Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Información sobre la seguridad de la vacuna contra la influenza

Preguntas y respuestas

¿Son seguras las vacunas?

Las vacunas contra la influenza se encuentran entre los productos médicos más seguros que se utilizan. Cientos de millones de estadounidenses se han colocado las vacunas contra la influenza con total seguridad en los últimos 50 años, y además se han realizado amplias investigaciones que respaldan la seguridad de las vacunas.

Cualquiera de las vacunas contra la influenza es la mejor manera de disminuir las posibilidades de contraer la enfermedad y contagiársela a otras personas. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad en adelante se vacunen contra la influenza todos los años.

¿Puedo contraer la influenza a partir de la vacuna contra esta enfermedad?

No, la vacuna contra la influenza no puede causar la enfermedad. Las vacunas contienen un virus inactivado, lo que significa que los virus ya no son infecciosos, o una partícula que ha sido diseñada de manera tal que el sistema inmunitario la reconoce como si fuera un virus de la influenza. Si bien la vacuna contra la influenza en atomizador nasal contiene un virus vivo, estos virus han sido modificados para que no puedan ocasionar la enfermedad.

¿Tienen efectos secundarios las vacunas contra la influenza?

Al igual que cualquier otro producto médico, las vacunas pueden presentar efectos secundarios. Por lo general, los efectos secundarios de la vacuna contra la influenza son leves y desaparecen por sí solos en unos pocos días.

Los efectos secundarios comunes de la vacuna inyectable contra la influenza incluyen estos:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación donde se administró la inyección
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Dolores musculares

La vacuna inyectable contra la influenza, al igual que otras inyecciones, en ocasiones puede causar desmayos.

Algunos estudios han revelado la posibilidad de que exista una pequeña relación de la vacuna inyectable contra la influenza con el síndrome de Guillain-Barré. En general, estos estudios estiman que el riesgo de presentar el síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación es inferior a 1 o 2 por cada millón de personas vacunadas. Otros estudios no encontraron ninguna relación. Además, el síndrome de Guillain-Barré muy pocas veces ocurre después de tener influenza. Si bien es poco común que aparezca el síndrome de Guillain-Barré después de tener la influenza, este trastorno es más común después de tener la influenza que después de recibir la vacuna contra la influenza. El síndrome de Guillain-Barré no ha sido asociado a la vacuna en atomizador nasal.

Los efectos secundarios comunes de la vacuna en atomizador nasal contra la influenza son estos:

  • Secreción nasal
  • Dolor de garganta
  • Tos

 Arriba

¿Existen signos o síntomas que podrían causar preocupación luego de la vacunación contra la influenza?

Con cualquiera de las vacunas, luego de la vacunación preste atención a las afecciones poco comunes, tales como fiebre alta, cambios en el comportamiento o signos de una reacción alérgica grave.

Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir estos:

  • Dificultad para respirar
  • Voz ronca o resuellos
  • Hinchazón alrededor de los ojos o labio
  • Urticaria
  • Palidez
  • Debilidad
  • Ritmo cardíaco acelerado o mareos

Son poco comunes las reacciones alérgicas a la vacuna inyectable contra la influenza que ponen en riesgo la vida. Lo más probable sería que estos signos se desencadenen dentro de algunos minutos a algunas horas después de administrar la vacuna.

¿Qué debería hacer si creo que tengo una reacción grave a una de las vacunas contra la influenza?

Si considera que se trata de una reacción alérgica grave o de alguna otra emergencia que necesita atención urgente, llame al 9-1-1 y acuda al hospital más cercano. De lo contrario, llame a su médico.

Luego, la reacción debería informase al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS). Su médico puede archivar este informe o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web del VAERS , o llamando al 1-800-822-7967.

¿Qué debería hacer si creo que la vacuna contra la influenza me ocasionó una lesión?

Si usted cree que una vacuna contra la influenza pudo haberle hecho daño, puede ser elegible para recibir una compensación del gobierno federal si se cumplen ciertos criterios. Para obtener más información, visite el sitio web del Programa nacional de compensación por lesiones causadas por vacunas o llame al 1-800-338-2382.

 Arriba

¿Hay personas que no deberían recibir alguna vacuna contra la influenza?

Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses de edad se vacunen contra la influenza todos los años, salvo algunas pocas excepciones. Las personas que no pueden administrarse la vacuna inyectable contra la influenza incluyen estas:

  • Los niños menores de 6 meses porque son demasiado pequeños para recibir la vacuna inyectable contra la influenza.
  • Las personas con alergias graves a la vacuna contra la influenza o a alguno de sus ingredientes que ponen en riesgo la vida.

Las personas deberían consultar con su médico antes de recibir la vacuna inyectable contra la influenza si:

Hay muchas vacunas contra la influenza disponibles y no todas pueden indicarse a personas de cualquier edad. Hable con su médico si tiene preguntas sobre qué vacunas contra la influenza son mejores para usted y su familia. Ver Vacunación: quiénes deberían hacerlo, quiénes no deberían hacerlo y quiénes deberían tomar precauciones para obtener más información.

¿Deberían las embarazadas recibir la vacuna contra la influenza?

Sí, las embarazadas deberían administrarse la vacuna contra la influenza para protegerse ellas y proteger a sus bebés. Para obtener más información sobre la seguridad de la vacuna contra la influenza durante el embarazo, visite La seguridad de la vacuna contra la influenza durante el embarazo.

¿Cómo se monitorea la seguridad de las vacunas contra la influenza?

Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) monitorean cuidadosamente la seguridad de las vacunas aprobadas para usar en los Estados Unidos. Los CDC utilizan dos sistemas principales para monitorear la seguridad de las vacunas contra la influenza:

  1. Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS): un sistema de alerta temprana que ayuda a los CDC y a la FDA a monitorear los problemas que pueden surgir después de la vacunación. Cualquier persona puede informarle al VAERS sobre efectos secundarios de la vacuna. Por lo general, los informes del VAERS no pueden determinar si un evento adverso fue el resultado de una vacuna pero estos informes pueden ayudar a determinar si es necesario realizar más investigaciones.
  2. Proyecto Vaccine Safety Datalink (VSD): una colaboración entre los CDC y nueve organizaciones de cuidado de salud que permite el monitoreo continuo y las búsquedas proactivas de datos relacionados con la vacuna.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba