Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Selección de virus en la vacuna contra la influenza estacional

Preguntas y respuestas

¿De qué otros virus protege la vacuna contra la influenza estacional?

Aunque existen muchos virus diferentes, una vacuna contra la influenza protege contra los tres o cuatro virus que, según las investigaciones, serán los más comunes. En este momento, circulan tres tipos de virus de la influenza comunes entre las personas: los virus de la influenza A (H1N1), de la influenza A (H3N2) y de los de la influenza B.

Todas las vacunas contra la influenza 2014-2015 han sido fabricadas para brindar protección contra los siguientes tres virus:

  • un virus tipo A/California/7/2009 (H1N1)pdm09
  • un virus tipo A/Texas/50/2012 (H3N2)
  • una cepa análoga a B/Massachusetts/2/2012.

Algunas de las vacunas contra la influenza 2014-2015 también brindan protección contra otro de los virus B (un virus del tipo B/Brisbane/60/2008).

Obtenga más información acerca de las vacunas contra la influenza en Prevención de la influenza estacional mediante la vacunación.

¿Cómo se seleccionan los virus para preparar la vacuna contra la influenza?

Los virus de la influenza seleccionados para ser incluidos en la vacuna contra la influenza estacional se actualizan cada año dependiendo de las cepas de virus de la influenza que se encuentren en circulación, de qué forma se diseminen y qué tan efectivas resulten las cepas de la vacuna en la protección contra las cepas recién identificadas. En la actualidad, 141 centros nacionales para la influenza en 111 países mantienen vigilancia durante todo el año para la influenza y estudian las tendencias de las enfermedades de la influenza. Estos laboratorios también envían los virus de la influenza a los cinco Centros de Referencia e Investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que colaboran y que están ubicados en Atlanta, Georgia, EE. UU. (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, por sus siglas en inglés); Londres, Reino Unido (National Institute for Medical Research); Melbourne, Australia (Victoria Infectious Diseases Reference Laboratory); Tokio, Japón (National Institute for Infectious Diseases) y Beijing, China (National Institute for Viral Disease Control and Prevention) para realizar análisis adicionales.

Los virus de la influenza contenidos en la vacuna contra la influenza estacional son seleccionados cada año, según un pronóstico basado en la vigilancia que determina qué virus son los que más probablemente causen la enfermedad este año. La OMS recomienda incluir en las vacunas contra la influenza virus específicos de vacunas, para que luego cada nación tome sus propias decisiones respecto a qué cepas deben ser incluidas en las vacunas con licencia para su país. En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) determina qué virus serán utilizados en las vacunas con licencia para el país.

¿Qué otros factores pueden influir en los virus que se eligen para incluirse en la vacuna contra la influenza estacional?

Otro factor práctico importante en la recomendación acerca de los virus que deben ser incluidos en la vacuna contra la influenza es si existe o no una cepa de virus de vacuna disponible que pueda brindar una buena protección contra los virus que probablemente circulen el próximo año. Un virus de vacuna es aquel que puede ser utilizado para hacer una vacuna. Los virus de vacuna deben ser similares a otros virus de influenza que se pronostica sean los que más probablemente circulen durante el próximo año y deben ser desarrollados a partir de una muestra clínica, sólo en huevos o células especiales de riñones de pollo libres de microbios patógenos y no en otras líneas de células. Las cepas de virus de vacuna deben ser probadas y estar disponibles a tiempo para permitir la producción de una gran cantidad de virus necesarios para fabricar la vacuna. Ocasionalmente, un nuevo virus de vacuna adecuado puede no ser identificado a tiempo para ser incluido en la vacuna de la próxima temporada.

¿Cómo se utiliza toda esta información?

Dos veces al año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) organiza una conferencia con los directores de los centros de colaboración de la OMS y con representantes de los principales laboratorios nacionales. Ellos revisan los resultados de la vigilancia, laboratorio y estudios clínicos, y la disponibilidad de cepas de virus para la vacuna y hacen sus recomendaciones acerca de la composición de la vacuna contra la influenza. Estas reuniones se realizan en febrero, para hacer las recomendaciones referentes a la composición de la vacuna contra la influenza para la temporada siguiente en el hemisferio norte, y en septiembre, para la vacuna del hemisferio sur. La OMS recomienda incluir en las vacunas contra la influenza virus específicos de vacunas, para que luego cada nación tome sus propias decisiones respecto a qué cepas deben ser incluidas en las vacunas con licencia para su país. En EE.UU. la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) toma la decisión final acerca de las cepas que se utilizarán en la vacuna contra la influenza que se venderá en el país. La información acerca de la circulación de virus de la influenza y las cepas de virus de vacuna identificados se resume y se presenta a un comité asesor de la FDA en el mes de febrero de cada año para tomar la decisión sobre las cepas de virus que se incluirán en los EE.UU. para la vacuna del año siguiente.

¿Qué papel juega la División de Influenza de los CDC en la selección de la vacuna?

Como uno de los cinco Centros de Colaboración de la OSM, la División de Influenza de los CDC recibe y prueba miles de virus de influenza de todas partes del mundo cada año y colabora con otros Centros de Colaboración de la OMS en el proceso selección anual de virus de vacuna para los hemisferios Norte y Sur. Los CDC juegan un papel centran en la prueba e identificación de nuevas variantes de virus de la influenza y en la identificación de virus de vacuna mediante sus actividades de vigilancia a nivel mundial. La División de Influenza entrega esta información a directores de otros Centros de Colaboración de la OMS y a representantes de los laboratorios nacionales más importantes y participa en la discusión acerca de las cepas que serán recomendadas para ser incluidas en la vacuna contra la influenza. Los CDC también entregan información al comité asesor de la FDA para que éste tome una decisión y además ayudan a identificar los virus de vacuna.

¿Qué pasa luego de que se ha recomendado qué virus deben ser incluidos en la vacuna contra la influenza estacional?

Tan pronto como se envía una recomendación acerca de qué virus deben incluirse en la vacuna, los fabricantes del sector privado comienzan el proceso de producción de la vacuna. De hecho, algunos fabricantes podrían comenzar a cultivar una o más cepas de virus para la vacuna, incluso antes de que la OMS o la FDA tomen una decisión, basándose en las cepas que ellos creen que podrían ser recomendadas. Esto les da a los fabricantes más tiempo para fabricar la vacuna para el otoño. Mientras más tiempo tengan los fabricantes, mayor será el número de dosis que producirán.

¿Cuánto tiempo toma la fabricación de la vacuna contra la influenza estacional?

Producir grandes cantidades de vacunas contra la influenza demora a lo menos seis meses. Para que la vacuna sea entregada a tiempo de modo que la vacunación comience en octubre y noviembre, los fabricantes deberían comenzar a cultivar una o más cepas del virus en enero, basándose en sus cálculos acerca de cuáles cepas tienen mayores posibilidades de ser incluidas en la vacuna.

¿Qué determina la efectividad de la vacuna de la influenza estacional cada año?

Lo bien que funcione la vacuna cada año depende en parte de lo estrecha que sea la relación (o "correspondencia") entre los virus de la vacuna y los virus de la influenza circulantes ese año. La efectividad de la vacuna también varía dependiendo de qué tan bien responda la persona vacunada a la vacuna, en cuanto a producir anticuerpos protectores, y qué tan exitoso sea el programa de vacunación en lo referente a vacunar a las personas anticipadamente en la temporada. Los ancianos y otras personas con sistemas inmunes debilitados podrían tener una respuesta menor en cuanto a la producción de anticuerpos, que una persona más joven o saludable. Sin embargo, aún los ancianos y quienes tienen sistemas inmunes débiles se ven beneficiados por la vacuna. Para obtener más información consulte la Eficacia de la vacuna - ¿Qué tan eficaz es la vacuna contra la influenza?

¿Qué quiere decir la expresión "una buena correspondencia" entre los virus de la vacuna y los virus en circulación de la influenza?

Una buena correspondencia se da cuando los virus de la vacuna y los virus circulantes entre las personas, durante una temporada determinada de influenza, están estrechamente relacionados y los anticuerpos producidos por la vacuna pueden brindar la protección necesaria contra la infección.

¿Qué pasa si existe una correspondencia errónea entre los virus en circulación y los de la vacuna?

Se dice que se ha producido una "correspondencia errónea" cuando los virus de la vacuna son significativamente diferentes a los que circulan en la comunidad. En los años en que las cepas de la vacuna no coinciden con las cepas en circulación, la efectividad de la vacuna puede disminuir. Sin embargo, incluso cuando los virus en la vacuna y los en circulación no se correspondan correctamente, la vacuna puede seguir brindando protección contra los virus en circulación.

