Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente al contenido del sitio Saltar directamente a las opciones de páginas
Inicio

Recomendaciones de los CDC sobre el tiempo que las personas con enfermedades similares a la influenza deben estar alejadas de los otros

23 de octubre de 2009

Los CDC recomiendan que quienes hayan contraído una enfermedad similar a la influenza permanezcan en sus hogares por lo menos hasta 24 horas después de que hayan desaparecido la fiebre (100 grados Farenheit [37.8 grados celsius]) o los signos de fiebre, sin el uso de medicamentos antifebriles.

Esta es una modificación a la recomendación previa que solicitaba a las personas permanecer en sus hogares durante 7 días después de la aparición de la enfermedad o hasta 24 horas después de que los síntomas desaparecieran, lo que durara más tiempo. La nueva recomendación se aplica a campamentos, escuelas, empresas, reuniones masivas y otros ámbitos comunitarios donde la mayoría de las personas no tenga mayores riesgos de sufrir complicaciones por la influenza. Esta guía no se aplica a los ámbitos de asistencia médica donde el período de aislamiento debería continuar durante 7 días desde la aparición de los síntomas o hasta la desaparición de los mismos, lo que dure más tiempo; visite la guía para el control de infecciones para obtener actualizaciones sobre los ámbitos de asistencia médica. Esta modificación para el ámbito comunitario se basa en datos epidemiológicos sobre el riesgo general de casos de muertes y enfermedades graves, y los intentos de ponderar los riesgos de las enfermedades graves originadas por la influenza y los beneficios potenciales de disminuir el contagio a través del aislamiento de personas enfermas con el objetivo de minimizar la alteración de las actividades sociales. Esta guía continuará actualizándose a medida que haya más información disponible.

Las decisiones sobre la extensión del período de aislamiento deben realizarse a nivel comunitario, conjuntamente con las autoridades de salud estatales y locales. Es posible considerar pautas más rigurosas y períodos de aislamiento más prolongados, por ejemplo hasta que los síntomas desaparezcan por completo, para quienes estén por regresar a ámbitos donde hay grandes cantidades de personas con un alto riesgo de exposición, tales como campamentos para niños con asma o un centro de cuidado infantil para niños menores de 5 años. Entre los grupos que tienen mayores riesgos de sufrir complicaciones por la influenza se incluyen: niños menores de 5 años; personas mayores de 65 años; niños y adolescentes (menores de 18 años) que estén recibiendo tratamiento a largo plazo a base de aspirina y que corran el riesgo de sufrir el síndrome de Reye después de contagiarse con el virus de la influenza; mujeres embarazadas; adultos y niños que sufran de asma, otros enfermedades crónicas pulmonares, cardiovasculares, hepáticos, hematológicos, neurológicos, neuromusculares o metabólicos tales como diabetes; adultos y niños con inmunosupresión (incluyendo inmunosupresión originada por medicamentos o por VIH); y residentes de asilos de ancianos y de otras instalaciones de atención crónica.

Datos epidemiológicos recopilados durante la primavera de 2009 revelaron que la mayoría de las personas con el virus de la influenza H1N1 2009 que no fueron hospitalizadas tuvieron fiebre durante 2 a 4 días; esto, en la mayoría de los casos, requeriría de un período de aislamiento de 3 a 5 días. Es probable que quienes contraen una enfermedad más grave tengan fiebre durante períodos más prolongados. Aunque la fiebre es un componente en la definición de caso de las enfermedades similares a la influenza, los datos epidemiológicos reunidos durante la primavera de 2009 revelaron que una minoría de pacientes con síntomas respiratorio que contrajeron el virus de la influenza H1N1 2009 no desarrollaron fiebre.

Las personas enfermas deben permanecer en sus hogares hasta la finalización del período de aislamiento, en la medida de lo posible, excepto cuando sea necesario buscar cuidados de salud necesaria. Las personas enfermas deben evitar el contacto con otros. Mantener a las personas con fiebre en sus hogares puede reducir el número de contagios, pues la temperatura elevada está asociada con una mayor propagación del virus de la influenza. Los CDC recomiendan este período de aislamiento, sin importar si se usan o no medicamentos antivirales. Las personas bajo tratamientos con estos medicamentos pueden propagar los virus que son resistentes a estos fármacos.

Numerosas personas que sufren la enfermedad de la influenza continuarán propagando el virus hasta 24 horas después de la desaparición de la fiebre, aunque en niveles inferiores en comparación con el período febril. La propagación del virus de la influenza, según se detectara mediante la RT-PCR, puede prolongarse durante 10 días, o más en algunos casos. Por lo tanto, cuando las personas que contrajeron una enfermedad similar a la influenza regresen a sus trabajos, escuelas u otros ámbitos comunitarios deben continuar cumpliendo con el adecuado protocolo de higiene respiratoria y el hábito del lavado de manos, y evitar acercarse a las personas que saben que tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la influenza. Como algunas personas pueden contagiar el virus de la influenza antes de sentirse enfermas y puesto que algunas personas con influenza no desarrollarán fiebre, es importante que todos cubran sus bocas al toser y laven sus manos frecuentemente. Para reducir la posibilidad de diseminar los virus de la influenza que son resistentes a los medicamentos antivirales, el cumplimiento riguroso del adecuado protocolo para la higiene respiratoria y la higienización de las manos es tan importante en las personas que están tomando medicamentos antivirales como para el resto de las personas.

Los medicamentos antifebriles; es decir, medicamentos que contienen acetaminofeno o ibuprofeno, son apropiados para las personas con enfermedades similares a la influenza. La aspirina (ácido acetilsalicílico) no debe ser suministrada a niños o adolescentes que tienen influenza, pues pueden generar una enfermedad rara pero grave denominada síndrome de Reye. La decisión de estar en condiciones de regresar a la escuela, al trabajo o a otros ámbitos comunitarios debe tomarse después de transcurridas al menos 24 horas desde que la termperatura de la persona logra mantenerse por primera vez en un nivel normal sin el uso de estos medicamentos.

Visite: Las pautas sobre los cuidados de salud a domicilio para obtener más información sobre cómo cuidar a las personas enfermas.
 
Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Comuníquese con CDC-INFO
USA.gov: el portal oficial en Internet del gobierno de los EE.UU.Departamento de Salud y Servicios Humanos
C.D.C.  1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) TTY: (888) 232-6348 - Comuníquese con CDC-INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. X
  25. Y
  26. Z
  27. #