Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente a índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Lo que debe saber y hacer esta temporada de influenza si tiene 65 años o más

Se ha demostrado durante muchos años que en comparación con los adultos jóvenes sanos, las personas de 65 años en adelante tienen mayores riesgos de sufrir complicaciones graves a causa de la influenza. En la mayoría de las temporadas, se calcula que el 90 por ciento de las muertes relacionadas con la influenza estacional y entre el 50 y el 60 por ciento de las hospitalizaciones relacionadas con la influenza estacional en los Estados Unidos se producen en personas mayores de 65 años (modelos Kostova/Reed). Esto se debe a que las defensas inmunológicas del cuerpo humano se debilitan con el paso de los años. Por lo que la influenza puede convertirse en una enfermedad grave para las personas de 65 en adelante.

Medidas que debe tomar durante esta temporada de influenza:

  1. Vacúnese contra la influenza
    La mejor manera de evitar contraer la influenza es vacunándose. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses en adelante se vacunen contra la influenza estacional tan pronto como la vacuna esté disponible en su comunidad, idealmente antes de octubre. La vacunación tiene una importancia especial para las personas mayores de 65 años debido a que corren un alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza.

    La vacuna contra la influenza protege contra los virus de la influenza que las investigaciones indican serán los más comunes durante la próxima temporada. (Vea Selección de virus para vacunas para conocer la composición exacta de la vacuna de esta temporada). La vacuna se ha actualizado para esta temporada y su inmunidad disminuye de un año a otro, por lo que usted debe vacunarse este año incluso si se vacunó la temporada pasada. La inmunidad se establece dentro de las dos semanas después de la vacunación.

    Las personas mayores de 65 años tienen dos vacunas inyectables contra la influenza disponibles para elegir: una vacuna contra la influenza de dosis regular y una nueva vacuna contra la influenza diseñada para personas mayores de 65 años con una dosis mayor. La vacuna de dosis alta está asociada con una fuerte respuesta inmunológica a la vacunación (mayor producción de anticuerpos). Aún no se sabe si la mayor respuesta inmunológica significa una mayor protección contra la enfermedad de la influenza. Un estudio reciente publicado en el New England Journal of Medicine señaló que la vacuna de dosis alta era un 24.2% más efectiva para prevenir la influenza en adultos mayores de 65 años en comparación con una vacuna de dosis estándar. (El intervalo de confianza correspondiente a este resultado era del 9.7% al 36.5%). Los CDC y su Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización no han manifestado preferencia por ninguna de las dos vacunas. Estos nuevos hallazgos se considerarán junto con otros datos disponibles en las futuras decisiones sobre políticas que tome el ACIP.
  2. Tenga buenos hábitos de salud incluyendo cubrirse la boca y nariz al toser, lavarse las manos y evitar el contacto con personas que están enfermas.
  3. Busque atención médica rápidamente si presenta síntomas de influenza para determinar si usted necesita una evaluación médica o algún tratamiento con medicamentos antivirales. Es muy importante el uso de los medicamentos antivirales durante la etapa temprana del tratamiento contra la influenza en personas que están muy enfermas (por ejemplo: las personas que están hospitalizadas), y en personas que contrajeron influenza y que tienen un mayor riesgo de sufrir graves complicaciones por la misma, como las personas de 65 años en adelante (ver cuadro para una lista completa de personas/afecciones de alto riesgo).

Los síntomas de la influenza incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores corporales, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga. Algunas personas también pueden tener vómitos y diarrea. Las personas pueden contagiarse con el virus de la influenza y presentar síntomas respiratorios sin fiebre.

Arriba