Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Resistencia a los medicamentos antivirales para la influenza

Preguntas y respuestas

¿Qué es la resistencia antiviral?

La resisitencia antiviral significa que un virus ha cambiado de tal manera que el medicamento antiviral es menos eficaz para tratar o prevenir la enfermedad. En Estados Unidos, cuatro medicamentos antivirales están aprobados por la FDA para utilizarse contra la influenza: amantadina, rimantadina, zanamivir (Relenza®) y oseltamivir (Tamiflu®). Los medicamentos adamantanos (amantadina y rimantadina) están aprobados para el tratamiento de la influenza A mientras que los medicamentos inhibidores de la neuraminidasa (zanamivir y oseltamivir) están aprobados para la influenza A y B. Los CDC publicaron una guía para los proveedores de servicios de salud sobre cuáles medicamentos antivirales utilizar durante cada temporada de influenza. Nota: Los virus de la influenza actualmente en circulación presentan altos niveles de resistencia a los medicamentos antivirales de la clase de los adamantanos (que incluyen la amantidina y rimantidina); y por lo tanto, en este momento no se recomienda el uso de estos medicamentos en los Estados Unidos.

¿Cómo se desarrolla la resistencia antiviral?

La capacidad de cambiar es una característica de los virus de la influenza. Los virus de la influenza generalmente mutan de una temporada a otra, e incluso pueden mutar dentro del curso de una misma temporada de influenza A medida que el virus de la influenza se reproduce (es decir, se copia sí mismo), la composición genética puede cambiar de tal manera que hace posible que el virus se haga resistente a uno o más de los medicamentos antivirales que se utilizan para tratar o prevenir la influenza. La resistencia de los virus de influenza A a los medicamentos antivirales puede ocurrir de forma espontánea o surgir durante el curso del tratamiento antiviral o la exposición antiviral.

¿Cómo se detecta la resistencia antiviral?

Los CDC recopilan virus habitualmente a través de un sistema de vigilancia nacional y mundial para supervisar los cambios en los virus de la influenza. Las muestras de virus obtenidos en los Estados Unidos y en todo el mundo se analizan para determinar si son resistentes a cualquiera de los cuatro medicamentos antivirales para la influenza aprobados por la FDA. La información recopilada se utiliza para formular recomendaciones de políticas de salud pública bien fundadas sobre el uso de medicamentos antivirales para la influenza. Las pruebas de resistencia antiviral involucran varios exámenes de laboratorio, incluido un ensayo funcional específico, el ensayo sobre inhibidores de la neuraminidasa (NI) y las técnicas moleculares (secuenciación y pirosecuenciación) para buscar cambios genéticos relacionados con la resistencia antiviral de los virus de la influenza en circulación.

 Arriba

¿De qué se trata la resistencia al oseltamivir?

El oseltamivir (cuyo nombre comercial es Tamiflu®) es un medicamento antiviral que se usa para tratar la influenza. Resistencia antiviral significa que un virus ha cambiado de manera tal que el medicamento antiviral es menos efectivo para tratar o prevenir la enfermedad. Resistencia al oseltamivir es un término que se usa para referirse a la resistencia antiviral contra el medicamento oseltamivir.

¿Qué provoca la resistencia al oseltamivir?

Los virus de la influenza cambian constantemente (para obtener más información, consulte Cómo puede cambiar el virus de la influenza). Por lo general, los cambios que se generan en los virus de la influenza en circulación involucran las estructuras de las dos proteínas principales de la superficie de los virus: neuraminidasa (NA) y hemaglutinina (HA). (Mire la imagen a continuación, es una visualización de un virus de la influenza y sus proteínas de superficie HA y NA).

 Representación gráfica en 3D de la biología y la estructura de un virus genérico de la influenza, y no pertenecen al virus de la influenza H1N1 2009.

El oseltamivir es conocido como un "inhibidor de la neuraminidasa" porque se adhiere a la neuraminidasa del virus de la influenza e inhibe la actividad de la proteína. Al inhibir la actividad de la NA, el oseltamivir evita que los virus de la influenza se propaguen desde las células infectadas a otras células sanas. Sin embargo, como cambian las proteínas de la NA de los virus de la influenza en circulación, el oseltamivir puede perder su capacidad de adherirse e inhibir la función de las proteínas de la NA de estos virus. Esto provoca la resistencia al oseltamivir. Un cambio genético particular, conocido como mutación "H275Y", confiere resistencia al oseltamivir en los virus de la influenza H1N1 2009. (En términos técnicos, la mutación H275Y resulta en una sustitución de la histidina por la tirosina en la posición 275 de la NA). Esta sustitución evita que el oseltamivir inhiba la actividad de la NA, lo que hace que el medicamento no funcione y que los virus de la influenza puedan infectar las células sanas como lo harían normalmente.

 Arriba

¿De qué manera los CDC mejoran el monitoreo de los virus de la influenza para detectar la resistencia antiviral?

Los CDC mejoran continuamente la capacidad de detectar rápidamente y controlar la resistencia antiviral a través de mejoras en los métodos de laboratorio, así como aumentando el número de sitios de vigilancia a nivel nacional e internacional, y aumentando la cantidad de laboratorios aptos para evaluar la resistencia. Los esfuerzos mejorados de vigilancia han otorgado a los CDC la capacidad de detectar cepas resistentes más rápidamente, y han hecho posible que los CDC realicen monitoreos de tendencias que cambian con el tiempo.

¿Cómo se utiliza la información de vigilancia?

Los esfuerzos mejorados de vigilancia han otorgado a los CDC la capacidad de detectar más rápidamente cepas de influenza resistentes, y han hecho posible que los CDC realicen monitoreos de tendencias que cambian con el tiempo. La información de vigilancia de los virus es útil para formular recomendaciones acerca de qué medicamentos antivirales deben utilizarse para tratar o prevenir la influenza.

 Arriba

¿Cómo cambiaron los patrones de resistencia antiviral de la influenza durante la temporada de influenza 2012-2013?

Los patrones de resistencia antiviral no cambiaron de forma significativa desde la temporada anterior. La mayoría de los virus de influenza analizados durante 2012-2013 seguían siendo susceptibles a los medicamentos antivirales recomendados para la influenza por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) (oseltamivir y zanamivir) y la resistencia de H1N1 y H3N2v a la clase de medicamentos antivirales adamantanos sigue siendo amplia.

Específicamente, para la temporada 2012-2013:

  • El 99.6% de los virus de la influenza H1N1 2009 analizados resultaron ser susceptibles al oseltamivir (Tamiflu®), y el 100% de los virus de la influenza H1N1 2009 analizados resultaron ser susceptibles al zanamivir (Relenza®).
  • el 100% de los virus de influenza A (H3N2v) analizados fueron susceptibles tanto al oseltamivir como al zanamivir, y
  • el 100% de los virus de influenza B analizados fueron susceptibles tanto al oseltamivir como al zanamivir.
  • Altos niveles de resistencia a los adamantanos (amantadina y rimantadina) persisten entre los virus de influenza A actualmente en circulación. Los adamantanos no son efectivos contra los virus de influenza B.

Puesto que no hubo cambios dramáticos en los patrones de resistencia antiviral durante la temporada de influenza 2012-2013, la guía 2013-2014 sobre el uso de medicamentos antivirales para la influenza sigue siendo la misma.

 Arriba

¿Qué medicamentos antivirales se recomienda usar para la temporada de influenza 2013-2014?

Los medicamentos antivirales actualmente recomendados incluyan el oseltamivir (Tamiflu®) y el zanamivir (Relenza®). Una amplia mayoría de las cepas de los virus de la influenza que están actualmente en circulación son sensibles a estos medicamentos. Se han detectado raras excepciones. Nota: Los virus de la influenza actualmente en circulación presentan altos niveles de resistencia a los medicamentos antivirales de la clase de los adamantanos (que incluyen la amantidina y rimantidina); y por lo tanto, en este momento no se recomienda el uso de estos medicamentos en los Estados Unidos.

¿Qué pueden hacer las personas para protegerse de los virus de la influenza resistentes a los antivirales?

Vacunarse contra la influenza estacional todos los años es la primera y más importante medida para prevenir la enfermedad. La vacuna brinda protección contra un virus de la influenza A (H1N1), un virus de la influenza A (H3N2) y uno o dos virus de la influenza B (según el tipo de vacuna). Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses se vacunen todos los años. Si está dentro de un grupo que corre alto riesgo de sufrir complicaciones graves relacionadas con la influenza, enfermarse y tener los síntomas de la enfermedad, llame a su médico de inmediato, pues puede beneficiarse del tratamiento temprano. Si no corre alto riesgo y está enfermo, permanezca en su hogar, no vaya al trabajo ni a la escuela, y evite hacer mandados en la medida de lo posible. Esto ayudará a prevenir que su enfermedad sea contraída por otras personas.

¿Cuáles son las consecuencias que la resistencia antiviral tiene con respecto a la reserva de antivirales en EE. UU. como parte del plan para pandemia en el país?

Los medicamentos antivirales son un componente de un enfoque multifacético con respecto a la planificación de la preparación y respuesta ante una pandemia. Oseltamivir es el medicamento recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el principal medicamento antiviral para la influenza, para tratar a pacientes infectados con influenza A(H5N1). La reserva estadounidense de medicamentos antivirales contra la influenza incluye suministros de los dos agentes inhibidores de la neuraminidasa: el oseltamivir y el zanamivir. Estos medicamentos se usarán en caso de que un nuevo subtipo de virus de influenza A, como el virus de influenza aviar A (H5N1), surja y se comience a diseminarse con facilidad entre los seres humanos. Durante la pandemia de H1N1 2009, los medicamentos antivirales se tomaron de la Reserva Nacional Estratégica (SNS, por sus siglas en inglés) y se usaron para tratar la infección del virus de la influenza A (H1N1) 2009. Hay información disponible acerca de cómo se usaron los medicamentos antivirales de la reserva durante la pandemia H1N1 2009 en La pandemia de influenza H1N1 2009: resumen de abril de 2009 a abril de 2010. La reserva está destinada para emergencias de salud pública en los Estados Unidos, como una pandemia de influenza, no para suministrar medicamentos para el tratamiento de la influenz estacional. La resistencia antiviral entre los virus estacionales no predice la resistencia entre los virus de influenza pandémica.

Los CDC seguirán adelante con la vigilancia continua y las pruebas de los virus de influenza para encontrar la resistencia antiviral entre los virus de influenza estacional y nuevos, como por ejemplo los virus H5N1.

 Arriba
Arriba