Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

La influenza y las personas con asma

¿Qué es el asma?

Asma es una enfermedad pulmonar causada por la inflamación crónica de las vías respiratorias. Es una de las enfermedades a largo plazo más comunes en niños, pero los adultos pueden padecer de asma también. Los ataques de asma ocurren cuando las vías respiratorias del pulmón se inflaman y se oprimen debido a la inflamación de las vías respiratorias. Los ataques de asma pueden ser causados por "desencadenantes" tales como infecciones de las vías respiratorias, partículas de alergia, irritantes químicos y la contaminación del aire. Durante un ataque, las personas con asma experimentan síntomas como sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos durante la noche o temprano por la mañana. A menudo, los ataques de asma pueden prevenirse mediante la limitación de la exposición a los factores desencadenantes y mediante el uso correcto de los medicamentos para el asma.

Las personas con asma están en mayor riesgo de presentar una enfermedad grave y complicaciones a causa de la influenza

A pesar de que las personas con asma no son más propensas a contraer la influenza, la influenza puede ser más grave para las personas con asma, incluso si su asma es leve o sus síntomas son bien controlados con medicamentos. Esto se debe a que las vías respiratorias de las personas con asma son delicadas y se mantienen inflamadas, y la influenza puede causar más inflamación de las vías respiratorias y los pulmones. La infección de la influenza en los pulmones puede desencadenar ataques de asma y puede empeorar los síntomas del asma. También puede conducir a una neumonía y otras enfermedades respiratorias agudas. De hecho, los adultos y niños con asma son más propensos a desarrollar neumonía después de contraer la influenza que las personas que no padecen de asma. El asma es la afección más común entre adultos y niños hospitalizados con la influenza.

Si sufre de asma, es necesario tomar medidas para combatir la influenza

  • Todas las personas de seis meses en adelante que padecen de asma deben recibir una vacuna contra la influenza para protegerse contra la influenza.
    • La vacunación es el primer y más importante paso en la protección contra la influenza. Incluso si no tiene un médico o enfermera al que siempre acuda, puede vacunarse contra la influenza.
    • Las vacunas contra la influenza se ofrecen en muchos lugares, incluyendo consultorios médicos, clínicas, departamentos de salud, farmacias, centros de salud universitarios, y cada vez más, gran cantidad de empleadores y escuelas públicas.
    • Las personas con asma deben recibir la vacuna contra la influenza con virus inactivos de la influenza (muertos). Ese tipo de vacuna contra la influenza (comúnmente llamada 'vacuna contra la influenza') se administra con una aguja, generalmente en el brazo. Las personas con asma no deben utilizar la vacuna en atomizador nasal "FluMist®".
    • Los niños, adultos mayores de 65 años y las personas que padecen de asma también deben recibir la vacuna antineumocócica para protegerse de la neumonía.
    • Las infecciones neumocócicas son una complicación grave de las infecciones de la influenza y pueden causar la muerte. La vacuna neumocócica puede administrarse al mismo tiempo que la vacuna contra la influenza.
  • Tome acciones de prevención diarias para detener la propagación de la influenza:
    • Permanezca en el hogar si está enfermo, excepto para recibir cuidados de salud. Stay away from other people who are sick.
    • Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar y luego arroje el pañuelo a la basura. Si no tiene un pañuelo desechable, tosa o estornude cubriéndose con el ángulo interno del codo u hombro, no sobre sus manos.
    • Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente, en especial luego de toser o estornudar.
    • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca (los gérmenes se diseminan de esta manera), y
    • Limpie y desinfecte las superficies de contacto más comunes en el hogar, en el trabajo o en la escuela, especialmente cuando alguien está enfermo.
  • Siga un plan de acción para el asma por escrito y que se mantenga actualizado, que usted deberá elaborar junto con su médico.
    • Siga este plan para el tratamiento diario para controlar el asma a largo plazo y para controlar el asma o los ataques en caso de que empeoren.
    • Si su hijo tiene asma, asegúrese de que su plan de acción para el asma esté registrado en la escuela o guardería. Asegúrese de poder acceder fácilmente al plan y a los medicamentos cuando los necesite.
  • Si está enfermo y tiene síntomas de influenza, llame a su médico y tome los medicamentos antivirales para la influenza, si su médico así lo recomienda.
    • El tratamiento debe comenzar tan pronto como sea posible, ya que el tratamiento con medicamentos antivirales es más eficaz cuando se inicia temprano (dentro de las 48 horas después de la aparición de los síntomas).
    • Los medicamentos antivirales pueden aliviar su enfermedad y hacer que se sienta mejor rápidamente. También pueden evitar problemas serios de salud que puedan ser provocados por la enfermedad de la influenza.
    • El Oseltamivir (Tamiflu ®) es un medicamentos antivirales que se puede utilizar en el tratamiento de la influenza To get oseltamivir (Tamiflu®), a doctor needs to write a prescription. Este medicamento combate la influenza evitando que el virus de la influenza desarrolle más virus en su organismo.
    • Las personas con asma no deben utilizar zanamivir (Relenza®), otro medicamento antiviral, porque existe el riesgo de que ocasione sibilancias en personas que ya tienen asma u otros problemas de pulmón.
Arriba