prevención para proteger a las personas del COVID-19. Hay cada vez más evidencia de que las personas que están al día con sus vacunas tienen un riesgo sustancialmente menor de enfermarse gravemente y morir a causa del COVID-19 en comparación con las personas no vacunadas. Los CDC recomiendan que todos los docentes, miembros del personal y estudiantes se vacunen lo antes posible y se mantengan al día con sus vacunas,lo que incluye recibir una dosis de refuerzo cuando sean elegibles.

Cuando se producen infecciones en personas vacunadas, el cuadro de la enfermedad tiende a ser más leve que entre aquellas que no están vacunadas. Incluso las personas vacunadas que están infectadas pueden ser infecciosas y pueden propagar el virus a los demás. Para reducir el riesgo de infectarse por el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y propagarlo a otras personas, los estudiantes, maestros y miembros del personal deben seguir implementando estrategias de prevención estratificadas.

Las IHE pueden ayudar a incrementar la aceptación de las vacunas entre los estudiantes, docentes y miembros del personal al brindar información y acceso a las vacunas contra el COVID-19, promover la confianza y seguridad en las vacunas y establecer políticas y prácticas favorables para que vacunarse sea lo más fácil y práctico posible. Los administradores de las IHE pueden consultar el Programa de vacunación en el lugar de trabajo de los CDC y usarlo como guía para prepararse para la vacunación en el campus.

Para aumentar el acceso a las vacunas, las IHE pueden:

  • Ofrecer el servicio de vacunación en el lugar en los establecimientos de las IHE o centros locales de vacunación a través de asociaciones (p. ej., clínicas de salud ocupacionales y estudiantiles actuales, clínicas temporales de vacunación administradas por las IHE, clínicas móviles de vacunación convocadas por las IHE).
  • Evaluar organizar una clínica de vacunación masiva o establecer centros de vacunación más pequeños en el campus para promover la vacunación.
  • Conectarse con su departamento de salud o sistema de salud local o estatal para conocer las opciones disponibles.
    • Si aún no está trabajando con su departamento de salud local o estatal, considere contactarlo para que le ayuden a promover e implementar la vacunación dentro de la comunidad de la IHE. El departamento de salud local o estatal puede asistir con la coordinación de las clínicas de vacunación y ofrecer su experiencia de vacunación local.
    • Consulte la Guía de los CDC para ayudar a planificar las clínicas de vacunación organizadas en ubicaciones satélite, temporales o externas.
    • Consulte el sitio web de la American College Health Associationícono de sitio externo para acceder a una compilación de guías y recursos para organizar clínicas de vacunación masiva y otras mejores prácticas.
  • Usar comunicadores de confianza para promover la vacunación, entre ellos estudiantes actuales y exalumnos.
  • Ofrecer varias ubicaciones y horarios de vacunación para adaptarse a la agenda laboral y académica de los estudiantes.
  • Facilitar el acceso a servicios de vacunación externos en la comunidad (p. ej., farmacias, clínicas móviles de vacunación instaladas en diferentes lugares de la comunidad, asociaciones con departamentos de salud locales, centros de atención médica y otras clínicas comunitarias, asociaciones con organizaciones estudiantiles).
    • Visite vacunas.gov para saber en qué lugares de la comunidad pueden vacunarse los estudiantes e identificar ubicaciones cerca del campus.
    • Ofrezca transporte gratuito a centros de vacunación externos a los estudiantes que lo necesiten.
  • Ofrecer opciones flexibles y favorables de licencia por enfermedad (p. ej., licencias por enfermedad remuneradas), de conformidad con las leyes vigentes y las políticas de la IHE, a los empleados con efectos secundarios después de la vacunación. Vea las consideraciones posteriores a la vacunación de los CDC para lugares de trabajo.
  • Ofrecer opciones flexibles de ausencias justificadas a los estudiantes que se vacunen y a aquellos que presenten efectos secundarios después de la vacunación.

Para promover la vacunación, las IHE pueden:

  • Crear mensajes educativos para campañas de vacunación que permitan generar confianza con respecto a las vacunas, y considerar el desempeño de líderes y atletas estudiantiles como voceros.
  • Pedirles a estudiantes y otras organizaciones respetadas en las comunidades de las IHE que ayuden a generar confianza en las vacunas contra el COVID-19 y promuevan los beneficios de vacunarse.
  • Pedirles a los estudiantes, docentes y miembros del personal que promuevan las iniciativas de vacunación en sus grupos sociales y comunidades.

Ciertas comunidades y grupos se han visto desproporcionadamente afectadas por el COVID-19 y por los resultados adversos de la enfermedad, y es posible que algunas comunidades tengan experiencias previas que afecten su confianza en el sistema de atención médica. La confianza en las vacunas puede diferir entre los estudiantes, docentes y miembros del personal. Los administradores de las IHE deben adaptar las comunicaciones e involucrar a comunicadores confiables de la comunidad, incluidos aquellos con presencia en medios sociales, para promover la vacunación entre quienes tienen dudas acerca de vacunarse contra el COVID-19.

Las IHE deben involucrar de forma integral a las redes de las IHE para establecer y promover un entorno de vacunación que sea seguro y equitativo para todos los estudiantes, docentes y miembros del personal. Es posible que algunos estudiantes, docentes o miembros del personal no puedan recibir la vacuna contra el COVID-19 por condiciones o razones médicas o de otro tipo. Las IHE deberán establecer estrategias de prevención, adaptaciones y políticas para los estudiantes, docentes o miembros del personal que no puedan vacunarse.

Las IHE pueden considerar verificar el estado de vacunación de sus estudiantes, docentes y miembros del personal. Los administradores pueden establecer protocolos de verificación del registro de vacunación de conformidad con las leyes locales y estatales.

Vea el Kit de herramientas sobre la vacuna contra el COVID-19 para instituciones de educación superior (IHE), institutos comunitarios de formación profesional y escuelas técnicas para obtener más información.

Uso constante y correcto de mascarillas

Cuando las personas usan una mascarilla bien ajustada de forma constante y correcta, protegen a los demás y se protegen a sí mismas. El uso de mascarillas correcto y constante por parte de quienes no están al día con sus vacunas es imprescindible en espacios cerrados y entornos con acumulación de personas, y cuando no es posible mantener el distanciamiento físico. Los CDC ofrecen información sobre los diferentes tipos de mascarillas y mascarillas de respiración.

  • Espacios cerrados: todas las personas de 2 años de edad o más que no están al día con sus vacunas contra el COVID-19 deben usar correctamente una mascarilla bien ajustada en espacios públicos cerrados, independientemente del nivel de transmisión en la comunidad. Todas las personas que están al día con sus vacunas contra el COVID-19 deben usar una mascarilla en espacios públicos cerrados en áreas de transmisión sustancial o alta en la comunidad.
    • Puede optar por usar mascarilla más allá del nivel de transmisión en la comunidad, si usted o algún miembro de su hogar tiene un mayor riesgo de enfermarse gravemente o tiene el sistema inmunitario debilitado, o si alguien en su hogar no está al día con las vacunas contra el COVID-19 o no es elegible para recibir las vacunas contra el COVID-19.
    • Los entornos públicos cerrados incluyen salones de clase, corredores, patios de comidas y cualquier otro ámbito dentro o fuera del campus donde interactúen miembros de diferentes hogares (a los compañeros de habitación se los puede considerar como miembros de un mismo hogar).
  • Al aire libre: en términos generales, no es necesario el uso de mascarillas al aire libre. En áreas de transmisión sustancial o alta, las personas podrían optar por usar una mascarilla al aire libre cuando tienen contacto cercano sostenido con otras personas, especialmente si:

Todas las personas también deben seguir usando mascarillas bien ajustadas cuando así lo requieran las leyes, reglas y regulaciones federales, estatales, tribales, locales o territoriales, incluida la guía local para empresas y lugares de trabajo.

Las IHE que implementen políticas de uso universal de mascarillas deben contemplar excepciones para las siguientes categorías de personas:

  • Personas con discapacidades que no pueden usar mascarilla, o que no pueden usarla de manera segura debido a una discapacidad, de conformidad con la definición de la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (42 U.S.C. 12101 et seq.).
  • Personas para quienes usar una mascarilla implicaría algún tipo de riesgo para su salud en el lugar de trabajo, seguridad o funciones laborales según lo determinado por las directrices o regulaciones federales de seguridad en el lugar de trabajo correspondientes.

Distanciamiento físico

Practicar el distanciamiento físico significa mantener un espacio de al menos 6 pies (aproximadamente el largo de 2 brazos extendidos) entre personas no convivientes tanto en espacios cerrados como al aire libre. En general, los CDC recomiendan que las personas que no están al día con sus vacunas contra el COVID-19 sigan practicando el distanciamiento físico, en especial si tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Pruebas para detectar el COVID-19 

Las pruebas de evaluación pretenden identificar a personas infectadas que son asintomáticas y no tienen exposición conocida, presunta ni notificada al SARS-CoV-2. Ayudan a identificar casos desconocidos a fin de tomar medidas para evitar la transmisión posterior. La realización de pruebas de evaluación puede tener una mayor utilidad en áreas con niveles sustanciales o altos de transmisión en la comunidad, en áreas con baja cobertura de vacunación y en escuelas donde no se implementan otras estrategias de prevención. Realizar pruebas de detección con mayor frecuencia puede aumentar la efectividad, pero es necesario evaluar la factibilidad de incrementar la realización de pruebas de detección en las escuelas. Para que sean más eficaces, las pruebas de evaluación deben ofrecer resultados rápidamente (dentro de las 24 horas). La realización de pruebas de evaluación debe llevarse a cabo de manera tal que garantice la capacidad de preservar la confidencialidad de los resultados y resguardar la privacidad de los estudiantes, docentes y miembros del personal.

Pruebas de evaluación en personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 para la identificación temprana, el aislamiento y la prevención de enfermedades

En el entorno de las IHE con circulación frecuente de estudiantes, docentes y miembros del personal entre la IHE y la comunidad, realizar pruebas de evaluación a la llegada al inicio de cada semestre junto con pruebas de evaluación en serie puede ayudar a prevenir o desacelerar la propagación del COVID-19. Un estudio sugiere que el 96 % de las infecciones podría evitarse si se realizaran pruebas de evaluación rutinarias en los campus universitarios además de respetar el distanciamiento físico en forma generalizada y cumplir con las políticas que exigen el uso obligatorio de mascarillas.6 También podría considerarse incentivar la realización de pruebas de detección (como exigir realizarse una prueba de detección para asistir a ciertas actividades presenciales).

  • Los estudiantes, docentes y miembros del personal que se hayan infectado por el SARS-CoV-2 y, por lo tanto, hayan tenido COVID-19 confirmado en laboratorio en los últimos 90 días pueden abstenerse de las pruebas de evaluación de rutina.

Antes del comienzo de cada semestre, las IHE deben implementar las pruebas de evaluación a la llegada como mínimo para todos los estudiantes que no están al día con sus vacunas, incluidos aquellos que viven fuera del campus. Las IHE también deben considerar implementar las pruebas de evaluación a la llegada como mínimo para los docentes y miembros del personal que no estén al día con sus vacunas. En entornos de evaluación donde se utilizan pruebas de antígenos, se recomienda realizar pruebas NAAT confirmadas en laboratorio a las personas que den positivo si no presentan síntomas de COVID-19 ni tienen una exposición reciente conocida a alguien con COVID-19. Para realizar la interpretación de los resultados de las pruebas de detección, vea el algoritmo de pruebas de antígenos ícono de pdf[458 KB, 1 página].

En áreas de baja transmisión en la comunidad, realizar pruebas de detección en los chequeos a la llegada al comienzo de cada semestre podría ser suficiente. En áreas de transmisión moderada en la comunidad, los CDC recomiendan que las IHE implementen tanto la realización universal de pruebas de detección en los chequeos a la llegada como la realización generalizada de pruebas de evaluación en serie al menos cada semana si se dispone de capacidad suficiente. En áreas de transmisión sustancial o alta en la comunidad, los CDC recomiendan implementar la realización universal de pruebas de evaluación a la llegada y la realización generalizada de pruebas de evaluación en serie al menos dos veces por semana si se cuenta con la capacidad necesaria. Ver tabla 1.

Independientemente del nivel de transmisión en la comunidad, en el contexto de un brote en una IHE, los CDC recomiendan que se comience a realizar una mayor cantidad de pruebas de evaluación en serie entre los estudiantes, docentes y miembros del personal como mínimo para quienes no están al día con sus vacunas, además de propiciar una rápida investigación de casos y rastreo de contactos. La realización de pruebas de muestras aleatorias de estudiantes, docentes y miembros del personal asintomáticos es una estrategia válida para aumentar la posibilidad de detectar brotes.7 También podrían implementarse pruebas adicionales ante indicios de un aumento de la transmisión en la comunidad (p. ej., a partir de los resultados positivos de las pruebas de vigilancia de aguas residuales).

Si no se dispone de suficiente capacidad para realizar pruebas, se puede considerar la posibilidad de realizar pruebas de detección generalizadas de grupos específicos (p. ej., realizar pruebas a todos los estudiantes de una determinada residencia estudiantil según la densidad del alojamiento o si se detecta un grupo) o realizar pruebas en serie con menor frecuencia para poder identificar y aislar rápidamente a las personas contagiosas. La realización de pruebas de detección en conjunto es otra estrategia que podría reducir la carga de pruebas.

Las estrategias de realización de pruebas de detección también pueden incluir una mayor disponibilidad de pruebas para las personas asintomáticas que con frecuencia tienen contacto con los estudiantes, docentes y miembros del personal (p. ej., las personas que trabajan en las empresas que prestan servicios a la comunidad donde se encuentra la IHE) o que suelen visitar el campus (p. ej., en los lugares de culto de la comunidad, cafeterías públicas), pero que no están formalmente afiliadas a la IHE, además de las iniciativas de pruebas de diagnóstico y evaluación.

Tabla 1. Posibles medidas con base en el nivel de indicador de la comunidad
Estrategia de prevención Transmisión
baja1
Azul
Transmisión
moderada
Amarillo
Transmisión
sustancial
Anaranjado
Transmisión
alta
Rojo
Implementar chequeos a la llegada generalizados
Implementar la realización universal de pruebas de evaluación a la llegada y la realización generalizada de pruebas de evaluación como mínimo para las personas que no están al día con sus vacunas al menos semanalmente
Implementar la realización universal de pruebas de evaluación a la llegada y la realización generalizada de pruebas de evaluación dos veces a la semana como mínimo para las personas que no están al día con sus vacunas

1Niveles de transmisión en la comunidad definidos según la cantidad total de casos nuevos cada 100 000 personas en los últimos 7 días (nivel bajo, 0-9; moderado, 10-49; sustancial, 50-99; alto, ≥100) y el porcentaje de pruebas de detección positivas en los últimos 7 días (nivel bajo, <5 %; moderado, 5-7,9 %; sustancial, 8-9,9 %; alto, ≥10 %).

Cualquier persona que experimente síntomas de COVID-19 debe realizarse una prueba de detección del COVID-19, independientemente de que haya tenido un contacto cercano conocido e independientemente de su estado de vacunación. Consulte la guía de los CDC sobre Cuarentena y aislamiento para obtener más información.

Mantener entornos saludables (aumentar la ventilación y la limpieza)

Mejorar la ventilación es una importante estrategia de prevención del COVID-19 para las IHE. Junto con otras estrategias de prevención, las prácticas e intervenciones de ventilación con fines de protección pueden reducir la concentración de partículas virales transportadas por el aire y disminuir la dosis viral total para los ocupantes.

Para obtener información más específica acerca del mantenimiento y uso de los equipos de ventilación y otras consideraciones de ventilación, consulte:

Puede encontrar recomendaciones de ventilación adicionales para diferentes tipos de edificios de IHE en la guía para escuelas y universidades de la American Society of Heating, Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE) ícono de pdf[1.92 MB, 41 páginas]ícono de sitio externo.

Lavado de manos y protocolo de higiene respiratoria

​​​​​​​Las IHE deben fomentar comportamientos saludables, como el lavado de manos y el protocolo para la higiene respiratoria, a fin de reducir la propagación de enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19. Las IHE pueden colocar ayudas visuales como afiches sobre el lavado de manos, autoadhesivos y otros materiales en áreas de gran visibilidad. Pueden descargar e imprimir material sobre el lavado de manos, o solicitar material gratuito sobre el lavado de manos de los CDC a través de CDC-INFO a pedido.

Quedarse en casa si está enfermo y hacerse una prueba de detección

Los estudiantes, docentes y miembros del personal con síntomas de alguna enfermedad infecciosa, como la influenza (gripe) o el COVID-19, deben quedarse en casa y ser remitidos a su proveedor de atención médica para realizarse una prueba de detección y recibir la atención necesaria, independientemente de su estado de vacunación. Que las personas con COVID-19 se queden en su casa es esencial para evitar infecciones en las escuelas y prevenir la propagación del virus entre otras personas.

La duración del aislamiento depende de muchos factores, entre ellos si los síntomas han mejorado y la gravedad de la enfermedad. Las personas con COVID-19 presunto o confirmado deben consultar la guía actual de los CDC sobre aislamiento para obtener más información sobre cómo aislarse de forma segura. Además, las IHE pueden implementar políticas y prácticas flexibles, no punitivas y favorables de licencia por enfermedad que fomenten que los docentes y miembros del personal enfermos se queden en su casa sin temor a represalias, pérdida de su salario o pérdida de su nivel laboral, y ofrecer ausencias justificadas para los estudiantes enfermos. Las IHE deben asegurarse de que los docentes y miembros del personal conozcan y comprendan estas políticas. Si la IHE no tiene un programa de realización de pruebas de evaluación de rutina, la capacidad de hacer pruebas rápidas de detección en el lugar podría facilitar el diagnóstico de COVID-19 y fundamentar la necesidad de poner en cuarentena a los contactos cercanos e implementar el aislamiento correspondiente.

Nota: Las personas gravemente enfermas a causa del COVID-19 (incluidas aquellas que fueron hospitalizadas o requirieron cuidados intensivos o asistencia respiratoria) y las personas con el sistema inmunitario deprimido podrían tener que aislarse en su casa por más tiempo. Posiblemente también deban realizarse una prueba viral para determinar cuándo pueden volver a estar cerca de otras personas. Los CDC recomiendan un periodo de aislamiento de 10 días como mínimo y 20 días como máximo para las personas que estuvieron gravemente enfermas por COVID-19 y para las personas con el sistema inmunitario debilitado. Consulte con su proveedor de atención médica para saber cuándo puede volver a estar cerca de otras personas.

Someterse a una prueba de detección del COVID-19 cuando los síntomas son compatibles con los del COVID-19 ayudará a agilizar el rastreo de contactos y prevenir la posible propagación en las escuelas, especialmente si no se han implementado estrategias clave de prevención (uso de mascarillas y práctica del distanciamiento físico).

Evaluación de síntomas

Aliente a los estudiantes, docentes y miembros del personal a realizarse evaluaciones diarias de salud para detectar síntomas de enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19. Aliente a los estudiantes, docentes y miembros del personal que presenten signos o síntomas de enfermedades infecciosas a quedarse en casa si están enfermos y/o solicitar atención médica. Se puede utilizar el autoverificador de COVID-19 para decidir cuándo realizarse una prueba de detección del COVID-19 o solicitar atención médica. Si se realiza la evaluación de síntomas, asegúrese de que la evaluación de síntomas se lleve a cabo de manera segura, respetuosa y de conformidad con las leyes de privacidad y confidencialidad federales, estatales, locales o territoriales vigentes.

Rastreo de contactos combinado con cuarentena

La rápida implementación de la investigación de casos ícono de pdf[603 KB, 1 página] y el rastreo de contactos puede ayudar a interrumpir la cadena de transmisión y prevenir una mayor propagación del virus en el entorno de las IHE y la comunidad. Las IHE deben facilitar el aislamiento de los estudiantes, miembros del personal, educadores, contratistas o voluntarios con COVID-19 presunto o confirmado e informar de inmediato al departamento de salud. Todas las actividades de investigación de casos de COVID-19 y rastreo de contactos deben llevarse a cabo de conformidad con los requisitos y guías locales, y las leyes de privacidad federales, estatales, locales o territoriales vigentes. Las IHE deben trabajar estrechamente con las autoridades de salud pública estatales, tribales, locales y territoriales para establecer criterios sobre cuándo deberían pasar a las clases remotas, si es necesario.

Las personas que tuvieron contacto cercano con alguien con COVID-19 deberían seguir las recomendaciones de los CDC para protegerse y proteger a los demás. Las recomendaciones para que los contactos cercanos cumplan la cuarentena y se realicen las pruebas de detección variarán según el estado de vacunación y el diagnóstico previo de COVID-19 dentro de los últimos 90 días.

Visite la página de los CDC Cuarentena y aislamiento por el COVID-19 para obtener una guía general sobre la cuarentena. Si desea conocer las recomendaciones específicas para las viviendas compartidas (por ejemplo, dormitorios), vea la sección sobre viviendas compartidas más abajo.

Limpieza y desinfección

Cuándo limpiar

Limpiar con productos que contienen jabón o detergente reduce la presencia de gérmenes sobre las superficies y objetos al eliminar los contaminantes y podría debilitar o dañar algunas de las partículas del virus, lo que reduce el riesgo de infección a través de las superficies.

Limpiar las superficies de alto contacto y los objetos de uso compartido una vez al día por lo general es suficiente para eliminar los virus que puedan tener las superficies, excepto que haya habido una persona con COVID-19 confirmado o presunto presente en su establecimiento. Desinfectar (con desinfectantes de la Lista N de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. [EPA])ícono de sitio externo elimina cualquier microbio que pueda quedar en las superficies, lo que reduce incluso más el riesgo de propagación de infecciones. Para obtener más información sobre cómo limpiar su establecimiento regularmente y cómo limpiar su establecimiento cuando alguien está enfermo, vea Cómo limpiar y desinfectar su establecimiento.

Cuándo desinfectar

Puede optar por limpiar con más frecuencia o por desinfectar (además de realizar la limpieza) en los espacios compartidos si se dan ciertas condiciones que pueden aumentar el riesgo de infección por tocar las superficies, por ejemplo:

Si hubo una persona enferma o con resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19 en su establecimiento dentro de las últimas 24 horas, debe limpiar Y desinfectar el espacio.

Uso seguro de desinfectantes

Siempre lea y siga las instrucciones sobre cómo usar y guardar los productos de limpieza y desinfección. Ventile el espacio cuando usa estos productos.

Siempre siga las prácticas estándar y respete las normas mínimas de limpieza y desinfección que rigen en su establecimiento. Para obtener más información sobre cómo limpiar y desinfectar, vea Cómo limpiar y desinfectar su establecimiento.

Más consideraciones para las IHE

Esta sección está dirigida a todas las IHE independientemente de sus políticas de vacunación contra el COVID-19. Las consideraciones incluidas aquí ayudarán a las IHE a prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas entre los estudiantes, docentes, miembros del personal y visitantes.

Espacios de alojamiento y uso común

Las viviendas compartidas (como los dormitorios) en el entorno de las IHE se considera alojamiento compartido. Las personas que viven y trabajan en este tipo de viviendas pueden enfrentar algunos retos con el distanciamiento físico y otras estrategias de prevención para evitar la propagación del COVID-19. Las viviendas compartidas incluyen una amplia gama de entornos, como dormitorios, apartamentos, condominios, residencias estudiantiles o para docentes/miembros del personal, y residencias universitarias. Los compañeros de habitación pueden considerarse como grupo familiar y no necesitan usar mascarillas ni mantener el distanciamiento físico dentro de la "unidad doméstica" (p. ej., habitación de la residencia estudiantil) a menos que alguien de esa "unidad doméstica" presente síntomas o haya dado positivo en la prueba de detección.

Consideraciones sobre aislamiento, cuarentena y rastreo de contactos para viviendas compartidas

Aunque las viviendas compartidas en el ámbito de las IHE son entornos grupales, se las considera entornos grupales de bajo riesgo debido al menor riesgo de resultados graves de salud (como hospitalizaciones y muertes) asociados a los adultos jóvenes. Por lo tanto, los CDC recomiendan que las viviendas compartidas en el ámbito de las IHE sigan la guía sobre aislamiento y cuarentena para la población general.

En circunstancias específicas en las que la población estudiantil podría tener mayor riesgo de resultados graves, las IHE pueden optar por seguir la guía sobre aislamiento y cuarentena para entornos grupales de alto riesgo, la cual recomienda periodos de 10 días tanto para el aislamiento como para la cuarentena. Las IHE deben sopesar el riesgo potencial de seguir esa guía con el impacto que estas medidas podrían tener en el bienestar de los estudiantes, como su capacidad de participar en las clases presenciales, acceder al servicio de comidas o interactuar a nivel social.

Para obtener más información, visite la página sobre Cuarentena y aislamiento de los CDC.

El rastreo de contactos es una herramienta útil para ayudar a contener los brotes de la enfermedad. En circunstancias en las que el rastreo de contactos no resulta práctico, las IHE deben considerar implementar programas de realización generalizada de pruebas de detección como los implementados en otros entornos grupales, entre ellos instituciones correccionales y entornos de servicios para personas sin hogar, para identificar infecciones y ayudar a evitar que el COVID-19 se siga propagando. Por ejemplo, esto podría significar realizar pruebas de detección a toda una residencia cuando se registra un caso en lugar de tratar de identificar a todos los contactos cercanos.

Las IHE también deben considerar:

  • Establecer cohortes, como grupos de dormitorios o pisos de dormitorios que no se mezclan con otras cohortes, para reducir al mínimo la transmisión entre cohortes y facilitar el rastreo de contactos. Todas las unidades que comparten un baño deben incluirse en una cohorte.
  • Cerrar o limitar la capacidad de los espacios compartidos de uso común como comedores, salas de juego, gimnasios y salones, si es posible, para evitar la mezcla de personas que no pertenecen a la cohorte y que no están al día con sus vacunas.
  • Limite el acceso al edificio de personas no residentes, incluidos invitados externos y visitantes no esenciales, a los dormitorios y salones de la residencia.