Por ejemplo, en un estudio realizado entre personas de 50 a 64 años durante la temporada de influenza 2003-04, cuando las cepas de la vacuna no tenían una correspondencia óptima, la efectividad de la vacuna inactivada contra influenza confirmada en laboratorio fue de un 60% en personas sin condiciones de alto riesgo y de un 48% en aquellos que presentaban condiciones riesgosas. Sin embargo, la efectividad de la vacuna fue de un 90% en cuanto a hospitalizaciones por influenza confirmadas en laboratorio (Herrera, et al Vaccine 2006). Un estudio en niños durante ese mismo año registró una efectividad de la vacuna de cerca del 50% contra la influenza con diagnóstico médico y neumonía sin confirmación del laboratorio (Ritzwoller, Pediatrics 2005). Aún así, en algunos años en que la vacuna y las cepas en circulación no tuvieron una buena correspondencia, no se pudo demostrar la efectividad de la vacuna (Bridges, JAMA 2000). No es posible predecir en forma anticipada a la temporada de influenza la medida en que la vacuna y las cepas en circulación tendrán correspondencia ni cómo esto puede afectar el grado de efectividad de la vacuna. Para más información, visite Eficacia de la vacuna - ¿Qué tan eficaz es la vacuna contra la influenza?

¿Cómo sabemos si la vacuna tiene una buena correspondencia?

La División de Influenza de los CDC recaba y reporta información acerca de la actividad de la influenza en EE.UU. cada semana. Los estudios de laboratorio acerca de los virus de la influenza en circulación permiten a los CDC evaluar qué tan cercana es la correspondencia entre los virus de la vacuna y los en circulación cada temporada. Los CDC realizan además estudios para determinar la efectividad de la vacuna de temporada contra los virus en circulación. Para más información acerca de la vigilancia de los CDC y para acceder a informes semanales, visite Actividad y vigilancia de la influenza.

¿Puede la vacuna contra la influenza estacional brindar protección incluso si la vacuna no tiene una buena correspondencia?

Sí, los anticuerpos que se forman en respuesta a la vacunación a través de un virus de la influenza a veces pueden brindar protección contra virus diferentes pero relacionados. Una correspondencia por debajo de lo ideal puede causar una disminución de efectividad contra el virus que difiere del que se encuentra en la vacuna, pero aun así puede garantizar cierta protección contra la enfermedad de la influenza.

Además, es importante recordar que la vacuna contra la influenza contiene tres o cuatro virus de la influenza (según el tipo de vacuna que reciba) de modo que, incluso cuando exista una correspondencia por debajo de lo ideal o una menor eficacia contra un virus, la vacuna puede brindar protección contra los otros dos virus.

Por estas razones, incluso durante temporadas cuando existe una correspondencia por debajo de lo ideal, los CDC continúan recomendando vacunar a todas las personas contra la influenza a partir de los 6 meses de edad. La vacunación es particularmente importante para las personas con un alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza y sus contactos más cercanos.

¿Por qué es difícil a veces conseguir una buena cepa de virus para la producción de vacunas?

Existe un gran número de factores que pueden hacer que obtener una buena cepa de virus para la producción de la vacuna sea un reto, incluyendo temas científicos y de tiempo. Actualmente, sólo se pueden utilizar virus cultivados en huevos como cepas de virus para vacunas. Si las muestras se cultivan en otras líneas de células, no pueden ser utilizadas como cepas para vacunas. Sin embargo, cada vez más laboratorios no utilizan huevos en el cultivo de virus de la influenza, lo que dificulta la obtención de cepas potenciales para vacunas. Además, algunos virus de la influenza como los H3N2v no se desarrollan bien en huevos, haciendo aún más difícil la obtención de posibles cepas para vacunas.

En términos de tiempo, hay años en que ciertos virus de la influenza pueden no circular hasta bien entrada la temporada, pueden cambiar a fines de ésta o bien de una temporada a la otra. Esto dificulta la predicción de cuáles virus predominarán en la temporada siguiente y además puede dificultar la identificación de una cepa de virus de vacuna a tiempo para el comienzo del proceso de producción. Los Centros de Colaboración de la OMS necesitan evaluar muchos virus de cada tipo y subtipo para poder determinar si los virus cambian, cómo lo hacen y a cuáles serán las mejores cepas de virus para vacunas. Hay años en los que existen muy pocos tipos o subtipos particulares de virus disponibles para lograr esta determinación a tiempo para tomar una decisión acerca de la selección de la cepa para la vacuna.

Además de la vacunación, ¿qué otra cosa puedo hacer para protegerme de la influenza?

La única y mejor forma de prevenir la influenza estacional es vacunándose todos los años, pero los hábitos saludables como cubrirse la boca al toser y lavarse las manos con frecuencia pueden ayudar a detener la diseminación de gérmenes y prevenir enfermedades respiratorias como la influenza. Los medicamentos antivirales para la influenza son un segundo método de defensa importante y se pueden usar para tratar la influenza.

Estos medicamentos deben ser recetados por un médico. Visite Lo que debe saber: antivirales para la influenza para obtener más información acerca de los medicamentos antivirales.

 Arriba
Arriba