Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Kit de herramientas de One Health para los funcionarios de salud que manejan animales de compañía con SARS-CoV-2

Kit de herramientas de One Health para los funcionarios de salud que manejan animales de compañía con SARS-CoV-2
Actualizado el 23 de mar. del 2021

Resumen de los cambios recientes

Puntos clave

  • Este kit de herramientas ofrece recomendaciones para los funcionarios de salud pública y de sanidad animal que participan en el manejo de los animales de compañía que dan positivo para el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, incluidos aquellos que requieren hospitalización y los que pueden ser aislados o monitoreados en casa. Los estados y otras jurisdicciones pueden tener sus propios requisitos para estas circunstancias.
  • Por el momento no hay evidencia de que los animales de compañía tengan un papel importante en la propagación del SARS-CoV-2 entre las personas.
  • Seguimos aprendiendo acerca de este virus. En algunas situaciones, las personas pueden transmitir el virus a los animales, especialmente cuando hay contacto cercano. Es necesario seguir investigando para comprender si hay diferentes animales que podrían verse afectados por el virus y de qué manera, además del rol que pueden tener los animales en la propagación del SARS-CoV-2 a otros animales y entre las personas.
  • Es importante un trabajo coordinado entre los funcionarios de salud estatales y locales y la comunidad veterinaria si un animal de compañía da positivo en una prueba de detección del SARS-CoV-2 o si se sospecha que está infectado por el virus. Los animales que no requieren tratamiento o atención veterinaria deben ser aislados y monitoreados por el cuidador en casa.
  • Tanto el veterinario de salud pública del estado como el funcionario de salud pública estatal deben estar al tanto de todos los animales a los que se les realiza la prueba de detección del SARS-CoV-2 en sus jurisdicciones, especialmente de los animales diagnosticados con SARS-CoV-2, para garantizar una respuesta oportuna y coordinada cuando sea necesaria.
  • Los funcionarios de salud pública y sanidad animal deben trabajar de manera coordinada a través del enfoque One Health para realizar investigaciones epidemiológicas en animales de compañía con infección por SARS-CoV-2. Se recomienda una coordinación y comunicación entre los socios de salud pública y animal federales y estatales desde el inicio.

En esta página

Usar el enfoque de One Health para manejar animales que dan positivo en las pruebas de detección del SARS-CoV-2

Preparación y planificación para casos de animales con resultados positivos en las pruebas de detección

Manejo de animales con resultado positivo en la prueba de detección

Final del tratamiento de animales con resultado positivo en las pruebas de detección

Definiciones

Recursos adicionales

Usar el enfoque de One Health para manejar animales que dan positivo en las pruebas de detección del SARS-CoV-2

El medio principal por el que las personas se infectan con SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), es a través de la propagación de persona a persona. Con base en la información limitada disponible, el riesgo de que los animales transmitan el SARS-CoV-2 a las personas se considera bajo. Aún estamos aprendiendo acerca de este virus. En algunas situaciones, las personas pueden transmitir el virus a los animales, especialmente cuando hay contacto cercano. Sin embargo, en caso de que un animal de compañía de positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, los socios de salud pública y sanidad animal estatales, locales y federales deben estar preparados para tomar medidas adicionales para mitigar posibles riesgos asociados a la exposición a estos animales.

La respuesta de salud pública al diagnóstico del SARS-CoV-2 en un animal de compañía implicará la elaboración de políticas y protocolos, la evaluación de los recursos y la incorporación de socios de todos los niveles (como agencias de salud pública, agencias de sanidad animal, servicios para animales, autoridades legales y del gobierno locales, y otros socios relevantes). Los funcionarios de salud pública y de salud animal deben trabajar en coordinación con el enfoque One Health para investigar a los animales de compañía con infección por SARS-CoV-2 y al mismo tiempo garantizar la seguridad del personal. La Oficina de One Health de los CDC está disponible para proporcionar asistencia técnica y orientación a las jurisdicciones estatales, locales, territoriales y tribales a cargo del manejo de animales de compañía con diagnóstico de SARS-CoV-2.

Los funcionarios del estado se pueden comunicar con la Oficina de One Health de los CDC para programar una consulta por correo electrónico a través de onehealth@cdc.gov , o por teléfono al Centro de Operaciones de Emergencia de los CDC (las 24 horas, los 7 días de la semana) al 770-488-7100. Deben identificarse como veterinarios de salud pública o funcionarios de sanidad animal del estado y solicitar hablar con un miembro de la Oficina de One Health de los CDC que esté de guardia.

Si bien los laboratorios comerciales pueden ofrecer pruebas de detección del SARS-CoV-2 en animales, las pruebas confirmatorias solo están disponibles a través de los Laboratorios Nacionales de Servicios Veterinarios (NVSL) del USDA ícono de pdf[164 KB, 2 páginas]ícono de sitio externo. Es necesario realizarles pruebas de confirmación a través de los NVSL a todos los animales excepto a los gatos y perros domésticos de jurisdicciones estatales, territoriales, locales y tribales que hayan confirmado previamente el SARS-CoV-2 en gatos y perros.  El USDA es la entidad responsable de notificar cualquier caso positivo de SARS-CoV-2 en animales en los Estados Unidos a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). El SARS-CoV-2 es una enfermedad de notificación obligatoria a la OIEícono de sitio externo. Los presuntos casos positivos que no son confirmados en los NVSL del USDA no se notificarán a la OIE.

Preparación y planificación para casos de animales con resultados positivos en las pruebas de detección

Lista de verificación y guía del kit de herramientas

Importante: Primero se debe garantizar la prestación del servicio veterinario necesario (no de rutina).

Prepararse

  • Identifique los centros que estén dispuestos a y en condiciones de atender animales con resultado positivo
  • Proporcione a los establecimientos veterinarios los mensajes clave para comunicarse con los dueños
  • Tenga previstos diferentes medios para el traslado de los animales hacia y desde las casas o establecimientos
  • Colabore con las organizaciones de protección de los animales al garantizar la disponibilidad de los equipos y recursos para el cuidado y el traslado de los animales
  • En la medida que pueda, establezca vías de contacto con y entre los funcionarios de One Health y las agencias de todos lo niveles, incluidos local, distrital, estatal y federal
  • Cree procesos de intercambio de información entre el veterinario de salud pública del estado, el funcionario de sanidad animal del estado y los veterinarios

Gestionar

  • Solicite pruebas de confirmación si se trata de una nueva especie animal en los Estados Unidos, o si es el primer animal que da positivo en la jurisdicción
  • El veterinario de salud pública estatal, el funcionario de sanidad animal estatal, el veterinario a cargo y otros socios correspondientes deben coordinar el manejo de un animal con resultado positivo
    1. Asesore sobre las mejores prácticas para el tratamiento de animales que requieren atención hospitalaria
    2. Indique cuáles son las mejores prácticas para el monitoreo diario de los animales aislados en sus casas
  • En el caso de los animales que deben trasladarse de sus casas a establecimientos, garantice un medio de transporte seguro
  • Informe a los socios federales de los animales que den positivo en las pruebas de detección, incluidos a los CDC, a través de HHSProtectícono de sitio externo
  • Evalúe realizar una investigación epidemiológica en coordinación con los socios locales, estatales y federales de One Health para determinar:
    1. Si otros animales de la casa/establecimiento han estado expuestos o se han infectado
    2. Las rutas de exposición
    3. El riesgo de mayor transmisión

Finalizar el tratamiento

  • Siga las guías para suspender el monitoreo, el aislamiento y las restricciones de movimiento

Prepararse para casos de animales de compañía con resultado positivo en las pruebas de detección de SARS-CoV-2

Visite Evaluar y realizar pruebas en animales de compañía para detectar la infección por SARS-CoV-2 para obtener información que oriente las decisiones sobre realizar o no la prueba de detección de SARS-CoV-2 en animales de compañía.

Es importante que exista una coordinación entre los funcionarios de salud locales y estatales y la comunidad veterinaria si un animal de compañía es diagnosticado con SARS-CoV-2 y se recomienda que haya comunicación entre los socios federales y estatales desde un principio.  Debido a que el riesgo de que los animales de compañía transmitan el SARS-CoV-2 a las personas es bajo, no debe restringirse la atención veterinaria necesaria para los animales que den positivo al SARS-CoV-2.

Los funcionarios de salud estatales y locales pueden optar por emplear esta guía en los casos sospechosos de SARS-CoV-2 en animales de compañía u otros tipos de animales, como animales en los zoológicos, refugios o centros de rehabilitación, según corresponda para adaptar sus políticas a los cambios en las circunstancias locales.

Los animales de compañía que dan positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 y necesitan tratamiento veterinario u hospitalización pueden encontrarse dentro de una de las siguientes categorías:

  1. Atención médica de rutina (como vacunas y refuerzos),
  2. Atención médica debido a una afección prexistente (por ejemplo, tratamiento de quimioterapia en curso, monitoreo para el control de la diabetes o el agravamiento de una afección) y
  3. Lesiones físicas y otras afecciones no relacionadas con el SARS-CoV-2 (como abscesos, laceraciones, fracturas).

Al igual que las personas, algunos animales con infección por SARS-CoV-2 son asintomáticos, mientras que otros podrían manifestar una combinación de síntomas respiratorios o gastrointestinales.  Con base en las infecciones de origen natural en animales de compañía a la fecha, los signos clínicos que probablemente concuerdan con una infección por el SARS-CoV-2 en animales de compañía mamíferos pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Estornudos
  • Descarga nasal
  • Secreción ocular
  • Letargo
  • Vómitos
  • Diarrea

Los establecimientos veterinarios a cargo del cuidado de animales diagnosticados con SARS-CoV-2 deben tener políticas alineadas con el Compendium of Veterinary Standard Precautions for Zoonotic Disease Prevention in Veterinary Personnel (Compendio de precauciones estándar para la prevención de enfermedades zoonóticas en personal de veterinarias) de la NASPHVícono de sitio externo y deben estar al tanto de las recomendaciones de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense (AVMA) durante la pandemia del COVID-19ícono de sitio externo, que incluyen mejores prácticas de prevención y control de infecciones.

Es posible que se deba trasladar a los animales con diagnóstico de SARS-CoV-2 que se enferman y requieren hospitalización desde sus casas a clínicas veterinarias. Quizá sea necesario considerar opciones alternativas de transporte si el dueño del animal no puede trasladar a su animal, lo que incluye utilizar equipos de servicios para animales, de control de animales o un equipo de rescate de animales. Estas organizaciones deben estar preparadas para atender a animales con resultado positivo, lo que puede implicar elaborar políticas y garantizar la disponibilidad de equipos y recursos.

Consideraciones para animales de servicio

En caso de que un animal de servicioícono de sitio externo dé positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, las recomendaciones de monitoreo, aislamiento y restricciones de movimiento se deben basar en el criterio del veterinario a cargo de la atención y de los dueños del animal, y deben consultar al veterinario de salud pública y/o al funcionario de sanidad animal del estado.

Para obtener más información, consulte Guía para personas encargadas de animales terapéuticos y de servicio. De conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidadesícono de sitio externo, se debe permitir que los animales de servicio permanezcan con sus dueños.

Crear un flujo de información

Tanto la veterinario de salud pública estatalícono de pdfícono de sitio externo como el funcionario de salud animalícono de sitio externo deben estar informados acerca de todos los animales a los que se evalúa por SARS-CoV-2, especialmente aquellos que reciben diagnóstico de SARS-CoV-2, dentro de sus jurisdicciones. Se recomienda al veterinario de salud pública del estado y al funcionario de sanidad animal del estado iniciar una investigación epidemiológica cuando se identifique por primera vez un animal con SARS-CoV-2, incluso si es solo sospechoso. Los veterinarios de salud pública estatales y/o los funcionarios de salud animal del estado deben revisar las regulaciones locales y estatales con respecto a la notificación de enfermedades en animales y considerar la implementación de requisitos de notificación de casos de SARS-CoV-2 cuando sea posible. Siempre se debe notificar a las agencias federales correspondientes, incluidos los CDC, sobre los resultados presuntamente positivos de pruebas y se recomienda una comunicación y coordinación multisectorial desde el inicio a todos los socios de One Health a nivel local, estatal y federal.

El veterinario de salud pública del estado y el funcionario de sanidad animal del estado deben proporcionarles a los veterinarios las directrices y los mensajes clave para que los analicen con el dueño. Vea los mensajes clave que sugieren los CDC en la Guía interina para profesionales de salud pública a cargo de personas con COVID-19 que reciben cuidados en el hogar o están en aislamiento y tienen mascotas u otros animales.

Crear un plan con el veterinario a cargo de los animales de compañía con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2

Cuando se diagnostica a un animal con SARS-CoV-2, el veterinario de salud pública del estado, el funcionario de sanidad animal del estado y el veterinario a cargo del tratamiento deben coordinar la continuidad de la atención (si el animal ya está hospitalizado) en el establecimiento veterinario o conversar acerca de la capacidad y/o deseo del veterinario de tratar al animal en caso de que necesite atención veterinaria. Si el animal está sano o su enfermedad es leve, puede transitarla aislado en su casa.

Las consideraciones para tomar esta decisión deben incluir:

  • La gravedad y complejidad de la enfermedad del animal,
  • La salud y el bienestar del animal,
  • El riesgo de enfermedad grave para el dueño o el cuidador, por ejemplo, animales de compañía de adultos mayores o de personas con enfermedades subyacentes graves,
  • El estado de vacunación del dueño o cuidador
  • Si el veterinario puede ofrecer consultas de telesalud para poder examinar y tratar al animal en forma remota,
  • La disponibilidad y capacidad del veterinario y el personal de su clínica de ofrecer atención y tratamiento al animal como paciente hospitalizado de manera segura,
  • El estado de vacunación del veterinario y el personal de su clínica 
  • Cuando no es posible brindar servicios de telesalud o atención hospitalaria, si es seguro que el veterinario preste servicios en la casa del animal (vea la Guía interina de prevención y control de infecciones para clínicas veterinarias que tratan animales de compañía durante la respuesta al COVID-19), y
  • El bienestar emocional y la salud mental de los dueños del animal de compañía.

También puede haber situaciones en las que el dueño no esté en condiciones de cuidar a un animal con resultado positivo en la prueba de detección y deba entregar al animal de manera temporal (por ejemplo, si el dueño está hospitalizado) o permanente. Consulte las Recomendaciones provisionales para recibir animales de compañía de hogares en los que viven personas con COVID-19ícono de sitio externo para estos casos, ya que dicha guía alcanza a los animales de compañía expuestos a pacientes humanos con COVID-19, así como animales de compañía con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2.

Manejo de animales con resultado positivo en la prueba de detección

Cuando un animal de compañía con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 requiere hospitalización o atención hospitalaria

En caso de que el veterinario tratante no pueda atender al animal, el animal debe ser trasladado a otro centro veterinario debidamente equipado.

Las mejores prácticas para el traslado de un animal enfermo con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 desde la casa de una persona o desde un centro veterinario a otro incluyen:

  • En condiciones ideales, el dueño o cuidador del animal de compañía deben trasladar al animal de compañía en un vehículo privado al establecimiento veterinario.
  • Los dueños o cuidadores con COVID-19 sospechoso o confirmado deben evitar trasladar a su animal de compañía a un establecimiento veterinario, más allá de que sean asintomáticos o estén enfermos. Si un dueño o cuidador tiene COVID-19 o no está en condiciones de trasladar a su animal de compañía al establecimiento veterinario por algún otro motivo en un vehículo privado, las siguientes son las mejores prácticas:
  • Coordinar que un amigo o familiar que no viva en el hogar lleve al animal al establecimiento veterinario o venga a recoger al animal y lo traslade al nuevo establecimiento veterinario.
  • Como alternativa, si el establecimiento veterinario puede recoger el animal en la acera, una persona enferma o un miembro sano de su hogar pueden trasladarlo, siempre y cuando usen mascarilla, sigan las recomendaciones de distanciamiento social y no ingresen al establecimiento.
  • Si no hay otras opciones disponibles, una recomendación alternativa es coordinar el transporte (ver abajo) con las autoridades locales, como servicios para animales, control de animales o un equipo de rescate de animales.
  • Los encargados del animal (que no vivan en el hogar con el animal) deben estar capacitados y preparados para implementar los procedimientos de bioseguridad en caso de enfermedades infecciosas al trasladar animales de compañía. Estos procedimientos deben incluir medidas de prevención de infecciones, el distanciamiento social y el uso del EPP correspondiente.
  • Si las personas a cargo del animal deben recoger al animal de compañía de la casa y hay personas en la casa con COVID-19 presunto o confirmado, un integrante sano de la familia debe llevar al animal afuera y usar una mascarilla al hacerlo. Las personas que trasladan al animal solo deben ingresar al hogar si es absolutamente necesario.
    • Si la persona que traslada al animal debe ingresar a la casa, la menor cantidad de personal posible debería ingresar para preparar al animal para su traslado.
      • Pídale a la persona enferma que se quede en una habitación separada mientras la persona que se ocupa del animal realiza las tareas necesarias para atender al animal o retirarlo de la casa. Si esto no es posible, pídale a la persona enferma que use una mascarilla que le cubra la nariz y la boca, o
      • Mantenga una distancia de al menos 6 pies de cualquier integrante de la familia mientras esté dentro de la casa. La persona que ingrese a la casa debe usar un solo par de guantes desechables, una mascarilla de respiración N95 aprobada por el NIOSH o de mayor nivel (o una mascarilla si no hay mascarilla de respiración disponible), protección para los ojos y una bata o mameluco si está en la misma habitación con la persona enferma y no es posible mantener una distancia de 6 pies,
      • Lávese las manos después de manipular al animal, tocar las superficies del hogar e interactuar con los miembros de la familia. Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante para manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra toda la superficie de las manos y frótelas hasta que las sienta secas. Si usa guantes, lávese las manos después de quitárselos,
      • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca hasta después de haberse lavado las manos.
    • Los perros medianos y grandes deben tener correa, y los animales más pequeños, como los perros pequeños, gatos y hurones, se deben colocar en una jaula de transporte. Siempre que sea posible, los animales deben ser trasladados en contenedores de cartón desechables apropiados para su especie o en jaulas duras que se puedan limpiar y desinfectar con un desinfectante registrado en la EPAícono de sitio externo después del traslado.
      • Garantice que se sigan las directrices de limpieza y desinfección, y que los trabajadores que realizan estas tareas estén protegidos del peligro del uso de químicos.
    • Solo se debe sacar del lugar al animal y los equipos necesarios. Los artículos no esenciales como alimento (excepto que el animal siga una dieta especializada), platos, ropa de cama, ropa, juguetes u otros artículos de la casa no deben trasladarse con el animal.
    • El transporte del animal se debe hacer en un vehículo que tenga una área que se pueda cubrir y limpiar y desinfectar y de ser posible que tenga una separación del conductor.
    • Los artículos (collar, correa, etc.) con los que el animal llega al establecimiento veterinario se deben lavar o desinfectar. Desinfecte tazones, juguetes y otros objetos de cuidado del animal con un desinfectante registrado en la EPAícono de sitio externo y enjuáguelos en profundidad con agua limpia después.
    • No existe evidencia de que el SARS-CoV-2 pueda propagarse a las personas a través de la piel, el pelaje o el pelo de las mascotas. Por consiguiente, no es necesario tomar medidas adicionales para desinfectar al animal, como bañarlo.

Tratamiento de un animal enfermo con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2

Lo más probable es que la mayoría de los establecimientos veterinarios implementen de manera regular las mejores prácticas de prevención y control de infecciones en el tratamiento de un animal de compañía con resultado positivo en la prueba, más allá de los brotes de enfermedades infecciosas en curso. Sin embargo, estas medidas son especialmente importantes durante el brote de una enfermedad infecciosa emergente, como el COVID-19. Los establecimientos veterinarios deben tener:

