Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Lo que debe saber sobre la temporada de influenza 2014-2015

En esta página

Nota: Todas las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) 2015-16 sobre la prevención y el control de la influenza estacional se publicaron en el informe semanal de morbilidad y mortalidad del 6 de agosto de 2015. El informe está disponible en MMWR.

Visite Lo que debe saber sobre la temporada de influenza 2015-2016 para obtener información acerca de la influenza y la vacuna específica para la temporada actual.

¿Qué tipo de temporada de influenza estamos teniendo?

Al 28 de febrero de 2015, la actividad de la influenza aún era elevada pero seguía disminuyendo en los Estados Unidos. Los virus de la influenza H3N2 con correspondencia errónea siguen predominando; sin embargo, hace poco se detectó un aumento en los virus de la influenza B en algunas partes del país. El predominio de los virus H3N2 durante esta temporada ha atosigado a las personas mayores con enfermedades graves. La tasa de hospitalización asociada con la influenza entre las personas mayores de 65 años es la tasa más alta registrada desde que los CDC comenzaron a hacer un seguimiento de los datos en 2005. Al 28 de febrero, la tasa de hospitalización en este grupo etario durante esta temporada es de 266.1 por 100,000 habitantes. La mayor tasa de hospitalización registrada anteriormente fue de 183.2 por 100,000 habitantes durante la temporada de influenza 2012-13 (también entre las personas mayores de 65 años). (2012-2013 fue la última temporada en que predominaron los virus H3N2). En general, aproximadamente el 60 por ciento de las hospitalizaciones relacionadas con la influenza esta temporada se ha dado entre personas de 65 años en adelante.

Esta temporada, la segunda tasa de hospitalización más alta se registró en los niños de 0 a 4 años. Al igual que las personas mayores, los niños suelen ser los más afectados en las temporadas en las que predominaron los virus H3N2; no obstante, la tasa de hospitalización en esta temporada para el grupo de 0 a 4 años hasta ahora es inferior a lo que se observó durante la misma semana en la temporada 2012-2013 (47.8 por 100,000 habitantes en esta temporada en comparación con 54.6 por 100,000 habitantes durante la temporada 2012-2013).

¿Se han detectado actividades inusuales en esta temporada?

Desde diciembre de 2014, varios estados han notificado a los CDC sobre infecciones de influenza confirmadas en el laboratorio en personas que tienen las glándulas salivales inflamadas (una afección llamada "parotiditis" o "paperas"). De los casos de infección con parotiditis por la influenza que se informaron a los CDC, la mayoría ocurrieron en niños con infección por influenza A (H3) y provocaron una enfermedad leve. No se informaron muertes. Actualmente, los CDC están investigando la situación para poder entender las características de los pacientes y la incidencia de la parotiditis.

La parotiditis no es un síntoma típico de la infección por influenza, aunque anteriormente se han registrado casos de parotiditis con infección por influenza. La parotiditis se observa más comúnmente después de una infección con otros patógenos como el virus de la papera. Los síntomas de la infección por influenza incluyen fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolor de cabeza, fatiga (cansancio) y a veces vómitos y diarrea (son más comunes en niños que en adultos).

¿Está Estados Unidos atravesando una epidemia de influenza?

Estados Unidos experimenta epidemias de influenza estacional todos los años. Esta época del año se denomina "temporada de influenza". Si bien la actividad de la influenza ha disminuido en las últimas semanas y la temporada de influenza está llegando a su fin, la mayoría de los sistemas de vigilancia de la influenza de los CDC siguen mostrando altos niveles de actividad. Mientras los virus de la influenza estén circulando, los médicos y el público en general deberían saber que hay medicamentos para tratar la influenza y que las personas que están muy enfermas o que tienen factores de alto riesgo y presentan síntomas de influenza deberían ser evaluadas para prescribir un posible tratamiento.

 Arriba

¿Cuántas personas han muerto a causa de la influenza este año?

Los CDC no contabilizan la cantidad de muertes que ocurren por año a causa de la influenza. A diferencia de las muertes de niños por la influenza, las muertes de adultos a causa de la enfermedad no se informan a nivel nacional. Sin embargo, los CDC cuentan con dos sistemas de vigilancia de la influenza que se utilizan para monitorear los niveles relativos de muertes asociadas a la influenza. Uno es el "Sistema de Comunicación de Mortalidad de 122 Ciudades" y el otro tiene que ver con los datos de mortalidad que recopila el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Estos dos sistemas hacen un seguimiento de la proporción de certificados de defunción procesados que indican que la neumonía o la influenza fue la causa subyacente de muerte o que la propiciaron teniendo en cuenta el total de muertes informadas. Estos sistemas brindan un indicio general de si la cantidad de muertes asociadas a la influenza es elevada pero no arrojan un número exacto de la cantidad de personas que murieron a causa de la enfermedad. Para más información, visite Panorama de la vigilancia de la influenza en EE. UU., "vigilancia de la mortalidad".

Los CDC también utilizan estudios de modelos para calcular la cantidad de muertes relacionadas con la influenza pero estos estudios solo se aplican a las temporadas anteriores y no se llevan a cabo todos los años. Para más información, visite Cálculo de muertes por influenza estacional en EE. UU.: Estudio de los CDC confirma variabilidad de la influenza.

¿Por qué es difícil saber cuántas personas mueren a causa de la influenza?

Existen varios factores que hacen que sea difícil determinar con precisión la cantidad de muertes producidas por la influenza, independientemente de si se informaron. Algunos de los desafíos que se enfrentan al contabilizar las muertes asociadas a la influenza incluyen estos: la enorme cantidad de muertes a contar; no se realizan las pruebas de la influenza a todas las personas que mueren con alguna enfermedad similar a la influenza; y las muertes relacionadas con la influenza son a menudo el resultado de complicaciones secundarias a problemas médicos subyacentes, lo cual puede ser difícil de clasificar. Para más información, visite Cálculo de muertes por influenza estacional en EE. UU.: Estudio de los CDC confirma variabilidad de la influenza.

¿Circularán nuevos virus de influenza esta temporada?

Los virus de la influenza cambian constantemente por lo que no es inusual que cada año aparezcan nuevos virus de la influenza estacional. Estos son virus que presentan pequeños cambios antigénicos o genéticos pero que han evolucionado a partir de los virus de la influenza estacional que circulaban previamente entre los seres humanos. Cuando los virus cambian de esa manera, se dice que son virus "derivados". La mayoría de los virus de la influenza A (H3N2) que han circulado hasta ahora esta temporada son diferentes (derivados) del componente del virus de la vacuna H3N2.

(De vez en cuando, aparece un nuevo virus de la influenza no humano que causa infecciones en las personas. Es muy diferente del virus derivado que se observa en relación con los virus de la influenza estacional y además puede desencadenar una pandemia. Para obtener más información sobre la manera en que cambian los virus de la influenza, visite Cómo puede cambiar el virus de la influenza.

 Arriba

¿Cuándo comenzó la actividad de la influenza y cuándo alcanzó su punto máximo?

La época en que circula la influenza es muy impredecible y puede variar en diferentes partes del país y de una temporada a la otra. Sin embargo, la actividad de la influenza estacional puede comenzar a principios de octubre y continuar hasta fines de mayo. Lo más común es que en los Estados Unidos la actividad de la influenza alcance su punto máximo entre diciembre y febrero. El 6 de marzo de 2015, los CDC publicaron un informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR) que resume la actividad de la influenza en esta temporada, desde el 28 de septiembre de 2014 hasta el 21 de febrero de 2015. Este informe mostró que la actividad de la influenza en los Estados Unidos comenzó a aumentar a mediados de noviembre, siguió siendo elevada hasta el 21 de febrero y se esperaba que continuara durante algunas semanas más. Esta temporada, varios indicadores de vigilancia, como las muestras respiratorias con resultado positivo para la influenza, las visitas ambulatorias por enfermedades similares a la influenza (ILI) y la propagación geográfica de la influenza, alcanzaron su punto máximo a finales de diciembre y comienzos de enero (entre la semana 52 y la semana 1).

