Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente al contenido del sitio Saltar directamente a las opciones de páginas
Inicio

Conceptos erróneos acerca de la influenza estacional y las vacunas contra la influenza

Preguntas y respuestas

La información de esta página también está disponible en un video que cuenta con la participación del Dr. Joe Bresee de los CDC.

Conceptos erróneos acerca de las vacunas contra la influenza

La vacuna inyectable contra la influenza ¿puede transmitir la enfermedad?

La vacuna inyectable contra la influenza no puede causarle la enfermedad. Actualmente, hay dos maneras de fabricar las vacunas contra la influenza que se administran con una aguja. La vacuna puede fabricarse con a) virus de la vacuna contra la influenza que han sido "inactivados" y, por lo tanto, no son infecciosos, o b) sin ningún virus de la vacuna contra la influenza (que es el caso de la vacuna recombinada contra la influenza). Los efectos secundarios más comunes luego de administrarse la vacuna contra la influenza son dolor, enrojecimiento, sensibilidad o inflamación donde se administra la inyección. También pueden presentarse síntomas como fiebre leve, dolor de cabeza y dolores musculares.

En estudios "ciegos" realizados aleatoriamente, donde algunos recibieron vacunas inyectables inactivas contra la influenza y otras vacunas con agua salada, los únicos síntomas diferentes fueron un mayor dolor en el brazo y enrojecimiento en la zona de vacunación los cuales se evidenciaron en las personas que recibieron las vacunas inyectables contra la influenza. No hubo ningún tipo de diferencia en cuanto a síntomas como dolores corporales, fiebre, tos, secreción nasal o dolor de garganta.

La vacuna contra la influenza en atomizador nasal ¿puede transmitir la enfermedad?

La vacuna en atomizador nasal no puede contagiarle la enfermedad de la influenza. Los virus de la vacuna contra la influenza en atomizador nasal están atenuados (es decir, debilitados) lo que significa que no pueden causar influenza. Además, estos virus debilitados están adaptados al frío; esto significa que están diseñados para causar una infección leve solo a las temperaturas más bajas de la nariz. Estos virus no pueden infectar los pulmones ni otras áreas del cuerpo cuya temperatura es más cálida. La vacuna en atomizador nasal ha sido bien tolerada y los efectos secundarios registrados con mayor frecuencia son leves e incluyen secreción nasal, congestión nasal y tos.

¿Algunas de estas vacunas contra la influenza disponibles se recomiendan por sobre las otras?

Los CDC no han expresado tener preferencia por una de las vacunas contra la influenza disponibles que las personas deberían recibir esta temporada. Esto incluye optar entre la vacuna trivalente (protege contra tres virus de la influenza) y la vacuna tetravalente (protege contra cuatro virus de la influenza) o entre la vacuna inyectable (vacuna inyectable contra la influenza) y la vacuna en atomizador nasal. Todas son opciones aceptables aunque algunas vacunas están dirigidas a grupos etarios específicos. Hable con su médico o enfermera acerca de cuál es la mejor opción para usted y sus seres queridos. Lo importante es que se vacune contra la influenza todos los años.

¿Es mejor contraer la enfermedad que administrarse la vacuna contra la influenza?

No. La influenza es una enfermedad grave, especialmente entre los niños, adultos mayores y personas que padecen ciertas afecciones crónicas de la salud, como asma, enfermedades cardíacas o diabetes. Cualquier tipo de infección por influenza puede implicar el riesgo de sufrir complicaciones graves, como la hospitalización o la muerte, incluso en niños y adultos sanos. Por consiguiente, para obtener protección inmunológica, vacunarse es una opción más segura que correr el riesgo de enfermarse.

¿Es necesario vacunarse contra la influenza todos los años?

Sí. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad en adelante se vacunen anualmente contra la influenza, incluso cuando los virus contra los que brinda protección la vacuna no hayan variado desde la temporada anterior. El motivo es que la protección inmunológica que adquiere una persona al vacunarse disminuye con el tiempo, por lo que es necesario vacunarse anualmente para obtener la mejor u "óptima" protección contra la influenza.

¿Por qué algunas personas no se sienten bien luego de recibir la vacuna contra la influenza estacional?

Algunas personas manifiestan tener reacciones leves a la vacuna contra la influenza. A continuación se describen algunas reacciones comunes a la vacuna inyectable contra la influenza y la vacuna contra la influenza en atomizador nasal.

Reacciones a la vacuna inyectable contra la influenza:
En los adultos, las reacciones más comunes a la vacuna inyectable contra la influenza incluyen dolor, enrojecimiento o inflamación en la zona de aplicación de la inyección. Por lo general, duran menos de dos días. Lo más probable es que este dolor inicial se deba a la respuesta inmunológica inmediata del organismo al detectar la presencia de sustancias extrañas. Por lo general, las demás reacciones posteriores a la vacuna inyectable contra la influenza son leves y pueden incluir dolores y fiebre baja. Si se presentan estas reacciones, es habitual que comiencen inmediatamente después de la inyección y duren de 1 a 2 días Las reacciones más comunes a la vacuna contra la influenza son mucho menos graves que los síntomas causados por la enfermedad de la influenza.

Reacciones a la vacuna contra la influenza en atomizador nasal:
Las personas también pueden manifestar reacciones leves a la vacuna en atomizador nasal. Algunos niños y adultos jóvenes entre 2 y 17 años informaron haber tenido reacciones leves después de recibir la vacuna contra la influenza en atomizador nasal , como secreción nasal, congestión nasal o tos, escalofríos, cansancio/debilidad, dolor de garganta y dolor de cabeza. Algunos adultos de entre 18 y 49 años informaron haber tenido secreción o congestión nasal, tos, escalofríos, cansancio/debilidad, dolor de garganta y dolor de cabeza. Estos efectos secundarios son leves y duran poco, en especial, si se los compara con los síntomas de la infección por influenza estacional.

¿Qué sucede con las reacciones graves a la vacuna contra la influenza?

Las reacciones alérgicas graves tras las vacunas contra la influenza son poco comunes. Si ocurren, generalmente se manifiestan unos pocos minutos o algunas horas después de la vacunación. Si bien estas reacciones pueden poner en riesgo la vida, existen tratamientos efectivos.

¿Qué hay de aquellas personas que reciben la vacuna contra la influenza estacional y aún así tienen síntomas similares a los de la influenza?

Existen varios motivos por los que una persona puede contraer una enfermedad similar a la influenza, incluso después de haberse vacunado contra ella.

  1. Un motivo es que ciertas personas pueden enfermarse a causa de otros virus respiratorios aparte de la influenza, como los rinovirus, que se asocian al resfriado común, causan síntomas similares a los de la influenza y también se propagan y provocan enfermedades durante la temporada de influenza. La vacuna contra la influenza solo brinda protección contra los virus de la influenza y no contra los demás virus.
  2. Otra explicación consiste en que es posible estar expuesto a los virus de la influenza que la provocan inmediatamente antes de haberse vacunado o durante las dos semanas posteriores a la vacunación, que es el período que el organismo demora en desarrollar la protección inmunológica. Esta exposición puede ocasionar que una persona contraiga la influenza antes de que la protección de la vacuna haga efecto.
  3. El tercer motivo por el cual ciertas personas manifiestan síntomas similares a los de la influenza a pesar de haberse vacunado, es que quizás han estado expuestas a un virus de la influenza muy diferente de los virus contra los que se diseñó la vacuna. La capacidad de una vacuna contra la influenza para proteger a una persona depende, en gran medida, de la similitud o "coincidencia" entre los virus seleccionados para elaborar la vacuna y aquellos que circulan y causan enfermedades. Existen varios virus diferentes de la influenza que se propagan y causan enfermedades. Para más información, visite Los virus de la influenza.
  4. Un último motivo respecto de la manifestación de síntomas similares a los de la influenza después de la vacunación consiste en que, lamentablemente, la vacuna contra la influenza no siempre brinda una protección adecuada contra esta enfermedad. Esto es más probable en las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado o en individuos a partir de los 65 años.
¿El hecho de vacunar a una persona dos veces proporciona inmunidad adicional?

En las personas adultas, los estudios no han demostrado que exista algún beneficio por recibir más de una dosis durante una temporada de influenza, incluso en personas mayores con sistemas inmunitarios debilitados. Excepto para algunos niños, se recomienda solo una dosis de la vacuna contra la influenza cada temporada.

Ideas erróneas sobre la efectividad de la vacuna contra la influenza

Recibir la vacuna contra la influenza, ¿realmente tiene beneficios?

A pesar de que la efectividad de la vacuna contra la influenza puede variar, existen muchos motivos para vacunarse todos los años.

  • La vacunación contra la influenza puede evitar que contraiga la enfermedad. Protegerse de la influenza significa que también protege a las personas de su entorno que son más vulnerables a enfermarse gravemente a causa de esta enfermedad.
  • La vacunación contra la influenza puede ayudar a proteger a las personas que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la influenza, como los adultos mayores, las personas con afecciones de salud crónicas y niños pequeños (en especial los bebés de menos de 6 meses que son demasiado pequeños para recibir la vacuna).
  • La vacunación contra la influenza también puede hacer que la enfermedad sea más leve en caso de que la contraiga.
  • La vacunación contra la influenza puede disminuir el riesgo de que haya consecuencias graves a raíz de la influenza, como hospitalizaciones y muertes.
    • Un estudio* reciente demostró que la vacuna contra la influenza redujo un 74% el riesgo que corren los niños de requerir admisión en unidades de cuidados intensivos (PICU) durante las temporadas 2010-2012.
    • Un estudio demostró que la vacunación contra la influenza estuvo relacionada con una disminución del 71% en las hospitalizaciones a causa de la influenza entre los adultos de todas las edades y con una disminución del 77% entre los adultos mayores de 50 años durante la temporada de influenza 2011-2012.
    • La vacunación contra la influenza es una herramienta de prevención importante para las personas con afecciones de salud crónicas. La vacunación se relacionó con índices más bajos en el caso de algunos eventos cardíacos entre personas con enfermedad cardíaca, en especial entre aquellas que habían tenido un evento cardíaco el año pasado. La vacunación contra la influenza también ha demostrado estar relacionada con una menor cantidad de hospitalizaciones entre las personas con diabetes (79%) y con enfermedad pulmonar crónica (52%).
    • La vacunación ayuda a proteger a las mujeres durante el embarazo y a sus bebés hasta 6 meses después de nacer. Un estudio demostró que la vacunación contra la influenza en mujeres embarazadas tuvo una efectividad del 92% en la prevención de hospitalizaciones de bebés a causa de la enfermedad.
    • Otros estudios han demostrado que la vacunación puede disminuir el riesgo de hospitalizaciones relacionadas con la influenza en los adultos mayores. Un estudio abocado a la efectividad que tuvo la vacuna contra la influenza durante un periodo de tres temporadas concluyó que la vacuna contra la influenza redujo un 61% el riesgo de hospitalizaciones en personas mayores de 50 años.

*La hoja de datos de los beneficios de la vacuna contra la influenza incluye referencias de la información que aparece arriba.

Conceptos erróneos sobre el momento de la vacunación contra la influenza estacional

¿Debería esperar a vacunarme para que mi inmunidad perdure hasta que finalice la temporada?

Los CDC y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) recomiendan que la vacunación contra la influenza debería comenzar tan pronto la vacuna esté disponible; en lo posible antes de octubre. Sin embargo, mientras los virus de la influenza estén circulando, no es demasiado tarde para vacunarse, incluso en enero o más adelante. Aunque los brotes de la influenza estacional pueden comenzar a principios de octubre, el período de mayor actividad de la influenza suele ser desde enero en adelante. Como el desarrollo de anticuerpos para proteger contra la infección por el virus de la influenza demora aproximadamente dos semanas a partir de la vacunación, lo mejor es vacunarse con anticipación y estar protegidos antes de que el virus de la influenza comience a circular en su comunidad. Aunque la inmunidad varía según cada persona, estudios previamente publicados indican que en la mayoría de las personas la inmunidad perdura durante toda una temporada de influenza.

No obstante, hay evidencias que demuestran que la inmunidad puede disminuir con mayor rapidez en personas mayores. En el caso de los adultos mayores, existe otra vacuna contra la influenza llamada vacuna "de dosis alta" la cual ha sido diseñada específicamente para personas mayores de 65 años. Esta vacuna contiene una dosis más alta del antígeno (la parte de la vacuna que hace que el cuerpo produzca anticuerpos) que pretende lograr una respuesta inmunológica más potente en este grupo etario. Para más información, visite Preguntas y respuestas sobre la vacuna contra la influenza estacional Fluzone de dosis alta.

El período de inmunidad que transcurre luego de recibir la vacuna o la "duración de la inmunidad" es mencionado en las recomendaciones del ACIP. Aunque el hecho de retrasar la aplicación de la vacuna hasta fines de otoño puede aumentar los niveles de inmunidad durante los meses de invierno, los posibles beneficios de este retraso se compensan con los problemas que esto pudiera acarrear, como perderse la oportunidad de vacunarse y las dificultades relacionadas con una vacunación masiva dentro de un período más corto.

