Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Monitoreo y seguimiento de la enfermedad

Monitoreo y seguimiento de la enfermedad

Definición de casos

Cuando el virus que causa el COVID-19 comenzó a propagarse de persona a persona en las comunidades (transmisión en la comunidad), los científicos necesitaron hacer un seguimiento de la enfermedad e intentar desacelerar su propagación. Para poder hacerlo, necesitaron una definición común para un caso de COVID-19. El hecho de tener una definición de caso permite garantizar que en todos lados se consideren a los casos de la misma manera. En los Estados Unidos, un caso de COVID-19 confirmado se define como una persona con resultado positivo en la prueba de detección del virus que causa el COVID-19.

El COVID-19 se convirtió en una enfermedad de notificación obligatoria a nivel nacional, es decir, que los departamentos de salud están obligados a informar los casos de COVID-19. Los sistemas como el Sistema de Vigilancia de Enfermedades de Notificación Obligatoria a Nivel Nacional (NNDSS) recolectan datos sobre casos de COVID-19 y se los envían a los CDC. Esto le sirve de ayuda a la agencia para monitorear las tendencias de casos dentro de los estados y en todo el país.

Recolección de información acerca de los casos

A medida que se van notificando los casos de COVID-19, los epidemiólogos llevan a cabo la vigilancia de salud pública, es decir, la recolección, análisis e interpretación sistemática de los datos de salud. La vigilancia permite a los epidemiólogos calcular:

  • La incidencia (cantidad de nuevos casos notificados durante un determinado período de tiempo).
  • La prevalencia (cantidad de casos en un determinado momento).
  • Las hospitalizaciones (cantidad de casos que da como resultado la hospitalización).
  • Las muertes (cantidad de casos que da como resultado la muerte).
Mortalidad en los EE. UU.: certificados de defunción con causas de muerte por neumonía, influenza y COVID-19

Los datos recopilados de la vigilancia también son utilizados para crear modelos epidemiológicos para predecir el lugar, la duración y la rapidez de la propagación del COVID-19.

Pero la vigilancia no consiste solo en contar casos. Puede recopilarse cualquier tipo de información para aprender más acerca de la enfermedad.

La recopilación de datos de registros médicos (extracciones de historias clínicas) puede decirnos más acerca de los pacientes con COVID-19 y el curso de la enfermedad. Estos datos pueden incluir información demográfica (edad, raza/etnia, sexo) así como síntomas, tratamiento y resultados de salud. Los científicos pueden utilizar las extracciones de historias clínicas para saber quiénes son más propensos a enfermarse gravemente, qué tipo de atención médica recibieron los pacientes y si se han recuperado.

Notificación de casos

Una vez que los científicos recopilan y analizan los datos, los expertos en visualización de datos ayudan a crear imágenes, cuadros y gráficos para simplificar la información y hacer que sea más fácil de entender y utilizar. Esta información no solo es útil para los científicos que trabajan con esta información sino también para el público en general.

Las exposiciones de datos epidemiológicos suelen incluir una curva epidémica. Una curva epidémica muestra lo que ha ocurrido, que incluye la cantidad de casos, las hospitalizaciones o los casos de muerte a lo largo del tiempo. Las curvas epidémicas para el COVID-19 se actualizan constantemente a medida que se ponen a disposición nuevos datos.

Como hay una demora entre el momento en que una persona se enferma y el momento en que se notifica el caso, puede resultar difícil determinar cuándo los casos realmente comienzan a disminuir. De modo que una curva epidémica para las últimas semanas puede hacer que parezca que el brote está finalizando aún cuando sigue en actividad. La forma completa de la curva recién se ve claramente una vez que el brote ha finalizado.

Rastreo de contactos

Los científicos y trabajadores de la salud pública también están trabajando para detener la propagación del COVID-19 a través del rastreo de contactos. En esta estrategia, los trabajadores de salud pública hablan con las personas que tienen COVID-19 para saber con quiénes han tenido contacto físico cercano mientras eran capaces de transmitir la enfermedad. Esas personas son sus contactos. Con esta información, los científicos pueden seguir la cadena de infección para entender cómo la enfermedad pudo haberse transmitido de persona a persona. El rastreo de contactos es utilizado para prevenir y controlar muchas otras enfermedades infecciosas, como la tuberculosis y el VIH.