¿Qué debería hacer para protegerme de la influenza?

Los CDC recomiendan recibir la vacuna contra la influenza desde los 6 meses de edad o más como el primer y más importante paso en la protección contra esta enfermedad grave. Las personas deberían comenzar a vacunarse tan pronto como la vacuna contra la influenza esté disponible, lo ideal es antes de octubre para garantizar que la mayor cantidad de personas posible esté protegida antes de que comience la temporada de influenza. Sin embargo, mientras los virus de la influenza circulen en la comunidad, no es demasiado tarde para vacunarse.

Además de vacunarse contra la influenza estacional si todavía no lo ha hecho, usted puede implementar acciones de prevención diarias tales como permanecer alejado de personas enfermas y lavarse las manos para reducir la propagación de gérmenes. Si ha contraído la influenza, permanezca en su casa y no asista al trabajo o la escuela para prevenir el contagio de la influenza a otras personas.

Además, es importante que recuerde que los medicamentos antivirales pueden utilizarse para tratar la influenza y prevenir complicaciones graves por la enfermedad. Los medicamentos antivirales adquieren mayor importancia cuando los virus de la influenza en circulación difieren de los virus incluidos en la vacuna, lo cual quizás significa que la vacuna no será tan efectiva en proteger contra la infección con esos virus. Las personas que corren un alto riesgo (por ej., los niños menores de 2 años, los adultos mayores de 65 años, las embarazadas, las personas con afecciones médicas) o que están muy enfermas (por ej., aquellas personas hospitalizadas a causa de la influenza) deberían tomar medicamentos antivirales. Otras personas pueden ser tratadas con antivirales, según lo considere el profesional de la salud. Es muy importante tratar con medicamentos antivirales a las personas que corren alto riesgo o que están muy enfermas de influenza. Esto puede marcar la diferencia entre tener una enfermedad más leve en lugar de una muy grave que quizás implica la hospitalización.

Los antivirales son medicamentos recetados que se pueden utilizar para tratar la influenza o para prevenir la infección con los virus de la enfermedad. El tratamiento con antivirales da mejores resultados cuando se lo inicia dentro de las 48 horas de enfermarse pero aún puede aportar beneficios al recibirlo más adelante en el proceso de la enfermedad. El tratamiento con medicamentos antivirales para la influenza puede aliviar y acortar la enfermedad. El tratamiento con antivirales también puede disminuir las complicaciones graves por la influenza que quizás resultan en hospitalización o muerte. Los medicamentos antivirales son efectivos en todos los grupos etarios y de riesgo. Los estudios realizados demuestran que los medicamentos antivirales son muy poco recetados para las personas que corren alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza. Inicialmente esta temporada, se recomendaron dos agentes antivirales para la influenza aprobados por la FDA para usar en los Estados Unidos durante la temporada de influenza 2014-2015: oseltamivir y zanamivir. Sin embargo, el 19 de diciembre de 2014, la FDA también aprobó peramivir (cuya marca comercial es Rapivab®) para tratar la infección por el virus de influenza en adultos mayores de 18 años.

 Arriba

¿Qué debería hacer para que mis seres queridos estén protegidos contra la influenza?

Inste a sus seres queridos a que se vacunen. La vacunación es fundamental para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza, y sus contactos más cercanos. Además, si alguno de sus seres queridos corre alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza y si presenta síntomas de la enfermedad, aliéntelo a realizarse un examen médico para determinar si necesita ser tratado con medicamentos antivirales para la influenza. Los CDC recomiendan que las personas que corren alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza y que contraen la enfermedad esta temporada sean tratadas con medicamentos antivirales cuanto antes. Las personas que no corren alto riesgo de sufrir complicaciones graves por la influenza y que contraen la enfermedad también pueden ser tratadas con medicamentos antivirales para la influenza, en especial si el tratamiento puede iniciarse dentro de las 48 horas.

Los niños entre 6 meses y 8 años quizás necesiten dos dosis de la vacuna contra la influenza para estar completamente protegidos. Las dos dosis deben ser administradas con un intervalo de 4 días. El médico de su hijo u otro profesional de la salud puede decirle si se necesitarán dos dosis. Para aquellos niños que ya han recibido una dosis, pero necesitan dos para estar completamente protegidos contra la influenza, ahora puede ser un buen momento para que reciban la segunda dosis. Visite Los niños, la influenza y la vacuna para obtener más información.

Los niños menores de 6 meses tienen mayor riesgo de presentar graves complicaciones por influenza pero son muy pequeños para ser vacunados. Es por esto que es especialmente importante protegerlos de esta enfermedad. Si vive o cuida a un bebé menor de 6 meses, usted se debe vacunar contra la influenza para así ayudar a protegerlos de la enfermedad. Ver Consejos para cuidadores de niños pequeños para obtener más información.

Además de vacunarse, usted y sus seres queridos pueden tomar acciones de prevención diarias tales como permanecer alejado de personas enfermas y lavarse las manos para reducir la propagación de gérmenes. Si ha contraído la influenza, permanezca en su casa y no asista al trabajo o la escuela para prevenir la propagación de la influenza a otras personas.

¿Qué tipos de vacunas están disponibles en los Estados Unidos para la temporada 2014-2015?

Varios fabricantes diferentes producen la vacuna trivalente (de tres componentes) contra la influenza para el mercado de los EE. UU., que incluye la vacuna intramuscular (IM), la intradérmica y en atomizador nasal. Algunas vacunas contra la influenza estacional están formuladas para proteger contra cuatro virus de la influenza (vacunas tetravalentes contra la influenza). Ver Datos de la vacuna contra la influenza estacional y Cómo se elaboran las vacunas contra la influenza para obtener más información.

 Arriba

¿Hay alguna recomendación nueva para la temporada de influenza 2014-2015?

Las recomendaciones sobre el control y la prevención de la influenza se publican todos los años, a finales del verano o principios del otoño. Las recomendaciones para la temporada 2014-2015 están disponibles en el informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR). Durante la temporada de influenza 2014-2015, los CDC recomendaron el uso de la vacuna en atomizador nasal (LAIV) en niños sanos* de 2 a 8 años de edad, apenas estuviera disponible y si el niño no presentaba contraindicaciones o precauciones para esa vacuna. Para obtener más información, refiérase a las MMWR: Recomendaciones sobre la vacuna contra la influenza 2014-2015. Sin embargo, el 26 de febrero de 2015, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) no renovó la recomendación preferencial para la vacuna LAIV para la temporada 2015-2016. Las recomendaciones del ACIP deben ser aprobadas por el director de los CDC para luego ser publicadas en el MMWR y así convertirse en una política de los CDC. Hay más información disponible sobre esta situación en Prensa de los CDC.

(En este caso, el término *"sano" hace referencia a los niños de 2 a 8 años que no presentan ninguna afección médica subyacente que los predisponga a desarrollar complicaciones por la influenza).

Visite Qué es lo nuevo en este sitio para suscribirse y recibir actualizaciones del sitio de los CDC sobre la influenza.

¿Qué cantidad de vacunas contra la influenza hay disponible esta temporada?

De los 151 a 156 millones de dosis de vacuna contra la influenza que se espera que estén disponibles para la temporada 2014-2015, los fabricantes calculan que habrá 76 millones de dosis disponibles de vacunas tetravalentes contra la influenza.

¿Dónde puedo vacunarme contra la influenza?

Las vacunas contra la influenza se ofrecen en muchos consultorios médicos, clínicas, departamentos de salud, farmacias y centros de salud universitarios, además de también ser provistas por empleadores e incluso algunas escuelas.

Incluso si no tiene un médico o un enfermero habitual, puede recibir la vacuna contra la influenza en otro lado, como en un departamento de salud, en una farmacia, en una clínica de atención de urgencias y con frecuencia en su escuela, centro de salud universitario o el trabajo.

Visite el Buscador de vacunas de HealthMap para saber dónde puede conseguir una vacuna contra la influenza.

 Arriba

¿Contra qué virus de la influenza protege la vacuna de esta temporada?

Las vacunas contra la influenza están diseñadas para brindar protección contra los principales virus de la influenza que según las investigaciones serán los más comunes durante la próxima temporada. En este momento, circulan tres tipos de virus de la influenza comunes entre las personas: los virus de la influenza A (H1N1), de la influenza A (H3N2) y los de la influenza B.

Todas las vacunas contra la influenza 2014-2015 han sido fabricadas para brindar protección contra los siguientes tres virus:

  • un virus tipo A/California/7/2009 (H1N1)pdm09
  • un virus tipo A/Texas/50/2012 (H3N2)
  • una cepa análoga a B/Massachusetts/2/2012.

Entre las vacunas contra la influenza 2014-2015 se incluye la vacuna tetravalente que también protege contra otro virus B (virus del tipo B/Brisbane/60/2008).

Las vacunas que brindan protección contra tres virus se denominan vacunas trivalentes. Las vacunas que brindan protección contra cuatro virus se denominan vacunas tetravalentes.

Obtenga más información acerca de las vacunas contra la influenza en Prevención de la influenza estacional mediante la vacunación.

¿Qué es la vacunación contra la influenza por medio de una inyección a presión?

El 14 de agosto de 2014, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) aprobó el uso de un dispositivo de inyección a presión (la inyección a presión sin agujas PharmaJet Stratis de 0.5ml) para administrar una vacuna contra la influenza en particular (AFLURIA® de bioCSL Inc.) en personas de 18 a 64 años de edad. Una inyección a presión es un dispositivo médico que se utiliza para la vacunación y que emplea una descarga de líquido a alta presión para penetrar la piel en lugar de una aguja hipodérmica. Para más información, visite Vacunación contra la influenza por medio de una inyección a presión.

¿Cuán efectiva es la vacuna contra la influenza?

La efectividad de la vacuna contra la influenza (VE, por sus siglas en inglés) puede variar de un año a otro y entre diferentes grupos etarios y de riesgo. Para obtener más información acerca la eficacia de la vacuna, consulte ¿Qué tan eficaz es la vacuna contra la influenza? Esta temporada, la mayoría de los virus de la influenza H3N2 en circulación son diferentes de los virus usados en la vacuna. Es probable que esto se deba al hecho de que haya una menor efectividad de la vacuna contra los virus esta temporada. Los últimos cálculos de efectividad de la vacuna correspondientes a la temporada 2014-15 se presentaron ante el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) el 26 de febrero de 2015 y, además, se resumen en un artículo destacado de los CDC.

 Arriba

¿Por cuánto tiempo me protege la vacuna contra la influenza?

Varios estudios realizados en diferentes estaciones y diferentes tipos de vacunas y subtipos del virus de influenza han demostrado que la inmunidad del cuerpo a los virus de la influenza (adquirida mediante una infección natural o la vacunación) disminuye con el tiempo. La disminución de anticuerpos es influenciada por varios factores, incluidos el antígeno que se utiliza en la vacuna, la edad de la persona que recibe la vacuna y la salud en general (por ejemplo, ciertas afecciones crónicas pueden tener un impacto en la inmunidad). Cuando la mayoría de las personas sanas con sistemas inmunes normales se vacuna, sus cuerpos producen anticuerpos y quedan protegidos durante toda la temporada de influenza, incluso a medida que los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo. Las personas mayores y otras con sistemas inmunes debilitados pueden no generar la misma cantidad de anticuerpos después de la vacunación; además, es posible que sus niveles de anticuerpos bajen más rápidamente en comparación con las personas jóvenes y sanas.

Para todos, vacunarse todos los años proporciona la mejor protección contra la influenza durante toda la temporada de influenza. Es importante vacunarse contra la influenza todas las temporadas, incluso si se vacunó la temporada anterior y los virus de la vacuna no han cambiado en la temporada actual.

¿Tiene una buena correspondencia la vacuna de esta temporada con los virus en circulación?

Los análisis de laboratorio de los virus de la influenza que circulan esta temporada indican que la mayoría de los virus H3N2 son diferentes antigénica o genéticamente de los virus H3N2 de la vacuna. Probablemente este es el motivo por el cual los cálculos de efectividad de la vacuna demuestran que la vacuna no está funcionando tan bien como lo hace habitualmente contra los virus H3N2. No obstante la vacuna debería funcionar bien contra aproximadamente un tercio de los virus H3N2 en circulación y contra el virus H1N1 y el virus de la influenza B.

¿Por qué la vacuna de esta temporada no contiene el virus H3N2 adecuado?

Los expertos deben elegir qué virus incluirán en la vacuna con muchos meses de antelación a fin de producir y distribuir la vacuna a tiempo. Además, los virus de la influenza varían constantemente (lo que se denomina "variación del virus"); pueden variar de una temporada a la siguiente o incluso pueden variar durante el transcurso de una temporada. Debido a estos factores, siempre existe la posibilidad de lograr una correspondencia menos que óptima entre el virus que circula y los virus en la vacuna.

Cuando se seleccionaron los virus de la vacuna para la temporada 2014-2015, A/Texas/50/2012 era el virus de la influenza H3N2 más común en circulación, por eso se eligió para ser incluido en la vacuna. Los virus H3N2 derivados que están en circulación esta temporada primero se detectaron durante una prueba de vigilancia de rutina a finales de marzo de 2014, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) hiciera recomendaciones (a mediados de febrero) sobre la composición de la vacuna para la temporada 2014-2015 en el Hemisferio Norte. En aquel momento, se había detectado solo una pequeña cantidad de estos virus entre las miles de muestras que se habían recopilado y analizado, y además no había manera de predecir que circularían ampliamente.

 Arriba

¿La vacuna puede brindar protección aunque no se establezca una "buena" correspondencia?

Sí, los anticuerpos que se forman en respuesta a la vacunación a través de un virus de la influenza a veces pueden brindar protección contra virus diferentes pero relacionados. Una correspondencia por debajo de lo ideal puede causar una disminución de efectividad contra el virus que difiere del que se encuentra en la vacuna, pero aun así puede garantizar cierta protección contra la enfermedad de la influenza.

Además, es importante recordar que la vacuna contra la influenza contiene tres o cuatro virus de la influenza (según el tipo de vacuna que reciba) de modo que, incluso cuando exista una correspondencia por debajo de lo ideal o una menor eficacia contra un virus, la vacuna puede brindar protección contra los otros dos virus.

Por estas razones, incluso durante temporadas cuando existe una correspondencia por debajo de lo ideal, los CDC continúan recomendando vacunar a todas las personas contra la influenza a partir de los 6 meses de edad. La vacunación es particularmente importante para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza, y sus contactos más cercanos.

¿Puedo vacunarme y aún así contraer influenza?

Sí. Es posible contraer la influenza incluso si se ha vacunado (aunque no lo sabrá con certeza a menos que se haga la prueba de la influenza). Esto es posible por los siguientes motivos:

  • Puede estar expuesto a uno de los virus de la influenza justo antes de vacunarse o durante el lapso que el cuerpo tarda en desarrollar la protección posterior a la vacunación. Esta exposición puede ocasionar que se enferme de influenza antes de que la vacuna haga efecto. (Los anticuerpos que brindan la protección se desarrollan en el cuerpo aproximadamente 2 semanas luego de la vacunación).
  • Usted puede estar expuesto a un virus de la influenza que no esté incluido en la vacuna contra la influenza estacional. Todos los años circulan muchos virus de influenza diferentes. La vacuna contra la influenza está hecha para brindar protección contra los tres o cuatro virus de la influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes.
  • Desafortunadamente, algunas personas pueden contraer la infección del virus de la influenza a pesar de haberse vacunado con la vacuna diseñada para brindar protección contra el mismo. La protección que brinda la vacuna contra la influenza puede variar ampliamente, basándose, en parte, en los factores de salud y en la edad de la persona que se vacuna. En general, la vacuna contra la influenza tiene mayor efecto en adultos jóvenes y niños mayores saludables. Algunas personas mayores y personas con ciertas enfermedades crónicas podrían desarrollar menos inmunidad después de la vacunación. La vacuna contra la influenza no es una herramienta perfecta, pero es la mejor manera de estar protegido contra la enfermedad.

 Arriba

¿Qué hacen los CDC para supervisar la efectividad de la vacuna para la temporada 2014-2015?

Todas las temporadas, los CDC trabajan con otros asociados para evaluar la eficacia de las vacunas contra la influenza estacional. Durante la temporada 2014-2015, los CDC están planeando múltiples estudios sobre la eficacia de la vacuna inyectable contra la influenza y de la vacuna contra la influenza en atomizador nasal. Estos estudios evalúan la eficacia de la vacuna en la prevención de la influenza confirmada en laboratorio entre personas de más de 6 meses de vida. Los últimos cálculos de efectividad de la vacuna de los CDC correspondientes a la temporada 2014-15 se resumen en un artículo destacado de los CDC.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre el suministro de vacunas?

Hay información sobre el suministro de vacunas contra la influenza disponible aquí: Vacuna contra la influenza estacional y total de dosis distribuidas

¿Existe algún tratamiento para la influenza?

Sí. Si se enferma, hay medicamentos que pueden tratar la enfermedad de la influenza. Se les denomina medicamentos antivirales y pueden aliviar su enfermedad y hacer que se sienta mejor rápidamente. Además, pueden prevenir complicaciones graves por la influenza, como la neumonía. Para obtener más información acerca de los medicamentos antivirales, visite Tratamiento (medicamentos antivirales).

¿Hay escasez de medicamentos antivirales?

Los fabricantes han declarado que cuentan con suficiente cantidad de productos para satisfacer la alta demanda que se espera para la temporada de influenza 2014-2015.

Sin embargo, según el suministro y la demanda local, puede haber escasez aislada de medicamentos antivirales para la influenza. Los pacientes deberían llamar con antelación a la farmacia para saber si dispone del medicamento. Si la farmacia no cuenta con el producto, pueden buscar en otra farmacia del área que tenga los medicamentos antivirales en existencia.

Durante la temporada 2014-2015, a raíz de la dificultad que enfrentaban algunos centros de cuidado a largo plazo para acceder a suministros de antivirales, los CDC se prepararon para coordinar con socios comerciales el rápido abastecimiento de grandes pedidos de medicamentos antivirales para estos centros institucionales. A partir del lunes 12 de enero, la División de Reserva Estratégica Nacional (DSNS, por sus siglas en inglés) estará disponible de lunes a viernes de 7:00 a.m. a 7:00 p.m., hora estándar del este, para colaborar con los funcionarios de salud pública y los centros de cuidado de salud al coordinar con los socios de la cadena de suministro para abastecer rápidamente el centro identificado. Contacte a la DSNS en dsns-Request@cdc.gov si necesita asistencia relacionada con las necesidades de suministro de medicamentos antivirales sin satisfacer de un centro en particular. Si tiene alguna urgencia por la noche o los fines de semana, los funcionarios de salud pública pueden comunicarse con el Centro de operaciones de emergencia de los CDC a través de los protocolos establecidos.

Los CDC y la FDA seguirán trabajando junto con los fabricantes para evaluar el suministro de antivirales para la influenza esta temporada.

¿Qué es la resistencia antiviral?

Resistencia antiviral quiere decir que el virus de la influenza varió de tal manera que los medicamentos antivirales ahora tienen menos efectividad. En los CDC se examinan muestras de virus de la influenza recolectados en todo los Estados Unidos y el mundo para determinar si se están volviendo resistentes a alguno de los medicamentos antivirales para la influenza aprobados por la FDA.

¿Qué hacen los CDC para supervisar la resistencia antiviral en los Estados Unidos durante la temporada 2014-2015?

Los CDC continúan recolectando y monitoreando los virus de la influenza para observar cambios a través de una red consolidada de sistemas de vigilancia nacionales e internacionales. Además, los CDC están trabajando conjuntamente con los Departamentos de Salud Pública Estatales y la Organización Mundial de la salud para recopilar información adicional sobre la resistencia antiviral en los Estados Unidos y en todo el mundo. La información recopilada servirá para hacer recomendaciones fundamentadas sobre el uso de los medicamentos antivirales para tratar la influenza.

 Arriba

Soy ciudadano estadounidense y tengo algunos síntomas similares a los de la influenza (por ej., fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares). ¿Cómo puedo saber si tengo influenza estacional o la enfermedad del Ébola?

La influenza es una enfermedad respiratoria que se propaga principalmente entre personas a través de la tos y los estornudos. El virus del Ébola no es una enfermedad respiratoria y solo se propaga a través el contacto directo con la sangre o los líquidos corporales de una persona con enfermedad del Ébola.

La influenza estacional y la infección del virus del Ébola pueden provocar algunos síntomas similares. Sin embargo, lo más probable es que, de estos virus, la influenza estacional sea la causante de los síntomas que tiene. La influenza es una enfermedad muy común. Millones de personas están infectadas, cientos de miles están hospitalizadas y miles mueren a causa de la influenza cada año. En los Estados Unidos, la época de la influenza coincide con el otoño y el invierno. Si bien el tiempo y la duración exacta de las temporadas de influenza varían, los brotes a menudo comienzan en octubre y pueden durar hasta mayo. La mayoría de las veces, la actividad de la influenza alcanza su punto máximo entre diciembre y febrero. Hay información disponible sobre los niveles actuales de la actividad de la influenza en los EE. UU. en el informe FluView semanal de los CDC.

En los Estados Unidos, las infecciones con el virus del Ébola han sido muy poco comunes. En África Occidental, hay transmisión generalizada de la enfermedad del virus del Ébola.

Por lo general, no se puede determinar si un paciente tiene influenza estacional o infección por el virus del Ébola teniendo en cuenta solo los síntomas. Sin embargo, existen pruebas para detectar la influenza estacional y la infección por Ébola. Su médico es quien determinará si debe ser sometido a pruebas para cualquiera de estas enfermedades según los síntomas que tenga, la presentación clínica y su historia de viaje o exposición reciente. (Para obtener más información sobre los signos y síntomas del Ébola y para saber si necesita realizarse una prueba, consulte las definiciones de casos para la enfermedad por el virus del Ébola.)

 Arriba

Soy ciudadano estadounidense y tengo síntomas similares a la influenza (por ej., tos, fiebre, dolor de garganta, etc.). ¿Cómo sé si tengo influenza estacional o MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio)?

La influenza estacional y el MERS pueden causar síntomas respiratorios similares. Sin embargo, lo más probable es que, de estos virus, la influenza estacional sea la causante de los síntomas que tiene. En los Estados Unidos, la época de la influenza coincide con el otoño y el invierno. Si bien el tiempo y la duración exacta de las temporadas de influenza varían, los brotes de influenza a menudo comienzan en octubre y pueden durar hasta mayo. La mayoría de las veces, la actividad de la influenza alcanza su punto máximo entre diciembre y febrero. Puede encontrar información sobre los niveles actuales de actividad de la influenza en el informe semanal FluView de los CDC.

El MERS no es común en los Estados Unidos. Sin embargo, en 2014, dos personas que habían viajado hace poco de Arabia Saudita a los Estados Unidos tuvieron MERS. Todos los casos de MERS han sido vinculados a países que conforman o están cerca de la Península Arábiga.

No se puede determinar si un paciente tiene influenza estacional, MERS o alguna enfermedad ocasionada por otro microbio patógeno teniendo en cuenta solo los síntomas. Sin embargo, existen pruebas para detectar la influenza estacional y el MERS. Su médico determinará si debe ser sometido a pruebas para cualquiera de estas enfermedades según los síntomas que tenga, la presentación clínica y su historia de viaje reciente. (Para obtener información sobre los signos y síntomas del MERS y para saber si necesita realizarse una prueba, revise las definiciones de casos del MERS.)

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba