Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Síndrome de Guillain-Barré (GBS)

Preguntas y respuestas

¿Qué es el Síndrome de Guillain-Barré (GBS)?

El Síndrome de Guillain-Barré (GBS) es un trastorno poco frecuente en el cual el propio sistema inmunitario de una persona daña sus neuronas y causa debilidad muscular y a veces parálisis. El GBS ocasiona síntomas que duran varias semanas. La mayoría de las personas se recuperan totalmente del GBS, pero algunas padecen daños permanentes del sistema nervioso. En casos muy raros, hay personas que han muerto de GBS, generalmente por presentar dificultad para respirar. En Estados Unidos, por ejemplo, un promedio de alrededor de 3,000 a 6,000 personas desarrollan el GBS cada año, sea que hayan recibido o no vacunación alguna.

¿Qué causa el GBS?

Existen muchas cosas pueden causar GBS. Alrededor de dos tercios de las personas que presentan síntomas de GBS ha sido varios días o semanas después de haber presentado diarrea o una enfermedad respiratoria. La infección por la bacteria Campylobacter jejuni es uno de los factores de riesgo más comunes para el GBS. Las personas también pueden desarrollar GBS después de haber tenido influenza u otras infecciones (como el citomegalovirus y el virus de Epstein Barr). En muy raras ocasiones, el GBS se desarrolla durante los días o semanas posteriores a la vacunación.

¿Quiénes corren con mayores riesgos de desarrollar el GBS?

Cualquier persona puede desarrollar GBS. Sin embargo, es más común entre los adultos mayores. La incidencia de GBS aumenta con la edad y las personas mayores de 50 años corren el mayor riesgo para el desarrollo de GBS.

 Arriba

¿Qué tan común es el GBS, y qué tan común es entre las personas que se han vacunado contra la influenza estacional?

El GBS es inusual. Las reacciones médicas ocurren independientemente de la vacunación, y los índices de antecedentes se utilizan para evaluar la seguridad de las vacunas mediante la comparación entre el índice previsto de la enfermedad o muerte y el índice real u observado en cualquier período de tiempo determinado. El índice de antecedentes para el GBS en los Estados Unidos es aproximadamente de 80 a 160 casos de GBS cada semana, independientemente de la vacunación.

¿Qué sucedió en 1976 con el GBS y la vacuna contra la influenza porcina?

En 1976, hubo un pequeño aumento del riesgo de GBS tras la vacunación con la vacuna contra la influenza diseñada para proteger contra el virus de la influenza porcina. El aumento del riesgo fue aproximadamente de 1 caso adicional de GBS por cada 100,000 personas que habían recibido la vacuna contra la influenza porcina. El Instituto de medicina (IOM, por sus siglas en inglés) llevó a cabo una profunda revisión científica de esta cuestión en 2003 y llegó a la conclusión que las personas que recibieron la vacuna contra la influenza porcina de 1976 tuvieron un aumento del riesgo para el desarrollo de GBS. Los científicos tienen teorías múltiples en cuanto a por qué ocurre este aumento en el riesgo, pero la razón precisa de esta asociación se desconoce.

Es importante tener en cuenta que una enfermedad grave y la muerte están asociadas a la influenza, y la vacunación es la mejor manera de prevenir la infección de la influenza y sus complicaciones.

¿Cómo investigan las autoridades públicas de salud los casos de GBS?

Garantizar la seguridad de las vacunas es un asunto de alta prioridad para los CDC. Existen varios sistemas para monitorear la seguridad de la vacuna. Uno de estos sistemas es el Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las vacunas (VAERS).

Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) administran de manera conjunta al VAERS, el cual funciona como un sistema para la recopilación de informes voluntarios sobre los posibles efectos secundarios que las personas experimenten después de vacunarse. Los científicos de los CDC y la FDA revisan con regularidad todos los informes de VAERS y almacenan la información en bases de datos computarizadas para detectar eventos de salud nuevos, inusuales o poco frecuentes que pueden ser posibles efectos secundarios de las vacunas.

Además de los sistemas normales de monitoreo de seguridad de la vacuna, los CDC han colocando de manera proactiva sistemas de monitoreo adicionales para garantizar la seguridad después de otorgada la licencia. Algunos de estos sistemas incluyen: observar personas de manera activa en áreas geográficas definidas, colaborar con organizaciones profesionales para preparar informes sobre cualquier reacción adversa después de la vacunación y llevar a cabo investigaciones cuando ocurren graves reacciones adversas para determinar si están relacionadas con la vacuna. A través de esta cantidad de enfoques, podemos detectar lo antes posible cualquier riesgo posible de GBS que pueda estar asociado con las vacunas contra la influenza estacional 2012-2013 y poder así tomar las medidas adecuadas.

 Arriba
Arriba