Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Embarazadas y seguridad de la vacuna contra la influenza estacional

Preguntas y respuestas

Es más probable que la influenza provoque enfermedades graves en embarazadas que en mujeres que no estén embarazadas. Los cambios que se producen en el sistema inmunitario, el corazón y los pulmones durante el embarazo hacen que las embarazadas sean más propensas a desarrollar una enfermedad grave a causa de la influenza, así como hospitalizaciones e incluso la muerte. Las embarazadas con influenza también tienen mayor probabilidad de tener graves problemas con sus bebés en gestación, como trabajo de parto y parto prematuro.

¿Por qué las embarazadas deben vacunarse contra la influenza estacional?

Las embarazadas corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza que las mujeres en edad reproductiva que no están embarazadas. La vacuna contra la influenza protegerá a embarazadas, sus bebés en gestación y protegerá al bebé luego del nacimiento.

Para prevenir la influenza y sus complicaciones en embarazadas, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACPI) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en 2004 comenzó con las recomendaciones de rutina para que las embarazadas se vacunen contra la influenza en cualquier etapa del embarazo. No se recomienda el uso de la vacuna en atomizador nasal en mujeres embarazadas. Para obtener más información, consulte Recomendaciones del ACIP para la vacunación contra la influenza durante la temporada 2014-2015.

¿Es seguro para las embarazadas vacunarse contra la influenza?

Sí. Millones de mujeres embarazadas han recibido la vacuna contra la influenza estacional a lo largo de muchos años. No se ha demostrado que las vacunas inyectables contra la influenza causaran algún daño a mujeres embarazadas o sus bebés.

¿Puede una madre en período de lactancia recibir la vacuna inyectable contra la influenza o el atomizador nasal?

Sí. Las vacunas contra la influenza estacional deberían ser administradas a madres en período de lactancia, ya sea en forma de inyección o atomizador nasal. La lactancia es perfectamente compatible con la vacunación contra la influenza, y la prevención en madres puede reducir la posibilidad de que el bebé se contagie esta enfermedad. Esto es muy importante para los bebés menores de 6 meses, ya que son demasiado pequeños para ser vacunados.

¿Qué investigación demuestra que la vacuna contra la influenza estacional es segura para los bebés en gestación?

Los estudios realizados en varios miles de mujeres embarazadas, según fuentes científicas, han evaluado la seguridad de recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo. Los estudios no han demostrado ninguna evidencia de daño a mujeres embarazadas, al bebé en gestación (o feto) o a recién nacidos de mujeres que recibieron la vacuna. De hecho, los estudios han demostrado que si la embarazada se vacuna puede transmitirle anticuerpos al bebé y protegerlo de la influenza durante seis meses después del nacimiento. Además, el continuo monitoreo efectos adversos a cargo de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los CDC no evidencia problema alguno sobre seguridad.

 Arriba

¿Qué efectos secundarios han experimentado las embarazadas tras la vacuna contra la influenza estacional?

Los efectos secundarios más comunes tras la administración de la vacunas inyectable contra la influenza en embarazadas son los mismos que para el resto de las personas. En general son leves como dolor y sensibilidad o enrojecimiento e hinchazón donde se administró la vacuna. Algunas personas pueden sufrir dolores de cabeza, dolores musculares, fiebre y náuseas, o sentirse cansadas. Si tuviese estos problemas, es normal que comiencen inmediatamente después de administrar la vacuna y pueden durar de 1 a 2 días. Algunas personas pueden desmayarse después de recibir la inyección. A veces, algunas inyecciones de vacuna contra la influenza pueden causar problemas graves como reacciones alérgicas severas. Sin embargo, las reacciones alérgicas que ponen en peligro la vida ocasionadas por las vacunas son muy raras. La mayoría de las personas alérgicas a los huevos pueden vacunarse, pero deben tener en cuenta algunas medidas de seguridad adicionales (enlace). Una persona con alergia severa (que pone en riesgo su vida) a cualquier componente de la vacuna no debería recibirla, aun si está embarazada. Las mujeres embarazadas deberían informar al administrador de la vacuna si tienen alguna alergia severa o si alguna vez tuvieron una reacción alérgica severa después de recibir una vacuna inyectable contra la influenza.

¿Qué estudios han realizado los CDC sobre los eventos adversos en embarazadas que recibieron la vacuna contra la influenza estacional?

En 2011, los CDC y la FDA realizaron una búsqueda de los informes en el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) sobre embarazadas que recibieron la vacuna contra la influenza estacional entre 1990 y 2009 con el objetivo de evaluar las posibles preocupaciones que giran en torno de la seguridad de la vacuna. Los resultados de este estudio fueron publicados recientemente en American Journal of Obstetrics and Gynecology.

