Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

La influenza y los niños con enfermedades neurológicas

Los niños de cualquier edad con enfermedades neurológicas tienen mayor probabilidad de contraer la influenza que otros niños. Las complicaciones por la influenza pueden variar y pueden incluir neumonía e incluso llevar a la muerte.

Las enfermedades neurológicas pueden incluir:

  • Trastornos del cerebro y la médula espinal
  • Parálisis cerebral
  • Epilepsia (trastornos convulsivos)
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Discapacidad intelectual
  • Retraso en el desarrollo de moderado a grave
  • Distrofia muscular
  • Lesión de la médula espinal

Ciertos niños con enfermedades neurológicas pueden experimentar complicaciones con el funcionamiento muscular y pulmonar o dificultades para toser, tragar o eliminar fluidos a través de las vías respiratorias. Estos problemas pueden agravar los síntomas de la influenza.

 Arriba

La vacunación es la mejor protección contra la influenza

La mejor manera de prevenir la influenza es recibiendo una vacuna contra la influenza todos los años. Se recomienda la vacunación anual contra la influenza a todas las personas mayores de 6 meses de edad. Es sumamente importante que los niños con afecciones neurológicas se vacunen puesto que corren un alto riesgo de presentar complicaciones si contraen la influenza.

Además, es importante que las personas que están en contacto directo con estos niños, como los padres, hermanos, familiares y proveedores de cuidado infantil, tales como niñeras, médicos y maestros, también se vacunen para evitar enfermarse o propagar la influenza y contagiar a estos niños vulnerables y al resto de las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza.

Vea la lista completa de personas para quienes es especialmente importante vacunarse.

Las vacunas contra la influenza están aprobadas para ser utilizadas en niños de 6 meses en adelante, incluyendo a niños sanos y a niños con problemas de salud crónicos.

Hay varias opciones de vacunas contra la influenza disponibles esta temporada. Su médico o profesional de la salud puede ayudarle a determinar cuál es la mejor vacuna contra la influenza para su hijo.

Algunos niños necesitarán más de una dosis de la vacuna contra la influenza para estar protegidos. Su médico puede determinar la cantidad de dosis que su hijo necesita para estar protegido contra la influenza.

Los niños menores de 6 meses son demasiado pequeños para vacunarse contra la influenza. Conozca más sobre proteger a los bebés contra la influenza.

 Arriba

Tratar la influenza en niños con afecciones neurológicas

Cualquier persona con una afección de salud que aumente el riesgo de desarrollar complicaciones si contrae influenza debería recibir atención médica urgente si tiene síntomas. Si su hijo padece una enfermedad neurológica y tiene fiebre o manifiesta los síntomas de la influenza, llame a su médico o llévelo inmediatamente a un doctor. Los CDC recomiendan a los médicos que traten la enfermedad de la influenza inmediatamente con medicamentos antivirales contra la influenza en las personas de alto riesgo que padecen afecciones médicas subyacentes.

Los antivirales son medicamentos recetados que combaten la influenza. El tratamiento con estos medicamentos es más eficaz si se comienza lo antes posible a partir del inicio de los síntomas de la influenza.

Si su hijo tiene influenza, no permita que salga de su casa por al menos 24 horas después de que haya bajado la fiebre sin haber usado medicamentos antifebriles, excepto que deba acudir al médico. Además, asegúrese de que su hijo descanse bien y beba líquidos transparentes (como agua, caldo, bebidas para deportistas, etc.). Su proveedor de servicios de salud también puede recetarle medicamentos antifebriles*, según la edad de su hijo.

*Los niños menores de 4 años no deberían tomar medicamentos de venta libre sin consultar primero a un proveedor de servicios de salud. Además, es recomendable no administrar aspirina a niños con influenza menores de 18 años de edad.

Conozca más acerca del uso de medicamentos antivirales para la influenza en los niños que padecen enfermedades neurológicas y de otros medicamentos infantiles para el tratamiento de la influenza.

 Arriba

Consejos para mantenerse saludable

Además de vacunarse todos los años, los niños con enfermedades neurológicas y sus familiares deben tener hábitos saludables para protegerse y proteger a los demás contra la influenza.

Dichos hábitos pueden incluir:

  • Distancia: evitar el contacto directo con personas que están enfermas.
  • Medidas para evitar la propagación de gérmenes (como los de la influenza):
    • Su hijo debe cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar. Luego, debe arrojar el pañuelo a la basura.
    • Si no dispone de un pañuelo, debe toser o estornudar cubriéndose la boca con la parte superior de la manga o el codo, no con las manos.
    • Debe lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Si no se dispone de agua y jabón, utilice un desinfectante para manos a base de alcohol. De ser necesario, ayude a su hijo a lavarse las manos.
    • Recomiende a su hijo que evite tocarse los ojos, la nariz y la boca porque los gérmenes se diseminan de esa manera.
  • Salud: si su hijo tiene una enfermedad crónica, asegúrese de que reciba la mejor atención médica posible.
  • Plan: tenga un plan de cómo debe cuidar a su hijo en caso de que contraiga la influenza.

 

 Arriba
Arriba