Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Acerca de la vigilancia de estudios serológicos

Acerca de la vigilancia de estudios serológicos
Actualizado el 6 de julio del 2020

Se descubren infecciones por SARS-CoV-2 a través de pruebas serológicas (o de anticuerpos)

La vigilancia de estudios serológicos revela infecciones no descubiertas

Los casos notificados de la enfermedad del coronavirus, COVID-19, probablemente solo representan una fracción de todas las personas infectadas por el SARS-CoV-2, el virus que causa las infecciones por COVID-19. Esto puede deberse a que un porcentaje desconocido de personas:

  • tiene síntomas leves o no tiene síntomas,
  • no busca atención médica, o
  • no se realiza las pruebas de detección cuando busca atención médica.

En las primeras etapas del brote, las pruebas virales eran limitadas en varias áreas o estaban reservadas para paciente o trabajadores de la salud que tenían síntomas del COVID-19; a partir de entonces, la disponibilidad de pruebas aumentó considerablemente.

Estos problemas pueden haber contribuido a la subnotificación de infecciones por SARS-CoV-2 de entornos de atención médica, como hospitales o clínicas ambulatorias.

Los CDC utilizan información de los estudios de seroprevalencia sobre el COVID-19 para obtener más información acerca de las infecciones anteriores por SARS-CoV-2, que a menudo no estaban consideradas en los casos notificados. Los estudios de seroprevalencia son investigaciones que incluyen el uso de pruebas serológicas (también conocidas como pruebas de anticuerpos) para tener un mejor conocimiento de la cantidad de infecciones por SARS-CoV-2 que han ocurrido en diferentes momentos, en diferentes lugares y en diferentes poblaciones de los Estados Unidos.

Pruebas de infecciones anteriores

Las pruebas de anticuerpos detectan los anticuerpos (proteínas creadas en respuesta a infecciones) presentes en la sangre de una persona e indican que dichas personas podrían haberse infectado por SARS-CoV-2 desde el inicio de la pandemia. Estas pruebas pueden resultar útiles para identificar a aquellos que tuvieron una infección leve o fueron asintomáticos o que jamás se realizaron una prueba de diagnóstico a pesar de haber tenido síntomas.

Se llama seroprevalencia al porcentaje de personas en una población que tiene anticuerpos contra un agente infeccioso. Los resultados de los estudios de seroprevalencia nos pueden ayudar a entender cuántas personas en una determinada población pudieron haber sido infectadas anteriormente por el SARS-CoV-2.

Al determinar la seroprevalencia de una muestra representativa de una población, los investigadores pueden estimar el porcentaje de personas en una población más grande que probablemente pudo haberse infectado por el SARS-CoV-2. Mediante el uso de estimaciones de seroprevalencia y teniendo en cuenta las características de una población, como la distribución de edades, los investigadores pueden estimar la cantidad de infecciones que probablemente ocurrió en una área determinada.

Tipos de estudios de seroprevalencia

Los CDC están colaborando con socios privados y de salud pública en una variedad de estudios de seroprevalencia de diferentes tamaños, ubicaciones y poblaciones. El objetivo es estimar la seroprevalencia en la población o la proporción de la población con evidencia de infección previa por el SARS-CoV-2. Los tipos de estudios de seroprevalencia que realizan los CDC incluyen:

Lo que podemos conocer a través de la seroprevalencia

Los estudios de seroprevalencia nos ayudan a entender la epidemiología del COVID-19. Las primeras estimaciones de los estudios de seroprevalencia sugieren que la cantidad de infecciones fue mayor que los casos notificados, lo que potencialmente refleja casos de personas que no se enfermaron o tuvieron síntomas leves o personas que no buscaron atención médica o no se realizaron las pruebas de detección, pero que aún así han contribuido a la transmisión del virus en curso en la población.

El seguimiento de la seroprevalencia en la población en el transcurso del tiempo, en varios sitios geográficos específicos, dará a conocer los modelos de transmisión del virus y las decisiones políticas sobre el impacto del distanciamiento social y otras medidas preventivas. Los CDC planean realizar estudios de seroprevalencia en todo los Estados Unidos de manera ininterrumpida.

Como las personas no siempre saben si están infectadas por el SARS-CoV-2, deberían seguir tomando las medidas correspondientes para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19, como usar cubiertas de tela para la cara cuando están fuera de casa, mantener seis pies de distancia del resto de las personas, lavarse las manos con frecuencia y quedarse en casa si están enfermos.