Discapacidades y otras necesidades de atención médica

  • Las personas con discapacidades deben ser alentadas enérgicamente a vacunarse e integrarse al entorno social y de aprendizaje más adecuado con las adaptaciones correspondientes.
  • Los centros de recursos para discapacitados deberían revisar las políticas y procedimientos para evaluar/analizar la necesidad de ofrecer nuevas adaptaciones, modificaciones y asistencia a los estudiantes debido a los cambios realizados en respuesta a la pandemia de COVID-19.
  • Evalúe los enfoques individualizados de prevención del COVID-19 que podría ser necesario implementar para algunas personas con discapacidades.
  • Ofrezca adaptaciones a las personas que podrían tener dificultades para usar mascarillas, como algunas personas con discapacidades o ciertas afecciones. Contemple excepciones en la política de uso de mascarillas de las IHE. Las personas preocupadas por su capacidad de usar las mascarillas de forma constante y correcta deben consultar a su proveedor de atención médica o al centro de recursos para discapacitados de la IHE para conocer las adaptaciones y alternativas sugeridas.
  • Asegúrese de que los estudiantes con discapacidades puedan acceder a la educación en todo momento a medida que implementa estrategias de prevención para reducir los casos de COVID-19.
  • Aliente a todos los estudiantes, docentes y miembros del personal a hablar con el centro de recursos para discapacitados de la IHE sobre las adaptaciones que podrían necesitar.

Animales de servicio y otros animales en los edificios del campus

Congregaciones, eventos y visitantes

Los entornos con grandes aglomeraciones siguen representando un mayor riesgo de transmisión entre personas que no están al día con sus vacunas, especialmente cuando reúnen a personas cuyo estado de vacunación se desconoce que además pertenecen a diferentes comunidades donde la transmisión en la comunidad es alta. ​​​​​​​Las personas que no están al día con sus vacunas deben seguir evitando las reuniones numerosas, pero si optan por asistir a ellas, deben usar mascarillas que se ajusten bien al rostro y les cubran la nariz y la boca, mantener el distanciamiento físico y practicar una buena higiene de manos. En el caso de las IHE con campus mixtos, se debe priorizar la enseñanza presencial por encima de las actividades extracurriculares, incluidos los deportes y los eventos escolares, para reducir al mínimo el riesgo de transmisión en las escuelas y proteger las clases presenciales.

Servicio de comidas y comedores comunales

No hay ninguna evidencia que sugiera que se puede transmitir el COVID-19 al manipular alimentos o comer. Sin embargo, consumir refrigerios, bocadillos y comidas con personas que no viven en el mismo hogar puede aumentar el riesgo de propagar el COVID-19 porque se deben quitar las mascarillas para comer o beber.

  • Promueva las medidas preventivas. ​​​​​​​Exija que el personal y los voluntarios se laven las manos, y aliente a los comensales a lavarse las manos o usar un desinfectante de manos a base de alcohol (antes y después de servir alimentos o comer). En comedores cerrados, las personas que no están al día con sus vacunas deben usar una mascarilla bien ajustada cuando no estén comiendo o bebiendo. Esto incluye cuando esperan en la fila para recoger la comida, al pagar y al sentarse a comer. Las personas que no están al día con sus vacunas deben usar una mascarilla bien ajustada en comedores cerrados cuando no estén comiendo ni bebiendo en áreas de transmisión alta en la comunidad.
  • Aumente el flujo de aire y la ventilación. Priorice los espacios para comer al aire libre y mejore la ventilación en los espacios para comer en interiores.
  • Evite las multitudes. En áreas con niveles altos de transmisión en la comunidad, escalone el uso de comedores, reduzca la cantidad de asientos, y utilice indicadores y guías para garantizar que las personas permanezcan al menos a 6 pies de distancia entre sí mientras esperan en fila para realizar su pedido o recoger su comida.
  • Considere ofrecer opciones para llevar y sirva comidas en platos individuales. Si se ofrecen estaciones de autoservicio tradicionales, los CDC brindan recomendaciones para reducir el riesgo de propagar el COVID-19.
  • Limpie con regularidad. Para superficies que están en contacto con alimentos, siga respetando todos los requisitos de limpieza y desinfección de rutina. Las superficies que no están en contacto con alimentos deben limpiarse al menos diariamente. Si alguien con COVID-19 ha estado en el establecimiento en las últimas 24 horas, se deben desinfectar las superficies que no están en contacto con alimentos. Vea la página de los CDC sobre Lo que deben saber los profesionales en nutrición escolar acerca del COVID-19 para obtener información más detallada.

Deportes y gimnasios

Debido al aumento de la exhalación durante la actividad física, muchos deportes ponen en mayor riesgo de contraer y propagar el COVID-19 a los atletas, entrenadores y miembros del personal, especialmente a aquellos que no están al día con sus vacunas. Los deportes de contacto y los deportes que se practican en espacios cerrados son particularmente riesgosos.4

Las estrategias de prevención en estas actividades siguen siendo importantes y deben cumplir las políticas y procedimientos de las IHE. Los atletas, entrenadores y empleados no deben participar de las actividades deportivas si tienen síntomas que concuerdan con los del COVID-19, y deben aislarse y realizarse una prueba de detección.

  • Las IHE deberían ofrecer y promover la vacunación entre todos los atletas, entrenadores y empleados.
    • Las IHE pueden ayudar a incrementar la aceptación de la vacuna entre los atletas, entrenadores, empleados y espectadores al brindar información sobre la vacunación contra el COVID-19, promover la confianza y seguridad de la vacuna y establecer políticas y prácticas favorables para que vacunarse sea lo más fácil y práctico posible.
  • Se alienta encarecidamente a las IHE a que, como mínimo, implementen las pruebas de evaluación para los atletas, entrenadores y miembros del personal que no estén al día con sus vacunas para facilitar la participación segura y reducir el riesgo de transmisión con el fin de evitar poner en riesgo la educación presencial debido a los brotes.
  • Las IHE deben establecer protocolos de pruebas de detección para los atletas, entrenadores y miembros del personal de apoyo que no están al día con sus vacunas antes de viajar. Siga la guía de los CDC sobre viajes durante la pandemia del COVID-19.
  • Las IHE deben establecer políticas para los atletas, entrenadores, empleados y espectadores.
    • Las IHE deben considerar exigir una prueba de vacunación o un resultado negativo en la prueba de detección para asistir a eventos deportivos de gran magnitud, especialmente en espacios cerrados.
  • En términos generales, no es necesario el uso de mascarillas al aire libre. En áreas de transmisión sustancial o alta, las personas podrían optar por usar una mascarilla al aire libre cuando tienen contacto cercano sostenido con otras personas, especialmente si:
    • Dichas personas o algún conviviente tienen el sistema inmunitario debilitado o corren mayor riesgo de enfermarse gravemente.
    • No están al día con las vacunas contra el COVID-19 o viven con alguien que no está al día con las vacunas contra el COVID-19.
    • Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados y la reducción del aforo en eventos deportivos en espacios cerrados.
  • Las IHE deben mejorar la ventilación en entornos cerrados durante eventos deportivos, entrenamientos y prácticas y en vestuarios y otras instalaciones al incorporar la mayor cantidad posible de aire fresco al interior de los edificios. Hay más información disponible en la página Ventilación en edificios de los CDC.
  • Además, todos los atletas deben usar mascarillas en espacios cerrados si no están participando activamente en la actividad deportiva (p. ej., en el banco, en los vestuarios).
  • Los entrenadores y miembros del personal deben usar mascarillas en espacios cerrados en todo momento.
    • Si se produce un brote de COVID-19 en un equipo deportivo, las IHE deben trabajar junto con su departamento de salud estatal o local para aislar a las personas con síntomas de COVID-19 e iniciar, de conformidad con las leyes de privacidad federales, estatales, locales y territoriales vigentes, los procedimientos de rastreo de contactos.