En general, el estudio concluyó que no se observaron patrones inusuales de complicaciones en el embarazo o resultados adversos en el feto en los informes de VAERS de mujeres embarazadas luego de recibir la vacuna o atomizador nasal contra la influenza (aunque no se recomienda el atomizador nasal para las mujeres embarazadas, los científicos estaban seguros de descubrir que la administración accidental de esta vacuna a mujeres embarazadas no provocó reacciones inesperadas. La información de la revisión de 19 años de los CDC de VAERS se agrega a la evidencia actual que respalda la seguridad de la vacuna contra la influenza para las mujeres embarazadas.

Los CDC también están realizando estudios sobre la seguridad de la vacuna contra la influenza y el embarazo a través del proyecto Vaccine Safety Datalink (VSD). Los resultados del estudio del VSD sobre la vacuna contra la influenza y los abortos espontáneos se publicaron en American Journal of Obstetrics and Gynecology. El estudio arroja resultados tranquilizadores como, por ejemplo, que la vacuna contra la influenza que se administra a mujeres embarazadas durante el primer trimestre de embarazo no aumenta el riesgo de abortos espontáneos. Otro gran estudio que incluyó el proyecto VSD comparó los riesgos de eventos obstétricos adversos (por ej., corioamnionitis, preeclampsia, hipertensión gestacional) entre 74,292 embarazadas que recibieron la vacuna inyectable contra la influenza y 144,597 que no fueron vacunadas. No se encontraron mayores riesgos de eventos obstétricos adversos. Los resultados de este estudio se publicaron en Obstetrics and Gynecology en 2013 (1). Un segundo estudio realizado con el mismo grupo de embarazadas demostró que la vacuna inyectable contra la influenza no tenía nada que ver con un mayor riesgo de reacciones alérgicas, celulitis y ciertas afecciones neurológicas (convulsiones, Síndrome de Guillain-Barré, neuritis óptica, mielitis transversa o parálisis de Bell) (2). Un tercer estudio que formó parte del VSD comparó 57,554 embarazadas que recibieron la vacuna inyectable contra la influenza con la misma cantidad de embarazadas sin vacunar durante las temporadas de influenza 2004-2005 y 2008-2009 y señaló que no tenía relación alguna con un mayor o menor riesgo de parto prematuro o bebés pequeños para la edad gestacional. Este estudio se publicó recientemente en Journal of Pediatrics en 2014 (3).

¿De qué manera se monitorea la seguridad de la vacuna contra la influenza estacional 2014-2015?

Los CDC y la FDA llevan adelante el monitoreo continuo de la seguridad de la vacuna contra la influenza estacional y de otras vacunas aprobadas para ser usadas en los Estados Unidos, en colaboración con los departamentos de salud estatales y locales, los proveedores de servicios de salud y otros socios. Controlar la seguridad de la vacuna contra la influenza estacional en las mujeres embarazadas forma parte de este esfuerzo.

Los principales sistemas que se utilizan para monitorear la seguridad de la vacuna contra la influenza son de VAERS, que se realiza en conjunto con la FDA, y el Proyecto Vaccine Safety Datalink (VSD), administrado y coordinado por la Oficina para la Seguridad de las Inmunizaciones de los CDC. También se utilizan otros sistemas. A través del monitoreo de la seguridad de la vacuna, los CDC y la FDA pueden identificar rápidamente cualquier reacción adversa clínicamente significativa que aparezca tras la vacunación que garantizan más estudios o acciones para proteger la salud pública.

Más información sobre Las embarazadas y la influenza.

 Arriba

Referencias

  1. Kharbanda EO, Vazquez-Benitez G, Lipkind H, Naleway A, Lee G, Nordin JD; Team., Vaccine Safety Datalink. "Vacuna inactivada contra la influenza durante el embarazo y los riesgos de eventos obstétricos adversos". Obstet Gynecol. Septiembre de 2013, 122(3):659-67
  2. Nordin JD, Kharbanda EO, Benitez GV, Nichol K, Lipkind H, Naleway A, Lee GM, Hambidge S, Shi W, Olsen A. “Seguridad maternal de la vacuna inactivada trivalente contra la influenza en embarazadas”. Obstet Gynecol. Marzo de 2013, 121(3):519-25
  3. Nordin JD, Kharbanda EO, Vazquez Benitez G, Lipkind H, Vellozzi C, Destefano F; Datalink, seguridad de la vacuna. "Seguridad maternal de la vacuna contra la influenza y los riesgos para bebés prematuros o pequeños para la edad gestacional". Journal of Pediatrics. Mayo de 2014, 164(5):1051-1057.e2
 Arriba

Nota: No existen recomendaciones para que las mujeres embarazadas o las personas con afecciones preexistentes obtengan un permiso especial o un consentimiento por escrito de su médico para vacunarse contra la influenza si lo hacen en una clínica en el lugar de trabajo, una farmacia u otra ubicación que no sea el consultorio del médico. Para más información, visite Conceptos erróneos acerca de la influenza estacional y las vacunas contra la influenza.

Arriba