Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente al contenido del sitio Saltar directamente a las opciones de páginas
Inicio

Estudio de los CDC analiza las características y la transmisibilidad de la enfermedad ocasionada por los virus H7N9

Los investigadores de los CDC publicaron hoy, en Nature, un informe que expone los resultados que obtuvieron en los estudios realizados en animales a fin de dar cuenta de la transmisibilidad y las características de la enfermedad ocasionada por los virus de la influenza A (H7N9) detectados en China a finales de marzo. Conocer mejor las características de los virus H7N9 que enferman a los seres humanos y la capacidad que tienen de diseminarse entre las personas es un componente esencial de la respuesta de salud pública ante una amenaza de enfermedad de este tipo.

Los principales resultados del estudio indican que los virus H7N9 son capaces de contagiar siempre y cuando haya contacto directo con el animal, y que no necesariamente deben mutar para diseminarse con mayor facilidad a través de las gotitas respiratorias o por el aire. El contagio entre personas, particularmente mediante gotitas respiratorias (es decir, al toser o estornudar por ejemplo) es una condición previa necesaria para que el virus adquiera la capacidad de provocar una pandemia.

Estos resultados respaldan las conclusiones extraídas de las investigaciones de los casos de influenza H7N9 en seres humanos que se han llevado a cabo en China hasta el momento. No se encontró evidencia clara de contagio sostenido de persona a persona del virus H7N9 en el país antes mencionado. Los casos de infección por el virus H7N9 en seres humanos que se informaron en China fueron asociados principalmente a la exposición a aves de corral infectadas. Hasta ahora no se han informado casos en seres humanos de infección por el virus H7N9 en los Estados Unidos.

El artículo describe los resultados obtenidos de varias pruebas que se realizaron a dos virus H7N9 detectados en personas que murieron a causa del virus H7N9 en China. Los estudios se realizaron en células epiteliales de hurones, ratones y seres humanos. Los hurones se consideran como los mejores mamíferos pequeños para estudiar la infección por el virus de la influenza y, por lo general, se utilizan como una herramienta para la evaluación de riesgos de los virus de la influenza emergentes que pueden poner en peligro la salud pública.

Los estudios en hurones revelaron que los virus H7N9 se diseminan rápidamente entre los animales que comparten la misma jaula. Sin embargo, los virus tenían menos capacidad de diseminarse a través de gotitas respiratorias, lo cual fue puesto a prueba por los investigadores quienes colocaron las jaulas con hurones infectados junto a las jaulas con hurones sanos. En comparación con un virus de la influenza estacional humana que circuló la temporada pasada, los virus H7N9 eran mucho menos capaces de diseminarse por la vía respiratoria.

Otros resultados indicaron que el virus H7N9 no provocó una enfermedad grave en los hurones y que no se diseminó sistémicamente al bazo, los riñones, el hígado o el tracto intestinal. La ausencia de diseminación sistémica del virus H7N9 difiere del virus H5N1 (otro virus de la influenza aviar que puede provocar una enfermedad grave en los seres humanos). La diseminación sistémica se considera un indicador de enfermedad grave.

Además de estudiar el virus H7N9 en hurones, los investigadores de los CDC también lo hicieron en ratones. En comparación con los hurones, el virus desarrolló una enfermedad letal en los ratones y fue más capaz de reproducirse en los pulmones de estos animales a diferencia de otros virus de la influenza aviar y estacional humana que se investigaron en el estudio. También es importante destacar que el virus H7N9 infectó fácilmente a los ratones, teniendo en cuenta que los virus de la influenza estacional humana generalmente requieren la adaptación previa del organismo huésped para poder infectar a los ratones de manera eficiente.

Los estudios realizados en ratones también revelaron que el virus H7N9 puede entrar por los ojos e infectar las vías respiratorias. Por tal motivo, los ojos representan una posible vía de ingreso del virus H7N9. Estos resultados apoyan las recomendaciones existentes de los CDC sobre la influenza que alientan a evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca para ayudar a prevenir la diseminación de gérmenes. Asimismo, respaldan la recomendación para proveedores de servicios de salud sobre el uso de protección para los ojos cuando estén al cuidado de pacientes con diagnóstico confirmado o presunto de infección por el virus H7N9.

El resto de los resultados tiene que ver con la capacidad del virus H7N9 de reproducirse en células que derivan de las células epiteliales de seres humanos. Las células epiteliales se encuentran en la vía respiratoria de los seres humanos y son el principal sitio de reproducción de los virus de la inlfuenza. Los investigadores de los CDC descubrieron que el virus H7N9 aumentó de 20 a 400 veces su capacidad reproductiva durante los dos días en comparación con un virus de la influenza estacional humana y otros dos virus de la influenza aviar relacionados genéticamente con el virus H7N9. En comparación con el virus H3N2 de la influenza estacional humana, la capacidad reproductiva del virus H7N9 aumentó 80,000 veces en 24 horas.

Los estudios en ratones y hurones corroboran este hallazgo, pues se produjo y se detectó una mayor cantidad de virus H7N9 en las vías respiratorias de los hurones y ratones en comparación con la cantidad de virus producido por la infección por el virus de la influenza estacional. Esto sugiere que los virus H7N9 tienen la capacidad de reproducirse rápidamente y generar una gran cantidad de virus dentro de las células de mamíferos y las células de las vías respiratorias de los seres humanos. Sin embargo, se determinó que los virus se reproducen mejor en las vías respiratorias inferiores (pulmones) donde la temperatura es alta frente a las vías respiratorias superiores de los mamíferos donde la temperatura es más baja.

El estudio titulado "Patogénesis y contagio del virus de la influenza aviar A (H7N9) en hurones y ratones" está disponible en línea en el sitio web de Nature.

 

¿Tiene usted preguntas sobre el seguro médico?

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Contacte CDC-INFO

 

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza de temporada, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

  • Última modificación de la página 10 de julio de 2013
  • Última actualización de la página: 10 de julio de 2013
USA.gov: el portal oficial en Internet del gobierno de los EE.UU.Departamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, EE. UU.
800-CDC-INFO (800-232-4636) TTY: (888) 232-6348 - Comuníquese con CDC-INFO