Los administradores de las IHE también deben considerar los riesgos deportivos específicos:

  • Entorno del evento o actividad deportiva. En términos generales, el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 es más bajo al jugar al aire libre que al hacerlo en lugares cerrados. Considere la capacidad de mantener la distancia física en los diferentes espacios del evento deportivo (p. ej., campos de juego, bancos/áreas para equipos, vestuarios, áreas para espectadores, instalaciones/baños para espectadores).
  • Cercanía física. Es más probable que la propagación del COVID-19 se produzca durante prácticas deportivas que requieren contacto cercano sostenido (p. ej., la lucha libre, el jockey, el fútbol).
  • Cantidad de personas. El riesgo de propagación del COVID-19 aumenta cuantos más sean los atletas, entrenadores, empleados y espectadores.
  • Nivel de intensidad de la actividad. El riesgo de propagación del COVID-19 aumenta con la intensidad del deporte.
  • Duración. El riesgo de propagación del COVID-19 aumenta cuanto mayor sea el tiempo que los atletas, entrenadores, empleados y espectadores pasan unos cerca de otros o en grupo en espacios cerrados. Esto incluye el tiempo que pasan viajando hacia/desde eventos deportivos, reuniones, comidas y otros ámbitos relacionados con el evento.
  • Presencia de personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente. Es posible que las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente deban tomar precauciones adicionales.

Viajes y programas de estudio en el extranjero

Las IHE que planean realizar programas de estudio en el extranjero deben consultar los Avisos de salud para viajeros (THN, por sus siglas en inglés) emitidos por los CDC para conocer la situación del COVID-19 en el lugar de destino o país anfitriónícono de sitio externo. Las IHE deberían posponer los programas en destinos con niveles muy altos de COVID-19 (Aviso de salud para viajeros de nivel 4). ​​​​​​​Las IHE deben planificar qué medidas tomarán si la situación en el lugar de destino cambia y los niveles de COVID-19 aumentan significativamente durante el programa. Las IHE puede considerar exigir que los estudiantes y miembros del personal estén al día con sus vacunas contra el COVID-19 como condición para participar en programas de estudio en el extranjero.

Las IHE que planean programas de estudio en el extranjero deben aconsejar y alentar firmemente a los estudiantes a:

Los estudiantes podrían enfrentar circunstancias impredecibles al intentar acceder a la atención médica si se enferman o lesionan en su país anfitrión. La atención médica de rutina y los servicios médicos de emergencia podrían verse afectados por el COVID-19 en el lugar de destino.

Los programas de estudio en el extranjero deben asegurarse de que los estudiantes conozcan y cumplan todos los requisitos de ingreso de la aerolínea y del lugar de destino, como la realización de pruebas de detección, la vacunación, el uso de mascarillas y la cuarentena. Deben ser conscientes de que si no cumplen los requisitos del lugar de destino, se les podría denegar el ingreso y exigir que regresen a los Estados Unidos. Los programas y estudiantes deben comunicarse con la Oficina de Asuntos Exteriores o el Ministerio de Salud, o visitar la página de Información de países del Departamento de Estado de los EE. UU., Oficina de Asuntos Consularesícono de sitio externo , para conocer los requisitos de ingreso específicos de cada lugar de destino. Antes del viaje, los programas y estudiantes deberían considerar contratar un seguro que cubra su atención médica y evacuación en caso de emergencia mientras están en el extranjero.

Los programas deben aconsejar a los estudiantes con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 que hablen sobre sus planes de estudio en el extranjero con su proveedor de atención médica. Para obtener más información y guías sobre las precauciones de seguridad que deben tomar los estudiantes antes, durante y después de viajar, visite la página web Estudiar en el extranjero de los CDC o la sección sobre estudios en el extranjero y otro viajes estudiantiles internacionales del libro amarillo ("Yellow Book") de los CDC.

Antes de regresar a los Estados Unidos en avión, se les exige a los viajeros que muestren un resultado negativo en la prueba de detección del COVID-19 o la documentación de recuperación del COVID-19 correspondiente antes de abordar. Las IHE deben planificar qué medidas tomarán con los estudiantes o miembros del personal que den positivo en la prueba de detección antes de regresar a los Estados Unidos.

Estudiantes internacionales

Consulte las Consideraciones clínicas provisionales para el uso de las vacunas contra el COVID-19 aprobadas o autorizadas actualmente en los Estados Unidos si desea conocer las recomendaciones para las personas que recibieron las vacunas contra el COVID-19 fuera de los Estados Unidos. Antes de viajar hacia los Estados Unidos, los estudiantes internacionales deben conocer los requisitos de estar completamente vacunados contra el COVID-19 a menos que cumplan con ciertas excepciones limitadas.

Realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2

Las pruebas de detección pueden desacelerar y detener la propagación del COVID-19. ​​​​​​​La realización de pruebas de detección debe llevarse a cabo de manera tal que proteja la privacidad y confidencialidad de las personas, cumpla con las leyes y regulaciones vigentes, y se integre con los sistemas de salud pública estatales, locales y tribales.

  • La realización de pruebas de diagnóstico pretende identificar infecciones actuales en las personas y se utiliza cuando una persona presenta signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19, o cuando una persona que no está al día con sus vacunas es asintomática pero ha tenido una exposición reciente conocida o presunta al COVID-19.
  • Las pruebas de evaluación pretenden identificar a personas infectadas que son asintomáticas y no tienen exposición conocida, presunta ni notificada al COVID-19. Estas evaluaciones ayudan a identificar casos desconocidos y tomar medidas que prevengan el aumento en la transmisión.

Cómo comunicar las estrategias de prevención

  • Designe a uno o varios miembros del personal o a una oficina específica para que sea oficialmente responsable de responder las consultas relacionadas con el COVID-19. Cuando los estudiantes, docentes o miembros del personal presentan síntomas de COVID-19, dan positivo en la prueba de detección del COVID-19 o han estado expuestos a alguien con COVID-19, deben notificarlo al personal u oficina designado de la IHE.
  • Coloque carteles en lugares visibles (por ejemplo, en las entradas del edificio, baños y comedores) y comuníquese con los estudiantes, docentes y miembros del personal por correo electrónico y medios sociales para informarles las estrategias de prevención, como vacunarse contra el COVID-19, usar las mascarillas de forma constante y correcta, practicar el distanciamiento físico, lavarse las manos (o usar un desinfectante de manos), y cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable o usar la parte interna del codo o una mascarilla al toser o estornudar. Los carteles deben incluir guías visuales. Use los materiales de comunicación para imprimir de los CDC elaborados para respaldar las recomendaciones acerca del COVID-19. Los materiales están disponibles en varios idiomas y pueden descargarse de forma gratuita e imprimirse en una impresora de oficina estándar.
  • Use un lenguaje simple, claro y eficaz (por ejemplo, en videos) sobre las conductas que reducen la propagación del COVID-19 al comunicarse con los estudiantes, docentes y miembros del personal (por ejemplo, en los sitios web de la IHE, en correos electrónicos y en las cuentas de medios sociales de la IHE).
  • Los estudiantes, docentes y miembros del personal deben asistir a una capacitación virtual sobre todas las estrategias de prevención, políticas y procedimientos del campus. Este tipo de capacitación puede ser útil para los estudiantes que recién ingresan y que no participaron de las clases durante el año académico anterior.
  • Use métodos de comunicación que sean accesibles para todos los estudiantes, docentes, miembros del personal y otros visitantes esenciales (como padres o tutores). Asegúrese de que el material proporcionado se adapte a audiencias de distinto tipo, como personas con discapacidades. Las asociaciones para brindar anuncios de servicios públicos (PSA, por sus siglas en inglés) podrían ser útiles, como los anuncios de servicios públicos para universidades e institutos de formación profesional tribales e históricamente para afroamericanos con sede en Houston de la Corporation for Public Broadcasting (CPB)ícono de sitio externo. Se prevé que la campaña de la CPBícono de sitio externo brindará información confiable que permita salvar vidas a poblaciones que se han visto desproporcionadamente afectadas por la pandemia.3

Pruebas para detectar el COVID-19 

La realización de pruebas de detección para detectar rápidamente y aislar a las personas infecciosas puede reducir la transmisión del COVID-19. Las personas que viven y trabajan en entornos grupales, incluidas las IHE, tienen mayor riesgo de propagar el COVID-19. Por lo tanto, existen consideraciones especiales para los administradores de las IHE a la hora de planificar la realización de pruebas de evaluación y diagnóstico del COVID-19. Realizar pruebas de detección debe ser uno de los componentes de la estrategia integral de prevención del COVID-19 de las IHE. Si las IHE ofrecen pruebas generalizadas, se podría identificar a las personas con síntomas leves, a las que tienen síntomas pero pensaban que no tenían COVID-19, y a quienes tienen infecciones presintomáticas y asintomáticas. La implementación de la guía para la realización de pruebas de los CDC puede ser útil para que las IHE protejan a los estudiantes, docentes, miembros del personal y comunidades adyacentes, además de desacelerar la propagación del COVID-19.2 Las estrategias preventivas (vacunación, uso correcto y constante de mascarillas, higiene de manos, limpieza regular y ventilación adecuada) deben implementarse junto con todas las estrategias de realización de pruebas de detección.5

Medidas para apoyar la realización de pruebas

Los administradores de las IHE deberían acatar las leyes locales y estatales además de seguir la guía de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo al ofrecer pruebas de detección a docentes, miembros del personal y estudiantes que sean empleados de la IHE. Las IHE también deberían seguir la guía del Departamento de Educación de los EE. UU. sobre la Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA) y la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA)ícono de sitio externo y su aplicabilidad en los estudiantes y el rastreo de contactos y la realización de pruebas de detección en relación al COVID-19.

Para los estudiantes

Los administradores de las IHE y los proveedores de atención médica deberían ofrecer opciones para separar de inmediato a los estudiantes con COVID-19 y a sus contactos cercanos al proporcionar opciones de aprendizaje virtual y habitaciones de autoaislamiento y cuarentena en residencias estudiantiles u otras instalaciones de alojamiento. Los estudiantes deben recibir apoyo para controlar los síntomas del COVID-19, incluida la atención médica cuando sea necesaria, así como apoyo para manejar los problemas emocionales relacionados con el aislamiento o la cuarentena y la provisión de arreglos para el servicio de comida alternativos para los que viven en el campus.

Para los docentes y miembros del personal

Los administradores de las IHE también deben ofrecer opciones de enseñanza alternativas y la posibilidad de trabajar desde casa a los docentes, instructores y miembros del personal con COVID-19 y a las personas que no están vacunadas y han sido identificadas como contactos cercanos, siempre y cuando estén en condiciones de seguir trabajando en forma remota. Las IHE deberían evaluar la posibilidad de implementar políticas y prácticas flexibles y favorables de licencia por enfermedad.

Plan de comunicación

Las IHE deberían implementar campañas de comunicaciones a través de estrategias basadas en el comportamiento para aumentar la prevención, la realización de pruebas, el aislamiento y la cuarentena. Los planes de comunicación para la prevención del COVID-19 también deberían incluir guías relacionadas con el regreso al campus después de un viaje (p. ej., vacaciones, viajes por actividades deportivas).

De conformidad con las leyes y regulaciones estatales, tribales, locales y territoriales, las IHE deben elaborar un plan para comunicarse con las personas que tienen un diagnóstico de COVID-19 confirmado y los casos presuntos de COVID-19, así como para comunicar la información pertinente acerca de los casos conocidos a otros estudiantes, docentes y miembros del personal de manera tal que se proteja la información de identificación personal. Si puede garantizarse la privacidad y el cumplimiento de las leyes de privacidad correspondientes, es posible que la IHE también quiera conocer los síntomas y los resultados de las pruebas de detección del COVID-19 a través de la notificación voluntaria de sus estudiantes, docentes y miembros del personal.

Sistemas de agua

El cierre temporario o la reducción de las operaciones de las IHE y del uso normal de agua pueden generar riesgos para los estudiantes, docentes y miembros del personal que reanudan sus actividades. Evalúe la presencia de riesgos como moho, Legionella (la bacteria que causa la enfermedad del legionario) y la contaminación con plomo y cobreícono de sitio externo en las tuberías corroídas.

Equidad en la salud

Las inequidades sistémicas sociales y de salud de larga data han puesto a muchos grupos de minorías raciales y étnicas en mayor riesgo de enfermarse y morir a causa del COVID-19. Los indios americanos/nativos de Alaska, afroamericanos e hispanos se han visto desproporcionadamente afectados por el COVID-19; estas disparidades existen en todos los grupos de edad, incluidos niños en edad escolar y adultos jóvenes. A causa de estas disparidades, la enseñanza presencial en los campus podría representar un mayor riesgo de contraer COVID-19 para las poblaciones desproporcionadamente afectadas. Por estas razones, las consideraciones de equidad en la salud relacionadas con las clases presenciales son una parte integral del proceso de toma de decisiones. Se podrían establecer o fortalecer las asociaciones entre sistemas académicos, de salud pública y de laboratorios para hacer un mejor uso de las pruebas en el punto de atención y alcanzar a las comunidades desfavorecidas.

Abordar las injusticias e inequidades sociales y raciales es una prioridad en términos de salud pública. Los administradores pueden ayudar a proteger a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y promover la equidad en la salud al implementar las siguientes estrategias:

  • Aliente y apoye a las personas para que se vacunen tan pronto como puedan hacerlo.
  • Ofrezca opciones de ajustes, modificaciones y asistencia para los estudiantes, docentes y miembros del personal con mayor riesgo de enfermarse gravemente que limiten su riesgo de exposición y les permitan seguir educándose y/o trabajar (por ejemplo, clases virtuales, teletrabajo y modificación de sus responsabilidades laborales).
  • Proporcione programas inclusivos y ofrezca opciones para personas con necesidades de atención médica especiales y discapacidades que permitan la participación presencial o virtual con las adaptaciones, modificaciones y asistencia adecuadas (por ejemplo, las personas con discapacidades podrían necesitar ayuda adicional para acceder a la tecnología y usarla durante las clases virtuales).
  • Implemente políticas para proteger la privacidad e información de salud de todas las personas, de conformidad con las leyes vigentes.
  • Capacite a las personas en todos los niveles de la organización para que identifiquen y aborden todas las formas de discriminación de conformidad con las leyes vigentes y las políticas de la IHE.
  • Trabaje de forma conjunta para conectar a las personas con los recursos (por ejemplo, alimentos saludables y alojamiento estable y seguro) y servicios que satisfagan sus necesidades físicas, espirituales y de salud mental.
  • Identifique a los estudiantes que podrían no tener hogar o que están sufriendo inseguridad alimentaria, e identifique recursosícono de sitio externo y estrategias para abordar estas y otras necesidades relacionadas al COVID-19.

Referencias

  1. Borowiak M, Ning F, Pei J, et al. Controlling the Spread of COVID-19 on College Campusesícono de sitio externoMathematical Biosciences and Engineering. 18(1): 551-563. Published 2020 Dec 14. doi:10.39/mbe.2021030
  2. Fox M, Bailey D, Seamon M, Miranda M. Response to a COVID-19 Outbreak on a University Campus - Indiana, August 2020MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2021;70(4):118-122. Published 2021 Jan 29. doi:10.16/mmwr.mm7004a3.
  3. The Corporation for Public Broadcasting. CPB Funds COVID-19 PSAs for Tribal and HBCU Public Radio Stationsícono de sitio externo. Press Release 2021 Apr 08.
  4. Atrubin D, Wiese M, Bohinc B. An Outbreak of COVID-19 Associated with a Recreational Hockey Game — Florida, June 2020MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2020;69(41):1492-1493. Published 2020 Oct 16. doi:10.16/mmwr.mm6941a4.
  5. Honein MA, Christie A, Rose DA, et al. Summary of Guidance for Public Health Strategies to Address High Levels of Community Transmission of SARS-CoV-2 and Related Deaths, December 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2020; 69: 1860-1867. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6949e2ícono de sitio externo
  6. Losina E, Leifer V, Millham L, et al. College campuses and COVID-19 mitigation: clinical and economic value. Ann Intern Med. September 2020. DOI: 10.73/M20-6558.
  7. National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine 2020. COVID-19 Testing Strategies for Colleges and Universities. Washington, DC: The National Academies Press. https://doi.org/10.17/26005ícono de sitio externo

Actualizaciones anteriores

Al 4 de noviembre del 2021:

  • Se actualizó la guía para incluir la autorización de las vacunas contra el COVID-19 para niños de 5 a 11 años.

Hasta el 23 de julio del 2021:

  • Se eliminó la recomendación de dividir a las personas en cohortes según su estado de vacunación

Desde el 1 de noviembre del 2021

  • Se actualizó la guía para que incluya las recomendaciones actuales para las personas totalmente vacunadas, incluida la recomendación de usar mascarillas en espacios públicos cerrados para las personas totalmente vacunadas en áreas de transmisión sustancial o alta en la comunidad.
  • Se actualizó la redacción acerca de las viviendas compartidas en entornos de IHE para aclarar que estos ámbitos deben considerarse alojamientos compartidos.
  • Se actualizó la sección sobre deportes para incorporar recomendaciones de prevención.
  • Se incorporó información acerca de la realización de pruebas de detección y evaluación del SARS-CoV-2 que se incluía anteriormente en una guía separada.

Hasta el 4 de junio de 2021

  • Se agregó texto a la introducción para reflejar la información relevante más reciente para las instituciones de educación superior (IHE, por sus siglas en inglés)
  • Se agregó una guía sobre cómo ofrecer y promover la vacunación contra el COVID-19
  • Se agregó una guía sobre estrategias de prevención para IHE donde todas las personas están completamente vacunadas y para IHE dónde no todas las personas están completamente vacunadas
  • Se agregó una sección sobre Consideraciones generales para todas las IHE
  • Se agregó una sección con Consideraciones adicionales para todas las IHE
  • Se agregaron términos clave
  • Se agregó la sección Referencias
  • Se actualizó la sección Recursos

Al 31 de diciembre del 2020:

  • Se actualizaron las consideraciones para proveedores de servicios directos (DSP)

Al 5 de octubre del 2020:

  • Se ampliaron las consideraciones sobre cómo atender a los estudiantes y miembros del personal si se enferman en el ámbito de la IHE
  • Se actualizaron las consideraciones sobre la ventilación
  • Se actualizaron las consideraciones sobre el servicio de comidas
  • Se actualizaron las consideraciones para el rastreo de contactos
  • Se actualizaron las consideraciones sobre cómo reconocer los signos y síntomas del COVID-19, las evaluaciones y la realización de pruebas de detección
  • Se actualizaron las consideraciones sobre cómo brindar apoyo para sobrellevar la situación
  • Se actualizaron las consideraciones para proveedores de servicios directos (DSP)