¿Es demasiado tarde vacunarse después del Día de Acción de Gracias (o a fines de noviembre)?

No. La vacunación puede seguir siendo beneficiosa mientras sigan en circulación los virus de la influenza. Los CDC recomiendan que los proveedores comiencen a ofrecer las vacunas contra la influenza apenas estén disponibles en otoño, pero si no se vacunó antes del Día de Acción de Gracias (o a fines de noviembre) puede recibir protección vacunándose en diciembre o posteriormente. La influenza es impredecible y las temporadas pueden variar. La mayoría de los años el período de mayor actividad de la influenza estacional suele ser en enero o febrero, pero la enfermedad puede manifestarse a fines de mayo.

Conceptos erróneos sobre el consentimiento del médico para la vacunación

¿Las mujeres embarazadas o las personas con condiciones preexistentes necesitan un permiso especial o un consentimiento por escrito de su médico para poder vacunarse contra la influenza?

No. No es necesario que las mujeres embarazadas ni las personas con condiciones preexistentes pidan a sus médicos un permiso especial o consentimiento por escrito para recibir la vacuna en una clínica en el lugar de trabajo, farmacia u otra ubicación que no sea el consultorio del médico. Con raras excepciones, los CDC recomiendan una vacuna anual contra la influenza a todas las personas mayores de 6 meses, incluidas las mujeres embarazadas y las personas con afecciones preexistentes.

Hay disponible una variedad de vacunas contra la influenza (Tabla 1), incluyendo (hasta agosto de 2013) seis vacunas recientemente aprobadas (consulte Vacunas contra la influenza aprobadas recientementes). Los proveedores de vacunas deben tener en cuenta las indicaciones de edad aprobadas de la vacuna que están utilizando y cualquier contraindicación o precaución. Además, los proveedores deben examinar de forma adecuada todas las posibles vacunas para determinar si puede haber reacciones alérgicas a los componentes de la vacuna u otras contraindicaciones. Por lo general, no deberían vacunarse las personas que tuvieron una reacción alérgica grave a la vacuna contra la influenza.

Algunas personas no deben vacunarse contra la influenza sin antes consultar con su médico.

Estas incluyen:

  • Las personas que sufren una enfermedad moderada a grave con o sin fiebre (deberían esperar hasta recuperarse para vacunarse) y
  • Las personas con antecedentes de síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad paralizante grave, también llamada GBS) que se hayan producido después de recibir la vacuna contra la influenza y que no estén en riesgo de sufrir una enfermedad grave de influenza generalmente no debe recibir la vacuna. Dígale a su médico si alguna vez desarrolló el síndrome de Guillain-Barré. Su médico le ayudará a decidir si la vacuna es recomendable para usted.

Las mujeres embarazadas y las personas con condiciones preexistentes que se vacunaron deben recibir la vacuna inyectable contra la influenza y no la vacuna en atomizador nasal.

Si una persona recibe la vacuna de parte de un proveedor que no es su proveedor de cuidado de salud primario, quien administra la vacuna debe asegurarse de que el paciente y, si es posible, el médico del paciente tiene un registro de vacunación.

Para obtener una lista completa de las personas que no deberían vacunarse antes de hablar con su médico, revise las declaración de información sobre la vacuna contra la influenza para la vacuna inyectable contra la influenza y la vacuna contra la influenza en atomizador nasal.

Conceptos erróneos sobre la "influenza estomacal"

La "influenza estomacal" ¿es realmente influenza?

No. Mucha gente utiliza el término "influenza estomacal" para describir una enfermedad con síntomas como náuseas, vómitos y diarrea. Estos síntomas puede ser provocados por muchos tipos diferentes de virus, bacterias o incluso parásitos. Aunque el vómito, la diarrea y las náuseas o el "malestar estomacal" pueden estar relacionados con la influenza, más comúnmente en niños que en adultos, estos problemas rara vez son los síntomas principales de la influenza. La influenza es una enfermedad respiratoria, no una enfermedad intestinal o estomacal.

 

¿Tiene usted preguntas sobre el seguro médico?

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Contacte CDC-INFO

 

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza de temporada, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

  • Última modificación de la página 8 de noviembre de 2013
  • Última actualización de la página: 1 de mayo de 2014
USA.gov: el portal oficial en Internet del gobierno de los EE.UU.Departamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, 1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, EE. UU.
800-CDC-INFO (800-232-4636) TTY: (888) 232-6348 - Comuníquese con CDC-INFO