  • Un área separada y designada para aislar a animales con SARS-CoV-2 positivo del resto de la población de pacientes.
    • Un camino planificado para trasladar al animal desde el vehículo de transporte hasta el espacio de aislamiento.
    • Cuando sea posible, se debe mantener en este espacio de aislamiento solo a los animales con SARS-CoV-2 evaluados y tratados.
    • Espacio para que el personal veterinario se coloque y se quite el EPP antes de ingresar a la sala e inmediatamente después de salir. Debe haber desinfectante de manos con alcohol o un lavabo con agua y jabón fácilmente accesible.
  • Disponibilidad de una cantidad adecuada del EPP correspondiente para la duración prevista de la hospitalización.
  • Planes para limitar la cantidad de empleados del establecimiento veterinario que tienen contacto con el animal.
  • Registros de todo el personal que tuvo contacto con el animal con fines de monitoreo de salud ocupacional.
    • Los registros de los cuidadores de los animales deben incluir los nombres de las personas que interactúan con el animal, la fecha y la hora en que atendieron al animal, así como el tipo de atención provista (p. ej., alimentarlo, limpiarlo, darle los medicamentos, tomarle de temperatura, medirle el pulso, medirle la respiración, realizar otros procedimiento, etc.).
  • La capacidad de limpiar y desinfectar el área de aislamiento con desinfectantes registrados en la EPAícono de sitio externo.
  • Planes para que los animales puedan ejercitarse y distraerse, según sea necesario.
    • Se puede pasear a los perros con una correa en un área que idealmente debería estar separada de las áreas utilizadas por otras personas o animales.
  • Planes para el manejo y la eliminación seguros de desechos de animales hasta que el animal reciba el alta para reanudar su actividad normal.
  • Reglas que limiten o prohíban las visitas y el tránsito de otras personas en las áreas en las que se alojan y tratan los animales de compañía enfermos con resultado positivo.

Vea Guía interina de prevención y control de infecciones para clínicas veterinarias durante la respuesta al COVID-19 para obtener más información.

Directrices de uso del EPP

Es importante que el personal veterinario esté entrenado en el uso de EPP, incluido cómo colocarse y quitarse el EPP de forma correcta. Sin embargo, el personal de la veterinaria debe coordinar con sus colegas de salud pública y los CDC para estar informado acerca del uso y la disponibilidad de EPP.  Los veterinarios deben evaluar su suministro actual de EPP, la frecuencia de uso, y consultar las Estrategias para optimizar el suministro de EPP.

Dadas las limitaciones actuales de conocimiento acerca del COVID-2 y los animales de compañía, estas directrices de uso de EPP fueron redactadas con un enfoque de cautela. Las recomendaciones pueden cambiar con el tiempo, a medida que haya más información disponible.

Equipo de protección personal (EPP) recomendado con base en los antecedentes del animal de compañía
Antecedentes del animal Mascarilla Protección facial (protector facial, gafas de protección) Guantes Prendas de protección (bata o mameluco1) Mascarilla de respiración N95 o alternativa adecuada2
Procedimiento que no genera aerosol sobre un animal con SARS-CoV-2 positivo N S S S S
Procedimiento que genera aerosol sobre un animal con SARS-CoV-2 positivo3 N S S S S

1 Las batas reutilizables (es decir, lavables) por lo general están hechas de telas de poliéster o poliéster con algodón. Es seguro lavar batas de estas telas según los procedimientos habituales y reutilizarlas.

2La protección respiratoria que al menos brinde la misma protección que una mascarilla de respiración N95 con filtro certificada por el NIOSH y con prueba de ajuste es la mejor práctica. Sin embargo, si no hay una mascarilla de respiración N95 o de otro tipo disponible, puede usar una combinación de mascarilla quirúrgica y protector facial completo.

3Los procedimientos que generan aerosoles, como succiones y broncoscopias, se deben evitar siempre que sea posible en cualquier animal con SARS-CoV-2 positivo.

Cuando un animal con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 puede ser aislado en casa

Los animales de compañía que no requieren hospitalización pueden volver con sus cuidadores y atravesar el aislamiento en el hogar. Vea Qué hacer si el resultado de la prueba de detección de COVID-19 de su mascota es positivo, que ofrece recomendaciones para los dueños de animales con resultado positivo en las pruebas de detección; el veterinario de salud pública y el funcionario de salud animal del estado pueden recomendar que los dueños sigan esta guía.