Con la información obtenida a través del rastreo de contactos, los epidemiólogos crean tablas, llamadas listados generales, que resumen los datos acerca de los contactos. La conexión entre cada persona se llama vínculo epidemiológico.

Los contactos de personas con COVID-19 tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad y trasmitírsela a los demás.

Los trabajadores de salud pública se comunican con las personas de mayor riesgo para informarles que han estado en contacto con un caso de COVID-19 y que, debido a esta exposición, existe la posibilidad de que tengan la enfermedad. Les recomiendan a los contactos  que tomen medidas preventivas como cuarentena voluntaria (mantenerse alejados de las demás personas y controlarse los signos de la enfermedad), lavado de manos y uso de cubiertas de tela para la cara.

El rastreo de contactos ha ayudado a desacelerar la propagación de otras epidemias, como la del virus del Ébola y el SARS, y es crucial para desacelerar la propagación del COVID-19.

Impacto de la enfermedad

El rol fundamental de los epidemiólogos durante la pandemia del COVID-19 es estimar la carga de la enfermedad, es decir, el impacto de una enfermedad u otro resultado de salud en una población. Mientras los científicos recopilan datos de los estudios sobre el COVID-19, analizan estos datos para estimar los resultados clave, como la cantidad de infecciones, enfermedades, consultas médicas, hospitalizaciones y muertes.

Términos que debe conocer

Carga de la enfermedad: impacto de una enfermedad o resultado de salud en una población.

Definición de caso: serie de criterios que sirven para determinar si una persona tiene una enfermedad en particular u otra afección.

Cadena de infección: eslabones o relaciones de infección de persona a persona.

Extracciones de historias clínicas: registros de la información médica de los pacientes, incluida la información demográfica (edad, raza/etnia, sexo) así como síntomas, tratamiento y resultados de salud.

Transmisión en la comunidad: propagación de la enfermedad de persona a persona en una comunidad

Contacto: alguien que ha tenido contacto físico cercano con una persona posiblemente infectada por un microbio patógeno.

Rastreo de contactos: una estrategia para desacelerar la propagación de la enfermedad a través de la cual los trabajadores de salud pública se comunican con las personas infecciosas para identificar a sus contactos. Luego, ellos hacen un seguimiento de esos contactos para proporcionarles una guía sobre cómo hacer la autocuarentena y qué hacer si presentan síntomas de la enfermedad.

Visualización de datos: exposición de la información a través de imágenes, cuadros y gráficos para simplificar los datos y hacer que sean más fáciles de entender y utilizar.

Curva epidemiológica: representación gráfica de lo que ha ocurrido con una enfermedad, como los cambios en la cantidad de casos, hospitalizaciones o muertes a lo largo del tiempo.

Vínculo epidemiológico: característica que relaciona o vincula dos casos, como el contacto cercano entre dos personas o una exposición en común.

Modelo epidemiológico: representación matemática que predice el lugar, la duración y la rapidez de propagación de una enfermedad.

Exposición: contacto con algo o alguien que causa la enfermedad. En el caso de una enfermedad infecciosa, esto representa la interacción con un humano, un animal o un entorno a través del cual puede propagarse un microbio patógeno.

Incidencia: cantidad de personas en una población que desarrolla una enfermedad u otro resultado de salud durante un periodo determinado.

Enfermedad infecciosa: algo que causa una infección que puede derivar en una enfermedad.

Listado general: tabla que contiene un listado de personas con una enfermedad o exposiciones específicas.

Enfermedad de notificación obligatoria a nivel nacional: enfermedad que los proveedores de atención médica tienen la obligación de notificar a los departamentos de salud locales o estatales.

Sistema de Vigilancia de Enfermedades de Notificación Obligatoria a Nivel Nacional (NNDSS): programa multifacético utilizado por aproximadamente 3 000 departamentos de salud pública que incluye un sistema de vigilancia que monitorea más de 100 enfermedades.

Vigilancia de salud pública: recopilación, análisis e interpretación sistemática de los datos de salud.

Prevalencia: cantidad de personas en una población que tiene una enfermedad u otro resultado de salud en un determinado momento.

Autocuarentena: mantenerse alejado de las demás personas y controlarse los signos de la enfermedad.

Última actualización: 1 de jul. del 2020