Se debe implementar un protocolo de aislamiento en el hogar pata todos los animales con resultado positivo en la prueba de detección que no requieren hospitalización. Este protocolo incluye el monitoreo diario, recomendaciones de aislamiento y restricciones de movimiento.

Monitoreo diario

Los animales de compañía con SARS-CoV-2 positivo confirmado que se pueden aislar en el hogar deben ser monitoreados a diario por el dueño o los miembros del hogar para detectar signos de enfermedad.

Si un animal de compañía con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 presenta síntomas nuevos o sus signos clínicos empeoran, el dueño debe informar al veterinario a cargo y coordinar el traslado del animal a su establecimiento veterinario o a otro establecimiento identificado con anticipación que pueda brindarle la atención necesaria. El veterinario tratante también debe informar al veterinario de salud pública y al funcionario de salud animal estatales del estado, la ubicación y el plan de tratamiento/atención del animal.

Recomendaciones para el aislamiento

Mientras dure el aislamiento, el animal de compañía debe permanecer en una "sala para enfermos" designada de ser posible, o se lo debe separar de alguna otra forma de las personas y otros animales. Es lo mismo que se haría con una persona con COVID-19 que debe mantenerse separada de otras personas en su hogar.

Si bien el riesgo de que los animales de compañía puedan transmitir el SARS-CoV-2 a seres humanos es bajo, se recomiendan estas precauciones porque nunca está de más ser cautelosos hasta que se sepa más acerca del mecanismo de transmisión del virus. Los CDC ofrecen recomendaciones para limitar la interacción con el animal de compañía aislado tanto como sea posible.

Más allá de que el miembro del hogar haya estado enfermo con COVID-19 sospechoso o confirmado, los miembros del hogar que cuidan a un animal de compañía aislado deben protegerse y seguir las recomendaciones de limpieza y desinfección de los CDC.

Con base en la información disponible actualmente y la experiencia clínica, algunas personas podrían tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. En lo posible, las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente deben evitar cuidar animales con resultado positivo del SARS-CoV-2.

Restricciones de movimiento

Las siguientes son las actividades que se deben evitar hasta que el animal de compañía reciba el alta para reanudar las actividades normales:

  • Paseos en espacios públicos o de uso compartido (excepto cuando sea inevitable),
  • Visitas a establecimientos veterinarios sin antes consultar al veterinario tratante,
  • Visitas a establecimientos de atención médica para seres humanos, establecimientos de cuidados a largo plazo, escuelas o centros de cuidados infantiles,
  • Visitas a parques (incluidos parques para perros), mercados u otras congregaciones como festivales,
  • Visitas a la peluquería, incluidas las peluquerías caninas móviles,
  • Visitas a guarderías o residencias,
  • Oficiar como animal terapéutico y
  • Otras salidas como salidas de juego con otros animales, caminatas o visitas a otras casas o a tiendas.

Repetir las pruebas en un animal de compañía con resultado positivo para SARS-CoV-2

Siempre que se considere apropiado, las pruebas de confirmación de SARS-CoV-2 en animales de compañía se deben realizar en coordinación con el veterinario de salud pública y el funcionario de salud animal del estado. Los socios federales, incluidos los CDC y el USDAícono de sitio externo, se deben consultar si corresponde.

Final del tratamiento de animales con resultado positivo en las pruebas de detección

Cuándo reanudar las actividades normales con un animal de compañía con resultado positivo en la prueba de detección de SARS-CoV-2

El monitoreo, el aislamiento y las restricciones de movimiento de animales de compañía (así estén hospitalizados o aislados en el hogar) diagnosticados con SARS-CoV-2 se pueden suspender bajo las siguientes circunstancias.

Si el animal de compañía da positivo para el SARS-CoV-2, el monitoreo, el aislamiento y las restricciones de movimiento se pueden levantar si:

  • El animal no ha mostrado signos clínicos que concuerden con la infección por SARS-CoV-2 por al menos 72 horas sin control médico;

Y se cumple una de las siguientes condiciones:

  • Han pasado al menos 14 días desde el último resultado positivo de la prueba realizada por un laboratorio que utiliza pruebas de diagnóstico RT-PCR validadas para el SARS-CoV-2;

O

  • Todos los tipos de muestras recolectadas durante el periodo de seguimiento son negativas según pruebas de diagnóstico RT-PCR validadas para el SARS-CoV-2.

Investigación epidemiológica de animales de compañía con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2

Por el momento, el riesgo de que los animales de compañía, incluidas las mascotas, transmitan el SARS-CoV-2 a las personas se considera bajo. Sin embargo, es importante entender el contexto epidemiológico del caso, incluidas las interacciones entre seres humanos y animales, para mejorar nuestra comprensión de la forma en que puede circular el virus y transmitirse en condiciones naturales, que constituye información necesaria para basar las medidas de salud pública y de salud animal. Las investigaciones de casos en animales que cumplen con los criterios de los CDC para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 pueden ser especialmente valiosas para entender este contexto epidemiológico. Lo ideal es que las investigaciones epidemiológicas sean una iniciativa conjunta de los socios de One Health locales, estatales y federales. La investigación debe iniciarse cuando se identifica el caso para garantizar que se publiquen recomendaciones de salud pública de inmediato. Seguiremos actualizando las guías de investigación con base en la información científica más reciente.

Cuando un animal de compañía da positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, se debe considerar realizar una investigación epidemiológica. Esta investigación debe incluir los siguientes componentes:

  • Descripción de los factores clínicos y diagnósticos utilizados para la determinación del caso,
  • Evaluación de los factores de riesgo del animal con resultado positivo, incluidas posibles fuentes de infección,
  • Evaluación de personas con posible exposición y
  • Evaluación de animales con posible exposición.

El formulario de investigación de casos de animales con SARS-CoV-2 de One Health de los CDC es una herramienta estandarizada de recopilación de datos para las investigaciones de animales que se puede completar a través de HHSProtectícono de sitio externo. Comuníquese con la oficina de One Health sobre COVID-19 de los CDC a través de onehealth@cdc.gov para acceder a más guías y recursos sobre la realización de una investigación epidemiológica.

En este momento no se recomiendan precauciones adicionales para las personas o los animales que puedan estar en contacto con animales que dieron positivo, más allá de los cuidadores. Identificar a los posibles contactos (humanos o animales) y documentar su estado de salud podría contribuir con información acerca del riesgo para la salud pública de estos eventos de SARS-CoV-2 de origen zoonótico. Si se modificara el riesgo asociado a los contactos con animales con resultados positivos, es posible que se indique la adopción de precauciones adicionales.

Definiciones

SARS-CoV-2: el nombre científico del virus que causa la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en las personas. Como estamos tratando el virus en el contexto de sanidad animal, lo llamaremos SARS-CoV-2.

Animales de compañía: se refiere a los animales de compañía que son mamíferos, como perros, gatos, pequeños mamíferos como hurones y hámsteres y otros animales que viven en una casa o en sus inmediaciones, incluidos los animales de servicio.

Animales con resultado positivo: se refiere a los animales con diagnóstico presunto o confirmado de SARS-CoV-2 ícono de pdf[740 KB, 2 páginas]ícono de sitio externo.

Veterinario de salud pública estatal: se refiere al veterinario de salud pública estatalícono de pdfícono de sitio externo (SPHV, en inglés) o al funcionario de salud pública designado a cargo del manejo de problemas de salud pública relacionados con animales en su jurisdicción. Algunas jurisdicciones no tienen veterinarios de salud pública estatales, o tienen limitaciones geográficas, de recursos o tiempo que pueden impedirles manejar una situación que involucre a un animal.

Funcionario de sanidad animal estatal: se refiere al funcionario de sanidad animal estatalícono de sitio externo responsable de los programas de control y erradicación de enfermedades en animales de su jurisdicción. En la medida de lo posible, se recomienda la coordinación, la comunicación de información y la toma de decisiones conjunta entre los socios relevantes, incluido el veterinario de salud pública del estado y el funcionario de salud pública del estado.

Recursos adicionales

Recursos de los CDC

Otros recursos federales